El método socrático de enseñanza: definición, beneficios y consejos

La enseñanza puede mejorarse mediante numerosos enfoques. El método socrático es uno de ellos. Si aprendes más sobre este método, podrás saber si es adecuado para tu clase.

En este artículo, analizamos los componentes del método socrático, sus ventajas y algunos consejos para aplicarlo en el aula.

¿Qué es el método socrático de enseñanza?

El estilo de enseñanza socrático utiliza preguntas para fomentar la participación de los alumnos y aumentar el valor de sus aportaciones al aprendizaje. Cuando los profesores hacen preguntas en lugar de limitarse a dar información, los alumnos pueden explorar nuevos temas. Como no hay respuestas correctas definidas, el método fomenta el diálogo y la diversidad de pensamiento. Los cuatro elementos principales del método socrático en el aula son los siguientes:

Preguntas reflexivas

A menudo, el método socrático de enseñanza comienza con la revisión de una lectura, un vídeo, una conferencia o un concepto fundamental. El profesor pide a los alumnos que exploren algunas cosas como

  • Su resumen del tema
  • Por qué puede importar el tema
  • Cómo se relacionan con el tema

Por ejemplo, si los estudiantes están leyendo un artículo sobre un tema social de actualidad, como los sin techo, el instructor podría preguntarles qué han aprendido sobre él, cómo han cambiado sus opiniones desde que leyeron el artículo y la importancia de aprender sobre él. A continuación, el instructor podría seleccionar a otros estudiantes para que compartan sus puntos de vista y se respondan unos a otros.

Relacionado: Relacionado: 8 cualidades de un buen profesor (y consejos para desarrollarlas)

Expresión individual

En lugar de concentrarse en los acontecimientos o en los hechos, el método socrático se centra en lo que cada uno tiene que decir. Esto ayuda a los alumnos a establecer su autoridad al compartir sus opiniones, en lugar de limitarse a citar a otros. La expresión individual puede ayudar a los alumnos a reconocer las diferencias de opiniones y culturas, en lugar de convencerles de una única forma correcta de pensar.

Relacionado: Cómo Responder a «¿Cuál Es Su Filosofía de Enseñanza?»

Malestar productivo

A veces, con el método socrático, los alumnos pueden explorar temas desconocidos. Esto puede ayudar a crear un ambiente en el que los estudiantes pueden expresar emociones u opiniones por primera vez. El debate puede beneficiarse de que el instructor elija a los estudiantes al azar para que expresen su opinión o añadan sus pensamientos. Esto puede ayudar a mantener a los estudiantes alerta y capaces de conversar sobre sus pensamientos más importantes.

Temas complejos

Al final de un debate, puede haber más preguntas que respuestas en una clase socrática. Por ejemplo, si se discute un poema, las personas pueden tener diferentes interpretaciones de los temas, imágenes y metáforas. Al iniciar la discusión, los alumnos pueden pensar que pueden determinar el significado del poema, pero descubren que hay más de un significado. Esto puede permitir a los alumnos comprender que las diferentes situaciones pueden ser complejas y hace hincapié en el proceso y la discusión más que en el aprendizaje de hechos.

Beneficios del método socrático

Al considerar las técnicas de enseñanza, es importante entender cómo pueden beneficiar tanto sus habilidades de enseñanza como el aprendizaje de sus estudiantes. Algunas de las razones por las que podría considerar el método socrático en su clase general o para enseñar ciertas materias son:

  • Desarrolla la capacidad de pensamiento crítico
  • Fomenta el pensamiento rápido
  • Inspira la preparación y la atención
  • Promueve el aprendizaje activo
  • Permite un análisis en profundidad
  • Reconoce las diferencias de opinión y fomenta la inclusión

Consejos para utilizar el método socrático

Estos son algunos consejos que pueden ayudarte a utilizar el método socrático de forma eficaz:

Establecer directrices

Establezca directrices y sea transparente con su método de enseñanza para que sus alumnos puedan responder y participar. Dado que el método socrático se basa en la conversación, asegúrese de que se aprende los nombres de los alumnos y de que ellos se aprenden los de los demás. Una vez que todos se conozcan, explícales que pueden escuchar activamente y discutir los temas con los demás. Esto significa contribuir con algo más que una sola frase o pensamiento y participar en toda la clase. Además, sugiera que centren sus comentarios en conceptos y no en una narración personal.

