Cómo negociar en cada etapa de tu carrera profesional

Saber negociar es una habilidad importante que puede ayudarte en cualquier etapa de tu carrera. Ser eficaz a la hora de negociar con la gente le ayudará, en última instancia, a conseguir y mantener la satisfacción en el trabajo e incluso puede mejorar su empresa.

En este artículo, hablaremos de cuándo negociar en tu carrera y de cómo negociar eficazmente en cada etapa de tu vida profesional.

Cuándo negociar en tu carrera

Hay muchas situaciones en las que puedes negociar a lo largo de tu carrera. Desde acordar un salario inicial hasta firmar su paquete de jubilación, la negociación suele ser una parte integral de cada paso de su vida profesional. Conocer los diferentes escenarios que pueden requerir una negociación puede ayudarle a prepararse mejor para cuando estas situaciones se presenten. Los casos más comunes en los que puede negociar a lo largo de su carrera son:

Las ofertas de empleo

Aceptar un nuevo trabajo conlleva muchas oportunidades de negociación. El salario inicial, los beneficios, el tiempo libre de trabajo y otros acuerdos contractuales pueden negociarse si no satisfacen tus necesidades y expectativas personales.

Aumentos o ascensos

Al igual que cuando se empieza un nuevo trabajo, aceptar un ascenso o un aumento de sueldo también ofrece la posibilidad de negociar ciertas condiciones. Por ejemplo, aceptar un ascenso suele conllevar una mayor responsabilidad, por lo que puede ser necesario negociar para asegurarse de recibir una compensación adecuada.

Negociación de empleado a empleado

Si forma parte de un equipo o dirige un grupo de personas en su trabajo, es posible que tenga que participar regularmente en negociaciones entre empleados. Algunos ejemplos son la negociación de la carga de trabajo individual entre los miembros del equipo, el acuerdo de un plazo y la resolución de desacuerdos en el lugar de trabajo.

Negociaciones con terceros

Algunos trabajos requieren que los empleados negocien con personas ajenas a la empresa. Por ejemplo, un vendedor puede tener que negociar un contrato con un cliente que satisfaga las necesidades tanto del cliente como de la empresa.

Relacionado: Habilidades de negociación: Definición y ejemplos

Cómo negociar con eficacia

A continuación se indican algunos pasos útiles para participar en las negociaciones comerciales:

  1. Conozca su valor.
  2. Investigar.
  3. Pida lo que quiera
  4. Esté dispuesto a escuchar.
  5. Vea la situación desde todos los ángulos.
  6. Elige el mejor momento para negociar.
  7. Manténgase centrado y práctico.
  8. Tómate tu tiempo.
  9. Considera las alternativas.
  10. Tenga confianza en su capacidad de negociación.
  11. Estar dispuesto a marcharse.

1. Conozca su valor

Todo el mundo tiene algo único e importante que ofrecer a su empresa. Te han contratado por una razón–a menudo por un determinado conjunto de habilidades que posees y que son importantes para tu lugar de trabajo. Conocer su valía y el valor específico que ofrece a su empresa puede dotarle de la confianza necesaria para negociar con éxito en cada etapa de su carrera.

Si no está seguro de cómo expresar su valor para su empresa, considere los siguientes factores que pueden afectar a su valor como empleado:

  • Cuántos años de experiencia en el sector tiene
  • Su nivel de formación
  • Certificaciones o licencias que posee
  • Tu conjunto de habilidades en relación con tu puesto
  • ¿Cuántos años de experiencia en liderazgo tiene?
  • Cualquier reconocimiento que haya recibido en su sector

Cada uno de estos factores puede influir en tu valor como empleado y entrar en una negociación armado con estos activos puede ayudar a enfatizar tu valor único para tu lugar de trabajo.

2. Investigue

Saber lo que quieres en cualquier negociación es clave para establecer un objetivo final alcanzable y concreto. Por ejemplo, en lugar de ir a una negociación con el vago deseo de un aumento de sueldo, tener una cifra sólida y realista en mente puede guiar las negociaciones y, en última instancia, ayudarle a conseguir lo que quiere. Si no sabe lo que quiere, tómese un tiempo para investigar antes de iniciar una negociación.

Un ejemplo de investigación podría ser estudiar la media del mercado del puesto que se solicita o que se ocupa actualmente para conocer mejor las tarifas salariales. La media del mercado puede darte una línea de base con la que entrar en la negociación y también puede justificar tu petición salarial.

3. Pida lo que quiere

Saber lo que quieres es un paso importante, pero no podrás negociar con éxito si no lo pides activamente. Sin embargo, es importante pedir lo que se quiere de forma considerada para que se entienda lo que se quiere.

