Lo que hay que hacer y lo que no hay que hacer al diseñar las preguntas de la entrevista

La mayoría de los sectores dependen de las entrevistas para determinar si un candidato encaja bien en el puesto y en la cultura de la empresa. El personal de alto nivel entrevista regularmente a los candidatos para ver si encajan bien en su organización. Si está planeando entrevistar a alguien para un puesto en su empresa, merece la pena saber qué tipo de preguntas debe hacer a los candidatos.

En este artículo, analizamos lo que hay que hacer y lo que no hay que hacer al preparar las preguntas de la entrevista, lo que hace un entrevistador y por qué las preguntas de calidad son importantes para el proceso de contratación.

Los pasos del proceso de entrevista

¿Cuál es el papel de un entrevistador?

Un entrevistador es una persona que hace preguntas y proporciona información a los candidatos a un puesto de trabajo durante una entrevista. El entrevistador suele ser el director de contratación de una empresa u otro empleado bien informado que elige a los candidatos adecuados para un puesto. El entrevistador recoge información de los candidatos sobre su experiencia para darles más información sobre el lugar de trabajo, mientras que el entrevistador decide si el candidato está cualificado para el puesto. El trabajo del entrevistador consiste en determinar si la persona es adecuada para el puesto, así como si el lugar de trabajo y las funciones son apropiados.

Para llevar a cabo una entrevista con éxito, los entrevistadores suelen tener que entender el papel y cómo comunicarse bien. A menudo son el primer punto de contacto entre un candidato y una nueva empresa, por lo que los entrevistadores suelen intentar causar una buena impresión. Si el entrevistador cree que el candidato puede tener éxito en el puesto, puede contratarlo él mismo o discutir los resultados de la entrevista con un equipo de contratación.

Relacionado: Entrevistar a un empleado: Cómo realizar una entrevista con éxito

La finalidad de elaborar las preguntas de la entrevista

Es importante elaborar preguntas bien pensadas antes de una entrevista para tener tiempo de pensar en qué preguntas pueden crear un proceso de entrevista sencillo y cómodo. Cuando se toma el tiempo para crear preguntas de calidad, puede obtener más fácilmente información de su candidato y ayudarle a relajarse durante el proceso. La preparación le asegura que podrá hacer todas las preguntas que necesite sin problemas y con profesionalidad, y que demostrará su capacidad de organización y pensamiento crítico, lo que también puede mejorar la opinión del candidato sobre su lugar de trabajo.

Relacionado: Entrevistas estructuradas: Qué son y preguntas de la entrevista estructurada

Cosas que hay que hacer al diseñar las preguntas de la entrevista

Cuando esté listo para empezar a elaborar las preguntas de la entrevista, aquí tiene algunas cosas que debe hacer:

Determine qué información necesita

Para que las preguntas de la entrevista sean coherentes y estén bien encaminadas, determine qué información quiere obtener de los candidatos. Algunas preguntas pueden ser generales para ayudarle a obtener información básica, como por ejemplo por qué un candidato está interesado en el trabajo o si tiene ciertas cualificaciones. También puede utilizar el currículum y la carta de presentación de cada candidato para preparar preguntas específicas antes de sus entrevistas, como preguntar qué les gustó de un papel concreto o cómo les preparó una experiencia anterior para las funciones del puesto al que optan.

Relacionado: 30 cosas que un entrevistador debe buscar en una entrevista

Mantenga sus preguntas informales pero profesionales

A la hora de establecer el tono de una entrevista, es importante crear preguntas que sean lo suficientemente informales como para relajar a los candidatos, pero que sigan siendo profesionales y estén relacionadas con el tema. Para crear preguntas que sean a la vez informales y profesionales, intente utilizar un lenguaje reflexivo y positivo que sea apropiado en el lugar de trabajo y mantenga cualquier conversación relacionada con la oferta de trabajo, el currículum del candidato o el entorno laboral. Elabore preguntas que sean amistosas en lugar de exigentes y que fomenten una breve conversación, como las preguntas abiertas sobre la experiencia del candidato en situaciones concretas.

Sea cortés con los candidatos

La cortesía es la clave para que el proceso de la entrevista sea más cómodo para los candidatos y les permita responder a sus preguntas con calma y de forma completa. Prepara preguntas que tengan en cuenta sus experiencias y antecedentes de forma positiva o neutra, como mencionar que reconoces el nombre de la universidad en la que se graduaron, pero no cualquier opinión negativa sobre ella. Además, incluya saludos amistosos y agradecimientos en su proceso de entrevista para mostrar a los candidatos que valora su tiempo y su interés en un puesto.

Prepara un entorno cómodo

Cuando cree preguntas para la entrevista que sean corteses y conversacionales, intente pensar en cómo puede utilizar sus preguntas para crear el ambiente más cómodo y animar a los candidatos a responder a esas preguntas con sinceridad. Una forma de hacerlo mientras prepara sus preguntas es proporcionar suficiente tiempo entre ellas para que los candidatos piensen y describan sus respuestas. Esto puede significar crear unas pocas preguntas directas y sencillas en lugar de muchas complejas para una entrevista, de modo que los candidatos tengan tiempo para pensar y sentirse seguros de sus respuestas.

Haga preguntas relacionadas con las funciones del trabajo

La mayoría de las preguntas que se formulan en una entrevista deben estar relacionadas con las funciones enumeradas en la descripción del puesto y con la capacidad del candidato para desempeñarlas en función de su experiencia y habilidades previas. Estas preguntas suelen determinar si el candidato entiende el listado y las responsabilidades del puesto, si hay cosas que necesita aprender en el trabajo y si su personalidad y conjunto de habilidades encajan bien en el lugar de trabajo. Un ejemplo de esto sería preguntar a un candidato si puede levantar un determinado peso porque es necesario para el trabajo.

