El Margen de Beneficio Neto

Ser capaz de generar beneficios es esencial para el éxito de cualquier empresa. Para ello es necesario que las ventas de bienes y servicios sean elevadas y que los costes de explotación y producción sean bajos. Los profesionales financieros utilizan una fórmula llamada margen de beneficio neto para analizar los beneficios de la empresa y tomar importantes decisiones financieras y empresariales para maximizar su éxito.

En este artículo, describimos qué es el margen de beneficio neto, cómo calcularlo y los retos asociados al uso del margen de beneficio neto.

Relacionado: Guía definitiva para la planificación estratégica

¿Qué es el margen de beneficio neto?

El margen de beneficio neto, a veces denominado margen de beneficio o ratio de margen de beneficio neto, es un ratio financiero utilizado para calcular el porcentaje de beneficio que una empresa genera a partir de sus ingresos. Más concretamente, es el porcentaje de los ingresos totales de una empresa que queda después de deducir todos los gastos. Los gastos incluyen los costes de producción de los productos, los intereses, los dividendos de las acciones preferentes, los impuestos y los costes de explotación, como el alquiler, los salarios de los empleados y los servicios públicos.

El margen de beneficio neto está reconocido como uno de los indicadores más sólidos de la salud financiera de una empresa y suele utilizarse para evaluar su eficacia. Mediante la evaluación continua de su margen de beneficio neto, las empresas pueden predecir los beneficios futuros y tomar las decisiones correspondientes sobre los costes de explotación y el gasto global. En el caso de las empresas que cotizan en bolsa, el margen de beneficio neto suele ser objeto de seguimiento trimestral y se incluye en sus informes anuales y cuentas de resultados. El margen de beneficio neto medio varía significativamente entre los distintos sectores. Los servicios contables y jurídicos, por ejemplo, tienen algunos de los márgenes de beneficio neto más altos, mientras que los mayoristas agrícolas tienen algunos de los más bajos.

Relacionado: Preguntas y respuestas: ¿Cuánto dura un trimestre comercial?

¿Qué incluye el margen de beneficio neto?

El margen de beneficio neto incluye las variables que componen los ingresos y los gastos de una empresa. En el caso de los ingresos, a veces denominados línea superior de la empresa, se incluye el valor total de los ingresos generados por las ventas de los productos y/o servicios de la empresa.

En el caso de los gastos, se incluyen todos los costes asociados a la creación del producto y los gastos de funcionamiento de la empresa. La relación entre los costes y los gastos y los ingresos es lo que determina los márgenes de beneficio. Algunas empresas pueden generar ingresos considerables, pero si sus gastos son también elevados, su margen de beneficio neto seguirá siendo pequeño.

Cómo calcular el margen de beneficio neto

Además de entender qué es el margen de beneficio neto y su valor en el mundo de los negocios, también es esencial comprender cómo calcularlo. El cálculo del margen de beneficio neto sigue una fórmula específica, independientemente del sector o de la empresa concreta. Aquí enumeramos cinco pasos para calcular el margen de beneficio neto:

  1. Calcule los ingresos totales de la empresa.
  2. Calcule los gastos totales de la empresa.
  3. Resta los gastos totales de los ingresos totales para identificar el beneficio neto.
  4. Dividir el beneficio neto entre los ingresos totales.
  5. Convierta ese número decimal en un porcentaje.

1. Calcular los ingresos totales de la empresa

Los ingresos totales se refieren a la suma total de dinero que gana una empresa en un periodo determinado. En este caso, digamos que la empresa ganó 10.000 dólares en el mes de noviembre.

2. Calcule los gastos totales de la empresa

El cálculo de los gastos totales de una empresa incluye tanto el coste de creación y/o distribución del producto como cualquier otro gasto empresarial. En este caso, digamos que la empresa tuvo 8.000 dólares de gastos en el mes de noviembre.

3. Reste los gastos totales de los ingresos totales para identificar el beneficio neto

En este caso, restarías 8.000 dólares de 10.000 para obtener un beneficio neto de 2.000 dólares.

4. Dividir el beneficio neto entre los ingresos totales.

En este caso, se dividiría el beneficio neto de 2.000 dólares entre los ingresos totales de 10.000 dólares, lo que supondría un decimal de 0,20.

5. Convierta ese número decimal en un porcentaje

El número decimal de 0,20 equivale al 20%, lo que indica que esta empresa tuvo un margen de beneficio neto del 20% en el mes de noviembre.

Desafíos de la utilización del margen de beneficio neto

El uso del margen de beneficio neto plantea varios problemas, que se describen a continuación.

Comparabilidad

La cuestión de la comparabilidad entre sectores presenta una limitación a la hora de utilizar el margen de beneficio neto para evaluar el éxito y la posible longevidad de una empresa. En sectores como el de la alimentación, por ejemplo, un alto índice de rotación de productos significa que una empresa puede tener éxito a pesar de un bajo margen de beneficios. Por el contrario, las industrias con menor rotación pueden generar mayores ratios de margen de beneficio neto pero menores ingresos globales debido a un número de ventas significativamente menor. Las empresas pueden maximizar el uso del ratio de margen de beneficio neto limitando las comparaciones de rendimiento a las de competidores similares.

Ingresos o costes atípicos

Los ingresos atípicos pueden distorsionar el margen de beneficio neto, lo que limita la utilidad del ratio para informar sobre la estrategia general de una empresa y la toma de decisiones financieras. Un ejemplo común de esto es la venta única de un gran activo que aumenta drásticamente los beneficios para ese período de tiempo determinado, pero que no seguirá generando ingresos en el futuro.

Del mismo modo, los costes únicos, como la compra de equipos de puesta en marcha o la inversión en maquinaria avanzada para apoyar el aumento de la producción, pueden sesgar el margen de beneficio neto aunque el coste se limite a un ciclo de facturación determinado.

Contexto limitado

Considerar el margen de beneficio neto como un único dato aislado no proporciona el contexto necesario para maximizar su utilidad. En situaciones de financiación de la deuda, por ejemplo, una empresa podría tener unos gastos de intereses elevados que reducirían su margen de beneficio neto y, al mismo tiempo, tener unos ingresos elevados debido a la venta constante de productos y a la gran demanda del mercado. En esta circunstancia, el análisis del margen de beneficio neto de la empresa por sí solo sesgaría negativamente el análisis para indicar un mal rendimiento y una posible longevidad cuando puede no ser así.

Otro ejemplo de cómo el uso de este punto de datos de forma aislada puede sesgar el análisis está relacionado con la gestión del rendimiento y los gastos de funcionamiento. Fijarse estrictamente en el valor numérico de los gastos de una empresa, sin analizar si esos fondos se gastan o no de forma eficaz, puede llevar a alguien a conclusiones incompletas o incorrectas sobre la rentabilidad potencial de una empresa a largo plazo.

En una situación en la que el margen de beneficio neto es bajo debido a los elevados gastos de explotación, por ejemplo, puede ser posible gastar esos fondos de forma más eficiente manteniendo los mismos ingresos, lo que repercutiría positivamente en el margen de beneficio neto.