Tipos de objetivos empresariales que impulsan el éxito

Establecer objetivos puede ayudarte a ser competitivo en el trabajo, sea cual sea tu puesto o función. Tus objetivos empresariales profesionales pueden guiarte en el desarrollo de tu carrera y ayudarte a alcanzar el éxito y a causar impacto.

En este artículo, explicaremos qué son los objetivos empresariales y cómo establecerlos, y a continuación repasaremos algunos de los mejores objetivos que puede establecer en los negocios.

¿Qué son los saludos de negocios?

Aunque cualquier persona de una empresa puede establecer objetivos empresariales, normalmente se guían por la misión general de la empresa. Los objetivos empresariales son los resultados fundamentales que una empresa desea alcanzar. Pueden crearse utilizando una variedad de métricas, como las ventas, la satisfacción del consumidor, la cultura corporativa, la expansión y la reputación. Los mejores objetivos establecen un plazo para su consecución e incluyen mediciones precisas del éxito.

Relacionado: ¿Qué son los objetivos empresariales? Definición, cómo establecer objetivos empresariales y ejemplos

¿Por qué es importante establecer objetivos empresariales?

Los líderes de la empresa establecen objetivos como punto de comparación para evaluar el progreso de su equipo. Los objetivos dan a los empleados una dirección general para centrar sus esfuerzos en diferentes proyectos, lo que les permite establecer puntos de referencia personales para el éxito. Establecer objetivos también fomenta la autoconciencia, lo que le permite prestar atención a las áreas de mejora y ajustar sus métodos en función de cómo se alinean con sus objetivos.

Los objetivos empresariales son especialmente importantes para implementar cualquier tipo de cambio o iniciativa estratégica, para mantener a todo el mundo centrado y orientado al progreso. Pueden ayudarle a tomar decisiones acertadas basadas en datos e investigaciones y a anticiparse a los problemas en lugar de limitarse a responder a los retos a medida que se presentan. Esta es una cualidad esencial en un líder, y los empresarios suelen buscar la capacidad de establecer y cumplir objetivos cuando contratan a nuevos empleados.

Relacionado: 20 objetivos que debes fijarte para avanzar en tu desarrollo personal

Cómo crear objetivos empresariales

Siga estos pasos para empezar a formular objetivos empresariales que pueda utilizar para guiar su flujo de trabajo:

1. Diríjase al panorama general

Para asegurarse de que sus objetivos son productivos, dedique tiempo a pensar por qué quiere lograr más en el trabajo. Sus aspiraciones personales, la visión de la empresa o la declaración de la misión del departamento pueden ayudarle a centrarse en la creación de objetivos que sean más relevantes para usted. Piensa en tus necesidades a corto plazo y en tus planes a largo plazo y, a continuación, empieza a pensar en objetivos que se ajusten a tu propósito general en el trabajo. Tener una razón concreta para perseguir diferentes objetivos puede ayudarte a mantenerte motivado en su consecución y evitar que te distraigas por el camino.

2. Determina tus prioridades

Decida cuál de sus necesidades generales es más importante. Una empresa puede querer reducir costes y también atraer a expertos con talento para que trabajen para ella. Aunque ambos objetivos son importantes, pueden ser contradictorios, ya que los mejores candidatos pueden esperar una mejor remuneración y prestaciones. Tendrá que decidir cuáles son sus prioridades y anticipar cómo podrían cambiar con el tiempo para crear objetivos estratégicos a los que pueda dar la mayor parte de su atención.

3. Utilice el método SMART

El método SMART es un marco popular para establecer objetivos que sean fáciles de entender, aplicar y evaluar. SMART son las siglas en inglés de específico, medible, alcanzable, relevante y limitado en el tiempo. La idea del marco SMART es desarrollar objetivos realistas y centrados en una línea de tiempo, manteniendo a las personas motivadas para lograrlos. Los objetivos demasiado elevados pueden ser desalentadores, especialmente si no se tiene un camino claro hacia el éxito. Establecer objetivos SMART es un buen comienzo para construir una hoja de ruta para lograr los deseos y necesidades a corto y largo plazo en el lugar de trabajo.

Relacionado: Objetivos SMART: Definición y ejemplos

4. Busque opiniones

Pida la opinión de sus colegas a la hora de dar forma a sus objetivos. Aunque estés fijando un objetivo para tu rendimiento personal, preguntar a los demás sobre tus áreas de mejora y sus objetivos puede ayudarte a orientar tus esfuerzos de la forma más productiva. Al establecer objetivos en nombre de un equipo, pedir su opinión les hace partícipes de la consecución de esos objetivos.

5. Documente sus acciones

Elabore un documento que describa sus objetivos, de modo que tenga algo a lo que remitirse cuando haga un seguimiento de sus progresos. Anote los objetivos y los pasos que da para completar cada meta, prestando atención a cómo contribuyen a su éxito. Disponer de una documentación coherente de tus objetivos puede ayudarte a establecer objetivos más alcanzables en el futuro o a notar patrones en los tipos de objetivos que te motivan más.

Ejemplos de objetivos empresariales

Puedes establecer objetivos sobre cualquier faceta del negocio, tanto si te centras en la producción, el marketing, la satisfacción del cliente o el desarrollo interno. Estos son algunos ejemplos de tipos de objetivos empresariales que puede aplicar en su lugar de trabajo para orientar su crecimiento profesional y el éxito de la empresa:

Mejorar el presupuesto

Mejorar el presupuesto es un gran objetivo empresarial para cualquier puesto que gestione las finanzas. Al inicio de un proyecto, un buen objetivo presupuestario podría ser documentar los costes e implementar una revisión semanal del presupuesto para hacer un seguimiento de los gastos. Se trata de un objetivo sólido porque establece una expectativa de calendario y da una orientación general sobre cómo realizar las compras. En respuesta a este objetivo, un equipo podría empezar a guardar todos los recibos y presentar informes financieros semanales para ser más conscientes de cómo gastan el dinero de la empresa.