Relacionado: Pregunta de la entrevista: «¿Cuál es su estilo de gestión del aula?»

Sea paciente

Los alumnos pueden tardar en adaptarse a este método de enseñanza, por lo que una discusión activa y constante puede llevar algún tiempo. A veces, los alumnos pueden ser tímidos a la hora de responder, por lo que la sala puede quedar en silencio. Es importante sentirse cómodo en el silencio y dejar que los alumnos se tomen su tiempo para responder a las preguntas. Si después de 10 segundos sigue sin haber respuesta, considere la posibilidad de reformular la pregunta o de elegir a un alumno al azar para que responda.

Relacionado: Las 10 mejores habilidades que debes incluir en tu currículum de profesor

Fomente la comodidad con la incomodidad

La llamada en frío, o la selección de alumnos al azar para que respondan a las preguntas, es una forma de fomentar la tensión en el aula. Cada persona prepara una respuesta y puede o no contribuir a la discusión. También puede mezclar a los estudiantes en discusiones de grupos pequeños para alejarlos de sus cómodos amigos o agrupaciones. La incomodidad ofrece a los alumnos la oportunidad de explorar los temas de formas nuevas que pueden cambiar su forma de pensar o lo que piensan sobre ciertos temas.

Hacer preguntas aclaratorias

Hacer preguntas en respuesta a las respuestas de los estudiantes es importante para mantener un diálogo. Esto ayuda a los alumnos a pensar más allá de una descripción de lo que han leído o aprendido y a explorar más el motivo por el que el tema es importante o está relacionado. Puedes preguntarles qué les ha parecido un tema, si han vivido situaciones parecidas, cómo se sienten ellos o alguien al respecto y cuáles creen que son las intenciones del autor.

Relacionado: ¿Qué son las preguntas aclaratorias y cuándo hay que hacerlas?

Aprender con los alumnos

Es importante ser un alumno activo con los estudiantes. Esto significa hacer saber a los alumnos que no les estás proporcionando información que no conocen, sino que estáis explorando un tema juntos. Del mismo modo, está bien admitir que no se sabe la respuesta a una pregunta. Esto demuestra a los alumnos que el aprendizaje es un proceso que continúa más allá del aula. Esto es importante a la hora de deconstruir lo que los alumnos creen saber sobre el aula. Anímeles a verle como un compañero en la discusión, más que como un profesor de información.

Sé breve

En la medida de lo posible, sólo proporcione breves interjecciones o lecciones en miniatura. Es importante que la participación de los alumnos ocupe la mayor parte del tiempo de la lección. Las conferencias o discursos largos pueden ser eficaces en determinadas situaciones, pero el método socrático anima a los alumnos a explorar los temas por su cuenta sin proporcionarles una lista de la información necesaria.

Fomenta la innovación

Fomente el pensamiento que pueda desviarse de la idea grupal de lo normal, siempre y cuando sea una consideración seria. El método socrático funciona mejor cuando los estudiantes y los instructores piensan fuera o más allá de lo que los estudiantes pueden haber aprendido previamente. Premie el pensamiento creativo y haga preguntas aclaratorias para ayudar a los demás estudiantes a comprometerse con esa idea.

Solicita una amplia cobertura

Considere la posibilidad de utilizar el método socrático tanto en las clases grandes como en las pequeñas. Si su clase tiene más de 20 alumnos, puede fomentar más el tiempo en grupos pequeños, lo que permite a los alumnos compartir sus puntos de vista entre sí. Si la clase es más pequeña, considere la posibilidad de hacer preguntas por parejas e imprevisibles para fomentar el debate.