¿Qué es la operacionalización? (y cómo utilizarla)

Disponer de un plan claro para definir operativamente los términos clave es importante para tomar decisiones bien informadas en un entorno profesional. Puede utilizarse para medir conceptos no cuantificables en una amplia gama de situaciones. Describe cómo evaluar a individuos, grupos u otros patrones de comportamiento.

En este artículo, analizamos qué es la operacionalización, los beneficios de utilizarla y cómo hacerlo, junto con un ejemplo del que puede aprender.

¿Qué es la operacionalización?

Es posible operacionalizar conceptos no cuantificables o abstractos en datos cuantificables convirtiéndolos. Esto los hace medibles y reconocibles, a la vez que proporciona datos claros para clasificarlos y analizarlos. La operacionalización es un método útil para estudiar comportamientos y tendencias que de otro modo serían imposibles de cuantificar.

Relacionado: ¿Qué son los factores cualitativos?

Beneficios de la operacionalización

La operacionalización puede ser beneficiosa para una empresa de muchas maneras. Algunos de los principales beneficios del uso de la operacionalización son:

Cuantificar los datos

El principal beneficio de la operacionalización es la capacidad de convertir conceptos abstractos e inconmensurables en datos cuantificables. Esto amplía enormemente sus capacidades a la hora de realizar evaluaciones de la información. El aumento del total de tipos de análisis disponibles también incrementa su capacidad para identificar extrapolaciones clave que le ayuden a tomar decisiones más informadas en el futuro con el fin de aumentar la productividad y los beneficios de su empresa.

Relacionado: ¿Qué es el análisis cuantitativo?

Centrarse en la evaluación

Aplicar la cuantificación a una evaluación también puede ayudar a aportar claridad al examinar la información. Un proceso de operacionalización implica definir claramente los parámetros que se utilizan para registrar datos sobre un concepto y el propósito de hacerlo. Esto le permite a usted o a los empleados que realizan la investigación actuar con mayor eficacia al tener una mayor comprensión de qué información es importante para la investigación.

Relacionado: ¿Qué son las previsiones cuantitativas?

Establecer tendencias

Al convertir conceptos abstractos en datos cuantificables, la operacionalización le permite controlar los datos y buscar tendencias. Una vez cuantificada la información relacionada con el concepto que estás estudiando, te permite realizar tareas analíticas como ordenar, graficar y promediar. Esto le permite examinar la información relacionada con el concepto y su prevalencia dentro del grupo estudiado de un modo que no puede estudiar los datos cualitativos.

Mejorar el rendimiento

El objetivo general de un proceso de operacionalización es identificar métodos para elevar los niveles de rendimiento propios o de otras personas de la empresa. Encontrar nuevas formas de considerar la información le permite desarrollar nuevas técnicas y conceptos para utilizarlos en un entorno profesional. La operacionalización también le permite comprobar los efectos de estos cambios mediante el seguimiento de cómo cambian los datos cuantificados cuando se realizan modificaciones en los procedimientos. Esto le permite seguir aplicando métodos eficaces y dejar de utilizar los cambios que no producen los resultados deseados.

Cómo operacionalizar

Si cree que la operativa puede ayudarle a usted o a su empresa, siga estos pasos para ponerla en práctica:

1. Elegir un enfoque

Para utilizar la operacionalización, se necesita un enfoque para sus esfuerzos de operacionalización. Este es el concepto abstracto o la idea no cuantificable sobre la que se intenta aprender nueva información. Es importante definir claramente lo que se intenta estudiar para poder aplicar los pasos posteriores y producir datos funcionales que ayuden a orientar las futuras decisiones profesionales. Por ejemplo, una empresa puede interesarse por el espíritu de equipo de su plantilla. Aunque es una consideración que merece la pena por el efecto que puede tener en los niveles generales de rendimiento, es un concepto abstracto que no es directamente cuantificable.

2. Identificar sus variables

Para evaluar el concepto que se está estudiando, es necesario definir las variables que pueden mostrar un buen o mal rendimiento. En el ejemplo, la empresa determina que las interacciones de los empleados y las opiniones de los mismos sobre sus compañeros son variables importantes a tener en cuenta. Estas variables muestran la frecuencia con la que pasan tiempo juntos voluntariamente y su estado de ánimo general en relación con los compañeros de trabajo.

Relacionado: Ejemplos y tipos de datos cualitativos

3. Defina sus indicadores

Los indicadores son métricas cuantificables que puede utilizar para asignar valores a sus variables. Son los datos que se observan, registran y analizan, y las variables proporcionan formas de agrupar los datos. En el caso de la empresa del ejemplo, deciden utilizar la asistencia a los eventos opcionales de creación de equipos y el tamaño medio de los grupos en las mesas del comedor común para medir las interacciones y proporcionar al personal una encuesta anónima con preguntas sobre las relaciones con los compañeros de trabajo a fin de recopilar datos cuantificables sobre las opiniones de los miembros del personal sobre sus compañeros.

4. Observar y medir los resultados

Una vez que haya determinado las métricas a través de las cuales evaluará sus datos, puede empezar a recopilar puntos clave de información. Los datos pueden estar disponibles de inmediato a través de conjuntos de datos recopilados previamente o pueden requerir una observación y un registro adicionales. Cuanto mayor sea su conjunto de datos, más fiable será el reflejo de la comunidad en general. La empresa del ejemplo comprueba la asistencia a los eventos de formación de equipos anteriores, supervisa tanto los eventos como los hábitos de comida en adelante y recopila los datos de las encuestas.

