¿Qué es un monopolio empresarial? (Más ventajas y desventajas)

Un monopolio en los negocios puede ofrecer aspectos positivos y negativos. En el lado positivo, los monopolios pueden centrarse en un público específico y obtener más beneficios. En el lado negativo, hay empresas que tienen poca o ninguna competencia en determinados nichos. La competencia en el mercado libre crea precios sostenibles, innovación y otros beneficios.

En este artículo, exploramos qué es un monopolio en los negocios, cómo funciona, los tipos de monopolios y los pros y contras de un monopolio empresarial.

¿Qué es un monopolio en los negocios?

Un monopolio es cuando una empresa no tiene competencia en un mercado o industria y, por tanto, puede controlar en exclusiva los bienes o servicios. Por ejemplo, si sólo una empresa de Internet presta servicios en un estado como Illinois, tiene el monopolio del servicio de Internet. Como no hay competencia, la empresa puede cobrar lo que quiera, ya que los clientes exigen más.

Los monopolios tienen fama de afectar negativamente a las industrias, pero las circunstancias difieren según las industrias y los mercados. Por ejemplo, si una empresa produce el único purificador de agua del mundo que puede desalinizar y purificar el agua de mar, la empresa tiene un monopolio en ese servicio, pero sigue cumpliendo una función vital para la sociedad.

Relacionado: ¿Qué es la competencia perfecta?

¿Cómo funciona un monopolio?

Un monopolio funciona creando unas condiciones de mercado en las que una empresa tiene la mayoría de los clientes con una cantidad limitada de competencia. Los monopolios dependen de la exclusividad de los productos o servicios que ofrecen o de los contratos de organizaciones privadas o gubernamentales. Algunos gobiernos, especialmente los de mercados libres, fomentan las condiciones económicas con más competencia e innovación, pero aún así pueden formarse monopolios.

Relacionado: Ganancia Normal: Definición, fórmula y ejemplos

Tipos de monopolios empresariales

Aunque un monopolio significa una sola empresa, hay varios tipos de monopolios que pueden formarse según el sector y las circunstancias específicas. He aquí algunos ejemplos de monopolios que pueden existir en un mercado determinado:

Monopolios legales

Los monopolios legales se forman cuando una empresa presenta una patente y obtiene el acceso exclusivo al uso de un producto. Por ejemplo, si una empresa de software desarrolla un programa de contabilidad que mejora el proceso contable mediante una programación especializada, puede solicitar una patente. Esto permite a la empresa ser el único proveedor de este software en el mercado, con derechos exclusivos para producir y distribuir su software. Esto crea un monopolio que depende de los derechos legales de la empresa sobre sus productos y servicios.

Relacionado: Entender cómo funciona una economía de mercado

Monopolios naturales

Los monopolios naturales se forman cuando los proveedores de recursos naturales controlan partes del mercado de servicios públicos. Aunque los monopolios suelen ser ilegales, los monopolios de servicios públicos existen dentro de la ley porque son un servicio necesario para la sociedad. Los monopolios naturales pueden significar que sólo una empresa puede dar servicio a su cuenta de gas, electricidad o agua. En la mayoría de los casos, sin embargo, el cliente puede elegir su proveedor de gas natural o electricidad, pero la empresa de servicios sigue siendo la propietaria y la que presta el servicio.

Monopolios estatales

Los monopolios estatales se forman cuando el gobierno tiene la propiedad total de un producto, negocio o servicio. Por ejemplo, el servicio postal es un monopolio estatal porque es una empresa gubernamental completamente dirigida y controlada por el Estado. Los monopolios estatales existen para fomentar precios y comportamientos más justos en servicios necesarios como los servicios públicos y los servicios postales. El Estado crea normas específicas que el monopolio sigue para beneficiar a los clientes.

