Cómo Crear Medidas de Gestión del Rendimiento en 6 pasos

El seguimiento del rendimiento y la supervisión de las mejoras son fundamentales para el crecimiento y la mejora. Los propietarios de empresas y los profesionales de la gestión realizan un seguimiento del rendimiento para aumentar la productividad, las ventas y los ingresos. Puedes aprender estos métodos y procedimientos para mejorar los resultados del equipo.

En este artículo, explicamos qué es una medida de gestión del rendimiento y describimos cómo establecer medidas de gestión eficaces.

¿Qué es la gestión del rendimiento empresarial? (Con ejemplos de métricas de rendimiento)

¿Qué es una medida de gestión del rendimiento?

Las organizaciones pueden utilizar un sistema de gestión del rendimiento para hacer un seguimiento de la producción. Establecen un conjunto específico de medidas u objetivos de rendimiento y, a continuación, los equipos de gestión miden el progreso hacia esos objetivos en este proceso. La dirección, los miembros del personal y las partes interesadas se ponen de acuerdo sobre esos objetivos.

Las medidas de rendimiento son puntos de datos que los equipos pueden utilizar para evaluar el progreso. Esto incluye indicadores clave relacionados con las ventas, las cuotas o las métricas de la actividad diaria. La gestión del rendimiento es un proceso que evalúa la viabilidad y eficacia de esos objetivos de medición.

¿En qué se diferencia la medición del rendimiento de la gestión del rendimiento?

La medición del rendimiento y la gestión del rendimiento son complementarias entre sí, aunque son diferentes en su intención y ejecución. A continuación, repasamos en qué se diferencian la medición y la gestión en estos aspectos clave:

Intención

Las empresas utilizan las mediciones del rendimiento para seguir el progreso hacia objetivos muy específicos. Una empresa puede utilizar la gestión del rendimiento para valorar, evaluar y dirigir las estrategias para alcanzar esos objetivos.

Además, las organizaciones pueden utilizar la gestión del rendimiento para predecir cómo afectarán las medidas de rendimiento a la empresa. Esto les ayuda a crear planes para el futuro. Por ejemplo, si una empresa alcanza la métrica de medición del rendimiento de aumentar las ventas en un 10%, la empresa puede necesitar hacer ajustes para manejar este crecimiento. Estos ajustes forman parte de una estrategia de gestión del rendimiento. Un directivo puede crear un plan para responder a un aumento de las necesidades de producción, a un mayor volumen de consultas del servicio de atención al cliente o a la necesidad de más personal de ventas.

Relacionado: Relacionado: 45 Ejemplos de frases para la gestión del rendimiento

Ejecución

El objetivo de la gestión del rendimiento' es ejecutar estrategias para alcanzar las mediciones del rendimiento. Tras acordar las mediciones u objetivos del rendimiento, los directivos pueden evaluar los medios más eficientes y eficaces para alcanzar esas metas de medición como parte de la gestión del rendimiento. Para crear una estrategia eficaz de gestión del rendimiento, pueden seguir estas directrices:

  • Asegúrese de que la alta dirección y las partes interesadas afectadas le apoyan. Para ejecutar un plan de gestión del rendimiento, los responsables de la toma de decisiones y las partes interesadas deben aprobar las estrategias correspondientes.

  • Asigna el presupuesto para alcanzar los objetivos de rendimiento. Al crear un presupuesto, tenga en cuenta las medidas de rendimiento que forman parte de los objetivos estratégicos de su organización. Abogar por el tiempo, el dinero y los recursos necesarios para cumplir los objetivos puede ayudar a su equipo a alcanzarlos.

  • Asigna un líder de equipo. Asignar un jefe de equipo que supervise y anime a los demás profesionales puede ayudar a la organización a ejecutar con éxito el plan de gestión del proyecto.

  • Programa reuniones periódicas. Establecer reuniones periódicas para discutir los progresos, los retos y los planes de acción puede ayudar a que el plan sea más eficaz.

5 métodos para medir la gestión del rendimiento

A continuación se presentan cinco métodos que deben tenerse en cuenta al intentar recopilar datos o crear una estructura para medir la gestión del rendimiento:

Escalas de valoración numérica

En la gestión del rendimiento, los profesionales pueden utilizar una calificación numérica para asignar un valor en puntos a cada medida de rendimiento. Esto les ayuda a priorizar los pasos del plan de gestión del rendimiento. Puede utilizar un valor en puntos para indicar el rendimiento de una medida actual. Por ejemplo, puede crear un sistema de clasificación, como del uno al cinco, en el que el cinco muestra un alto nivel de rendimiento.

Autoevaluaciones

La autoevaluación es un método fundamental para medir el rendimiento. Este proceso implica la creación de criterios objetivos, que una organización puede utilizar para determinar lo cerca que está de alcanzar sus medidas de rendimiento. Las evaluaciones pueden adoptar la forma de cuestionarios, encuestas o valoraciones puntuadas. El objetivo de cualquier autoevaluación es tener una imagen clara del estado actual a partir de la cual diseñar planes para alcanzar el estado objetivo, lo que conduce a una estrategia de gestión del rendimiento adecuada.