Describa el trabajo y el lugar de trabajo de forma positiva

Aunque los candidatos le están dando información sobre su experiencia laboral y sus habilidades, también están obteniendo información de usted sobre el entorno de trabajo y el puesto. Esto significa que es importante mantener una actitud positiva cuando hable con un candidato sobre las funciones del puesto, sus compañeros y su lugar de trabajo. Si hacen preguntas sobre el entorno, contéstelas con sinceridad y entusiasmo para que los candidatos se hagan una idea de cómo es trabajar en su empresa.

Proporcionar información sobre los próximos pasos en el proceso

Es importante tener varias preguntas que le ayuden a obtener información de su candidato, pero también recuerde proporcionarle información sobre los siguientes pasos en el proceso de la entrevista y un calendario sobre cuándo puede ponerse en contacto con él. Puedes incluir esta información en la entrevista como cierre y luego preguntar a tu candidato si tiene preguntas finales sobre la información o el puesto. Discutir esto al final de la entrevista puede ayudar a los candidatos a recordar la información más claramente después.

Cosas que hay que evitar al diseñar las preguntas de la entrevista

Cuando diseñe las preguntas de la entrevista, intente evitar estas cosas:

Mencionar la identidad de un candidato

Las preguntas de la entrevista de calidad evitan mencionar las señas de identidad de un candidato, como los rasgos visuales y auditivos que pueden mostrar la edad, el sexo u otras características demográficas de una persona. Esto se debe a que la identidad de una persona no influye automáticamente en su capacidad para desempeñar bien un trabajo, por lo que las preguntas deben referirse a las funciones del puesto y no a la identidad del candidato. Por ejemplo, intente evitar preguntar a un candidato si su edad afecta a su rendimiento y, en su lugar, pregúntele algo que se desprenda directamente de la oferta de empleo, como si puede permanecer de pie durante largos periodos de tiempo.

Preguntar por su vida personal

Otro tema que hay que evitar en las entrevistas es preguntar sobre la vida personal del candidato o dar por sentado que tiene ciertas características o que le gustan ciertas actividades basándose en su aspecto, su personalidad o su experiencia. Es mejor evitar las preguntas sobre la religión, el estado civil o si tiene hijos, porque no tienen nada que ver con el puesto de trabajo ni con las capacidades del candidato. Aunque quiera conocer a su candidato como persona y amigo, intente dejar las preguntas personales fuera de las entrevistas y conozca más al candidato una vez que se convierta en empleado.

Preguntas sobre el salario anterior y la situación financiera

Durante una entrevista, es importante evitar las preguntas sobre el salario anterior o la situación financiera del candidato, ya que suelen incomodarlo y no influyen en su rendimiento. El objetivo de una entrevista es conocer la capacidad de un candidato para desempeñar un puesto y ayudarle a conocer su empresa, no cuánto dinero tiene. Puede evitar fácilmente esta pregunta hablando únicamente del salario que ofrece para el puesto en su empresa y permitiendo a los candidatos negociar en función de su salario anterior si así lo desean.

Hablar de temas no relacionados con las funciones del puesto

Además de evitar temas delicados, también es buena idea que las preguntas de la entrevista sean profesionales y que no pregunten nada que no influya en su opinión sobre las habilidades y la experiencia del candidato. Los temas de conversación apropiados no relacionados con el trabajo están bien como charla general, pero la entrevista debe intentar centrarse únicamente en dar y recibir información. Por ejemplo, un candidato puede decir que es nuevo en la zona y usted puede preguntarle brevemente qué le parece, pero intente no empezar a preguntarle por qué se ha mudado, dónde vive o qué le disgustaba de su anterior ubicación.

Demasiadas preguntas de sí o no

Para que la entrevista sea informal y cómoda, suele ser útil mezclar preguntas de tipo «sí» o «no» con otras abiertas a lo largo de la conversación con el candidato. Las preguntas abiertas dan a los candidatos la oportunidad de mostrar su pensamiento crítico y su capacidad de comunicación, además de su nivel de confianza y preparación. Considere la posibilidad de utilizar sólo unas pocas preguntas de sí o no para obtener información básica sobre un candidato, como confirmar que se ha graduado recientemente o preguntar si ha trabajado antes en su sector.

Hablar negativamente de su trabajo o de sus colegas

Dado que las entrevistas son un momento para que usted conozca a los candidatos y para que ellos conozcan su empresa, intente hablar positivamente de su trabajo, de sus compañeros y del puesto al que opta el candidato. Las conversaciones positivas sobre su entorno de trabajo ayudan a que el candidato se relaje y le animan a dar lo mejor de sí mismo para responder a las preguntas de la entrevista. Para ello, elabore preguntas que pidan al candidato que describa su lugar de trabajo ideal, y responda a las preguntas sobre su empresa de forma honesta y constructiva.

Preparar demasiadas o pocas preguntas

Preparar una buena cantidad de preguntas puede ayudarle a que sus entrevistas sean más productivas. Suele ser útil preparar algunas preguntas básicas que pueda hacer a cada candidato y luego utilizar la solicitud de cada uno de ellos para pensar en preguntas más específicas antes de la entrevista, así que considere la posibilidad de hacer una lista de muchas preguntas que pueda elegir durante cada reunión con un candidato. Para asegurarse de que tiene tiempo suficiente para obtener la información más importante, haga primero las preguntas más vitales y dé a los candidatos tiempo suficiente para responder.