¿Qué es el marketing ágil?

Los equipos de marketing se han visto alterados por la tecnología. Ahora es posible que las empresas y los equipos de marketing reaccionen a las demandas de los clientes más rápidamente y con una mejor información basada en datos que nunca antes. Por ello, los responsables de marketing deben adoptar un enfoque ágil y poner en marcha campañas y estrategias de forma inmediata y precisa.

En este artículo, hablamos del marketing ágil, de sus ventajas con respecto al marketing tradicional y de cómo empezar con el marketing ágil.

¿Qué es el marketing ágil?

Trabajar en ciclos cortos en proyectos de alto valor y medir su impacto forma parte de un enfoque de marketing ágil. La retroalimentación continua de los clientes objetivo y los cambios generales del mercado se utilizan para mejorar continuamente los resultados a lo largo del tiempo. La función de marketing se mejora haciéndola más rápida, más transparente y más adaptable al cambio.

El marketing ágil se inspira en los principios del desarrollo ágil de software y lo aplica al contexto del marketing. Para ello, se agilizan los procesos, los flujos de trabajo, la estructura del equipo y la comunicación para maximizar la eficiencia sin afectar a la calidad. Este enfoque se centra en el cliente y da a los equipos de marketing flexibilidad para responder a los cambios basados en pruebas y datos en lugar de ejecutar un plan de marketing predeterminado.

Relacionado: ¿Qué es la gestión ágil de proyectos?

Beneficios del marketing ágil

Los equipos de marketing ágil trabajan con una estrategia clara que les permite avanzar más rápido con un propósito. Los distintos equipos de marketing pueden utilizar los datos o los comentarios de los clientes para comprender la eficacia de sus campañas y dirigir el tiempo y los recursos en consecuencia. He aquí algunas ventajas adicionales al adoptar un enfoque de marketing ágil:

Centrado en el cliente

En el marketing ágil, el cliente es el punto central de todas las actividades. Las necesidades del cliente se satisfacen rápidamente y se recogen comentarios sinceros que pueden orientar otras campañas de marketing.

Eficiente

El marketing ágil da gran importancia al seguimiento y la supervisión continuos. Esto permite a la dirección tomar decisiones oportunas para planificar las campañas en función de su impacto en el negocio. En el caso de las campañas con alto rendimiento, los directivos pueden dedicar más recursos y mejorar la eficiencia. En lugar de dedicar tiempo a cosas que no aportan valor, se pueden centrar todos los esfuerzos en las tareas más críticas.

Rápido y flexible

Otro beneficio significativo del marketing ágil es la velocidad. Cuando los equipos trabajan en tareas de alta prioridad en ciclos cortos y rápidos, les permite lanzar varias campañas a la vez sin reducir la eficacia y responder más rápidamente a los cambios en el mercado.

Ahorro de costes

La metodología de marketing ágil garantiza que no se pierda tiempo y recursos en campañas y enfoques que no son adecuados para el público objetivo. Esto supone un gran ahorro para las empresas.

Trabajo en equipo y colaboración

El marketing ágil fomenta la comunicación y la colaboración constantes entre los equipos de marketing. Esto garantiza que la capacidad de trabajo esté relativamente equilibrada entre todos los compañeros de equipo y que las habilidades de todos se utilicen adecuadamente.

Relacionado: Gestión ágil de proyectos: Valores, principios y pasos

¿Cómo empezar con el marketing ágil?

Antes de empezar con el marketing ágil, es fundamental tener una idea clara de lo que se espera conseguir adoptando la metodología ágil. Otro elemento crucial es el apoyo y el acuerdo de la alta dirección. Todos los altos ejecutivos y líderes deben estar alineados con el objetivo de esta iniciativa.

Sin embargo, el elemento más importante para adoptar con éxito el marketing ágil en su organización son las personas implicadas. Aquí tienes tres pasos para preparar a tu equipo para el marketing ágil:

1. Creación de un equipo ágil

Después de tener una estrategia clara y la aceptación de las partes interesadas con respecto a la implementación del marketing ágil, el siguiente paso más importante es crear una estructura de equipo ágil. Estos equipos tienen esencialmente una estructura plana, y no hay departamentos aislados ni cadena de mando.

