No soy bueno en mi trabajo: Cómo sentirse mejor con su rendimiento laboral

¿Existe la posibilidad de que sientas que no estás rindiendo como deberías en el trabajo? Si te preocupa tu rendimiento, puedes mejorar tu autoestima aprendiendo habilidades de procesamiento, evaluación del rendimiento y fomento de la confianza. Antes de llegar a la conclusión de que no eres bueno en tu trabajo, debes ser consciente de los signos de un rendimiento deficiente y descubrir cómo sentirte mejor en tu trabajo.

En este artículo, explicamos por qué es importante ser bueno en tu trabajo, compartimos algunas señales que pueden indicar que no estás rindiendo bien en el trabajo y proporcionamos algunos pasos que puedes tomar para sentirte mejor en tu desempeño laboral.

¿Por qué es importante ser bueno en tu trabajo?

Su rendimiento en el trabajo puede influir en gran medida en su satisfacción laboral y personal. Dado que un mal rendimiento en el trabajo puede causar estrés y baja productividad, puedes mejorar tu rendimiento en el trabajo para conseguir relaciones profesionales con compañeros y jefes, mayores oportunidades de ascenso, niveles más altos de rendimiento y un equilibrio entre la vida laboral y personal.

Si eres bueno en tu trabajo y, por lo tanto, más feliz en él, también puedes cometer menos errores, ser más creativo y resolver mejor los problemas, sentirte más motivado y aprender más rápido el nuevo material.

5 señales de que tal vez no lo estés haciendo bien en tu trabajo

Es posible tener una impresión negativa de tu rendimiento laboral, pero en realidad estar haciéndolo bien. Si quieres saber si eres bueno en tu trabajo, ten en cuenta estas señales de que tu rendimiento puede no estar a la altura para que puedas trabajar en mejorar:

Plan de rendimiento

Uno de los indicadores más fuertes de que no lo estás haciendo bien en el trabajo es si tu supervisor o gerente emite un plan de rendimiento. Un plan de rendimiento puede explicar qué hábitos del lugar de trabajo debes cambiar para seguir siendo una parte valiosa del equipo. Sin embargo, ten en cuenta que un plan de rendimiento no significa que no puedas mejorar; en su lugar, explora las formas en que puedes aceptar los comentarios de tu jefe y trabajar activamente para hacer ajustes.

Incapacidad para resolver un problema

Puede que no estés haciendo bien tu trabajo si te resulta difícil resolver los problemas comunes de tu puesto. Revisa si tus compañeros de trabajo en el mismo puesto tienen un historial de aportar soluciones para mejorar la plantilla o ayudar a la eficiencia en el lugar de trabajo. Si consulta constantemente a su jefe como empleado experimentado antes de dar el siguiente paso en su tarea o proyecto, podría significar que no está rindiendo como su jefe espera que lo haga.

Siempre puedes mejorar en la resolución de problemas observando a tus compañeros de trabajo, pidiendo a tu jefe que te dé su opinión, conociendo mejor los procesos y procedimientos del trabajo e invirtiendo más tiempo en trabajar en proyectos compartidos.

Se les deja de lado por las oportunidades de promoción

Si un directivo no te tiene en cuenta para un ascenso, puede ser un indicador de que no lo estás haciendo bien en el trabajo, al menos en comparación con tus compañeros. Antes de suponer que la falta de oportunidades de promoción se debe a su rendimiento, considere la posibilidad de pedirle a su jefe de contratación que le dé su opinión. Es posible que pueda darle una opinión constructiva o explicarle cómo funcionan los ascensos.

Errores en su trabajo

Aunque los errores pueden ocurrir, si ves que cometes muchos, puede que sea el momento de preguntar a tus compañeros de trabajo o a tus jefes qué puedes hacer para mejorar, o de plantearte otra carrera. Los errores no reflejan tu capacidad para hacer un buen trabajo, pero pueden indicar que tu ética de trabajo puede ser mejor en otro campo que se adapte más a tus intereses y habilidades.

Relacionado: Pasos a seguir después de cometer errores en el trabajo

Baja productividad

Otra señal de que hay que mejorar el rendimiento es la baja productividad. La baja productividad puede ser el resultado de no entender el trabajo, tener poca capacidad de trabajo en equipo o una falta de confianza. Si puedes encontrar el motivo de la baja productividad, es más probable que puedas resolverlo, pero si es constante, examina si este es el puesto adecuado para ti.

