Pensamiento positivo en el trabajo: Beneficios y consejos

El pensamiento positivo es un proceso poderoso que puede mejorar su vida profesional de diversas maneras. Pensar positivamente en el trabajo puede ayudarle a mantenerse motivado y a trabajar mejor con los demás. En este artículo, analizamos las ventajas profesionales del pensamiento positivo, cómo empezar a pensar de forma más positiva y consejos para mantener una perspectiva positiva.

¿Qué es el pensamiento positivo?

El pensamiento positivo es una forma de procesar la información con una perspectiva optimista. Los grandes pensadores positivos entienden que la vida puede ser un reto, pero afrontan los desafíos con determinación y no con derrota. Avanzan con decisión y buscan ayuda cuando la necesitan para hacer el trabajo. Dado que creen en sí mismos y en sus capacidades, así como en las capacidades de los demás con los que trabajan, los pensadores positivos se sienten seguros de que pueden conquistar cualquier obstáculo que encuentren.

Beneficios del pensamiento positivo en el lugar de trabajo

El pensamiento positivo tiene varios grandes beneficios para tu carrera. Influye en la forma en que piensas en tu trabajo y en la forma en que te ven tus colegas y clientes. Éstas son sólo algunas de las ventajas que puede aportar mantener una mentalidad positiva en el trabajo:

  • Reduce los niveles de estrés: Cuando vea los retos como pequeños contratiempos en lugar de desencadenar el estrés, se sentirá mucho más feliz y podrá gestionar mejor los obstáculos profesionales. Las personas que piensan de forma positiva tampoco se centran en los problemas cuando éstos surgen. Sentirse feliz y mantener bajos los niveles de estrés en el trabajo le ayudará a prosperar en su carrera, especialmente cuando ésta sea exigente.
  • Aumenta la productividad: El pensamiento positivo estimula su cerebro para que funcione de forma óptima. También aumenta sus niveles de energía, lo que le hace estar más alerta y mejor equipado para realizar sus tareas. Al reducir su estrés, el pensamiento positivo también le ayudará a pensar con más claridad para mejorar su concentración.
  • Mejora la resolución de problemas: Las personas positivas están mejor preparadas para considerar varias posibilidades, lo cual es un buen rasgo para la resolución de problemas. Esta capacidad es útil para todos, desde los representantes del servicio de atención al cliente que gestionan clientes difíciles hasta los ingenieros que desarrollan nuevos productos.
  • Favorece la adquisición de habilidades: Como el pensamiento positivo abre tu mente, te ayuda a aprender de tus compañeros de trabajo y a dominar nuevas habilidades a través de programas de formación formales. También estará más dispuesto a probar cosas nuevas, ya que se sentirá más seguro de que puede adquirir destreza.
  • Ayuda a la toma de decisiones: Sin que el estrés afecte a su juicio, una mentalidad positiva puede ayudarle a tomar decisiones más claras y mejores. Se sentirá más seguro de que está tomando las decisiones correctas, ya que confiará en que las cosas se resolverán satisfactoriamente al final;
  • Permite aprovechar las oportunidades: Una actitud positiva le anima a aprovechar las oportunidades, incluidos los ascensos y los programas de formación, porque se sentirá más seguro saliendo de su zona de confort que los pensadores negativos. Verá las oportunidades como posibilidades de progreso, en lugar de como amenazas, y confiará en que tiene los conocimientos y la capacidad para superar estos retos en el lugar de trabajo. Aprovechar las oportunidades a medida que surgen te da más posibilidades de éxito profesional que quedarte en el mismo sitio y no arriesgarte nunca.
  • Facilita la interacción: Muchas personas gravitan naturalmente hacia las personas positivas, a las que les resulta más fácil establecer relaciones positivas en el lugar de trabajo. Una vez formadas estas relaciones, a los pensadores positivos les resulta más fácil que a otros comprometerse y comunicarse con sus colegas. Cuando uno se relaciona bien con los demás, el trabajo en equipo y la creación de redes le resultan más fáciles y descubre más personas que apoyan sus ideas y su trayectoria profesional.
  • Te ayuda a gestionar los comentarios y los conflictos: Los pensadores positivos ven la retroalimentación y los conflictos como oportunidades de crecimiento y mejora. La retroalimentación te ayuda a identificar tus puntos fuertes y débiles para que puedas convertirte en un mejor empleado. Entender que no todo el mundo va a estar de acuerdo contigo todo el tiempo puede ayudarte a mantener el conflicto en perspectiva, lo que te ayuda a escuchar y aprender de la persona con la que no estás de acuerdo.
  • Aumenta la resiliencia:  Una actitud positiva no garantiza que todo vaya a salir siempre como quieres, pero te ayudará a relativizar los obstáculos de tu carrera y a seguir avanzando con la determinación de triunfar.

