10 cosas que hacer cuando no hay suficiente que hacer en el trabajo

Es habitual que haya días en los que su carga de trabajo sea ligera y necesite tareas o responsabilidades adicionales para llenar su tiempo. Sin embargo, si te quedas sin trabajo a mitad del día, puede ser difícil mantener la motivación, y tener demasiados de estos días puede cambiar tu percepción del lugar de trabajo. En lugar de permitir que este suceso cambie su percepción del trabajo, hay medidas que puede tomar para seguir motivado y productivo.

En este artículo, describimos por qué es importante tener suficiente carga de trabajo para pasar el día y proporcionamos los pasos que puedes seguir para mantenerte motivado en el trabajo cuando no tienes suficiente que hacer.

Relacionado: Cómo aplicar la automotivación en el trabajo

¿Por qué es importante tener suficiente trabajo?

Es importante tener bastante que hacer en el trabajo para seguir motivado en su puesto. Estar motivado te ayuda a seguir siendo productivo, a estar satisfecho en tu puesto, a colaborar con tus compañeros y jefes, a estar abierto a la retroalimentación y mucho más. Si no tiene suficientes tareas en el trabajo, su jefe y otros miembros de la dirección pueden cuestionar la necesidad de su puesto; sin embargo, hay ciertas cosas que puede hacer para demostrar su compromiso con la organización y el valor que aporta.

Cómo mantenerse motivado cuando no hay suficiente que hacer en el trabajo

Es importante mantenerse motivado cuando la carga de trabajo es ligera para poder seguir apreciando su función, tener un buen rendimiento y ser una parte valiosa de la organización. Considere la posibilidad de tomar estas medidas si no hay suficiente que hacer en el trabajo:

1. Revisar los proyectos en pausa

Si tiene algún proyecto que haya dejado de lado por otros más urgentes, puede ser un buen momento para revisarlo cuando no tenga ningún otro trabajo que hacer. Mira tu lista de tareas pendientes para identificar si hay proyectos más pequeños que puedas completar. Es posible que tengas peticiones de tu jefe o de otros responsables de departamento que quedaron en suspenso hasta que terminaste un determinado proyecto.

2. Pregunte a sus compañeros de trabajo cómo puede ayudar

Otra forma de mantener la motivación cuando la carga de trabajo es escasa es hacer saber a tus compañeros de trabajo que estás disponible para ayudarles con sus proyectos. Puede empezar con los compañeros con los que trabaja más estrechamente, ya que hay más posibilidades de que necesite menos formación para ayudarles a completar sus tareas o de que, al menos, esté más familiarizado con lo que hacen. Muéstrate abierto a las tareas que te propongan y entusiasmado con la posibilidad de aprender algo nuevo. Además, al ofrecer tu ayuda, puedes reforzar vuestra relación profesional.

Relacionado: Cómo ser un gran compañero de trabajo

3. Programe una reunión con su jefe

Si habitualmente no tienes nada que hacer y terminas tu trabajo antes de tiempo, considera la posibilidad de hablar con tu jefe al respecto. Es posible que te den responsabilidades adicionales, o incluso que estés preparado para un puesto más avanzado que conlleve diferentes tareas. Al hablar de esta situación con tu jefe, estás mostrando iniciativa y compromiso con tu función actual. Durante la reunión, puedes preguntar si hay algún proyecto especial en el que puedas trabajar, si hay tareas en las que tu jefe necesita ayuda y qué esperan de ti cuando esto vuelva a ocurrir.

4. Dedicar tiempo a la lluvia de ideas

A falta de algo que hacer en el trabajo, puedes empezar a hacer una lluvia de ideas. Puedes pensar en ciertos proyectos que mejorarían la eficiencia del lugar de trabajo o aumentarían las relaciones comerciales entre los representantes de tu empresa y los clientes. Haz cosas como revisar los manuales de procedimientos y leer los correos electrónicos de actualización de la dirección para recordar el estado actual del lugar de trabajo y ponerte en una mejor posición para hacer una lluvia de ideas sobre cualquier solución u oportunidad de mejora. Como las sesiones de brainstorming son muy eficaces en el lugar de trabajo, considera la posibilidad de formar un grupo con otros compañeros que quieran aportar sus ideas para mejorar las operaciones de la empresa.

