15 estrategias para mejorar tu nota media

Para subir tus notas y aumentar tu GPA, el éxito académico requiere persistencia y esfuerzo. Puedes conseguirlo de diversas maneras si tu objetivo es obtener un 4,0 o simplemente mejorar tu nota en un solo curso. Tanto si estudias como si te organizas, ciertas estrategias pueden tener un impacto positivo en tu educación.

En este artículo, analizamos 15 estrategias para mejorar tu GPA y así poder trabajar para alcanzar tus metas académicas.

Calculadora gratuita de la nota media de la universidad

Qué es tu GPA y cómo afectan tus calificaciones?

Cada vez que tomas una clase, tu promedio de calificaciones (GPA) sube o baja, dependiendo de tu calificación final. El GPA se determina por el número de puntos obtenidos a lo largo del año, y cambia en función de las calificaciones de tus cursos. Por ejemplo, una clase en la que recibes un A+ te hace ganar cuatro puntos en tu GPA acumulativo. Cada calificación que recibes en una clase se suma a tu GPA. La media es lo que determina tu GPA.

Relacionado: Cómo calcular tu GPA: Guía paso a paso

Cómo aumentar tu nota media

Aquí tienes 15 maneras de obtener mejores notas y mejorar tu promedio general:

  • Evite las clases que no necesita.
  • Reunirse con un tutor.
  • Habla con tus instructores
  • Fíjese objetivos.
  • Entrega las tareas a tiempo.
  • Únase a un grupo de estudio.
  • Estudie los temas sobre la marcha.
  • Mejorar la capacidad de tomar notas.
  • Haga preguntas durante la clase.
  • Utilice recursos educativos.
  • Utilizar los exámenes anteriores para estudiar.
  • Mantenga todo organizado.
  • Aplique los comentarios del instructor.
  • Poner un esfuerzo extra en las tareas.
  • Trabaja con compañeros de alto rendimiento.

1. Evita las clases que no necesitas

Por lo general, hay algunas clases que tendrás que tomar y que son requeridas para tu título o especialidad. Ten en cuenta los requisitos y la carga de trabajo de esas asignaturas cuando elijas las optativas o cualquier otro curso adicional, de modo que te apuntes a lo que puedas soportar razonablemente, y evita tomar una clase si no la necesitas.

Por ejemplo, aunque los cursos de nivel avanzado y de honores pueden dar un impulso a tu GPA en comparación con los cursos regulares, sé consciente de cuánto puedes asumir. Si te sientes más seguro de obtener un sobresaliente o un sobresaliente en los cursos de nivel regular, entonces opta por este tipo de clases.

2. Reunirse con un tutor

Si estás cursando una o dos clases en las que necesitas ayuda extra, programa sesiones con un tutor que conozca la materia en la que quieres mejorar. Comprométete a reunirte regularmente y sé proactivo durante el tiempo que pases con tu tutor. Por ejemplo, anota conceptos específicos con los que te sientas menos seguro, como una ecuación matemática o un tema de ciencias, y trabaja estos conceptos cuando te reúnas con tu tutor. Practicar los conceptos académicos y obtener una comprensión más profunda del material lleva a obtener mejores calificaciones en las tareas, lo que se traduce en un aumento de tu GPA.

3. Habla con tus instructores

Habla con tus profesores o con un asesor académico si te sientes abrumado con tu carga de trabajo. Los profesores, consejeros y otros profesionales de la educación tienen amplios conocimientos sobre diferentes estrategias de aprendizaje, que pueden ser recursos valiosos para comprender el material que estás aprendiendo. Plantea algunas de las dificultades que tienes a tu instructor después de clase o durante sus horas de oficina. Pídele que te dé su opinión y que te ofrezca diferentes enfoques que te ayuden a entender los conceptos en los que estás trabajando, como estrategias de aprendizaje que te ayuden a comprender nuevos conceptos más rápidamente.

4. Establece objetivos para ti mismo

Márcate objetivos específicos con regularidad. Por ejemplo, puedes fijarte el objetivo semanal de sacar un sobresaliente en todos los deberes que entregues de tu curso de cálculo. Mide tu éxito cada semana y evalúa lo que tienes que hacer para alcanzar tu próximo objetivo. Establecer objetivos cada semana que se relacionen con el aumento de tus calificaciones, la aplicación exitosa de los conceptos y la comprensión de los temas discutidos en clase te ayudará a mantener un GPA más alto.

Relacionado: Cómo establecer y alcanzar objetivos

5. Entrega las tareas a tiempo

Un factor importante para obtener un sobresaliente en todas las tareas de clase es entregarlas siempre a tiempo. Aunque completes una tarea importante que merezca un sobresaliente, si la entregas tarde, tu profesor podría aplicar una penalización o deducción de puntos por retraso, lo que afectaría a tu nota. En lugar de esto, asegúrate de que siempre entregas tus tareas a tiempo.

Además, si sabes de antemano que vas a estar ausente o que no vas a poder entregar una tarea a tiempo, habla con tu profesor y hazle saber la circunstancia. Lo más probable es que esté encantado de encontrar una alternativa flexible para ti.