Se anima a los miembros del equipo a colaborar y trabajar junto con otros departamentos para entregar un proyecto. Cada miembro del equipo tiene que darse cuenta de que, aunque puede ser dueño de una parte del proyecto, el éxito y el fracaso de cada sprint dependen de todo el equipo. Todos tienen que estar preparados para ayudar y colaborar en el marco del marketing ágil.

2. Aplicar procesos y herramientas ágiles

Cuando su equipo haya aceptado la nueva estructura de equipo ágil, podrá poner en marcha los procesos y las plataformas para potenciar sus equipos de marketing ágil. Es esencial elegir el proceso ágil que mejor se adapte a los requisitos de su negocio y del departamento de marketing. Todas las mañanas, habrá una reunión diaria en la que cada miembro del equipo informará sobre el trabajo que hizo el día anterior y lo que tiene previsto hacer hoy. Esta es una práctica importante en el enfoque de marketing ágil, que impone la responsabilidad.

Pasar a un modelo ágil también requiere el conjunto adecuado de herramientas para transformar la forma en que su equipo de marketing realiza su trabajo. Disponer de las herramientas adecuadas proporcionará la base para la colaboración, la asignación de tareas a los miembros del equipo y la documentación de los requisitos y el progreso. Los equipos de marketing también necesitarán software y herramientas que les ayuden con las medidas de uso intensivo de datos y que generen ideas basadas en análisis específicos. Algunos ejemplos son las herramientas de SEO que supervisan el rendimiento de las búsquedas de un sitio web o las herramientas de seguimiento de los medios de comunicación para identificar oportunidades de relaciones públicas en tiempo real.

3. Incorporación de clientes y miembros del equipo

Una vez que tenga la estructura de equipo adecuada y las herramientas y procesos ágiles, el siguiente paso sería incorporar a los miembros de su equipo y a los clientes a la nueva configuración de marketing ágil.

Los equipos de marketing ágil suelen contratar a un director de proyecto para que les ayude en el proceso de incorporación, que también se encargará de supervisar la metodología ágil en el equipo. Una vez que todos los miembros del equipo estén familiarizados con sus funciones y responsabilidades, el siguiente paso sería iterar las tareas dividiendo un proyecto grande en piezas más pequeñas que sean más fáciles de completar en ciclos repetitivos. A continuación, el equipo puede elaborar una lista de tareas prioritarias que el equipo utilizará para identificar las tareas de alta prioridad que deben completarse en primer lugar.

¿En qué se diferencia el marketing ágil del tradicional?

Estas son algunas de las principales diferencias entre el marketing ágil y el enfoque de marketing tradicional:

Enfoque en el cliente

En el marketing tradicional, los equipos de marketing establecen objetivos centrados en el negocio que se centran en los KPI (Indicadores Clave de Rendimiento) como el presupuesto, el alcance y el calendario. En cambio, el marketing ágil se centra en el cliente y establece objetivos centrados en él, como el compromiso y el crecimiento.

3. Construir una hoja de ruta para el mercado

En el marketing tradicional, el departamento crea un plan de marketing anual con un compromiso a largo plazo para realizar campañas y proyectos específicos en un plazo determinado. Esta hoja de ruta destaca los proyectos a los que hay que dar prioridad por adelantado y exige que el equipo se atenga a un calendario fijo.

Por otro lado, en el marketing ágil, las hojas de ruta y las actividades asociadas se planifican en ciclos trimestrales, mensuales o quincenales con sprints que duran entre dos y cuatro semanas. Esto da al equipo suficiente flexibilidad para ajustar sus planes según sea necesario. Regularmente repiten la prioridad de sus proyectos y actividades para responder a los cambios en las necesidades de los clientes y del mercado. El progreso de la campaña se supervisa de forma rutinaria para determinar si es un éxito o un fracaso. Si algo no funciona, se puede detener y cambiar el rumbo.

Colaboración interfuncional

En el marketing tradicional, todas las actividades se organizan en torno a los equipos internos, como relaciones públicas, gestión de productos, SEO y publicidad. Estos equipos tienden a trabajar de forma independiente en sus silos. Sin embargo, en el marketing ágil, la atención se centra siempre en el cliente. Como resultado, las diferentes funciones colaboran y trabajan juntas para satisfacer las necesidades del cliente.