Pensamiento convergente: Definición, principios y ejemplos

Cuando nos enfrentamos a un problema, el pensamiento convergente es una forma eficaz de encontrar la mejor solución posible entre una amplia gama de posibilidades. El pensamiento convergente es una herramienta vital que permite a los líderes empresariales tomar decisiones importantes en el momento oportuno. Este modo de pensar conduce a soluciones mediante el uso de criterios conocidos para transformar las ideas en pasos procesables. En este artículo, definimos el pensamiento convergente, lo comparamos con el pensamiento divergente, describimos los principios del pensamiento convergente y damos algunos ejemplos.

Cómo desarrollar la capacidad de pensamiento crítico

¿Qué es el pensamiento convergente?

El pensamiento convergente, término creado por Joy Paul Guilford, se centra en encontrar la solución única y correcta a cualquier problema siguiendo pasos definidos y lógicos. Con el pensamiento convergente, las respuestas son correctas o incorrectas, con cero ambigüedad. El pensamiento convergente puede reducir un gran número de posibles soluciones analizando todas las opciones posibles de forma lógica. Le ayuda a encontrar la mejor solución comparando cada posibilidad con las limitaciones del mundo real y los criterios establecidos.

El pensamiento convergente también se conoce como pensamiento crítico, vertical, analítico o lineal. El pensamiento convergente reúne todos los hechos conocidos y los examina lógicamente para encontrar la mejor respuesta final. El objetivo principal del pensamiento convergente es encontrar una solución única y demostrable a cualquier problema. Este modo de pensamiento hace hincapié en la velocidad, la lógica y la precisión.

Relacionado: 6 Ejemplos de habilidades de pensamiento crítico

Pensamiento convergente vs. divergente

El pensamiento convergente y el divergente no son modos de pensamiento separados, sino más bien extremos opuestos de un espectro. El enfoque utilizado para resolver un problema puede darse en cualquier punto del espectro. Algunos problemas requieren un pensamiento más convergente, mientras que otros requieren un pensamiento más divergente.

Estas son las principales diferencias entre el pensamiento divergente y el convergente:

  • Dirección: El pensamiento divergente se mueve hacia fuera, produciendo muchas ideas sin orden lógico. El pensamiento convergente es lineal y se centra siempre en la mejor solución posible.

  • Novedad: El objetivo del pensamiento divergente es producir el mayor número posible de ideas novedosas. El pensamiento convergente se centra en criterios y procedimientos conocidos.

  • Límites: El pensamiento divergente puede producir un número ilimitado de respuestas posibles. El pensamiento convergente busca la mejor solución.

  • Certeza: El pensamiento divergente trabaja con la ambigüedad y las posibilidades de riesgo. El pensamiento convergente es más rígido y las ideas son correctas o incorrectas.

  • Eficiencia: El pensamiento divergente se interesa por todas las opciones posibles, lo que lo hace más disperso e ineficiente. El pensamiento convergente trabaja sistemáticamente para encontrar una solución, produciendo decisiones de forma eficiente.

  • Personalidad: Los pensadores divergentes suelen ser extrovertidos, creativos y abiertos a nuevas experiencias. Los pensadores convergentes suelen ser introvertidos, lógicos y se sienten más cómodos con hechos conocidos y comprobados.

  • Valor de la respuesta: Con el pensamiento divergente, todas las respuestas tienen el mismo valor. El pensamiento convergente se centra en producir una solución con el mayor valor.

  • Complejidad: El pensamiento divergente favorece las ideas complejas sin preocuparse por la ejecución. El pensamiento convergente funciona mejor con conceptos simples y probados.

  • Riesgo: Los pensadores divergentes asumen riesgos en su forma de pensar. Los pensadores convergentes tienden a evitar las ideas arriesgadas y se ciñen a los conceptos probados por el tiempo.

  • Razonamiento: El pensamiento divergente favorece el razonamiento inductivo, con muchas soluciones derivadas de una sola idea. El pensamiento convergente utiliza principalmente el razonamiento deductivo para eliminar las opciones menos dignas en la búsqueda de una única solución.

  • Calidad frente a cantidad: El pensamiento divergente favorece la cantidad, con la intención de producir tantas ideas como sea posible. El pensamiento convergente favorece la calidad, centrándose en la búsqueda de la solución más adecuada.