6. Únase a un grupo de estudio

Si tienes un grupo de compañeros al que puedes unirte para repasar el trabajo del curso, aprovecha la oportunidad. Los grupos de estudio son excelentes sistemas de apoyo para escuchar diferentes perspectivas sobre los temas de la clase, hacer preguntas y mejorar tu comprensión del material. Además, programar reuniones semanales para discutir los temas actuales que estás aprendiendo puede ayudarte a profundizar y aplicar tu comprensión de lo que el instructor repasa en clase.

7. Estudiar los temas sobre la marcha

Al igual que los grupos de estudio semanales, seguir un programa de estudio semanal mientras se repasan los nuevos temas puede ayudarle a obtener mejores notas en las tareas. Esto no sólo le ayudará a terminar su trabajo a tiempo, sino que también estará aplicando cada tema a medida que el instructor lo presenta, lo que le ayudará a mantenerse en el camino durante las lecciones y las actividades de clase. Cuando repases el material de la clase a lo largo de la semana, comenta cualquier cosa que te confunda o sobre la que necesites más información la próxima vez que estés en clase.

8. Mejore sus habilidades para tomar notas

Tomar apuntes de forma eficaz es muy beneficioso para estudiar los materiales que tu profesor ha presentado durante la clase. Para algunas asignaturas, es posible que sólo tengas que tomar nota del vocabulario del contenido, las fórmulas y los problemas de ejemplo. Para otras asignaturas que pueden implicar discusiones más largas, es posible que necesites desarrollar tu capacidad para determinar y anotar rápidamente el material más importante que aprendes en clase para poder utilizarlo más tarde para estudiar. Tener apuntes que te ayuden a completar los deberes y las tareas de clase te ayuda a obtener mejores notas, lo que contribuye a tu GPA general.

9. Hacer preguntas durante la clase

Habla durante las lecciones y actividades de clase si no entiendes los conceptos. Hacer preguntas puede ayudarte a aclarar temas que podrían haberte confundido antes y da al instructor la oportunidad de presentar el mismo material de una manera diferente. Hacer preguntas puede despertar la creatividad y nuevas formas de pensar porque es un punto de partida para la colaboración. Puedes utilizar lo que aprendas de las respuestas a tus preguntas como material para ayudarte a estudiar más adelante.

10. Utiliza recursos educativos

Aprovecha la biblioteca de tu centro de estudios para realizar proyectos de investigación, sacar libros para trabajos de inglés y encontrar diversas fuentes de información. La biblioteca pública es otro recurso para encontrar información que puede ayudarte a completar las tareas y profundizar en la comprensión de lo que estás aprendiendo en clase. Los recursos digitales, como los libros electrónicos, los sitios web interactivos y las series de vídeos, pueden ser increíbles herramientas de aprendizaje que te ayudarán a avanzar en tu educación.

11. Utilizar los exámenes anteriores para estudiar

Cuando tu profesor te devuelva los exámenes y las pruebas calificadas, anota qué preguntas has acertado y cuáles no. Una vez que veas qué preguntas has acertado, practica nuevas preguntas con conceptos similares que te ayuden a mejorar tu comprensión de los mismos. Por ejemplo, si en un examen de matemáticas has sacado mal algunos problemas sobre gráficos, practica más problemas de gráficos. La próxima vez que realices una evaluación, estarás mejor preparado.

Relacionado: Las 10 mejores habilidades y técnicas de estudio

12. Mantenga todo organizado

Encuentra una forma de organizar tus apuntes de clase, horarios y fechas de entrega de tareas que te funcione. Por ejemplo, prueba con una sencilla agenda con diseños mensuales y semanales donde puedas anotar tu horario, las tareas que tienes que entregar y otra información importante. Organiza las carpetas de clase con divisores para separar los apuntes, los deberes, las tareas terminadas y los trabajos en los que aún estás trabajando. Mantén todo ordenado limpiando los papeles viejos y otros materiales que ya no necesites al menos una vez a la semana. Mantenerse organizado puede influir positivamente en tu estado de ánimo, lo que puede ayudarte a mantener la motivación para tener éxito.

13. Aplique los comentarios del instructor

Siempre que recibas comentarios sobre las tareas y evaluaciones, toma nota de los comentarios que te da tu instructor cuando las califica. Por ejemplo, averigua cómo puedes mejorar tu capacidad para conectar detalles con conceptos importantes cuando escribas un ensayo. Los profesores suelen incluir comentarios sobre las tareas que han calificado para que tengas una idea de dónde necesitas mejorar. Utiliza los comentarios de tu profesor para revisar temas e ideas específicas de la lección.

14. Poner un esfuerzo extra en las tareas

Siempre que trabajes en una tarea, da un paso más para superar las expectativas de tu instructor. Aunque no recibas ningún tipo de crédito extra, mostrar tu capacidad de compromiso con tus objetivos educativos y aplicar las sugerencias para mejorar y aprender puede ayudarte a obtener mejores calificaciones. Cuando te esfuerzas más en tu trabajo, tus notas lo reflejan, lo que lleva a un GPA más alto en general.

15. Trabaja con compañeros de alto promedio académico

Rodéate de personas con éxito académico en tus clases. Cuando formes grupos de estudio, preséntate a otros compañeros que tengan objetivos similares a los tuyos, valoren su éxito y apliquen hábitos académicos positivos. Estos compañeros pueden ser un excelente grupo de apoyo para ampliar tus conocimientos, aprender a aplicar diferentes estrategias para aprender el material de clase y mantener la motivación para alcanzar tus objetivos.