Mentalidad de silo: Definición, efectos y prevención

La colaboración y la comunicación de los empleados son factores importantes para el éxito general de una empresa. Una mentalidad de silo puede romper esa comunicación y cooperación interdepartamental, pero invertir tiempo y esfuerzo para evitar una mentalidad de silo puede aportar muchos beneficios, como más creatividad, mayor productividad y una plantilla unificada. Puede ser útil entender la mentalidad de silo si está buscando construir más unidad y cooperación en su lugar de trabajo.

En este artículo, definiremos la mentalidad de silo, enumeraremos los efectos internos y externos de la mentalidad de silo y proporcionaremos los pasos para evitar que se forme la mentalidad de silo en el lugar de trabajo.

¿Qué es la mentalidad de silo?

La palabra «silo» se refiere a los grandes edificios de almacenamiento de grano, y «la mentalidad de silo» es una metáfora utilizada para describir el comportamiento corporativo cuando los departamentos o individuos actúan de forma aislada e independiente. Esto suele dar lugar a que los departamentos individuales acumulen información y no se comuniquen adecuadamente con los demás departamentos de la empresa. La mentalidad de silo puede afectar a una empresa de cualquier sector y tamaño, y puede plantear muchos problemas, como impedir que las empresas alcancen objetivos a largo plazo, disminuir la moral de los empleados y reducir la satisfacción de los clientes.

Relacionado: ¿Qué son los silos organizativos? Ventajas e inconvenientes y cómo romperlos

Efectos internos de la mentalidad de silo

Una mentalidad de silo puede crear estos retos en una empresa:

  • Reducción de la eficiencia y el rendimiento general: Una mentalidad de silo reduce la comunicación entre los departamentos, lo que puede causar un trabajo redundante y permitir que los procesos ineficientes o las ideas inexactas queden sin respuesta.

  • Disminución de la moral de los empleados: La mentalidad de silo puede causar resentimiento y conflicto entre los empleados y la dirección.

  • Disminución de la consecución de objetivos: Cuando una mentalidad de silo divide a los líderes de alto nivel que toman las decisiones de los empleados de primera línea que son los más afectados por esas decisiones, puede ser difícil para los empleados alcanzar los objetivos establecidos por los gerentes y ejecutivos.

  • Resistencia al cambio: Las empresas exitosas pueden adaptarse y cambiar cuando surgen problemas, pero una mentalidad de silo puede hacer que los empleados se resistan al cambio de otros departamentos. Este cambio puede hacer que la empresa sea menos flexible y menos capaz de responder a los cambios del mercado o del entorno.

Efectos externos de la mentalidad de silo

La mentalidad de silo puede afectar tanto a los productos y servicios de una empresa como a sus empleados. Los dos efectos externos más comunes de la mentalidad de silo son:

  • Despidos : Los equipos con mentalidad de silo que se encargan de funciones que se solapan suelen acabar produciendo redundancias que resultan frustrantes para los clientes.
  • Agujeros : Cuando los equipos no se ponen de acuerdo sobre la propiedad de un problema, ninguno puede resolverlo. Como resultado, los clientes reciben productos a los que les falta información, instrucciones o funciones.

Tanto las redundancias como los agujeros influyen significativamente en la experiencia del cliente y, con el tiempo, pueden suponer una pérdida de clientes e ingresos.

¿Cómo se forma la mentalidad de silo?

Aunque la mentalidad de silo puede darse en empresas de cualquier tamaño, es más común en empresas grandes debido a los retos inherentes a la comunicación con un gran número de empleados. La mentalidad de silo puede ser el resultado de directivos competitivos, de una gestión conflictiva o de una visión estrecha de la empresa. Aunque la mentalidad de silo puede ser un reto específico en los niveles superiores de una empresa, los empleados individuales suelen sentir las consecuencias.