  • Tiempo: Si todas las respuestas posibles se consideran válidas, el proceso de pensamiento divergente puede alargarse. El pensamiento convergente tiende a tomar menos tiempo, evaluando sólo las ideas más valiosas.

La solución de la mayoría de los problemas requiere una combinación de pensamiento convergente y divergente. Una sesión de brainstorming divergente puede ayudarle a producir muchas respuestas posibles. Con el pensamiento convergente, se toman todas las respuestas posibles y se organizan y evalúan en función de criterios conocidos para determinar la mejor solución.

Relacionado: ¿Qué es el pensamiento divergente? (Con consejos)

Principios clave para guiar el pensamiento convergente

Utilice estos cuatro principios clave para guiar su pensamiento convergente:

Utilizar el juicio afirmativo

Utilizar el juicio afirmativo significa centrarse en los aspectos positivos de una idea y no en los negativos. El juicio afirmativo crea un proceso de evaluación constructivo. Ante una idea, hay que identificar lo que tiene de bueno y tratar de reforzar lo positivo. Sólo después de examinar los aspectos positivos debes investigar las limitaciones de una idea. Al centrarse en gran medida en los aspectos positivos de cada opción, el juicio afirmativo cambia la forma de ver los aspectos negativos.

Mantener viva la creatividad

No ignore las ideas porque son novedosas. El pensamiento convergente tiende a ser muy cuidadoso y selectivo, a menudo ignorando soluciones viables porque son únicas. Mantenga la curiosidad y el análisis sobre todas las posibles soluciones a un problema, incluso las opciones que parecen arriesgadas. En lugar de descartar inmediatamente las ideas inusuales o de alto riesgo, concéntrese primero en los aspectos positivos y luego considere cómo minimizar los riesgos.

Sea persistente

El pensamiento convergente requiere mucho esfuerzo. El proceso de pensamiento convergente requiere que elijas las ideas más viables de entre un montón de opciones, que refines cada una de ellas y que las reelabores hasta que se ajusten perfectamente a tus necesidades. La mayoría de las soluciones creativas son el resultado de mucho trabajo y refinamiento. Debes ser inquebrantable con las opciones que tienes por delante, analizando la gama de posibles soluciones de manera justa y luego probando a fondo las opciones seleccionadas.

Compruebe sus objetivos

La conciencia de sus metas y objetivos originales es clave para permanecer persistente a lo largo del proceso de pensamiento convergente. Tus objetivos principales dirigen el proceso de pensamiento convergente. A medida que trabaje en las posibles soluciones a un problema, compruebe periódicamente sus objetivos para asegurarse de que su enfoque está donde debe estar.

Relacionado: 15 tipos de pensamiento (y cómo encontrar su tipo)

Ejemplos de pensamiento convergente

He aquí algunos ejemplos de pensamiento convergente:

Escuela

El pensamiento convergente es una de las principales herramientas utilizadas en la mayoría de las escuelas de hoy en día. Los exámenes de opción múltiple, las pruebas, los exámenes estandarizados y las pruebas de ortografía requieren que los estudiantes utilicen el pensamiento convergente. Cada pregunta sólo tiene una respuesta correcta. Los estudiantes deben memorizar datos y utilizar pasos lógicos de resolución de problemas para llegar a la respuesta correcta.

Negocios

Los líderes empresariales utilizan el pensamiento convergente todo el tiempo. Los líderes deben analizar todas las soluciones posibles a un problema determinado y encontrar la que mejor se adapte a su presupuesto, recursos y objetivos. El pensamiento convergente permite a los empleados limitar rápidamente las ideas inviables y centrar su tiempo en las soluciones más útiles.

Ciencia

Los experimentos científicos son grandes ejemplos de pensamiento convergente. Los científicos realizan experimentos para encontrar la mejor respuesta posible a un problema. Los experimentos también siguen una secuencia lógica de acontecimientos y comparan incógnitas con hechos científicos probados.

Te recomendamos

21 Tipos de archivos (con definiciones y usos comunes)

Alianzas en el trabajo: ¿Qué es la identidad de género?

25 carreras de negocios a considerar

Dispositivos narrativos: Definiciones, ventajas y consejos

Guía para escribir un correo electrónico «Nice to Meet You» (con plantilla y ejemplos)

Cómo utilizar los correos electrónicos del ciclo de vida y comprometer a los clientes