5. Clasificar y analizar datos

Con la información sobre su tema convertida en datos numéricos, puede empezar a clasificarla y analizarla según sea necesario. El análisis específico que realice puede variar en función de los datos disponibles y de sus objetivos del análisis. La empresa del ejemplo crea un gráfico en el que se comparan la asistencia y el tamaño de los grupos con los proyectos completados en el mismo periodo para buscar una correlación. Utilizan la información de las encuestas para llegar a conclusiones sobre las formas de aumentar el espíritu de equipo, ya que el gráfico muestra una correlación directa entre los períodos de alta unidad y el alto rendimiento.

6. Implementar cambios y repetir

Una vez identificadas las áreas de mejora potencial, estará preparado para introducir cambios en función de lo que le indiquen los datos. Después de aplicar los cambios, es beneficioso seguir haciendo un seguimiento de la información cuantificable. Esto le permite evaluar el valor de los cambios realizados y aumentar o disminuir su efecto si es necesario. Los resultados de las encuestas del ejemplo muestran que el personal prefiere los eventos sociales de los viernes por la tarde. La empresa programa más oportunidades de este tipo en un esfuerzo por fomentar un mayor desarrollo de los vínculos del equipo y aumentar aún más el rendimiento general.

Ejemplos de operacionalización

Si crees que los esfuerzos de operacionalización pueden ayudar a tu empresa, estos ejemplos pueden mostrarte cómo implementarlos de forma efectiva. Abarcan una serie de posibles usos profesionales.

Confianza en el equipo de ventas

Una empresa cuenta con una división de ventas externas y está interesada en determinar si' están trabajando con los niveles correctos de confianza en su desempeño. El exceso de confianza puede conducir a una disminución del rendimiento, por lo que este es un concepto importante que el empresario debe comprender. Para convertir la confianza en métricas observables, la empresa pide al personal de ventas que proyecte sus ventas para el próximo trimestre.

Al final del trimestre, la empresa compara el rendimiento de las ventas de cada empleado con sus previsiones. Además de permitir a la empresa evaluar a los profesionales de las ventas de forma individual en relación con sus expectativas, también permite conocer los niveles de confianza generales del equipo de ventas en relación con su rendimiento real.

Felicidad de los empleados

Mantener la moral del personal alta es un objetivo importante para cualquier empresa. Si el personal está contento, es más fácil retener a los empleados clave y también puede ayudar a mejorar los niveles de rendimiento. Para cuantificar la felicidad del personal, la empresa examina dos datos cuantificables: la tasa de retención y el número medio de candidatos a puestos vacantes que vienen con una recomendación interna.

Un alto índice de retención muestra que los empleados están contentos y eligen quedarse en la empresa, mientras que un alto número de recomendaciones muestra que el personal disfruta de su tiempo lo suficiente como para sugerir una oportunidad a un amigo o asociado. Comparando los datos que recogen con los datos generales, la empresa puede determinar si su personal está contento o si hay más trabajo que podrían hacer para mejorar la moral dentro de la empresa.

Retos del personal

Encontrar el equilibrio adecuado a la hora de ofrecer retos al personal es importante para una empresa. Cuando el trabajo es demasiado extenuante, puede dañar la moral y provocar estrés. Cuando las expectativas son demasiado bajas, puede llevar a la distracción y a que los empleados produzcan a niveles inferiores a sus capacidades. La empresa decide que las métricas importantes para determinar la gestión de la carga de trabajo son las revisiones de los empleados realizadas por el personal directivo, el porcentaje de tareas completadas después de la fecha objetivo asignada y el porcentaje de tareas completadas con más de un día de antelación.

Los datos revelan que un mínimo de tareas llegan después de la fecha límite, mientras que una parte importante del trabajo se completa al menos un día antes de la fecha prevista. Las valoraciones de los miembros del equipo son, por término medio, altas, por lo que la empresa no cree que esté pidiendo demasiado a sus empleados. Celebran reuniones con el personal para discutir la posibilidad de ofrecer nuevas oportunidades a los empleados responsables del mayor porcentaje de trabajo temprano. Al ofrecer esta mayor carga de trabajo, la empresa aumenta la productividad y ofrece una vía de promoción a sus empleados más productivos.

Satisfacción del cliente

Mantener a los clientes contentos es un objetivo fundamental para cualquier cliente. Es más probable que los clientes satisfechos recomienden un producto o servicio a otros y que vuelvan para repetir la compra. Al iniciar un nuevo producto, una empresa decide hacer un seguimiento del tamaño medio de las compras, de las compras repetidas y de las devoluciones del producto. Estas tres métricas ofrecen indicadores clave para la felicidad del cliente.

Después de vender el producto durante un mes, la empresa compara los datos de su nuevo producto con los de ofertas anteriores. Descubren que están vendiendo en mayores cantidades y con más compras repetidas, al tiempo que cumplen con un menor porcentaje de devoluciones. Los datos muestran que han desarrollado un producto de éxito, y aumentan el presupuesto de marketing para seguir ampliando su alcance y aumentar los beneficios.