Los 7 pasos del método científico (y cómo utilizarlo)

Una carrera científica implica el uso de diversos procesos y métodos para llegar a conclusiones. Si planeas seguir una carrera científica, es útil entender algunos métodos clave que podrías utilizar y encontrar en tus tareas diarias.

Uno de los procesos más utilizados es el método científico, que consiste en seguir una serie de pasos para probar una hipótesis y llegar a una conclusión.

En este artículo hablaremos de qué es el método científico, de los siete pasos que hay que seguir y de cómo utilizarlo en las aplicaciones científicas.

¿Qué es el método científico?

El método científico es un proceso que se utiliza cuando se realizan experimentos y se exploran observaciones. Algunas áreas de la ciencia se basan más en este método para responder a las preguntas, ya que son más fáciles de comprobar que otras áreas. El objetivo de este método es descubrir las relaciones entre causa y efecto en diversas situaciones y aplicaciones.

Al seguir el método científico, los científicos deben formular preguntas, reunir y observar las pruebas y determinar si las respuestas a sus preguntas pueden encontrarse a través de esas pruebas. Los científicos también utilizan el método para determinar si toda la información presentada y encontrada puede combinarse para crear una respuesta lógica. El método científico proporciona una forma de aplicar métodos lógicos y racionales de resolución de problemas a las preguntas científicas.

Relacionado: ¿Qué es un científico? Definición y tipos de científicos

Los siete pasos del método científico

Según el tipo de pregunta que se formule, el tipo de ciencia que se aplique y las leyes que se apliquen a esa rama concreta de la ciencia, puede que tengas que modificar el método y alterar o eliminar uno o varios de los pasos. A continuación se presentan los siete pasos del método científico ilustrados con un ejemplo de hipótesis científica:

1. Haga una pregunta

El primer paso del método científico consiste en formular una pregunta a la que se quiere dar respuesta. Esta pregunta incluirá uno de los iniciadores clave, que son cómo, qué, cuándo, por qué, dónde, quién o cuál. La pregunta que se formule también debe poder medirse y responderse mediante la experimentación. A menudo es algo que puede medirse con un resultado numérico, aunque los resultados conductuales también forman parte del método científico.

Ejemplo: Tal vez, quieran probar un experimento sobre la relación causal entre la música y ciertos animales domésticos.

Una buena pregunta para empezar podría ser: ”¿Influye la música en el comportamiento de ciertas especies de animales domésticos, como los caninos y los felinos?”

2. Realizar investigaciones

Una vez formulada tu pregunta, realiza una investigación preliminar de antecedentes para prepararte para el experimento. Puedes encontrar información a través de búsquedas en línea o en tu biblioteca local, dependiendo de la pregunta que estés formulando y de la naturaleza de los datos de fondo. También puede encontrar estudios y experimentos anteriores que pueden ayudarle en su proceso y conclusiones.

En este caso, podría empezar revisando estudios científicos anteriores para encontrar experimentos con animales relacionados con sus reacciones a la música. La clave para encontrar información pertinente podría ser buscar estudios que estudien el comportamiento de los animales en relación con el arte o los animales domésticos directamente afectados por la música.

Relacionado: Cómo convertirse en investigador científico

3. Establecer su hipótesis

Una hipótesis es una conjetura que trata de responder a una pregunta que puede probarse sistemáticamente. Tu hipótesis también debe incluir tus predicciones que puedes medir a través de la experimentación y la investigación.

Ejemplo: Basándose en su investigación, empieza a afinar sus pensamientos sobre lo que probablemente ocurrirá: “Si pongo música clásica, mi perro y mi gato permanecerán en la habitación conmigo. Si pongo música de rock and roll, mi perro y mi gato saldrán de la habitación.”

4. Poner a prueba su hipótesis mediante la realización de un experimento

A continuación, comprueba tu hipótesis realizando un experimento. Tu experimento es una forma de comprobar cuantitativamente tus predicciones y debe poder ser repetido por otro científico.

Ejemplo: Decides probarlo: Llevas al gato y al perro a la misma habitación donde hay un equipo de sonido. Pones música clásica a un volumen bajo. Ambos animales permanecen en la habitación. A continuación, cambia la música científica a rock and roll al mismo volumen. Ambos animales permanecen en la habitación.

5. Haz una observación

Evalúa tu proceso científico y asegúrate de que las condiciones siguen siendo las mismas a lo largo de todas las medidas de prueba. Si cambias algún factor en tu experimento, mantén todos los demás igual para mantener la equidad. Después de completar el experimento, repítelo unas cuantas veces más para asegurarte de que los resultados son precisos.

Ejemplo: Al revisar la causa y el efecto de tu experimento, observas que, a pesar de lo que habías pensado que iba a ocurrir, no fue así. Más concretamente, el tipo de música que se reproduce no influyó en la reacción de los animales.

Por lo tanto, ajusta su hipótesis para afirmar que los animales reaccionarán en función del volumen de la música. Realiza otro experimento, poniendo música clásica a un volumen bajo y luego a un volumen alto. Los animales permanecen en la sala cuando la música es tranquila y abandonan la sala cuando la música es alta.

6. Analizar los resultados y sacar una conclusión

Ahora puedes tomar los resultados de tu experimento y analizarlos para determinar si apoyan tu hipótesis.

Sacar una conclusión significa determinar si lo que creías que iba a ocurrir realmente sucedió. Si no ocurrió, puedes crear una nueva hipótesis y volver al cuarto paso, y realizar un nuevo experimento para probar tu nueva teoría. Si lo que has hipotetizado ha sucedido durante la fase de experimentación, el último paso es reunir tus conclusiones y presentarlas a los demás.

Ejemplo: Determina que el comportamiento de los animales se ve más afectado por el volumen de la música que se escucha que por el tipo de música que se toca.

7. Presentar los resultados

El método para presentar tus conclusiones depende de tu posición y nivel científico. Si presentas un proyecto en la feria de ciencias, es probable que comuniques tus hallazgos en un informe escrito, en un tablón de anuncios o durante una presentación en el evento. Si eres un científico de profesión, puedes presentar tus hallazgos en una publicación científica o a tus supervisores.

Ejemplo: Escriba un informe formal y prepare una presentación oral para compartir sus conclusiones.

Relacionado: 10 fascinantes carreras de biología