5 Objetivos de la Evaluación del Desempeño

El rendimiento de una persona suele evaluarse durante las sesiones de evaluación del rendimiento, en las que se analiza el desempeño del empleado y su progreso hacia la consecución de los objetivos laborales. Estas evaluaciones se llevan a cabo periódicamente y permiten a los directivos y a sus empleados conectarse sobre lo que el empleado está haciendo bien y lo que puede hacer para mejorar. Las evaluaciones del rendimiento sirven para valorar las expectativas y ayudar tanto a los empleados como a las organizaciones a alcanzar el éxito.

En este artículo, definimos una evaluación del rendimiento, compartimos algunos objetivos de las evaluaciones del rendimiento y describimos las ventajas que puede esperar en el lugar de trabajo si incorpora las evaluaciones del rendimiento.

¿Qué es una evaluación del rendimiento?

Las evaluaciones del rendimiento se realizan cuando un empleado es revisado periódicamente por su equipo directivo. Las evaluaciones del rendimiento suelen hacerse anualmente, pero también se utilizan cuando el empleado lleva 30, 60 y 90 días en la empresa, e incluso cada seis meses a partir de entonces.

Durante la evaluación del rendimiento, el responsable del empleado analizará con él todos los logros que ha tenido, su rendimiento general, su contribución a la organización y determinará si el empleado ha cumplido sus objetivos. Durante la revisión, el empleado también puede dar su opinión sobre lo que espera ganar en el trabajo a corto y largo plazo.

Relacionado: Formas de llevar a cabo la evaluación del rendimiento de los empleados

Objetivos de la evaluación del rendimiento

Es importante conocer los objetivos de una evaluación del rendimiento para que pueda entender por qué tener evaluaciones en el trabajo es crucial para el éxito de los individuos y de la empresa en su conjunto. Estos son los objetivos de las evaluaciones del rendimiento:

Mejora de la productividad

El nivel de productividad que muestra un equipo de empleados afecta directamente al éxito de una empresa. Un empleado debe ser productivo en su trabajo para ganarse una evaluación de rendimiento positiva, pero los directivos también pueden utilizar el proceso de evaluación para abordar cualquier oportunidad de mejora. Si la productividad de un empleado es inferior a la esperada y a la que permiten sus objetivos, la evaluación del rendimiento es el momento en el que el directivo puede decirle al empleado qué debe hacer exactamente para cumplir las expectativas.

Identificar errores

Los errores en el lugar de trabajo son normales, pero con las evaluaciones de rendimiento, un directivo y un empleado pueden identificar estos problemas y abordarlos rápidamente. También pueden trabajar juntos para encontrar una solución y algunos objetivos para evitar que los errores comunes se repitan en el futuro.

Oportunidades de promoción

Las evaluaciones del rendimiento proporcionan documentación sobre el rendimiento de un empleado, lo que facilita a los miembros de la dirección decidir qué empleados merecen un ascenso en función de su rendimiento. La dirección puede consultar sus evaluaciones y comparar dos empleados para ver cuál está más preparado y capacitado para un nuevo papel más avanzado en la oficina.

Fijación de objetivos de los empleados

Las sesiones de evaluación del rendimiento también deben ser un momento en el que el supervisor y el empleado puedan discutir los objetivos profesionales del empleado. El directivo puede establecer objetivos que el empleado debe alcanzar durante un periodo de tiempo concreto, y el empleado también puede elegir los objetivos en los que quiere trabajar basándose en su rendimiento anterior o en las necesidades de la empresa. Por ejemplo, los directivos pueden querer que sus empleados tomen la iniciativa en un proyecto importante en el próximo trimestre. Un empleado puede determinar que quiere llegar al trabajo a tiempo cada día de la semana.

Relacionado: Cómo escribir un objetivo SMART (y cómo funcionan)

Desarrollo de los empleados

Los objetivos de los empleados y la forma en que éstos pueden desarrollarse en el lugar de trabajo van unidos, pero también pueden ser dos cosas diferentes. El proceso de evaluación del rendimiento sirve para identificar formas de desarrollar a los empleados a través de formaciones, seminarios, conferencias y demás. El director y el empleado pueden plantear nuevas responsabilidades que ayuden al empleado a seguir creciendo en su puesto y a prepararlo para un ascenso.

Relacionado: 10 áreas clave de desarrollo para los empleados (con ejemplos y consejos)

Ventajas de las evaluaciones del rendimiento

Éstas son sólo algunas de las ventajas de las evaluaciones del rendimiento:

Motivación

Una de las ventajas de contar con evaluaciones del rendimiento es que motiva a los empleados a seguir desempeñando bien su trabajo y a contribuir todo lo que puedan a la organización. El proceso de evaluación ayuda al empleado a entender lo que su jefe espera de él y le da la oportunidad de mostrar sus logros y sentirse reconocido por un trabajo bien hecho.

Fidelización

Los empleados que pasan por un proceso de evaluación también pueden ser más leales a la empresa. Esto se debe a que las evaluaciones ayudan a que el empleado se sienta como una parte valiosa e importante de la organización. La lealtad de los empleados ayuda a una organización a reducir su tasa de rotación, a ahorrar dinero en la contratación y formación de nuevos miembros del personal y a mantener el rendimiento de los empleados según sus estándares.

Relacionado: Guía de la cultura empresarial

Comunicación

Las evaluaciones del rendimiento también mejoran la comunicación entre un directivo y cada uno de los empleados a los que evalúa. Incluso en las oficinas en las que los directivos y los empleados tienen una línea de comunicación abierta y colaboran en los proyectos, es posible que no hablen de los objetivos, las motivaciones, el progreso o el rendimiento con regularidad fuera de la reunión de evaluación. Disponer de un proceso de evaluación del rendimiento les permite entablar conversaciones más profundas sobre el papel de un empleado en la organización y su trayectoria profesional en función del rendimiento.

Moral

El mero hecho de tener la oportunidad de reunirse con los directivos uno a uno puede elevar la moral de los empleados. Los directivos también pueden facultar a sus empleados para que compartan sus opiniones y den su opinión sobre la organización durante las reuniones de evaluación. El simple hecho de reconocer el trabajo duro y los logros de un empleado es una gran inyección de moral que puede llevar a ese empleado a futuros proyectos.

Relacionado: Cómo mejorar la moral y la satisfacción laboral de los empleados

Claridad

La evaluación del rendimiento también sirve para aclarar las expectativas y los objetivos del empleado. Los directivos también pueden obtener claridad hablando con sus empleados sobre cómo se sienten en el lugar de trabajo.

Por ejemplo, durante una reunión de evaluación, un empleado puede explicar a su jefe que quiere tener más responsabilidades porque no se siente suficientemente desafiado. Esto puede ser algo de lo que el directivo no se habría enterado si no fuera por la reunión para discutir el rendimiento del empleado y sus necesidades individuales. Con este conocimiento, el directivo puede desarrollar oportunidades de formación o asignar proyectos adicionales al empleado para que éste se sienta realizado en su trabajo.