Relacionado: ¿Qué son los procesos presupuestarios? (Además, cómo desarrollar el suyo propio)

Aumentar las ventas

Aumentar las ventas es un objetivo empresarial común porque está directamente relacionado con la capacidad de una empresa para operar y crecer. Si una empresa se fija el objetivo de aumentar las ventas un 10% en los próximos seis meses, éste puede ser el punto de partida para desarrollar nuevas estrategias de venta y probarlas. Se pueden establecer objetivos más específicos para alcanzar esa meta o alcanzar ciertos puntos de referencia cada semana o mes.

Si desempeña un puesto de ventas, establecer el objetivo de aumentar las ventas le da un enfoque específico a su trabajo cada día. Otros puestos pueden ayudar a apoyar las ventas perfeccionando el marketing y analizando qué métodos producen más ingresos.

Reducir costes

Encontrar formas de reducir costes puede mejorar los márgenes de beneficio y ayudarle a invertir más presupuesto en crear un producto excepcional o prestar el mejor servicio posible. Puede crear el objetivo general de reducir los costes de producción o elegir un área específica. Por ejemplo, un objetivo de gastar un 15% menos en gastos generales podría dar lugar a una iniciativa centrada en mejorar la eficiencia de su espacio de almacén, encontrar nuevos proveedores de materias primas o explorar nuevos métodos de envío.

Retener a los empleados

El aumento de la retención de los empleados es un objetivo a largo plazo basado en la cultura que se centra en la mejora de la experiencia de los empleados para crear un equipo consistente y bien informado. Podrías establecer un objetivo de retención de empleados para reducir la rotación de personal en tu equipo durante el próximo año, y luego utilizar ese objetivo para implementar actividades de creación de equipos y probar nuevos métodos para recoger opiniones. Este objetivo contribuye a apoyar la cultura de la empresa y le ayuda a crear un equipo de compañeros que puedan trabajar juntos de forma eficiente y que se sientan comprometidos y orgullosos de su trabajo.

Reduzca los errores

La precisión es un gran objetivo para los empleados de todos los niveles. Establezca objetivos para reducir los errores humanos personalmente o en su equipo en su conjunto, analizando la frecuencia con la que se producen errores en la introducción de datos y otras tareas rutinarias y determinando si hay margen de mejora. El objetivo de reducir los errores puede alinearse con una misión mayor de proporcionar un producto de calidad y mantener una reputación de excelencia.

10. Mejorar el compromiso de los clientes

Establecer objetivos basados en el compromiso de los clientes puede impulsar el éxito de la marca y ayudar a crear un grupo central de usuarios dedicados que luego puedan utilizar la publicidad de boca en boca y las compras repetidas para hacer crecer su negocio. Aumentar los seguidores en las redes sociales, establecer objetivos sobre el número de comentarios a los que responder cada día y recopilar más opiniones pueden ser grandes objetivos para apoyar la marca de una empresa y conectar con un mercado objetivo de forma más auténtica.

Relacionado: Comprender la retención de clientes con estrategias

Impulsar la repetición del negocio

Adquirir nuevos clientes es más costoso que mantener los existentes, y muchas empresas se fijan el objetivo de aumentar el valor de vida de un cliente mejorando el número de compras repetidas. Para una empresa en la que sólo el 10% de los clientes repiten la compra, un buen objetivo podría ser aumentar esa cifra al 15% en los próximos seis meses y al 25% en el siguiente año. Esto proporciona un buen punto de control para medir el éxito de las directivas que utiliza para satisfacer a los clientes y atraerlos para una venta adicional.

Mejorar la eficiencia

Dedicar una cantidad importante de tiempo a tareas administrativas tediosas es personalmente frustrante y puede impedirle alcanzar todo su potencial en el trabajo. Identifique las actividades que más tiempo le consumen y establezca objetivos para ser más eficiente en esas áreas para ser más consciente de por qué utiliza ciertos procesos y procedimientos para completar las tareas. Por ejemplo, un objetivo empresarial para reducir el tiempo medio de las llamadas telefónicas de 20 a 15 minutos podría motivar a los empleados de cara al público a perfeccionar la forma en que resuelven los problemas con los clientes por teléfono.

Gestionar el estrés

Liberar el estrés es una habilidad en el lugar de trabajo, y si te encuentras abrumado o te frustras fácilmente en el trabajo, encontrar mejores maneras de estar menos estresado puede ser un objetivo profesional que vale la pena. Puedes fijarte un objetivo general para estar menos estresado en el trabajo o establecer una estrategia medible, como el objetivo de dedicar 10 minutos al día a meditar o escribir un diario para identificar las mayores áreas de estrés y frustración.

Ampliar el alcance de la audiencia

Encontrar nuevos mercados para ofrecer tus productos y servicios es otro excelente objetivo enfocado a educar a la gente sobre tu negocio y difundirlo. Por ejemplo, un objetivo de empezar a vender en una nueva región geográfica puede impulsar la expansión del negocio y animarle a pensar en los matices de hacer ventas en un lugar diferente.

Organizar los recursos

Ser más organizado puede mejorar la calidad de tu trabajo. Crear un nuevo sistema de registro para una fecha determinada, documentar más a fondo el flujo de trabajo o establecer una base de datos común de las herramientas de la empresa son objetivos empresariales claros que ponen de relieve la importancia de una documentación eficaz y coherente. Establecer objetivos para ser más organizados puede funcionar junto con otros objetivos estratégicos al proporcionar una fuente de datos fácil y fiable que puede analizar para encontrar patrones en las ventas y las operaciones.