¿Qué es el pensamiento divergente? Definición y consejos

Los directivos y empleados utilizan diversos procesos de pensamiento para desarrollar ideas y soluciones creativas. Uno de los métodos más eficaces es el pensamiento divergente, que consiste en producir muchas ideas en un período corto. Puede ayudar a aumentar la creatividad y la innovación de los equipos cuando trabajan en proyectos o resuelven problemas.

En este artículo, definimos el pensamiento divergente, explicamos la diferencia entre el pensamiento divergente y otros métodos de pensamiento y enumeramos las formas de desarrollar esta habilidad.

¿Qué es el pensamiento divergente?

El pensamiento divergente es un tipo de pensamiento creativo que produce muchas ideas o soluciones a un problema. Es un método no planificado y aleatorio de generar y evaluar ideas que está libre de juicios. Los pensadores divergentes suelen ser independientes, curiosos y arriesgados. Los pensadores divergentes pueden:

  • Producir rápidamente muchas ideas
  • Encontrar múltiples formas de resolver un problema
  • Piensa en ideas que la mayoría de la gente no tiene
  • Desarrollar y mejorar sus ideas

Ejemplos de pensamiento divergente

Algunos ejemplos de pensamiento divergente, que también se conoce como pensamiento creativo u horizontal, son

  • Lluvia de ideas
  • Mapa de burbujas
  • Juego de roles
  • Cartografía del sujeto
  • Meditando
  • Escritura libre

Los trabajos que requieren un pensamiento divergente suelen darse en campos como el marketing, el diseño gráfico y la escritura.

Relacionado: 10 trabajos que requieren habilidades de pensamiento creativo

Comparación de los procesos de pensamiento

Tres de los principales procesos de pensamiento que puedes utilizar en tu carrera son el pensamiento divergente, el convergente y el lateral. El pensamiento convergente—también llamado pensamiento analítico, crítico, lineal o vertical—es un método de resolución de problemas que sigue reglas estrictas y lógica. El pensamiento lateral implica el uso de la creatividad para llegar a una solución.

Al saber cómo se comparan el pensamiento convergente y el lateral con el pensamiento divergente, se puede entender cuándo utilizar cada uno. Estas son algunas de las diferencias entre estos tres procesos de pensamiento:

Pensamiento divergente frente a pensamiento convergente

El pensamiento divergente y el convergente son procesos de pensamiento opuestos. He aquí varias diferencias entre ellos:

  • El pensamiento divergente implica una lluvia de ideas espontánea, mientras que el pensamiento convergente implica ideas organizadas y estructuradas.
  • Pensar de forma divergente requiere mucha creatividad e imaginación, mientras que pensar de forma convergente requiere lógica.
  • El pensamiento divergente da lugar a muchas soluciones posibles, mientras que el pensamiento convergente produce una.
  • 1. Pensar de forma divergente prioriza el número de ideas, mientras que pensar de forma convergente prioriza la calidad de las ideas.
  • El pensamiento divergente produce ideas en un corto periodo de tiempo, mientras que el pensamiento convergente puede llevar todo el tiempo necesario para llegar a un resultado.
  • El pensamiento divergente no implica juicio o crítica, mientras que el pensamiento convergente utiliza el análisis para elegir una solución.
  • Cuando se piensa de forma divergente, las ideas divergen hacia fuera, mientras que convergen hacia un único resultado cuando se piensa de forma convergente.
  • Los pensadores divergentes son espontáneos, abiertos y no lineales, mientras que los convergentes son precisos y críticos.
  • El pensamiento divergente encuentra nuevas soluciones a problemas que podrían tener ya soluciones aceptadas. El pensamiento crítico utiliza métodos aceptados e información existente para resolver un problema.
  • Cuando se piensa de forma divergente, no se encuentra necesariamente la respuesta correcta a un problema, sino que se tienen varias opciones. Cuando se piensa de forma convergente, se encuentra una respuesta correcta a un problema y no se cuestiona.
  • Con el pensamiento divergente, una solución puede no ser del todo precisa. Con el pensamiento convergente, algo es completamente exacto o completamente erróneo.
  • El pensamiento divergente utiliza principalmente el lado derecho creativo del cerebro, mientras que el pensamiento convergente utiliza principalmente el lado izquierdo racional del cerebro.

Las pruebas de ortografía y las pruebas estandarizadas de opción múltiple en las que cada pregunta tiene una sola respuesta correcta son ejemplos de tareas de pensamiento convergente. Un ejemplo de pensamiento divergente es tomar una pila de bloques y usarlos para crear tantos diseños como puedas.

Aunque el pensamiento divergente y el convergente son procesos de pensamiento opuestos, los equipos suelen utilizar estos dos métodos juntos para conseguir resultados. Primero practican el pensamiento divergente para reunir ideas, y luego utilizan el pensamiento convergente para elegir la mejor idea u organizar esas ideas en un resultado concreto. Los pensadores convergentes y divergentes suelen trabajar bien juntos porque uno produce ideas creativas y el otro les da estructura y contexto.

Relacionado: Pasos efectivos para la resolución de problemas en el lugar de trabajo

Pensamiento divergente vs. pensamiento lateral

El pensamiento lateral utiliza tanto el pensamiento divergente como el convergente para resolver problemas. A continuación, se describen las diferencias con el pensamiento divergente:

  • Mientras que el pensamiento lateral ignora las soluciones lógicas y paso a paso y busca las inesperadas o inusuales, a diferencia del pensamiento divergente, acaba produciendo un resultado.
  • El pensamiento lateral combina la innovación y la creatividad del pensamiento divergente con el juicio del pensamiento convergente para encontrar una solución a un problema.
  • Pensar lateralmente implica partir de una idea conocida y crear nuevas ideas a partir de ella.
  • El pensamiento lateral toma ideas creativas y las adapta a situaciones y soluciones del mundo real.

Relacionadas: 6 ejemplos de habilidades de pensamiento crítico

Consejos para desarrollar habilidades de pensamiento divergente

Si usted o su equipo quieren ser más creativos y mejorar sus habilidades de pensamiento divergente, pueden realizar ejercicios diseñados para fomentar la innovación y el pensamiento espontáneo. Aquí tienes 12 formas de pensar de forma divergente:

  • Organice sesiones de lluvia de ideas, durante las cuales su equipo registre y considere cada idea mencionada sin juzgarla.
  • Intente encontrar relaciones entre ideas y conceptos que parecen no tener similitudes.
  • Completar actividades grupales o individuales como pensar en 50 ideas en cinco o 10 minutos.
  • Colabora y obtén la opinión de tu equipo para fomentar más ideas.
  • Realice cursos de formación continua o sesiones de capacitación para estar siempre aprendiendo y desarrollándose.
  • Utilice herramientas de colaboración para fomentar la comunicación frecuente y el intercambio de ideas entre los miembros del equipo.
  • Lleva un diario de ideas a medida que se te ocurren para poder crear una colección de ideas que puedas utilizar más adelante.
  • Practica la escritura libre, que consiste en escribir sobre un tema sin parar durante un tiempo determinado. Escribe todo lo que se te ocurra sin corregir ni hacer cambios.
  • Pruebe a hacer un mapa temático, que organiza un grupo de ideas de forma visual para poder identificar sus relaciones.
  • Haz un mapa de burbujas, que es una versión más sencilla del mapa temático pero que también empieza con un tema central con el que dibujas burbujas, o ideas.
  • Juego de roles para poner a prueba las ideas y las interacciones en equipo.
  • Hacer preguntas del tipo «¿qué pasaría si…? «¿Y si intercambiamos A y B?» para producir ideas únicas.