Guía para utilizar el método Teach-Back (con consejos)

La educación de los pacientes es un aspecto esencial de la asistencia sanitaria. Sin embargo, asegurarse de que los pacientes entienden lo que se les dice es tan importante como compartir la información con ellos.

En este artículo, analizamos qué es el método teach-back, las ventajas de utilizarlo, cómo usarlo y consejos para ponerlo en práctica.

Un día en la vida de un enfermero: Actividades y deberes diarios típicos

¿Qué es el método teach-back?

El método teach-back es una técnica de educación del paciente que le ayuda a comprobar su comprensión de información sanitaria importante. Consiste en pedir a los pacientes que te repitan la información para asegurarte de que la has explicado de forma que los pacientes la entiendan fácilmente. Puede utilizar el método teach-back con los pacientes y sus familias para evaluar su comprensión de cosas como:

  • Opciones de atención
  • Diagnósticos
  • Rehabilitación física
  • Pronósticos

Pedir a los pacientes que le devuelvan la información confirma su capacidad para seguir las instrucciones y entender lo que usted les dijo. Esto ayuda a los pacientes a recordar la información importante que usted compartió. Sin embargo, difiere del método «muéstrame», que consiste en pedir a los pacientes que demuestren cómo realizarían una tarea específica.

Algunos profesionales sanitarios no utilizan el método teach-back porque les preocupa que requiera demasiado tiempo. Sin embargo, el uso de este método para compartir información y comprobar la comprensión a menudo sólo requiere unos minutos. Además, el hecho de proporcionar claridad y evitar malentendidos puede reducir el tiempo que se dedica a discutir la misma información con los pacientes en una futura cita.

Relacionado: Habilidades sanitarias: Definiciones y ejemplos

Beneficios del método teach-back

El método teach-back es una herramienta valiosa para garantizar que se ha explicado correctamente la información sanitaria esencial. El uso de esta herramienta ofrece una variedad de beneficios, tales como:

  • Construir la confianza entre pacientes y proveedores: El método teach-back puede ayudar a que los pacientes confíen más en sus proveedores de atención sanitaria porque éstos dedican tiempo a asegurarse de que los pacientes entienden su diagnóstico y las opciones de atención.

  • Identificar los malentendidos más comunes: Los profesionales sanitarios que utilizan el método teach-back pueden identificar ciertos temas o explicaciones que los pacientes malinterpretan constantemente, lo que les ayuda a encontrar oportunidades para ajustar sus estrategias de comunicación.

  • Mejorar la satisfacción de los pacientes: Los pacientes pueden sentirse más satisfechos y respetados cuando utilizas el método teach-back porque te centras totalmente en su comprensión personal de la información y las instrucciones.

  • Mejorar los resultados de los pacientes: Los pacientes que aprenden con el método teach-back pueden tener mejores resultados en el tratamiento, ya que comprenden mejor cómo cuidarse.

  • Aumentar la adherencia de los pacientes: Como el método teach-back se basa en la comprensión de la información por parte del paciente, es más probable que éste siga las instrucciones de cuidado porque las entiende.

  • Reducir las llamadas o las citas de seguimiento: El método teach-back verifica que los pacientes saben cómo cuidarse correctamente, reduciendo potencialmente el número de citas de seguimiento para tratamientos o explicaciones adicionales.

Relacionado: Habilidades de comunicación para el éxito profesional

Cómo utilizar el método teach-back

Siga estos pasos para utilizar el método teach-back con los pacientes y sus familias:

Planifica lo que vas a decir

Prepara la información que le vas a contar a tu paciente. Planifique cómo le pedirá que le devuelva la información. Por ejemplo, determine si les pedirá que le digan tres ideas generales relacionadas con sus cuidados, información específica sobre los medicamentos o los pasos a seguir para un tratamiento concreto.

Entregar la información al paciente

Comience a compartir la información con el paciente. Considere la posibilidad de entregar la información en pequeñas secciones. Esto ayuda al paciente a procesar mejor la información y le permite a usted comprobar la comprensión a lo largo de la explicación y no al final.

Relacionado: ¿Qué son las habilidades de comunicación verbal? (Ejemplos y cómo mejorar)

Pida al paciente que le devuelva las enseñanzas

Pide a tu paciente que te devuelva la información. Es importante hacerlo varias veces durante la conversación para evitar malentendidos. Pídale que le explique la información sin repetir exactamente lo que usted ha dicho palabra por palabra. Así te aseguras de que entiendan realmente lo que les has dicho.

Si su paciente completa con éxito el teach-back, continúe su conversación para explicar la siguiente sección de información. Si no lo hace, intente explicar la misma información de forma alternativa. Siga pidiéndoles que hagan el teach-back hasta que dominen la información.

Consejos para implementar el método teach-back

Ten en cuenta estos consejos para ayudarte a dominar y utilizar el método teach-back:

  • Haga preguntas abiertas. Utilice preguntas abiertas para comprobar la comprensión y animar a los pacientes a dar algo más que «sí» o «no» respuestas a las preguntas.

  • Pregunte a los pacientes cuál es la mejor forma de aprender. Pregunte a los pacientes cómo les gusta más aprender, por ejemplo, a través de vídeos o de la lectura, y asegúrese de utilizar estos recursos en su explicación o de ofrecerlos como formas adicionales de aprender.

  • Evite poner a prueba los conocimientos del paciente'. Asegúrate de que el paciente sepa que estás evaluando lo bien que has explicado el concepto, no probando sus conocimientos personales.

  • Evite utilizar la jerga médica. Proporcione sus explicaciones utilizando un lenguaje sencillo que el paciente entienda, y sólo incluya jerga o términos complejos cuando sea necesario.

  • Ten en cuenta tu lenguaje corporal. Piensa en cómo afecta tu lenguaje corporal a la comunicación con el paciente y considera la posibilidad de sentarte en un nivel similar con tus pacientes para animarles a sentirse cómodos cuando te transmitan información.

  • Demostrar empatía. Utiliza un tono afectuoso y empático para compartir información con tus pacientes, ayudándoles a sentirse más cómodos aprendiendo de ti y enseñando información de vuelta.

  • Discutir la devolución de la enseñanza en las reuniones de personal. Utilice las reuniones de personal como una oportunidad para compartir historias de enseñanza, como algo que ayudó a los pacientes o una nueva técnica para utilizar en el método.

  • Da la información en pequeñas secciones. Entregue la información en pequeñas secciones para evitar abrumar a su paciente y permitirle procesar la información.

  • Proporcionar folletos de referencia. Utilizar materiales escritos o folletos con imágenes para enfatizar la información importante y proporcionar a los pacientes un recurso durante su aprendizaje.

  • Practicar la técnica. Practica con el método teach-back y perfecciona tu proceso hasta que el uso de esta técnica se convierta en parte de tu rutina.

  • Empieza despacio. Considere la posibilidad de utilizar el método teach-back con un paciente cada vez hasta que se sienta cómodo utilizándolo con todos sus pacientes.

  • Forme a todo el personal en el método teach-back. Asegúrese de que todos los miembros del personal, incluidos los que no son clínicos, utilicen el sistema teach-back para comprobar que se entienden cosas como la hora de llegada a la cita y lo que hay que llevar.

  • Utiliza el método «muéstrame». Incorpore el método «muéstrame» a su instrucción para pedir a los pacientes que demuestren lo que van a hacer, por ejemplo, cómo van a utilizar su inhalador o a tomar determinados medicamentos.