Cómo sentirse mejor sobre su rendimiento en el trabajo

La confianza en su trabajo suele venir acompañada de un mayor rendimiento. Tenga en cuenta estos pasos para sentirse mejor en su trabajo:

1. Retratar la confianza

Un simple cambio en tu lenguaje corporal puede ayudarte a ti y a los demás a verte más seguro. Si confías en tus habilidades, es más probable que tengas éxito en tu carrera y que los demás se sientan más cómodos acercándose a ti para pedirte ayuda en un proyecto o tarea. Puedes aumentar tu confianza en el trabajo vistiendo de forma profesional, estableciendo objetivos SMART, aprendiendo de tus errores y centrándote en los puntos fuertes que aportas al lugar de trabajo.

Relacionado: 11 Consejos para mejorar la confianza en el trabajo

2. Escriba una lista de sus logros

Llevar una lista de los logros que has conseguido en el trabajo puede ayudarte a sentirte mejor con tu rendimiento. Piense en cómo sus acciones han contribuido directamente a un lugar de trabajo positivo, han marcado la diferencia en un proyecto o han permitido aumentar las ventas. Puede que sólo necesites un recordatorio de tus logros o la validación de que estás haciendo un buen trabajo. Manténgase positivo porque sus logros también pueden ayudarle a conseguir un nuevo puesto si lo está buscando.

Relacionado: Enumeración de logros en su currículum (con ejemplos)

3. Comprender lo que significa el éxito para ti

Si cree que no está rindiendo bien, puede ser el momento de reevaluar lo que significa el éxito para usted. Considere cómo define el éxito y puede darse cuenta de que está haciendo un gran trabajo. Es importante que seas consciente de tus objetivos finales y de lo que significa el éxito para ti, de modo que puedas realizar una evaluación completa de tu rendimiento y sentirte satisfecho con él.

4. Reajuste sus expectativas

Puede sentirse mejor con su rendimiento si ajusta sus expectativas a algo más razonable o a lo que el jefe le ha comunicado que espera de usted. Parte de la razón por la que puede sentir que su rendimiento es inadecuado puede deberse a que se ha fijado unas expectativas poco realistas o que van mucho más allá de lo que implica su puesto. Revise la descripción de su trabajo y los comentarios que haya recibido de su jefe y quizá descubra que su confianza aumenta y se siente mejor con su trabajo.

Relacionado: 10 expectativas que los empresarios tienen de los empleados

5. Pida opiniones a personas de su confianza

Revisa tu rendimiento con un jefe o un compañero de trabajo en el que confíes y que esté familiarizado con tu trabajo para ver si tiene algún comentario que pueda aportar sobre tu rendimiento. Puede que te sientas mejor con tu trabajo si te dicen que creen que estás haciendo un buen trabajo. Si tienen comentarios constructivos para ti, puedes poner inmediatamente en marcha un plan para mejorar y sentirte más satisfecho con tu rendimiento.

Relacionado: El crecimiento de su carrera: Aprender de los comentarios negativos

6. Evite comparar su rendimiento con el de los demás

Cada compañero de trabajo que tienes fue contratado por una razón específica. Puede ser por su formación, su cartera de trabajo o su experiencia y habilidades únicas, así que compararte con ellos puede no ser lo mejor si quieres sentirte seguro en tu trabajo. Date cuenta de que tu jefe te ha incorporado al equipo por los valores y atributos que aportas a la organización, especialmente en comparación con otros candidatos. Céntrate más en tu propio rendimiento que en comparar tu trabajo con el de los demás en la oficina.

7. 1. Evalúa cualquier asunto personal

Otra forma de sentirse mejor con respecto a su rendimiento en el trabajo es evaluar cualquier cuestión personal que pueda estar obstaculizando su trabajo o cambiando la percepción de sus capacidades. A veces, no tener un equilibrio adecuado entre la vida laboral y personal puede afectar negativamente a su satisfacción laboral, lo que puede repercutir en cómo se siente sobre su rendimiento individual. Es importante entender si lo que está pasando fuera del trabajo está teniendo un efecto duradero en cómo se siente mientras está en el trabajo.