Personalidades en el lugar de trabajo: Qué son y consejos para hacerlas funcionar

Hay muchos tipos de personas que componen la plantilla de un lugar de trabajo, y los distintos empleados tienen personalidades únicas junto con diferentes puntos fuertes y débiles. Es importante entender los distintos tipos de personalidad que puede tener el personal y cómo sacar el máximo partido de cada tipo. Una oficina eficaz también necesita incorporar al personal con tipos de personalidad únicos de forma eficiente para fomentar el trabajo en equipo y aumentar la moral del personal. En este artículo, analizamos las diferentes personalidades en el lugar de trabajo y ofrecemos consejos sobre cómo trabajar con cada una de ellas de forma eficaz.

¿Qué es un tipo de personalidad en el lugar de trabajo?

Los tipos de personalidad en el lugar de trabajo son una forma de clasificar al personal para adaptar mejor su enfoque a sus necesidades como empleado o compañero de trabajo. Aunque no hay dos personas exactamente iguales, y la mayoría de los empleados tendrán algunos elementos que encajen en varias categorías, entender los tipos de personalidad generales y cómo sacar el máximo partido de cada uno puede proporcionar una plantilla para trabajar con su personal y conseguir que sea feliz y eficaz.

Relacionado: Evaluaciones de personalidad para el trabajo

¿Por qué es importante entender las personalidades del lugar de trabajo?

Los empleados con diferentes personalidades en el lugar de trabajo pueden tener enfoques del trabajo sustancialmente diferentes, incluyendo sus preferencias en cuanto a la forma en que son tratados o se les asigna el trabajo hasta la forma en que tratan a los demás y abordan sus tareas. Cuanto más entienda los distintos tipos de personalidad que hay en su oficina, mejor podrá adaptar la forma de enfocar las operaciones diarias a los miembros de su plantilla. Entender las personalidades del lugar de trabajo y adaptar su enfoque a cada una de ellas puede ayudar a que los empleados sean más propensos a permanecer en su empresa, mejorando la retención de los mismos.

Relacionado: La felicidad de los empleados: Por qué es importante y cómo conseguirla

Tipos de personalidad en el trabajo

Hay muchos tipos de personalidades que pueden existir dentro de su personal, y cada empleado posee sus propias características únicas que afectan a su forma de actuar. Sin embargo, el uso de las categorías de personalidad en el lugar de trabajo puede ser una forma eficaz de realizar evaluaciones generales de los miembros de su personal, y puede proporcionar un marco que puede personalizar para obtener los mejores resultados de cada empleado. Estas son algunas de las personalidades más comunes en el lugar de trabajo:

El analista

Un analista es un empleado ordenado y organizado, que prefiere trabajar dentro de una estructura determinada. Ha determinado sus mejores métodos de trabajo y le gusta mantenerlos. La coherencia es importante para un analista y los cambios no anunciados que alteran su enfoque ideal del día pueden causar conflictos.

Cuando se trabaja con un analista, es importante discutir por adelantado cualquier cambio en su rutina. Al notificar con antelación cualquier modificación de sus responsabilidades o procedimientos, se da tiempo al analista para que determine su enfoque preferido para acomodar los cambios, de modo que se produzcan los mínimos trastornos.

El trepador

Un escalador es un miembro ambicioso del equipo que suele estar ansioso por avanzar en su carrera lo antes posible. Esto puede ser beneficioso en la oficina, ya que suelen estar dispuestos a asumir trabajos adicionales para causar una impresión positiva. Puede ser importante vigilar las reacciones de los demás miembros del personal ante un escalador para asegurarse de que no está generando el malestar de otros empleados que pueden sentir que el escalador es demasiado interesado.

Aunque emplear a un escalador puede ser beneficioso para la empresa cuando persigue su ascenso de forma ética, también es importante supervisar el modo en que el escalador intenta ir más allá de las expectativas para que no menosprecie a los demás empleados, lo que puede dar lugar a conflictos que pueden perjudicar la productividad general.