Relacionado con esto: Cómo motivarse en el trabajo

Cómo pensar en positivo

Cambiar de actitud y pensar en positivo es un valioso hábito profesional. Como cada persona es diferente, las técnicas que ayudan a algunas personas a pensar positivamente no serán eficaces para otras. Sin embargo, se ha demostrado que las siguientes técnicas ayudan a muchas personas a mejorar su mentalidad y a pensar de forma más positiva:

  1. Evalúe sus hábitos de pensamiento: Tómese un tiempo para analizar cómo y por qué procesa la información. Por ejemplo, si está en una reunión con alguien que tiene un comportamiento algo negativo, ¿cuál es su primer pensamiento? A continuación, dé pequeños pasos para reeducar sus hábitos de pensamiento para que sean más positivos. En el ejemplo anterior, por ejemplo, podrías pensar que no les gusta o no aprecian tus aportaciones a la reunión. Con el tiempo, podrías cambiar tu forma de pensar y considerar que simplemente están teniendo un mal día o que tienen algún otro factor de estrés en su vida fuera del trabajo.
  2. Practicar el autocuidado: Un cuerpo sano es esencial para una mente sana. Dormir aproximadamente 8 horas cada noche le ayudará a funcionar mejor en el trabajo. Llevar una dieta nutritiva y equilibrada también puede ayudarle a sentirse con energía y preparado para desempeñar sus funciones.
  3. Disfrutar de actividades que levanten el ánimo: Pensar en positivo es más fácil cuando se tiene una mentalidad saludable. Dedica tiempo a actividades que liberen el estrés y mejoren tu estado de ánimo, como meditar, hacer yoga, pasar tiempo de calidad con los amigos u otra afición o actividad que disfrutes. Cualquier cosa que te haga sentir bien debería mejorar tu perspectiva.
  4. Rodéate de gente positiva: La positividad de otras personas puede elevar su propio estado de ánimo. Intente cultivar relaciones con compañeros de trabajo positivos.
  5. Practicar la gratitud: Anotar las cosas por las que está agradecido, como sus logros y otros elementos positivos de su vida, puede mejorar su mentalidad. Puedes tomar notas mentales o hacer una lista de las cosas buenas que ocurren cada día en un diario.

Relacionado: La guía definitiva para la conciliación de la vida laboral y familiar

Consejos para mantener una mentalidad positiva

Mantener una actitud positiva puede ser un reto a veces. Los contratiempos y las decepciones ocurren periódicamente, y éstos pueden alterar la mentalidad y provocar pensamientos negativos. Estas estrategias pueden ayudarte a mantener una mentalidad positiva incluso ante los desafíos:

  • Desafíe los pensamientos negativos:  Cuestiona si tus percepciones son correctas e intenta replantear tus pensamientos. Por ejemplo, un plazo ajustado puede ser una oportunidad para mejorar tu productividad y ponerte a prueba, en lugar de un reto insuperable. Cuando ves los defectos de tu pensamiento negativo, mantener una mentalidad positiva es mucho más fácil.
  • Busque las cosas buenas: Busque las cosas buenas que suceden a su alrededor y concéntrese en ellas cuando sienta que su perspectiva positiva se desvanece. El amor de su familia y amigos, el apoyo de sus colegas e incluso la belleza de la naturaleza pueden hacerle sentir más positivo. Intenta trasladar esos pensamientos positivos al lugar de trabajo.
  • Cambie las cosas que están bajo su control:  No puedes controlar todo en la vida, así que céntrate en lo que puedes. Conviértete en un solucionador de problemas y busca formas de mejorar tu situación cuando las cosas vayan mal. Si no puedes encontrar una solución, busca los momentos de aprendizaje y consuélate sabiendo que las cosas siempre pueden mejorar.
  • Concéntrese en el panorama general: Si siente que está sucumbiendo a la negatividad, pregúntese si sus retos tendrán importancia en el futuro. Esta pregunta puede hacer que los problemas parezcan más pequeños y darte la paz que necesitas para mantener tu mentalidad positiva.
  • Acepte sus errores: Cometer errores es simplemente parte del ser humano, así que intenta no insistir en los tuyos. Cada error es una oportunidad de aprendizaje. Determine lo que podría hacer de manera diferente en el futuro y vea sus errores como oportunidades para mejorar.

Te recomendamos

Contabilidad de costes totales: Definición, cálculo y ejemplos

Tipos de plantillas presupuestarias para el éxito financiero

6 Componentes de un plan de enseñanza (con ejemplos)

Declaraciones condicionales: Qué son y cuándo usarlas

¿Qué es la industria del pop-up? Definición, beneficios y consejos

Cómo Calcular la Rentabilidad de los Dividendos (Definición y Ejemplo Paso a Paso)