Glosofobia: Consejos para superar el miedo a hablar en público

Muchas personas experimentan ansiedad cuando se enfrentan a situaciones de hablar en público, ya sea dando una presentación a un departamento o pronunciando un discurso ante una gran audiencia. Afortunadamente, es posible superar este miedo, conocido en la comunidad médica como glosofobia. Con un poco de práctica y algunas técnicas, puede convertirse en un orador público más seguro. En este artículo, exploramos el tema de la glosofobia y ofrecemos formas de ayudarle a superar su miedo a hablar en público.

¿Qué es la glosofobia?

La glosofobia, el miedo a hablar en público, es una de las condiciones de ansiedad más comunes en el mundo. Los síntomas de la glosofobia incluyen:

Falta de aliento
El corazón de las carreras
La transpiración
Mareo
Sensación de pánico

Aunque algunas personas que sufren glosofobia pueden requerir una intervención médica, como psicoterapia y medicación, para muchas, la aplicación de algunas técnicas aliviará el malestar que asocian a hablar en público.

Relacionado: La clave para escribir un discurso con éxito

¿Por qué la gente tiene miedo de hablar en público?

Hay algunos factores que explican por qué todo el mundo experimenta cierto grado de miedo a hablar en público y por qué algunos lo experimentan más que otros. Entre ellos están:

  • Su composición natural: Algunas personas son simplemente más precavidas o han desarrollado esta característica a una edad temprana. Si usted es una persona ansiosa por naturaleza cuando está rodeado de otras personas, es posible que experimente una aceleración de los latidos del corazón o que le suden las palmas de las manos cuando está frente a un grupo, pero eso no significa que no pueda&#x2019superar sus miedos.
  • Nociones preconcebidas: A veces, cuando te preocupas por lo que consideras una debilidad, puedes llegar a convencerte de que es cierto. Si un recuerdo o una historia que escuchaste te hace sentir ansioso, podrías estar trabajando contra ti mismo innecesariamente. Si tuvo una mala experiencia al hablar frente a un grupo, puede temer que se repita esa misma experiencia en una futura intervención.
  • Falta de experiencia: Como con cualquier otra cosa, la mejora llega con la práctica. Cuanto más hable en público, más fácil le resultará.

Relacionado: 10 consejos para hacer una buena presentación

Cómo superar el miedo a hablar en público

Si viene preparado y aprende a conectar con su entorno para ayudarle a transmitir confianza, puede sorprenderse gratamente de lo poco que hay que temer realmente al hablar en público. He aquí algunas formas de superar la ansiedad antes y durante la oratoria:

Prepárese antes de su discurso

Venir preparado es la forma más importante de adquirir confianza. Cuando prepare su discurso, asegúrese de hacerlo:

  • Conozca su material. Dedica un poco de tiempo a investigar el tema y a confirmar tus argumentos.

  • Descubre las pautas de tu discurso. Reduce tu ansiedad planificando con la mayor antelación posible. Familiarícese con las expectativas del organizador y con el tiempo que se espera que hable.

  • 19. Calcula la logística. Intenta visitar el lugar para sentirte más cómodo con el espacio. Si tienes previsto utilizar ayudas visuales o de audio, averigua si el lugar puede acomodarlas y pruébalas de antemano.

  • Ensaya tu discurso. Repasa tu presentación completa varias veces, incluidos los componentes visuales. Si es posible, practique delante de personas con las que se sienta cómodo, como su familia o amigos. Si se siente especialmente cómodo con su presentación, ya que empezar con confianza le ayudará a superar la experiencia.

  • Organícese. Para organizar tus ideas, crea un esquema o anota tus temas de conversación en tarjetas. Incluya notas para cuando tenga que cambiar a la siguiente diapositiva, de modo que su ayuda visual coincida correctamente.

  • Planifica tu equipo con antelación. Ten en cuenta el tipo de ropa que necesitas llevar en función del evento y el lugar de celebración, y asegúrate de que tu ropa no tenga arrugas ni manchas. Verte y sentirte bien puede aumentar tu confianza.

