Cómo decidir el nombre de un producto (con pasos y consejos)

Los consumidores establecen una fuerte conexión con una marca mediante el uso de un nombre de producto exitoso. La elección del nombre correcto del producto requiere previsión, imaginación e investigación. Si quiere que sus consumidores conecten con su producto, le conviene conocer los aspectos que debe tener en cuenta al nombrar su producto.

En este artículo, repasamos qué es la denominación de productos, por qué es importante la estrategia de denominación de productos y los pasos que hay que dar para decidir los nombres de los productos de su empresa.

Cómo elegir el nombre perfecto para su empresa

¿Qué es la denominación de productos?

El proceso de idear, investigar, probar y aplicar nombres a productos y servicios se conoce como denominación de productos. Los nombres de los productos son de gran importancia para las empresas, ya que influyen en la percepción que el público tiene de un producto y de la empresa que lo produce. La denominación de productos es una forma eficaz de alinear las competencias creativas y de marketing de su empresa con sus objetivos comerciales a largo plazo. Influye en una serie de áreas operativas, entre ellas:

  • Legal: Los nombres de los productos se convierten en propiedad intelectual que su empresa puede registrar. Muchas empresas se protegen activamente contra otras empresas o individuos que intentan aprovecharse de nombres de productos que no son suyos.
  • Marketing: Las empresas eligen nombres de productos que tienen sentido para su mercado y grupo demográfico objetivo. La denominación del producto y la estrategia de marketing se informan mutuamente durante el desarrollo y el lanzamiento del producto.
  • Desarrollo de la marca: Los nombres de los productos crean asociaciones que realzan la voz de su marca. Si su marca tiene una identidad fuerte, los consumidores pueden desarrollar compromisos más personales con ella.

¿Por qué es importante una estrategia de denominación de productos?

Una estrategia de nomenclatura de productos es importante porque garantiza que la decisión sobre el nombre del producto refleje las necesidades de su negocio y las preferencias de su base de clientes. Los nombres de los productos pueden determinar la rentabilidad de su producto, su longevidad y el desarrollo futuro de su marca. A continuación se exponen varias formas en las que el éxito de la denominación de un producto afecta a su negocio:

  • Aumenta el atractivo del producto: Un nombre de producto bien elegido suena interesante, fomenta las emociones positivas y hace que su bien o servicio suene emocionante. Estos factores pueden resultar decisivos para los consumidores que comparan su producto con las ofertas de la competencia.

  • Aumenta la visibilidad: Un gran nombre de producto se distingue del lenguaje habitual a la vista y al oído. También facilita a los clientes en línea la búsqueda de un producto y encontrar resultados relevantes.

  • Mejora la competitividad: A menudo, una empresa introduce un producto genérico o similar en un mercado ya competitivo. Un nombre distintivo apoya el esfuerzo de su marca para ganar más cuota de mercado.

  • Permite la expansión: Si su empresa pretende expandirse a otros países o a diversas comunidades lingüísticas, es importante que tenga en cuenta si el nombre de su producto atrae a los clientes que no hablan inglés o a los internacionales.

  • Desarrolla la lealtad: Los nombres de productos de éxito permanecen en la memoria de los consumidores después de los primeros encuentros. Facilitan que los consumidores recuerden la información sobre su producto, su experiencia con él y lo encuentren de nuevo para una futura compra.

Relacionado: 20 formas eficaces de comercializar un producto

Cómo decidir el nombre de un producto

Estos son los pasos que hay que dar para decidir el nombre del producto de su empresa:

1. Definir los objetivos del producto

Cada producto requiere una denominación y un enfoque de marketing diferentes para alcanzar sus objetivos. Por ejemplo, su empresa puede estar presentando su versión de un producto común, o puede estar estrenando una tecnología completamente nueva. Para asegurarse de alinear el nombre de su producto con su estrategia de marketing, podría analizar lo siguiente:

  • Su público: Determine a quién quiere vender su producto y considere qué tipo de nombre les atraería mejor. Por ejemplo, los productos que se dirigen a los niños tendrían nombres diferentes en cuanto a tono y estilo de los productos que se dirigen a grupos demográficos mayores.

  • Su competencia: El nombre de su producto puede indicar en qué mercado está compitiendo, al tiempo que preserva la identidad de su marca. Revise los nombres de productos que utilizan sus competidores y cómo responden los consumidores a ellos.

  • Su sector: Los distintos sectores suelen tener sus propias convenciones que las empresas siguen a la hora de nombrar los productos. Decida si le conviene adherirse a ellas o si quiere elegir un nombre más inusual para su producto.

  • Sus otros productos: Muchas empresas hacen hincapié en un enfoque coherente de la denominación en toda su línea de productos para reforzar la imagen general de la marca. Los clientes que ya aprecian sus otros productos podrían comprar el nuevo si su nombre deja claro que es de su empresa.

  • Su marca: Las marcas utilizan los nombres de los productos para reforzar sus valores y su filosofía de diseño. Por ejemplo, algunas marcas eligen nombres de productos que parecen inclusivos y relajados, mientras que otras eligen nombres que parecen exclusivos y elegantes.

Relacionado: ¿Qué es una línea de productos?