Una forma de pedir eficazmente lo que quieres es enfocar el tema que se negocia de forma positiva. Por ejemplo, en lugar de decir “no me pagas lo suficiente,” podrías decir “no siento que se me compense adecuadamente por el trabajo que realizo.” En lugar de echar la culpa al individuo o a las personas con las que estás negociando, utilizar las declaraciones “yo” puede ayudarte a expresar tus sentimientos y necesidades sin ofender a la otra parte.

4. Esté dispuesto a escuchar

Escuchar es una habilidad valiosa en casi todos los aspectos de su carrera. Esto es especialmente cierto cuando se trata de negociar en el lugar de trabajo. Entrar en una negociación sin la voluntad de escuchar a la otra parte puede impedirle no sólo conseguir lo que quiere, sino también conducir a un ambiente poco amistoso.

Una forma de asegurarse de que escuchas es permitir que la otra persona o parte sea la que hable. Para ello, haga preguntas abiertas que animen al otro negociador a responder con algo más que un «sí» o un «no». De este modo, la persona con la que negocia tiene la oportunidad de sentirse escuchada y comprendida, lo que en última instancia les ayudará a llegar a una conclusión mutuamente beneficiosa.

Relacionado: Habilidades de escucha activa: Definición y ejemplos

5. Vea la situación desde todos los ángulos

Al abordar una negociación, es útil tener en cuenta que usted no es el único que se verá afectado por el resultado. Estar dispuesto a ver la situación desde todos los ángulos puede darle una mejor perspectiva sobre el punto de vista de la otra parte durante la negociación. Esto puede ayudarle a mantener la mente abierta y a comprender lo que la otra persona quiere obtener de la negociación.

6. Elija el mejor momento para negociar

Negociar en el momento y en el lugar adecuados puede contribuir a que la situación tenga éxito y a que las negociaciones sean más cómodas para ambas partes. Intentar negociar cuando la otra parte está ocupada, disgustada o no está disponible mentalmente puede provocar un resultado insatisfactorio tanto para usted como para la otra persona. Establezca una hora que funcione mejor tanto para usted como para la otra persona y elija un lugar neutral para ambas partes.

7. Mantenerse centrado y práctico

Algunas negociaciones pueden basarse en cuestiones personales que pueden hacer que te sientas emocionado al discutirlas. Por ejemplo, puede negociar su salario para asegurarse de que todas sus necesidades financieras están cubiertas. Aunque se trata de una situación emocional, la mayoría de los empleadores probablemente responden mejor a un enfoque sensato y basado en hechos que a uno alimentado por las emociones. Céntrese en resolver el problema⁠ – en este caso, en demostrar a su empleador por qué merece un aumento⁠ – para obtener los mejores resultados en la negociación.

8. Tómese su tiempo

Ser flexible con tu tiempo te permite decidir sin sentirte presionado y te da la libertad de acordar los términos que realmente quieres sin importar el tiempo que te lleve.

9. Considerar alternativas

Si bien debe entrar en una negociación con objetivos claros que desea alcanzar, también es importante que considere otras alternativas en caso de que no puedan alcanzarse todos sus objetivos. Por ejemplo, supongamos que quiere negociar un salario más alto. Si su empresa no puede satisfacer esa petición, puede pedirle que considere la posibilidad de cubrir todos los costes de las prestaciones sanitarias como otra opción. Aunque esto no es necesariamente lo que pediste en la negociación, tener cubiertos los costes de las prestaciones sanitarias reducirá tus pagos quincenales o mensuales y pondrá más dinero en tu bolsillo.

10. Confía en tu capacidad para negociar

Tener confianza en su capacidad para negociar puede tener un gran impacto en el éxito general de la negociación. En muchas negociaciones, la otra parte te necesita tanto como tú a ella. Tenga esto en cuenta cuando llegue a un acuerdo y manténgase firme al pedir lo que necesita y merece.

11. Esté dispuesto a alejarse

Es importante ir a una negociación con la voluntad de alejarse si la conclusión no satisface sus necesidades. Por ejemplo, es posible que un posible empleador no cumpla con sus requisitos salariales o no ofrezca las prestaciones adecuadas que son esenciales para usted. En este caso, tendrá que decidir si merece la pena rebajar sus requisitos o si es el momento de buscar en otra parte.

Estar dispuesto a abandonar una negociación es importante porque puede ayudarle a no sentirse presionado para aceptar una oferta o circunstancia que finalmente no desea. Si depende de un determinado resultado y éste no se produce, puede sentir que no tiene más remedio que aceptar la oferta si no está dispuesto a abandonar. Esto puede dejarle insatisfecho y sentirse atascado si la negociación no va según lo previsto.