  • Haz algo calmante o energizante de antemano. Tanto una sensación de calma como un subidón de energía pueden ponerte en un buen estado de ánimo. La meditación, los ejercicios de respiración o una buena sesión en el gimnasio son formas de calmar los nervios.

  • Incorpore accesorios y extras. Otra forma de manejar la ansiedad de hablar en público es incorporar herramientas que disminuyan el énfasis en su discurso. Si procede, puedes integrar extras en tu presentación, como un vídeo, una actividad con el público o un panel de preguntas y respuestas. Otra táctica es utilizar tus diapositivas como guía, lo que puede ayudarte a mantenerte sincronizado con las señales visuales.

Relacionado: Cómo mejorar tus habilidades para hablar en público (con ejemplos)

Técnicas para durante su discurso

Conocer tu material y tu entorno te pondrá en el camino correcto, pero también hay algunas cosas que puedes hacer para mantener la confianza y la compostura. Cuando hable en público, intente hacerlo:

  • Acuérdate de respirar. Realizar ejercicios de respiración profunda justo antes de tu presentación puede ayudarte a relajarte y sentirte más tranquilo. Además, respirar conscientemente a lo largo de tu discurso puede ayudar a tu ritmo y permitirte hacer pausas naturales.

  • Haz partícipe a tu público. Intente pensar en su presentación como una conversación con el público. Si se presenta ante un grupo más pequeño, acepte preguntas después de explicar una idea principal antes de pasar a otra. Esto puede ayudar a la audiencia a asimilar mejor su contenido y mantenerlos—y a usted—centrados. Si tiene la oportunidad de mezclarse con los miembros del público de antemano, esto también puede ayudarle a sentirse más cómodo.

  • Manténgase positivo. Si los pensamientos negativos y las dudas sobre uno mismo entran en tu mente, intenta recordar un lado positivo para contrarrestarlos. Por ejemplo, si le preocupa olvidar un tema de conversación, recuérdese que siempre puede tomarse un tiempo extra para revisar sus notas y recordar en qué punto de su discurso se encuentra.

  • Oscurece la habitación. Si es posible, intente atenuar las luces que iluminan al público para que no pueda ver sus caras. Puede que te resulte más fácil mirar a la multitud sin centrarte en sus expresiones. Del mismo modo, centrar la vista en un punto justo por encima del público también puede dar la apariencia de que estás mirando a la multitud sin tener que establecer contacto visual.

  • Tómatelo con calma. Si ralentizar tu discurso te ayuda a respirar más y a sentirte relajado, no hay razón para no aprovechar esta técnica. Ralentizar el ritmo de tu discurso también puede ayudar al público a entenderte mejor y permitirle absorber cada punto.

  • A veces, un lenguaje corporal sonriente y relajado ayuda. Sonreír puede reducir su tensión y ayudarle a sentirse más cómodo. Sonreír antes de pronunciar tu discurso aumenta tus posibilidades de captar la atención de tu público y atraerlo. Intente pensar en un chiste o un momento divertido para que su sonrisa sea genuina. Si una sonrisa no es apropiada debido a un tema más pesado, aún puede beneficiarse si recuerda comenzar y terminar con el tipo de lenguaje corporal que le permite sentirse más relajado y conectado.

  • Acepte sus errores. Si pronuncia mal una palabra, tómese el tiempo necesario para pronunciarla correctamente y siga adelante. En la mayoría de los casos, el público no prestará especial atención a tus errores y se centrará más en el tema que estás presentando.

Relacionado: 15 consejos y trucos para hablar en público en tu próxima presentación

Te recomendamos

20 Fuentes de caligrafía para animar su próximo proyecto

Cómo convertirse en productor

Cómo pronosticar las ventas de productos y por qué puede beneficiar a su negocio

Cómo hacer una foto profesional (con consejos)

¿Qué vestir para una cena de negocios?

¿Qué es una estrategia de operaciones de marketing?