Ventajas y desventajas del trabajo especializado

La mayoría de las organizaciones se esfuerzan por aumentar la productividad y reducir los costes. La especialización de la mano de obra es una forma de mejorar la productividad y mantener la calidad de la producción laboral. Es crucial reconocer las ventajas y desventajas de la especialización de la mano de obra para determinar si su lugar de trabajo se beneficiaría de dicha estructura.

En este artículo, definimos qué es la mano de obra especializada, sopesamos sus pros y sus contras y describimos cómo puede contribuir a aumentar la productividad para ayudarle a decidir si esta estructura laboral es adecuada para su empresa.

¿Qué es el trabajo especializado?

La división del trabajo, también llamada trabajo cualificado, consiste en dividir las tareas grandes y complejas en otras más pequeñas, cada una de las cuales es realizada por empleados especialmente formados.

Uno de los ejemplos más reconocibles de la especialización del trabajo es una cadena de montaje de automóviles. En lugar de que un empleado construya todo el coche por sí mismo, empleados especialmente formados fabrican e instalan cada pieza por separado antes de ensamblar el vehículo.

El plan de especialización laboral permite a cada empleado centrarse en una tarea sobre la que tiene experiencia y dominio. El resultado es una terminación combinada más rápida de las grandes tareas.

Relacionado: 6 formas de agilizar los procesos empresariales y los flujos de trabajo

Pros y contras del trabajo especializado

Los pros y los contras de la especialización del trabajo se centran sobre todo en el aumento de la productividad y la reducción de las distracciones de los empleados. En general, la división de la mano de obra y su especialización permiten aumentar la fabricación con menores costes. Sin embargo, puede tener inconvenientes para los empleados esenciales para el proceso.

Algunos pros y contras de la mano de obra especializada son:

Pros

Los beneficios de la especialización de tareas incluyen:

1. Aumenta la productividad

Al dividir las grandes tareas en una serie de otras más pequeñas, los empleados pueden realizar la misma tarea repetidamente sin tener que dedicar tiempo a otras tareas. En lugar de tener que esperar a que se complete toda la tarea antes de pasar a la siguiente, el empleado puede llevar a cabo su tarea de forma continua y sin obstáculos.

El aumento de la productividad también se debe a la realización de varias tareas al mismo tiempo. Mientras el empleado responsable de fabricar los broches de los cinturones de seguridad completa su trabajo, otro empleado puede colocar los cinturones de seguridad en un lote anterior de broches. Al realizar cada individuo sus tareas en grandes cantidades, permite que la siguiente persona en la fila haga lo mismo.

Relacionado: 6 tipos de procesos de fabricación

2. Ayuda a los empleados a dominar una única tarea

Los grandes proyectos, como la construcción de un coche, requieren el dominio de múltiples tareas para garantizar que el producto final sea de alta calidad y seguro. Enseñar a una persona a dominar cada una de las tareas puede llevar mucho tiempo, pero enseñar una sola tarea a un individuo puede ser mucho más fácil. La repetición de esa tarea les ayuda a aprender a hacerla bien.

Permitir que los empleados dominen las tareas individuales puede garantizar la calidad general del producto. El dominio ayuda a garantizar que cada empleado individual sepa lo que está haciendo, cómo hacerlo de forma correcta y cómo trabajar de forma eficiente.

3. Utiliza las habilidades de los empleados' de manera eficiente

Dado que un proyecto de gran envergadura implica muchas tareas, es probable que haya muchos empleados expertos en la realización de una de esas tareas, en lugar de muchos empleados expertos en todas ellas. La especialización de la mano de obra permite que las habilidades de los empleados se ajusten a su trabajo. Los empleados completan cada paso del proyecto a un nivel más alto cuando cada tarea está siendo manejada con habilidad.

4. Reduce los costes para seguir siendo competitivo

Al ayudar a los empleados a completar las tareas de forma rápida y eficiente, la especialización de la mano de obra se traduce en la reducción de los costes de producción. El beneficio añadido de mantener los costes bajos es la capacidad de ser competitivo en el mercado de ventas. La mano de obra especializada ayuda a crear productos de alta calidad a bajo coste, lo que permite a los fabricantes mantener sus precios similares o inferiores a los de sus competidores.

Relacionado: ¿Qué es el coste de producción?