Relacionado: Relacionado: 33 preguntas de autoevaluación (más cómo hacer que su autoevaluación tenga sentido)

Revisión por pares

Facilitar las revisiones entre pares para evaluar la gestión del rendimiento proporciona un foro para la retroalimentación directa de los colegas en el diseño y la aplicación de las medidas de gestión del rendimiento. Las revisiones por pares ayudan a dejar claro cuál es el estado actual del rendimiento desde la perspectiva de los usuarios internos afectados o de las partes interesadas, y pueden proporcionar comentarios útiles desde una variedad de perspectivas diferentes.

He aquí cinco preguntas que se plantean con frecuencia durante una revisión de la gestión del rendimiento:

  • «¿Son realistas y alcanzables los objetivos de nuestras métricas de rendimiento?»
  • «¿Estamos midiendo las métricas de rendimiento correctas?»
  • «¿Tenemos las metodologías y tecnologías adecuadas para establecer, seguir y revisar las mediciones del rendimiento?»
  • «¿Tenemos un proceso de comunicación eficaz para revisar las mediciones del rendimiento con los empleados?»
  • ¿Existen medidas de gobernanza para garantizar que las medidas de rendimiento y los planes de mejora del rendimiento se ejecutan adecuadamente?

Lista de comprobación de tareas y funciones

Establecer una lista de control clara y autorizada de las obligaciones y funciones garantiza la responsabilidad y la eficacia. Al detallar qué miembros del equipo son responsables de qué actividades, puede crear más transparencia en el proceso de gestión. Esto ayuda a los miembros del equipo a entender claramente las expectativas de su contribución, lo que puede aumentar el rendimiento.

Cohortes de gestión del rendimiento

Una cohorte es un grupo de profesionales u organizaciones que tienen un objetivo o rasgo común. Puede ser útil unirse a una cohorte de organizaciones similares en su sector cuando diseñe un plan de gestión de proyectos. Puede reunirse periódicamente para compartir retos, mejores prácticas y objetivos de futuro. Entender lo que otras organizaciones están haciendo dentro de sus programas de gestión del rendimiento ayuda a establecer una línea de base realista de dónde debería estar su organización. Las sesiones de cohorte son importantes oportunidades de colaboración, innovación y resolución de problemas.

Cómo establecer medidas de gestión del rendimiento

Las medidas de gestión del rendimiento pueden ayudarle a evaluar la eficacia de sus estrategias y sistemas. Crear y ejecutar medidas de gestión del rendimiento que sean comprensibles, eficaces y claras es el objetivo de cualquier programa de gestión del rendimiento. He aquí seis pasos para establecer medidas eficaces de gestión del rendimiento:

1. Investigar las mejores prácticas

Establecer lo que significa y lo que parece un rendimiento excelente en su organización empresarial es el primer paso fundamental para evaluar la gestión del rendimiento. Considere la posibilidad de investigar las tendencias de la gestión del rendimiento en su sector. Esto puede ayudarle a crear una línea de base a partir de la cual puede evaluarse a sí mismo.

2. Involucrar a los miembros del personal en la creación de objetivos personales

Implicar a los empleados en la creación de medidas de rendimiento personal crea un entorno de trabajo dinámico y orientado a los objetivos que permite al personal tener una participación en sus criterios de evaluación. Esta transparencia ayuda a los empleados a conocer exactamente los criterios por los que se les evalúa y los objetivos que deben cumplir. Esto puede aumentar la productividad y el rendimiento.

3. Establezca objetivos organizativos claros

Después de crear los objetivos personales, puede empezar a escribir los objetivos para la organización o el equipo en general. Piensa en las medidas de rendimiento que quieres que alcance tu equipo o empresa. Puede utilizar estos objetivos para planificar los pasos de su estrategia de gestión del rendimiento.

Relacionado: Una guía completa de los objetivos de la organización

4. Recopilar datos sobre el rendimiento

Recoger, organizar y compartir los datos de rendimiento recogidos ayuda a crear un plan de gestión del rendimiento con éxito. Sus datos variarán en función de sus objetivos, pero considere la posibilidad de recopilar datos de encuestas, revisiones de clientes, registros de ventas y hojas de ingresos. Por ejemplo, si quiere mejorar la satisfacción de los clientes en un 10% en un año, puede recopilar datos de las encuestas y revisiones de los clientes para medir y seguir este rendimiento.

5. Diseñar incentivos

Incentivar a los empleados no sólo para que cumplan sino para que superen los objetivos de rendimiento es una forma eficaz de conducir a su organización hacia el cumplimiento de sus objetivos estratégicos. Explicar claramente qué incentivos existen por alcanzar objetivos de rendimiento específicos permite a los empleados saber exactamente para qué están trabajando en cuanto a objetivos y qué pueden ganar con sus logros.

6. Manténgase abierto a las sugerencias de cambio

Disponer de un plan de medidas de gestión del rendimiento bien establecido también significa estar abierto a las sugerencias de cambio. Las personas y las organizaciones son dinámicas, y factores externos como la competencia, los cambios del mercado y los factores económicos pueden provocar cambios en los planes de rendimiento. Considere la posibilidad de mantenerse flexible y revisar su plan de gestión con frecuencia para ajustarse a los cambios.