Relacionado: Relacionado: 5 estrategias eficaces de resolución de conflictos

El ilusionista

Identificar a un ilusionista requiere que seas diligente y observador de tu personal, ya que su objetivo es presentarse como un tipo de personalidad preferible. Un ilusionista sobresale en hacer parecer que sus contribuciones a un proyecto son mayores de lo que realmente es, dando sus responsabilidades a otros y buscando atajos con su propio trabajo, para luego reclamar la responsabilidad del producto final.

Tener un ilusionista en su plantilla puede dañar la moral, ya que otros empleados pueden tener que trabajar más duro para recoger el trabajo extra. Al hacer un seguimiento del trabajo que realiza cada empleado, puedes identificar cuándo un miembro de la plantilla no está haciendo su parte justa e intentar ocultar ese hecho. Si se aborda esta cuestión y se mejora su rendimiento, o se le retira de la plantilla, podrá mantener la felicidad general de su personal y aumentar los niveles de rendimiento.

El individualista

Los individualistas dan lo mejor de sí mismos cuando se les da la libertad de llevar a cabo un proyecto por su cuenta. Aunque un individualista trabaje en equipo, a menudo preferirá asumir sus responsabilidades específicas a su manera. Los individualistas también suelen preferir un enfoque de no intervención en la gestión, lo que les permite trabajar como prefieren y que usted los juzgue en función de los resultados de su trabajo.

Un individualista que entiende cómo funciona en su mejor momento puede ser un gran activo para una empresa, ya que ofrece un trabajo de alta calidad sin requerir una gran cantidad de tiempo de la dirección. Si un empleado prefiere trabajar en solitario pero sus resultados no cumplen los estándares, puede ofrecerle una supervisión más estrecha o tiempo de trabajo junto a un miembro del personal con más experiencia para ayudarle a desarrollar sus habilidades hasta que pueda cumplir los estándares con su enfoque preferido.

El motivador

Un motivador es un empleado con mucha energía que a menudo se considera un líder. Creen que deben presionarse a sí mismos y a los demás para realizar el máximo trabajo posible. A veces esto puede llevar a que el motivador sobrepase los límites y ofrezca una motivación que el destinatario no pidió y no cree que sea útil.

Es importante manejar un motivador con cuidado, pero pueden ser extremadamente útiles. Si bien es importante asegurarse de que no se empuja a los demás empleados demasiado lejos de su zona de confort, el motivador puede ser útil para aumentar la productividad de sus compañeros de trabajo.

La gente que se complace en el trabajo

Una persona que complace a la gente da prioridad a caer bien al mayor número posible de personas. En el lugar de trabajo, esto puede significar que el agradador de personas puede ayudar a los demás independientemente de la cantidad de trabajo que tenga por su cuenta. Esto puede ser beneficioso, ya que puede generar relaciones positivas y permitirles ayudar a otros miembros del personal, pero también puede tener efectos perjudiciales si asumen demasiadas cosas, son demasiado insistentes cuando los compañeros de trabajo no necesitan ayuda o evitan abordar un problema porque no quieren causarlo.

Es importante vigilar la forma en que una persona con don de gentes interactúa con los demás empleados. Si hay problemas potenciales que la persona con don de gentes no quiere abordar por miedo a molestar a otro empleado, puede permitir que el problema se convierta en algo mayor. Si observa que una persona que gusta de las personas asume demasiadas responsabilidades o invade la zona de confort de otro empleado mientras intenta ayudar, mantener una conversación privada explicando por qué debería ser menos intrusiva puede mantener a todas las partes contentas.

El perfeccionista

Los perfeccionistas aspiran a realizar su mejor trabajo posible en todo momento. Esto significa a menudo que muestran una gran atención a los detalles y pueden ofrecer productos finales impresionantes. Sin embargo, centrarse demasiado en la perfección puede provocar retrasos en la entrega si su gestión del tiempo no es excelente, y su alto nivel de exigencia también puede provocar el malestar del resto del personal si el perfeccionista se entromete en el trabajo y las responsabilidades de sus compañeros.