Cons

Algunas de las preocupaciones más comunes sobre la especialización del trabajo son

1. Puede provocar el desinterés de los empleados

Como la repetición de la especialización puede resultar limitante, los empleados pueden aburrirse o distraerse de su trabajo. Sin embargo, mediante la formación cruzada, los empleados pueden participar en una variedad de tareas en lugar de centrarse en la misma cada día. Al permitir que los empleados cambien de posición y trabajen en diferentes tareas, puede mantenerlos comprometidos con el trabajo que están realizando.

Relacionado: La importancia de formar a los empleados: 11 beneficios

2. Pueden crear cuellos de botella

Dado que cada producto está en una línea continua de producción, de etapa en etapa, una ralentización o un problema en una etapa podría perjudicar a toda la cadena de producción. Una solución común a este posible inconveniente es formar a los empleados en capacidades multitarea. De este modo, si necesita aumentar la velocidad de una etapa, puede reasignar a los empleados hasta que se reanude el funcionamiento sin problemas.

3. Puede permitirse la obsolescencia

Otra preocupación sobre el trabajo especializado es la creciente dependencia de la tecnología. Algunos empleados, al darse cuenta de que las habilidades de su trabajo se han vuelto muy específicas, pueden preocuparse de que las máquinas puedan algún día realizar el trabajo del empleado y sus habilidades no sean útiles para su empresa.

Sin embargo, en un futuro próximo, los fabricantes necesitan seres humanos para hacer funcionar las máquinas y garantizar la calidad del trabajo. Además, es probable que haya otras tareas que aprender y dominar. De nuevo, la formación cruzada beneficia a toda la línea de producción.

Además, aunque reduzcan la necesidad de un determinado trabajo, esas máquinas siguen necesitando operarios y mantenimiento. Lo más probable es que un empleado que teme la obsolescencia tenga las habilidades necesarias para realizar estas nuevas tareas.

Cómo aumentar la productividad con mano de obra especializada

El objetivo de la especialización de la mano de obra es alcanzar una economía de escala, lo que significa que la productividad aumenta mientras los costes disminuyen. Aunque cada línea de producción tiene sus propios procesos, a continuación se indican algunas medidas comunes que se pueden tomar para ayudar a aumentar la productividad mediante el uso de mano de obra especializada:

1. Comprender su objetivo final

Tanto si construyes algo tan grande como un avión o tan pequeño como una silla, el primer paso es entender tu producto final. Piensa en lo que vas a construir, encuentra un diseño que te guste y comprométete con él. La previsión hace que la planificación sea más fácil y eficaz. Tomarse tiempo para hacer un plan calculado también cuesta menos que pagar por las modificaciones a lo largo del proceso.

Por ejemplo, su empresa puede necesitar sillas. Como hay muchos tipos de sillas, cada uno con un diseño único, es útil conocer el aspecto exacto del producto final. De este modo, podrá planificar los pasos exactos necesarios para completar la silla tal y como está diseñada.

2. Planifique los pasos hasta su finalización

Con su objetivo en mente, considere los pasos individuales necesarios para completarlo. Es útil entender los detalles de cada paso, para saber cómo se completa antes de pasar al siguiente.

Al construir su silla, es probable que su diseño incluya muchas partes distintas, como las patas, los brazos y el respaldo. Es beneficioso planificar exactamente cómo construir cada pieza por separado, cuántos pasos puede llevar cada pieza y cómo unir las piezas para formar el producto final. Al crear un plan detallado, puede averiguar los pasos individuales necesarios para completar el proyecto y decidir qué empleados son los más adecuados para cada paso individual.

3. Encontrar a los empleados adecuados para cada tarea

Quizá el paso más importante para aumentar la productividad mediante la especialización del trabajo sea encontrar a las personas adecuadas para completar cada tarea de forma rápida y correcta. Esto incluye el reconocimiento de los talentos individuales, el fomento de esos talentos y la formación de los empleados para que los utilicen con eficacia al completar sus tareas.

4. Escucha a tus empleados

Dado que los empleados son una parte esencial de este proceso, tómese el tiempo necesario para escuchar y fomentar las opiniones de los empleados. Ya sea que necesiten más variación en sus tareas diarias o que haya distracciones potenciales que resolver, los empleados son los que tienen experiencia de primera mano en la línea de producción y probablemente tengan aportes valiosos.

Muchas empresas descubren que un proceso de retroalimentación eficaz aumenta tanto la moral como la productividad. Los empleados se sienten valorados cuando pueden contribuir a mejorar los procesos de trabajo y el lugar de trabajo.