8 Consejos para usar la pizarra en tus sesiones de brainstorming

Generar nuevas ideas es una tarea importante para muchas empresas y organizaciones. Para ello, los equipos suelen celebrar sesiones de brainstorming. Un método eficaz de brainstorming es la sesión de pizarra, que consiste en utilizar una pizarra de borrado en seco o virtual para representar visualmente las ideas que el equipo genera. En este artículo, analizamos la importancia de las pizarras y proporcionamos 8 consejos que puede utilizar para mejorar las sesiones de pizarra.

¿Qué es la pizarra blanca?

La pizarra es un proceso que los grupos utilizan para aportar nuevas ideas. Puede tener lugar en persona o virtualmente si el equipo dispone del software adecuado. En una sesión de pizarra virtual, los participantes pueden compartir y manipular archivos digitales en un espacio de trabajo compartido. Empresas y organizaciones de todos los tamaños utilizan la pizarra blanca para ayudarles a generar ideas de forma creativa y colaborativa.

¿Por qué es importante la pizarra?

Utilizar una pizarra para organizar las ideas puede facilitar al equipo el seguimiento de las ideas anteriores y la visualización de los conceptos que están discutiendo.

Por ejemplo, una empresa de desarrollo de software puede utilizar una sesión de pizarra para discutir las características que quieren incluir en su nuevo producto. Durante la sesión de pizarra, los miembros del equipo sugieren nuevas características para incluir. El jefe del equipo puede dibujar líneas que conecten las distintas ideas para mostrar cómo funcionarán las distintas características entre sí. Si el equipo lleva a cabo esta sesión de pizarra virtualmente, también puede compartir imágenes de ejemplos de la competencia para aclarar mejor sus ideas.

Relacionado: 6 pasos que su equipo puede seguir para un proceso de brainstorming eficaz

8 consejos para mejorar la pizarra

He aquí ocho consejos que puede utilizar para llevar a cabo mejores sesiones de pizarra:

1. Tener las herramientas adecuadas

Hay dos formas principales de llevar a cabo una sesión de pizarra. La primera es utilizar una pizarra de borrado en seco. Esta es probablemente la opción preferida si los miembros de tu equipo están en el mismo lugar y si tienes una pizarra lo suficientemente grande que puedas utilizar. Si no tiene una pizarra real, puede utilizar un trozo de papel grande, aunque no podrá borrar los elementos del papel como podría hacerlo con una pizarra blanca.

También puede realizar su sesión de pizarra en línea. Esto es posible si dispone de un método de comunicación fiable, como un software de videollamada y un software de pizarra. Con estas herramientas, todos los miembros del equipo pueden ver tu pizarra virtual mientras escribes mensajes, compartes archivos o subes imágenes. Este método es una buena opción cuando quieres llevar a cabo una sesión de brainstorming con trabajadores remotos o cuando quieres hacer algo más con tu pizarra que escribir mensajes.

2. Borrar notas antiguas

Antes de empezar una nueva sesión de pizarra, es conveniente borrar las notas que aún estén en la pizarra física. Por ejemplo, es posible que tenga notas de una sesión anterior, o que haya notas de otro grupo si han utilizado la misma pizarra. Por cortesía, saca una foto o haz una copia de la información de la pizarra antes de borrarla por si alguien necesita la información.

3. Establecer objetivos para la sesión

Antes de empezar la sesión de pizarra, es una buena idea establecer objetivos sobre lo que se quiere conseguir. Tenga en cuenta que cuantos más objetivos establezca, más durará la sesión de pizarra. Una vez que hayas decidido los objetivos, escríbelos en la parte superior de la pizarra para poder consultarlos y mantener al equipo centrado.

Hay muchos tipos de objetivos que puedes establecer para una sesión de pizarra. Puedes intentar crear nuevos eslóganes de marca, discutir ideas para una nueva campaña de marketing o hacer una lluvia de ideas sobre nuevas características para añadir a tu último producto. Los objetivos específicos y cuantificables pueden ayudar a centrar los esfuerzos del equipo. Por ejemplo, en lugar de poner como objetivo «crear nuevas ideas de marketing», puede escribir «crear tres nuevas ideas de marketing e identificar sus elementos».

Relacionado: Objetivos SMART para gestores de proyectos: Definición y ejemplos

4. Establecer normas de comunicación

Si trabaja con un grupo numeroso, es útil establecer reglas de comunicación al principio de la sesión. Las reglas de comunicación determinan la forma en que los miembros del grupo contribuyen al debate. Por ejemplo, puede establecer una norma según la cual, para contribuir, primero hay que levantar la mano. Esto evita que los miembros hablen simultáneamente y garantiza que se escuchen las ideas de todos.

5. Manténgase centrado en el objetivo

A medida que vaya realizando la sesión de pizarra, es posible que su grupo comience a desviarse del objetivo. Si la conversación se desvía del tema, guíe suavemente la conversación hacia el objetivo. Una forma sencilla de hacerlo es remitirse al último punto que alguien haya planteado sobre el tema y hacer una pregunta relacionada con él.

Relacionado: Cómo llevar a cabo una sesión de lluvia de ideas eficaz

6. Organizar mientras se trabaja

A medida que avanza la sesión de pizarra, ésta puede quedar desordenada o ser difícil de leer. Para evitarlo, intenta organizar tus ideas sobre la marcha. Por ejemplo, si escribiste las sugerencias iniciales en diferentes lugares de la pizarra, puedes reescribirlas en formato de lista bajo un título, y luego borrar tus antiguas notas.

Una estrategia que puede resultar útil es crear una plantilla antes de comenzar la sesión. Por ejemplo, si se trata de ideas de pizarra para nuevas características de productos, se pueden crear categorías antes de la sesión, y luego enumerar las nuevas ideas bajo la categoría apropiada a lo largo de la sesión.

7. Guarde las notas importantes

Después de la sesión de pizarra, anote las ideas esenciales en un documento aparte. Si utiliza una herramienta de pizarra virtual, puede simplemente imprimir la pizarra o copiar las ideas en un nuevo documento. Si utilizas una pizarra física, anota las ideas importantes en un papel aparte o haz una foto de la pizarra. También puedes asignar esta tarea a uno de los miembros del equipo, pidiéndole que anote las ideas importantes a medida que avanza la sesión de pizarra.

La creación de un documento independiente garantiza la conservación de las notas de la sesión y facilita el intercambio de ideas con los participantes del equipo después de la sesión.

Relacionado: 7 Métodos para tomar notas de forma organizada

8. Finalizar con la asignación de tareas

Tras la sesión, asigne tareas relacionadas con los objetivos que su equipo ha establecido. Por ejemplo, puede asignar a los miembros del equipo que sigan investigando a partir de las ideas de la sesión. Si utiliza una sesión de pizarra virtual, puede asignar tareas directamente a través del software a cada uno de los participantes para que sepan lo que se espera de ellos.

Te recomendamos

Análisis de Regresión: Qué es y cómo utilizarlo

Guía para el aprendizaje visual

¿Qué es el coste de reposición?

Cómo crear una base de conocimientos en 5 pasos (con consejos para su mantenimiento)

3 Ejemplos de cartas de despido (con plantilla)

Cómo crear cuadros de mando de ventas personalizados