No-GAAP vs. GAAP: ¿Cuál es la diferencia?

Para garantizar el éxito del negocio, es importante que una empresa cuente con un sistema de contabilidad. Conocer información financiera importante puede ayudar a una empresa a presupuestar sus gastos, a atraer a los inversores y a encontrar formas de permitirse contratar a los mejores talentos. En general, las diferentes medidas contables ayudan a una empresa a comprender su salud financiera.

En este artículo, explicamos las prácticas contables no GAAP y GAAP, compartimos las diferencias entre ambas y discutimos otras medidas contables.

Relacionado: Relacionado: Aprenda a ser contable

¿Qué son los PCGA?

GAAP son las siglas en inglés de los principios contables generalmente aceptados, y son prácticas formadas por el Consejo de Normas de Contabilidad Financiera. Los PCGA proporcionan a las empresas cierta uniformidad en sus prácticas de información financiera porque son una forma estandarizada y sencilla de llevar su contabilidad. Los PCGA ayudan a una empresa a entender sus finanzas y ayudan a los analistas a atraer a los inversores. Los PCGA proporcionan directrices para la divulgación y presentación de las finanzas. Es importante esta uniformidad porque los mercados de capitales dependen de ella para funcionar como es debido. Gracias a los PCGA, la información financiera de las empresas es más creíble.

Todas las empresas públicas están obligadas a utilizar los PCGA para su contabilidad, lo que incluye la presentación de informes de acuerdo con los procedimientos de los PCGA, aunque estas empresas pueden utilizar sus propias prácticas formadas además de los PCGA si así lo desean. Las empresas privadas no están obligadas a utilizar los PCGA, pero como éstos proporcionan una forma estandarizada de registrar la información financiera, muchas empresas privadas prefieren utilizar este método contable. También puede ser beneficioso para las empresas privadas utilizar los PCGA si tienen la intención de hacer pública su empresa en algún momento en el futuro.

Con los PCGA, las empresas utilizan principios contables con los que la mayoría está familiarizada, como la correspondencia de gastos, las medidas de contabilidad de devengo y el reconocimiento de ingresos. Las normas estandarizadas que proporcionan los PCGA dan a las empresas la oportunidad de compararse entre sí y a los inversores la confianza de que los informes que ven son verdaderos y precisos.

Relacionado: Las 10 directrices de los PCGA

¿Qué es el muestreo no probabilístico?

Los informes no-GAAP son una medida contable que pueden emplear tanto las empresas privadas como las públicas, aunque éstas también deben utilizar los principios contables GAAP. Cuando una empresa utiliza informes no-GAAP, debe revelarlo.

Los informes no GAAP pueden incluir elementos como gastos inusuales o costes no monetarios. Los ejemplos incluyen cuando una empresa pasa por una reestructuración o adquiere otra empresa. También pueden enumerar cuando realizan un ajuste singular en el balance. Es importante anotar este tipo de partidas si quiere que los demás comprendan plenamente las operaciones de su empresa. Por ejemplo, en lugar de que parezca que una empresa experimenta regularmente unos beneficios elevados, se puede ver que las cifras más altas se deben simplemente a algo que sólo ocurre a corto plazo y no a algo permanente.

Relacionado: 6 Habilidades contables esenciales

No-GAAP vs. GAAP

Para desarrollar su propia práctica contable, es importante conocer las diferencias entre los PCGA y los no PCGA. He aquí algunas formas en que ambas medidas contables difieren entre sí:

  • Los PCGA son una medida contable obligatoria para las empresas públicas, mientras que las privadas no tienen que utilizarlos.
  • Los PCGA exigen que las empresas informen de los gastos e ingresos en el mismo periodo en el que se producen, pero los informes no PCGA no tienen una forma estandarizada de informar ni un requisito sobre lo que se incluye en los informes.
  • Dado que los PCGA son una forma estandarizada de contabilidad, significan automáticamente que las empresas están cumpliendo las normas de las agencias federales y estatales y sus requisitos. Los informes no GAAP no están regulados por ningún organismo.
  • Mientras que los PCGA pueden proporcionar una imagen general de cómo va una empresa, los no PCGA pueden obtener un poco más de detalle sobre las operaciones de una empresa, proporcionando una claridad adicional sobre el día a día.
  • Los datos no-GAAP pueden proporcionar más información sobre cualquier variación, incoherencia o circunstancia que esté fuera de lo que normalmente se encuentra en un informe GAAP. Por ejemplo, mientras que un informe financiero GAAP puede mostrar que una empresa está aumentando constantemente sus ingresos, un informe no GAAP puede mostrar los matices de una empresa que está reestructurando su presupuesto, gastando más dinero para ampliar sus operaciones y recuperando ese dinero una vez que las nuevas operaciones están en marcha.
  • Es posible crear informes no-GAAP incompletos o inexactos que pueden mostrar detalles financieros que atraigan a los inversores, pero que en última instancia les lleven a invertir en una empresa que no está siendo tan comunicativa con su salud financiera como debería. Los informes no-GAAP permiten a las empresas reclasificar las partidas de un informe para que sean más atractivas de lo que podrían ser de otro modo. Los informes GAAP, que operan bajo un conjunto más estricto de normas, son menos propensos a ser manipulados.

Es habitual que las empresas completen y proporcionen informes tanto GAAP como no GAAP para que los inversores y acreedores tengan una imagen sólida de la salud financiera de una empresa antes de invertir u ofrecer líneas de crédito. En los casos en los que una empresa utiliza ambos tipos de informes contables, debería considerar la posibilidad de explicar sus procedimientos tanto con arreglo a los PCGA como sin ellos, para estar seguros de que se ajustan a la normativa de la SEC.

Relacionado: ¿Qué son los PCGA? Definición y limitaciones

Otras medidas contables

Las empresas pueden decidir utilizar otras medidas contables en lugar de las prácticas GAAP o no GAAP (si son privadas) o además de las medidas GAAP o no GAAP. Otras medidas contables son:

  • Ingresos de explotación: Esta medida contable se denomina a veces beneficio antes de intereses e impuestos (EBIT) o beneficio de explotación, y se refiere a las operaciones empresariales básicas. Muestra el beneficio de una empresa al tener en cuenta los ingresos y los gastos de explotación y no de explotación. No tiene en cuenta los gastos relacionados con los intereses y el impuesto sobre la renta ni los ingresos no recurrentes.
  • Beneficios antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización (EBITDA): Una empresa puede utilizar esta medida para entender mejor su rendimiento operativo, y se utiliza con frecuencia en lugar del flujo de caja. El EBITDA es similar a los ingresos de explotación, salvo que no tiene en cuenta los gastos no operativos. En cambio, permite a una empresa ver cómo le va sin que se vea influida por la estructura del negocio.
  • EBITDA ajustado: Esta medida contable es la misma que el EBITDA menos el coste de las compensaciones relacionadas con las acciones asignadas a los empleados y cualquier cargo que esté relacionado con las adquisiciones que la empresa haya realizado en el pasado.
  • Flujo de caja libre (FCF): El flujo de caja libre es como suena — implica el efectivo que la empresa tiene para pagar las facturas, como su deuda con los acreedores y los dividendos e intereses a los accionistas e inversores. Los informes de FCF no tienen en cuenta las partidas no monetarias, por lo que se puede ver realmente la rentabilidad del negocio.
  • Beneficios por acción (EPS): Una empresa puede utilizar la medida contable del BPA si las partes interesadas quieren ver lo rentable que es el negocio. El BPA consiste en calcular el beneficio neto de la empresa y dividirlo entre el número de acciones que la empresa ha distribuido a los empleados y otros accionistas. La cifra del BPA es útil para atraer a los inversores. Una empresa con un BPA más alto muestra al inversor que es una empresa valiosa y, a su vez, el inversor debería pagar más por las acciones.