Relacionado: Cómo llevar a cabo una sesión de brainstorming eficaz

5. Tómate un descanso

A veces, una de las mejores cosas que puedes hacer cuando te sientes desmotivado por falta de tareas es tomarte un pequeño descanso. Si puedes, pide 15 minutos para pasear por el edificio, tomar un tentempié o hacer algunos estiramientos. Es posible que vuelvas con una nueva perspectiva y puedas ver con más facilidad los proyectos que te quedan.

Si suele almorzar en su escritorio, considere la posibilidad de comer fuera durante un día. Puede ser beneficioso salir de la oficina durante un breve periodo de tiempo para sentirse más motivado para continuar la jornada al volver. Puedes pedirle a un amigo del trabajo que te acompañe si quieres que te haga compañía.

6. Siga a un compañero de trabajo

El job shadowing tiene varios beneficios, uno de los cuales es que puedes conocer mejor a otro empleado, lo que puede aumentar tu satisfacción laboral. Si tu carga de trabajo es escasa, pregunta a tu jefe si puedes seleccionar a una persona para que sea tu sombra en el trabajo, ya sea en tu departamento o en otro lugar de la empresa.

Si hay un determinado puesto dentro de la organización en el que estás interesado, esa persona puede ser ideal para ser tu sombra, de modo que puedas conocer mejor su función y cómo son sus días, además de hacer cualquier pregunta que tengas. Cuando sigas a esa persona, también podrás realizar algunas tareas, lo que supone una gran oportunidad de formación cruzada y, si lo haces bien, esa persona puede recomendarte más adelante para el puesto si hay uno similar disponible.

7. Apúntate a una formación

Aunque seas experto en lo que haces, es importante que sigas formándote en tu sector. Hay muchos profesionales que han creado formaciones, charlas, seminarios y conferencias específicas de las que puedes aprender y sentirte motivado. Si prevés que no tienes nada que hacer en los próximos días, tal vez puedas asegurarte una plaza en una conferencia u otra formación que requiera un poco más de antelación para las inscripciones. Pregunte a su jefe si aprueba que se ausente de la oficina para profundizar en el campo o en un determinado tema.

Sin embargo, si está a mitad de su jornada laboral y se da cuenta de que no tiene suficiente trabajo para el día, es probable que pueda encontrar varias sesiones de formación en línea de las que pueda beneficiarse.

Relacionado: ¿Cuáles son los diferentes tipos de formación en el lugar de trabajo?

8. Evaluar su papel

Si le parece que no tiene suficiente trabajo, puede considerar la posibilidad de evaluar su función. Revise la descripción de su trabajo para asegurarse de que está cumpliendo con los requisitos de su puesto, y para ver si le falta algo que debería hacer o una habilidad que pueda desarrollar. Sin embargo, también a través de la evaluación de tu puesto actual puedes darte cuenta de que estás preparado para el siguiente paso en tu carrera, en cuyo caso, puedes explorar la posibilidad de pedir a tu jefe un ascenso.

Relacionado: Cómo pedir un ascenso

9. Únase a un comité

Si en tu lugar de trabajo hay comités, piensa en unirte a uno que te interese. Aunque no tener suficientes tareas que completar puede ser preocupante, también podrías justificar tu tiempo llenándolo con otras funciones importantes del lugar de trabajo. Por ejemplo, si tu organización tiene un comité de diversidad, puedes unirte y ayudar a otros miembros a idear formas de celebrar y promover la diversidad en el lugar de trabajo. Si las obras de caridad son importantes para ti, comprueba si tu empresa tiene un comité centrado en su obra benéfica corporativa y en la recaudación de fondos para esa organización.

10. Organiza el espacio de tu oficina

Un espacio de oficina limpio y organizado puede aumentar su productividad, potenciar su creatividad, facilitar el trabajo y mejorar su motivación, así que considere la posibilidad de organizar su escritorio una vez que se haya quedado sin tareas que realizar. Puedes limpiar el área de tu escritorio, pero también considera revisar tus archivos físicos y digitales y crear un sistema de organización. Aunque la tarea específica de organizar tu escritorio de trabajo probablemente no entre en tu lista de responsabilidades laborales, también puede ayudarte a rendir mejor y es una acción valiosa que debes realizar si quieres seguir haciéndolo bien en el trabajo.