Monopolios no naturales

Los monopolios no naturales son una mezcla de monopolios naturales y estatales. Una empresa privada crea un monopolio sobre un producto o servicio que el Estado protege, como una patente. Las patentes permiten a las empresas proteger sus productos y servicios y mantener su condición de monopolio, de modo que ese producto es la única versión que los consumidores pueden comprar. Esto es típico en la industria de los medicamentos, ya que las empresas farmacéuticas crean medicamentos nuevos y más eficaces con las patentes.

Monopolios frente a oligopolios

Los monopolios se producen cuando una empresa opera en exclusiva en un mercado. Los oligopolios se producen cuando sólo unas pocas empresas participan en una industria o mercado. El ejemplo de la empresa de servicios públicos sigue siendo válido, ya que muchas empresas de servicios públicos controlan toda una zona junto a uno o dos competidores. Una sola empresa de servicios públicos puede dar servicio a varios estados o condados, mientras que un competidor similar da servicio a algunos estados o condados que se solapan.

Los monopolios pueden obtener protección del Estado en forma de patentes u otros documentos que conceden derechos exclusivos sobre un producto o servicio, pero los oligopolios rara vez reciben los mismos beneficios. Los oligopolios también pueden fomentar una competencia sana, ya que cada empresa existe en el mismo sector. Un oligopolio permite al consumidor elegir entre unos pocos productos o servicios de alta calidad que mantienen su calidad para fomentar la competencia.

Relacionado: ¿Cuál es la diferencia entre coste marginal e ingresos marginales?

2. Pros de los monopolios empresariales

Los pros de los monopolios existen en ambos extremos del negocio. Las empresas pueden experimentar pros como mayores beneficios, mientras que los consumidores pueden acceder a productos exclusivos. Estos son algunos de los pros de los monopolios empresariales:

  • Competencia limitada: Con menos competencia en el mercado, las empresas pueden centrarse en su producto y menos en superar a la competencia.

  • Mayores ventas: Las empresas que controlan un mercado suelen tener mayores ventas. Pueden cobrar más por los productos o servicios debido a la mayor demanda y a la relación proveedor-cliente.

  • Productos exclusivos: Los consumidores tienen acceso a productos exclusivos, lo que los hace más valiosos.

  • Estabilidad de precios: Incluso con precios más altos, los mercados monopolizados experimentan puntos de precio más estables, ya que no hay competencia que fomente la variación de las tarifas.

  • Más recursos financieros: Al no haber competencia, las empresas suelen gastar menos en marketing e investigación y reasignan los recursos financieros al desarrollo, la producción de productos y el talento de la empresa.

  • Inversiones: Una patente que crea un monopolio para una empresa puede ser un atractivo para los posibles inversores, ya que los monopolios suelen ser rentables para las empresas.

Relacionado: ¿Cómo afecta la oferta y la demanda a los precios?

Contras de los monopolios empresariales

Aunque los monopolios ofrecen muchas ventajas, también hay inconvenientes tanto para la empresa como para el consumidor. He aquí algunos de los posibles contras de un monopolio:

  • Precios: Algunos monopolios suben los precios para satisfacer la demanda de sus productos o servicios. Esto puede afectar a los consumidores haciendo que los productos y servicios sean más costosos a cambio de la exclusividad. Sin embargo, algunos monopolios se centran en mantener los precios más bajos para atraer a una base de clientes más amplia y a nuevos compradores.

  • Consolidación del poder** Monopolizar un sector pone todo el poder político, económico y social de ese sector en una sola empresa. Los gobiernos suelen aprobar leyes que regulan o restringen la cantidad de poder que las empresas pueden consolidar para proteger a los consumidores.

  • Menos opciones: Los consumidores tienen menos opciones de bienes y servicios, lo que también puede impedirles adquirir esos bienes o servicios si se salen de los presupuestos. Esto puede afectar tanto a las empresas como a los consumidores, ya que un menor número de personas puede adquirir el producto.

  • Discriminación de precios: Algunas empresas monopolizadas practican la discriminación de precios. Esto significa cobrar a un cliente más por los mismos productos o servicios que a otro cliente de una zona o grupo demográfico diferente. Sin embargo, muchas empresas evitan esta práctica para satisfacer a una base de clientes más amplia.