2. Lluvia de ideas sobre las opciones

La lluvia de ideas es una oportunidad creativa para su equipo de desarrollo de productos, pero debe aplicar las conclusiones a las que ha llegado al definir los objetivos. Cree una larga lista de nombres y luego revíselos para destacar las opciones más prometedoras. He aquí algunos enfoques comunes para la lluvia de ideas de nombres:

  • Describir y definir un producto: Algunos productos se benefician de descripciones directas que explican la función del producto o hacen referencia al productor. Una mujer que quiere comercializar las velas que fabrica como hobby puede llamar a su producto simplemente «Jen Handmade Candles»;

  • Inventar nuevas palabras: Puede utilizar una palabra inventada si está vinculada a la historia del desarrollo del producto o si comunica un estado de ánimo o un tono que encaja con su producto.

  • Jugar con la ortografía: Los consumidores asumen que las palabras mal escritas o alteradas intencionadamente representan un bien o servicio. Por ejemplo, los clientes de un minorista de actividades recreativas al aire libre sabrán que un cartel que anuncia «EZ Paddlez» se refiere a un producto de la marca y no a remos en general.

  • Dependiendo de la asociación: Puede utilizar palabras que no describan las características reales de su producto pero que sugieran las asociaciones que quiere que hagan los consumidores. Una empresa de zapatillas deportivas puede presentar una nueva línea con el nombre de «Wings» para asociar sus zapatillas con la velocidad.

  • Utilizar acrónimos o referencias numeradas: Los productos tecnológicos y mecánicos suelen utilizar acrónimos o numeración en lugar de palabras para nombrarlos. Este enfoque es útil cuando se lanzan regularmente versiones actualizadas de productos anteriores.

  • Añadir a las palabras: Puede añadir o combinar palabras para describir cómo su producto ofrece mejoras. Un fabricante de impresoras podría llamar a sus dispositivos «InkPros» para referirse a la eficiencia de su tinta y a la alta calidad de sus impresiones.

Relacionado: Lista de verificación de 22 pasos para el lanzamiento de un producto (incluye consejos adicionales)

3. Investigue sus principales opciones

Una vez que tenga una lista reducida de nombres candidatos, investigue para decidir cuál es el nombre que mejor cumple sus objetivos de marketing. Es posible que su investigación le lleve a eliminar algunas posibilidades y a dar prioridad a otras. Para asegurarte de que puedes comercializar el nombre de tu producto sin problemas, asegúrate:

  • Otros productos que no están usando ya sus ideas de nombre
  • Puedes asegurar los nombres de usuario de las redes sociales y los dominios de los sitios web pertinentes
  • Evita asociaciones negativas no deseadas en otros idiomas

4. Probar a los candidatos

Con sus candidatos finales, realice pruebas para entender qué opina el público de ellos. Pida a su equipo de marketing y creativo que cree maquetas de logotipos en las que se experimente con diferentes tipos de letra, paletas de colores y diseños. Puede utilizar grupos de discusión en persona o encuestas en línea para determinar qué nombre de producto y estilo tiene más atractivo para los consumidores. La mejor opción es el nombre del producto que entusiasma tanto a tus clientes como a tu equipo.

5. Aplica el nombre a tu producto

Una vez elegido el nombre de su producto, comience a crear la infraestructura de marketing para promocionarlo. Cree las cuentas en las redes sociales y compre las direcciones web que requiere su campaña publicitaria. Mejore el diseño inicial de su logotipo hasta que esté seguro de que está listo para el envase y refleje su producto lo mejor posible.

Consejos para decidir el nombre del producto

Estos son algunos consejos a tener en cuenta durante el proceso de selección del nombre del producto:

Hágalo con sentido

Los nombres significativos de los productos facilitan el proceso de selección del nombre, pero también simplifican sus futuros esfuerzos de marketing. Si hace una lluvia de ideas sobre nombres que incorporen los valores de su empresa, tendrá un principio rector que le ayudará a enumerar muchas opciones. Lo ideal es que el nombre que finalmente elija esté en consonancia con la historia de su marca y le sugiera ideas publicitarias. Sus clientes también pueden conocer mejor su producto si el nombre comunica una historia sobre su origen.

Practique decir cada nombre en voz alta

A medida que revise las ideas de nombres de productos, asegúrese de decirlas todas en voz alta y practicar su uso en la conversación. Los nombres que suenan intrigantes son más memorables y pueden crear más interés entre las personas que no conocen del todo su producto. Al pronunciar cada uno de los posibles nombres, también podrá identificar aquellos que puedan sonar demasiado como otras palabras o que puedan resultar incómodos de pronunciar.

Relacionado: Cómo crear un plan de producto (con consejos para planificar el producto)

Adoptar la simplicidad

La mayoría de las empresas se benefician de elegir nombres de productos relativamente sencillos. Los nombres cortos son más fáciles de recordar, deletrear y aplicar al envase. También son más fáciles de utilizar en una conversación informal, lo que puede animar a sus clientes a utilizar el nombre de su producto en lugar de una categoría de producto o actividad general, impulsando la demanda de su bien o servicio.

Imaginar los visuales con antelación

Un logotipo bien diseñado se comunica con su público visualmente y afecta a la forma en que la gente valora su producto. Por lo tanto, se beneficia de considerar el aspecto de su logotipo desde el principio del proceso. A medida que vaya haciendo una lluvia de ideas, imagine cómo podría estilizar el nombre de cada producto para que coincida con la imagen de su marca. Algunas ideas de nombres pueden ser especialmente prometedoras porque presentan oportunidades para diseños llamativos y memorables.