1. Cómo evitar que se forme una mentalidad de silo

Muchos empleados de la empresa, desde los ejecutivos hasta los trabajadores de primera línea, pueden prevenir y contrarrestar la mentalidad de silo en su lugar de trabajo. La prevención de la mentalidad de silo requiere una mejor comunicación y conexión entre empleados individuales y departamentos enteros. Estos pasos pueden ayudar a prevenir la formación de la mentalidad de silo y a contrarrestar sus efectos:

1. 2. Unificar la dirección de la empresa

Cuando los equipos ejecutivos de una empresa están plenamente comprometidos y unificados en su visión de la empresa, dan ejemplo a otros líderes de toda la compañía y fomentan el trabajo cooperativo, la confianza interdepartamental, la colaboración y la capacitación personal. Los líderes que están de acuerdo con las metas de la empresa a corto y largo plazo y con los objetivos departamentales pueden animar a cada empleado a trabajar para alcanzar esas metas comunes.

Relacionado: Cómo ser un líder colaborador en el trabajo

2. Recordar la visión de la empresa y los objetivos comunes

Cuando los trabajadores de una empresa participan en la creación de una visión y el establecimiento de objetivos prioritarios para la empresa, es más fácil que todos los empleados sientan que su perspectiva es valiosa. Aunque los directivos y gerentes pueden guiar este proceso y redactar estos objetivos, es importante que cada empleado entienda claramente cómo su trabajo contribuye al éxito de la empresa. Cuando todo el mundo trabaja en pos de unos objetivos comunes, los empleados pueden estar más dispuestos a cooperar y a hacer un esfuerzo personal. Reiterar la visión y los objetivos de la empresa con frecuencia puede ayudar a mantener a todos en el camino y centrados.

Relacionado: Declaraciones de visión: Consejos, ejemplo e importancia

3. Trabajar, formarse y aprender juntos

Los ejercicios de creación de equipos, los eventos interdepartamentales y los seminarios de formación proporcionan valiosas oportunidades para que los empleados trabajen juntos y se vean como parte de un equipo, y ayudan a construir relaciones fuera de los patrones de trabajo normales. Cuando los empleados trabajan cerca unos de otros, se puede fomentar la colaboración y la creación de relaciones.

Relacionado: ¿Cuáles son los diferentes tipos de formación en el trabajo?

4. Fomentar la comunicación frecuente entre departamentos

Ofrecer y aprovechar las oportunidades de comunicación de los departamentos puede ayudar a mejorar la toma de decisiones y la colaboración. Esto puede implicar la reelaboración de algunos procedimientos de desarrollo y aprobación, o un esfuerzo de colaboración más formal como los consejos o juntas interdepartamentales.

Relacionado: Guía para mejorar la comunicación del equipo en el trabajo

5. Motivar a los equipos

Los incentivos son una buena forma de motivar a los equipos para que colaboren. Los supervisores pueden vincular los incentivos a un objetivo de rendimiento que los equipos deban alcanzar juntos. Los aumentos de sueldo y las primas son sólo algunos ejemplos de incentivos que fomentan el trabajo en equipo, la productividad y el esfuerzo individual.

Relacionado: 11 ideas de reconocimiento a los empleados que harán que se sientan valorados

6. Diseño para la colaboración

Al tener en cuenta la colaboración al planificar los edificios físicos, los espacios de trabajo y los procesos de aprobación, las empresas pueden demostrar que la colaboración es una prioridad absoluta. He aquí algunas formas en que el diseño puede fomentar la colaboración interdepartamental:

  • Crear salas de reuniones más pequeñas pero accesibles en los edificios de oficinas
  • Eliminar las reuniones innecesarias y reducir la duración de las mismas
  • Implementar un sistema de formación o educación entre departamentos
  • Creación de un marco para la retroalimentación constructiva entre departamentos
  • Formar equipos interdepartamentales
  • Instalar un software de colaboración que facilite el intercambio de información entre los empleados

Relacionado: 9 pasos para construir una cultura de colaboración exitosa

7. Medir el progreso

Una vez que el objetivo general de la empresa está claro, es importante medir el progreso de las iniciativas de colaboración con regularidad. Puede medir el progreso de la empresa mediante:

  • Establecer un calendario para la consecución del objetivo común.
  • Establecer puntos de referencia específicos que deben alcanzarse
  • Delegar tareas a equipos específicos y/o empleados individuales
  • Programar reuniones periódicas para hablar de los progresos tanto del equipo como de los individuos.