Por qué debería invertir en la mejora continua de la carrera profesional

La mejora continua, o mejoramiento continuo, es el enfoque en el que una organización realiza esfuerzos continuos para optimizar los procesos, mejorar los productos y buscar la innovación. Puede lograrlo realizando pequeñas pero constantes mejoras dentro de su empresa, que se suman a cambios significativos con el tiempo. Un sistema de mejora continua puede ayudar a establecer una cultura empresarial que se centre en las oportunidades de mejora y no en los problemas. En este artículo, revisaremos los componentes de la mejora continua y cómo puede ayudarle en su carrera.

¿Qué es la mejora continua?

La mejora continua es la cultura organizativa que consiste en introducir pequeñas mejoras en los productos, servicios y procesos existentes de forma regular, lo que conduce a importantes mejoras a largo plazo. Una organización con una cultura de mejora continua suele tener una visión clara, y cada miembro de la organización es capaz de relacionarse con la misión de la misma. Todo el mundo sabe cómo su contribución individual y de equipo ayuda a la organización a cumplir su misión.

Relacionado: Habilidades de gestión: Definición y ejemplos

¿Cuáles son las características de una organización de mejora continua?

Una organización con un enfoque de mejora continua puede identificarse fácilmente por su cultura de trabajo. Las siguientes son algunas de las actividades características que se pueden ver en tales organizaciones:

  • Prueba de nuevas herramientas
  • Revisión de los procesos
  • Un sistema eficaz de comentarios y sugerencias en todos los niveles de la organización
  • Un sistema para recompensar a los de alto rendimiento
  • Una cultura de aprendizaje de los errores y equivocaciones
  • Proceso establecido para evitar la repetición de errores
  • Recogida y evaluación de métricas importantes
  • Toma de decisiones basada en datos
  • Enfoque centrado en el cliente
  • Capacitación de los empleados

Los principios de la mejora continua

Los programas de mejora continua suelen hacer hincapié en su participación, la estandarización de los procesos y la reducción de la variación. Se guían por los siguientes principios:

Mejora mediante pequeños cambios

El concepto de mejora continua se basa en el principio de realizar mejoras mediante pequeños cambios. En este enfoque, los cambios son tan pequeños que su aplicación no se ve afectada por acontecimientos como el lanzamiento de nuevos productos y los cambios estratégicos en la política de la empresa.

Participación de los empleados

La mejora continua se basa en la idea de que usted, como empleado, está en la mejor posición para resolver los problemas de la empresa porque se encuentra con ellos y tiene una perspectiva directa. Por tanto, un programa de mejora continua invita a todos a aportar ideas.

Aplicación económica

Los programas de mejora continua se centran en pequeños cambios que son poco costosos de implementar. Por ejemplo, si un cambio puede ahorrarle a cada empleado 5 minutos y hay 60 empleados dedicados a un proceso, le ahorrará a la empresa 5 horas en total para ese proceso, que luego se van sumando con el tiempo.

Mejora cuantificable

Otro principio básico del cambio continuo es que el cambio implementado debe ser medible y a menudo repetible. Así podrá determinar si el cambio tiene algún impacto positivo y si debe aplicarse a otros procesos. Poder medir los resultados positivos de una inversión ayuda a la organización a centrarse en la mejora y aplicarla a mayor escala.

Reconocimiento de los problemas

Una empresa que sigue un modelo de mejora continua busca continuamente formas de mejorar sus productos y servicios. Está más interesada en identificar los problemas y corregirlos, lo que puede permitirle dar su opinión sincera y discutir cualquier idea que tenga para posibles mejoras en su empresa.

Relacionado: 10 estilos de liderazgo comunes (con ejemplos)

Los beneficios de la mejora continua

El éxito de los cambios de mejora continua puede ayudarle a conseguir una mentalidad más positiva y a convertir la mejora en un hábito. Le anima a identificar las oportunidades, a aprender de los errores y a trabajar con eficacia.

Estos son algunos de los principales beneficios que puede obtener de una cultura de mejora continua:

Aumento de la productividad

Un enfoque de mejora continua busca hacer más eficiente cada proceso. Puede ayudarle a buscar formas de reducir los errores y realizar sus tareas en menos tiempo. Si practica este proceso con regularidad, puede ayudar a su organización a aumentar su productividad general.

Aumento de la adaptabilidad

Seguir una política de mejora continua suele implicar la realización de cambios pequeños pero regulares que finalmente conducen a un proceso más eficiente en el trabajo. La introducción de cambios pequeños y graduales de este tipo puede facilitar la aplicación de estos cambios dentro de sus responsabilidades laborales. Este tipo de enfoque también puede ayudar a su empresa a ser más adaptable para adaptarse a cambios mayores basados en las nuevas tendencias de la industria y las innovaciones tecnológicas. Puede responder más rápidamente a las amenazas y oportunidades del negocio, especialmente en comparación con las empresas que tienen procesos inflexibles.

Si desarrolla una mentalidad a largo plazo, podrá seguir adaptándose a los cambios en el lugar de trabajo. Si tiene en cuenta los objetivos a largo plazo de su organización, podrá adaptarse más fácilmente a los cambios. Este tipo de mentalidad también puede hacer que le resulte más fácil tener sus propias ideas prácticas.

Relacionado: Establecer objetivos para mejorar su carrera

Aumento de la moral y la confianza

La filosofía de la mejora continua se centra en la cultura de aprender de los errores y evitar que se repitan, en lugar de echar la culpa a los empleados. Este tipo de cultura laboral le anima a asumir su papel y a mejorar su rendimiento laboral en general. Esto puede tener un efecto positivo en su moral y confianza, haciéndole más productivo y leal a la empresa. Cuando sabe que su empresa valora su trabajo, puede ayudarle a mantenerse motivado para trabajar más;

El apoyo de su jefe para eliminar cualquier posible barrera en el desempeño de su trabajo es crucial para el éxito de cualquier programa de mejora continua. Si desea adquirir más confianza en su función, considere la posibilidad de pedir a su jefe o supervisor que le proporcione información periódica. Esto puede ayudarle a mantener una idea coherente de las mejoras que puede introducir en su trabajo.

Relacionado: Consejos para demostrar la ética del trabajo

Más posibilidades de éxito

Para tener éxito, una empresa debe tener una estrategia a largo plazo en lugar de centrarse en las ganancias a corto plazo. La calidad y la eficiencia son otros factores importantes que contribuyen al éxito de una organización. Los métodos de mejora continua refuerzan la filosofía de encontrar soluciones duraderas, teniendo en cuenta los objetivos a largo plazo. Con el tiempo, es más probable que la empresa cree más productos de alta calidad, menores costes de producción y clientes más satisfechos, lo que conduce a un mayor éxito general de la empresa.

Este tipo de proceso te beneficia, ya que una empresa con más éxito puede dar lugar a oportunidades de promoción profesional. Considere la posibilidad de organizar una reunión de equipo o una reunión con su supervisor directo para discutir la posibilidad de promulgar algunos objetivos medibles a largo plazo.

Te recomendamos

Liderazgo transaccional frente a liderazgo transformacional: ¿Cuál elegir?

¿Qué es un nombramiento de empleado del mes? (con ejemplos)

Personalidades en el lugar de trabajo: Qué son y consejos para hacerlas funcionar

90 hábitos de venta para ser un mejor vendedor

Las 20 certificaciones más solicitadas por los empleadores en 2020

Sistema Push vs. Pull: Diferencias y usos clave