Cuando su personal incluye a un perfeccionista, es importante vigilarlo para asegurarse de que no se presiona innecesariamente a sí mismo ni a los demás. Ofrecer un refuerzo positivo en los proyectos puede ayudar a tranquilizar a un perfeccionista, pero es posible que tenga que abordar directamente el valor de entender cuándo un proyecto no necesita más trabajo para ayudarles a encontrar un equilibrio ideal entre calidad y velocidad.

La persona que rinde

Un artista es un empleado al que le encanta ser el centro de atención en la oficina. Suelen ser muy habladores y se apresuran a anunciar sus contribuciones cuando se habla de un proyecto. A menudo también intentan llamar la atención en conversaciones no relacionadas con el trabajo. El ejecutante puede ser uno de los miembros más populares de la plantilla, ya que suele ser muy gregario, sin embargo, existe la posibilidad de que algunos empleados se sientan desanimados por su personalidad y su carácter hablador.

Mientras el trabajador mantenga relaciones positivas con otros empleados, no necesita instrucciones específicas sobre su personalidad extrovertida. Si las acciones de su colaborador provocan tensiones entre los demás empleados, puede hablar con él para que se contenga.

El trabajador ascendente

Un trabajador ascendente es un empleado que tiene un comportamiento atípico cuando se relaciona con el personal de mayor rango que él, a diferencia de sus compañeros o de los empleados que trabajan en un nivel inferior al suyo. Cuando habla con el personal superior, un trabajador ascendente se comporta como un complaciente, mientras que las interacciones con otros miembros del personal pueden parecerse a un tipo de personalidad como el motivador o el perfeccionista, ofreciendo consejos y críticas libremente.

A menudo, un trabajador ascendente puede presentar problemas para la moral del personal, ya que sus compañeros sienten que el trabajador ascendente les maltrata, mientras que el trabajador ascendente también intenta conseguir un trato preferente. Si observa a un trabajador ascendente, es importante discutir el asunto con él con prontitud para frenar el comportamiento y subrayar la importancia de respetar a todos.

Relacionado: Test de Tipo de Personalidad: Definición y ejemplos

El preocupante

Si en tu oficina hay una persona preocupada, la reconocerás como alguien que a menudo se muestra ansiosa por el trabajo que está realizando. Una persona preocupada requiere una validación constante que le asegure que está cumpliendo con las expectativas y entregando resultados satisfactorios.

Cuando identifique a un posible preocupado en su plantilla, es importante que trabaje para aumentar su confianza. A medida que la persona preocupada reduce su ansiedad, puede ser más independiente y producir un trabajo de mayor calidad sin cuestionar sus acciones.

Consejos para integrar las personalidades en tu lugar de trabajo

He aquí algunos consejos que le ayudarán a sacar el máximo partido a la integración de personalidades en su lugar de trabajo:

  • Conozca a todos los miembros de su plantilla para identificar sus tipos de personalidad más amplios y los rasgos individuales que los hacen únicos.
  • Prepara a tus empleados para el éxito asignando al personal un trabajo que se ajuste a sus puntos fuertes.
  • Construye equipos que trabajen bien juntos, por ejemplo, dividiendo a dos motivadores para que cada uno pueda liderar su propio equipo de proyecto.
  • Sirva de mediador imparcial cuando se produzcan disputas para encontrar soluciones de compromiso entre tipos de personalidad enfrentados.

Te recomendamos

Cómo dar consejos a los empleados

Cómo convertirse en un gran agente de arrendamiento

Más de 75 lemas de trabajo en equipo para motivar a su personal

Comprender la organización de la gestión

Las cinco etapas de la carrera profesional y cómo tener éxito en cada una de ellas

Etiqueta: Definición, cómo hacerlo y ejemplos