Liderazgo asertivo: Definición, consejos y beneficios

El liderazgo asertivo puede ayudar a crear entornos de trabajo productivos, aumentar la satisfacción laboral y resolver conflictos. Ser asertivo puede permitirte trabajar de forma más eficiente con la gente y experimentar un mayor éxito profesional. En este artículo, exploraremos la definición de liderazgo asertivo, discutiremos los beneficios de las habilidades de gestión asertiva y aprenderemos los rasgos de un líder asertivo.

¿Qué es el liderazgo asertivo?

El liderazgo asertivo es un estilo de comunicación en el que las personas expresan sus pensamientos, ideas y expectativas con sus equipos de forma segura y considerada. Este tipo de liderazgo implica la colaboración con personas de todos los niveles de la organización. Por ejemplo, cuando trata de encontrar una solución a un problema dentro de su departamento, un líder asertivo puede dirigirse a su equipo para pedir su opinión. Así podrá tomar una decisión segura sobre cómo avanzar. Los demás miembros de la organización pueden sentirse más apreciados porque sus opiniones han desempeñado un papel en la decisión.

Algunos piensan que ser asertivo en el trabajo significa actuar de forma agresiva con los demás. Sin embargo, un líder asertivo no se aprovecha de los demás, no los trata mal ni intenta intimidarlos. También entienden que una actitud pasiva, en la que los líderes carecen de confianza para decir no o tomar decisiones, no es la única alternativa. El liderazgo asertivo consiste en comprometerse con las decisiones y establecer límites como supervisor, pero también requiere una comunicación abierta y la consideración de los demás.

Relacionado: Preguntas y respuestas ¿Qué es la comunicación asertiva?

¿Cuáles son los beneficios del liderazgo asertivo?

Un estilo de gestión asertivo ofrece muchos beneficios a los líderes y a sus organizaciones. La asertividad puede ser un enfoque muy eficaz de la gestión porque los líderes se ganan el aprecio de los demás al apoyar a sus equipos. Las personas que se sienten valoradas por sus supervisores son más propensas a respetar su autoridad.

Algunos de los beneficios del liderazgo asertivo pueden ser:

  • Resolución de conflictos sin complicaciones: Las personas se sienten cómodas expresando sus opiniones y resolviendo los problemas con los demás.

  • Relaciones laborales sólidas: El liderazgo asertivo fomenta el trabajo en equipo en lugar de la competencia.

  • Respeto a los supervisores: El liderazgo de apoyo fomenta el respeto mutuo entre los supervisores y sus equipos.

  • Motivación para trabajar juntos hacia los objetivos: Cuando las personas se sienten valoradas por sus líderes, pueden tener más motivación para ayudar a cumplir los objetivos.

  • Entornos de trabajo positivos: Cuando la cultura de la empresa crea un entorno comunitario, las personas experimentan una mayor satisfacción en el trabajo.

  • Avance profesional: Las habilidades de liderazgo asertivo pueden contribuir a su éxito profesional.

  • Baja rotación: Los equipos más felices son menos propensos a buscar empleo en otros lugares.

  • Crecimiento de la empresa: Cuando los individuos y los equipos tienen éxito, la organización prospera.

Las personas también se benefician del liderazgo asertivo fuera del lugar de trabajo. Los rasgos asertivos, como mostrar preocupación por los pensamientos y opiniones de los demás, sentirse seguro de sus conocimientos y habilidades y tener en cuenta a ambos a la hora de resolver problemas, pueden fomentar unas relaciones personales saludables.

Cómo ser un líder asertivo

Puedes aprender a ser asertivo desarrollando y practicando las habilidades de asertividad asociadas a los líderes fuertes y eficaces. Encontrar el equilibrio adecuado entre los enfoques pasivo y agresivo puede ser un reto al principio. Sin embargo, los que se comunican de forma asertiva suelen tener más éxito como líderes que los que son demasiado dominantes o carecen de confianza en sí mismos. Estos pasos pueden ayudarle a convertirse en un líder más asertivo:

1. Sea firme a la hora de tomar decisiones

La toma de decisiones es una parte esencial de cualquier puesto de liderazgo. Dirigir un equipo o un proyecto con éxito implica tomar decisiones importantes sobre cómo orientar, hacer peticiones y resolver problemas. Una sólida capacidad de toma de decisiones ayuda a los líderes a desarrollar importantes líneas de base, como las políticas relativas a las medidas disciplinarias y las funciones del puesto. Para ser un líder asertivo, debe sentirse cómodo tomando decisiones por sí mismo y por su equipo. Como los líderes asertivos suelen fomentar la comunicación abierta, suelen tener en cuenta la opinión de su equipo antes de tomar medidas.

En lugar de evitar las preocupaciones de los demás o permitir que otros tomen decisiones por ellos, los líderes asertivos crean un equilibrio. Escuchan atentamente lo que los demás tienen que decir, y utilizan la información para tomar decisiones firmes.

2. Comuníquese abierta y honestamente

El liderazgo asertivo requiere una honestidad reflexiva con tu equipo. Un enfoque equilibrado de la comunicación honesta es fundamental porque genera confianza, mejora la moral y ayuda a las personas a realizar cambios positivos. Los líderes asertivos reconocen los éxitos de las personas para evitar centrarse en lo negativo. Señalar las áreas de mejora puede ser constructivo cuando los líderes presentan tanto el problema como las posibles soluciones. Hacen hincapié en cómo la experiencia puede ayudar a la persona a aprender y crecer en lugar de desanimarla.

3. Dar instrucciones claras y concisas

Los líderes asertivos saben exactamente lo que esperan y se lo hacen saber a sus equipos. Aunque aceptan las ideas y mantienen buenas relaciones de trabajo, son los responsables últimos de determinar el funcionamiento de su equipo.

Los líderes asertivos deben dar instrucciones claras y animar a sus equipos a ponerse en contacto con ellos si tienen alguna duda. Cuando las personas no tienen la información que necesitan para avanzar, es probable que no sean tan productivas porque no saben qué hacer a continuación. También pueden sentir que no tienen el apoyo adecuado que necesitan, lo que puede hacerles dudar más a la hora de pedir ayuda.

4. Mantenga la calma y sea accesible

Como líder asertivo, tu actitud hacia tu equipo marca una diferencia significativa en lo bien que trabajáis juntos. Es importante mantener un comportamiento tranquilo y amistoso y ser consciente de tu lenguaje corporal y de cómo te perciben los demás.

Pequeños gestos como sentarse erguido, girar el cuerpo hacia la persona con la que te comunicas y mantener el contacto visual pueden hacer que la persona se sienta bienvenida y a gusto. Los gestos que te hacen parecer cerrado, como cruzar los brazos o no mirar a la persona, pueden dar una impresión negativa. Lo que dices es importante, pero cómo lo dices también puede tener un impacto positivo o negativo.

5. Acepte las oportunidades de cambio y mejora

Los líderes asertivos animan a los miembros de su equipo informándoles de las áreas en las que pueden hacer cambios positivos para mejorar su autoestima y su rendimiento laboral. También buscan oportunidades para hacer sus propias mejoras y hacen todo lo posible para demostrar lo que quieren ver en su equipo modelando el comportamiento que esperan de los demás .

Te recomendamos

Diferencias entre un W-2 y un W-9 y cuándo usarlos

Cómo desarrollar una cultura de competencia sana en el trabajo

Definición de la Satisfacción en el Trabajo

7 Ejemplos de modelado de procesos empresariales

Evitar costes y ahorrar costes: ¿Cuál es la diferencia?

Asistente Ejecutivo vs Asistente Personal: Definiciones, Comparación y Habilidades