¿Qué es la planificación táctica? Definición y beneficios

La planificación táctica es un tipo de planificación que consiste en dividir un plan estratégico a largo plazo en planes a corto plazo más pequeños y diferenciados. Las empresas y los equipos suelen utilizar este tipo de plan cuando tienen objetivos a largo plazo que se extienden más allá de dos o tres años. Hay varios elementos clave en un plan táctico, como los objetivos específicos, los pasos que hay que dar para alcanzarlos y un calendario.

En este artículo, exploraremos qué es la planificación táctica, cuándo utilizarla, los elementos clave de un plan táctico y los beneficios y desventajas de esta forma de planificación.

¿Qué es la planificación táctica?

La planificación táctica es el paso que se da después de que una empresa o un equipo cree un plan estratégico para dividir ese plan en objetivos y metas más pequeños. Un plan táctico se utiliza para definir los objetivos y determinar cómo se alcanzarán mediante acciones y pasos. La mayoría de los planes tácticos describen los pasos o acciones específicos que se llevarán a cabo para alcanzar los objetivos del plan estratégico más amplio. Estas acciones o pasos se suelen delegar en los miembros del equipo o los empleados adecuados para garantizar que se cumplan en el momento oportuno.

En la mayoría de los casos, la planificación táctica se lleva a cabo cuando una empresa o un equipo necesita responder a un problema o situación inmediata. Por ejemplo, una empresa que quiere ganar una licitación de otra empresa debe crear una propuesta viable que tenga éxito. Esta propuesta suele crearse utilizando una estrategia táctica, que incluye varias acciones pequeñas, como la reducción del precio de la oferta, para ayudar a la empresa a ganar la oferta a la competencia.

Relacionado: ¿Qué es la planificación estratégica? Definición, técnicas y ejemplos

Cuándo utilizar un plan táctico

La planificación táctica se utiliza mejor en las siguientes situaciones:

  • Cuando hay que tomar decisiones empresariales con rapidez
  • Cuando se ha puesto en marcha un plan estratégico y un equipo o empresa necesita determinar los pasos necesarios para alcanzar los objetivos del plan estratégico
  • Cuándo hay que poner en marcha un plan de desviación para identificar oportunidades o prevenir problemas
  • Cuando una empresa o un equipo quiere obtener resultados a corto plazo en lugar de a largo plazo

En resumen, la planificación táctica se utiliza con mayor frecuencia para las metas u objetivos a corto plazo.

Relacionado: Guía completa para fijar objetivos estratégicos (con ejemplos)

Elementos de un plan táctico

A continuación, los elementos más importantes de un plan táctico exitoso:

Objetivos

El elemento principal de un plan táctico son sus objetivos. En la mayoría de los casos, el uso de objetivos SMART es apropiado y garantiza que cada objetivo esté claramente definido y sea alcanzable. SMART es un acrónimo de Specific (específico), Measurable (medible), Attainable (alcanzable), Relevant (relevante) y Time-bound (limitado). Los objetivos incluidos en un plan táctico deben ser objetivos a corto plazo que puedan alcanzarse en un año o menos. Sin embargo, estos objetivos pueden alcanzarse para apoyar un objetivo a largo plazo que forme parte de un plan estratégico.

Para crear objetivos eficaces en su plan táctico, comience con el primer paso necesario para alcanzar cada objetivo. A continuación, divida cada objetivo en pasos adicionales que, en última instancia, conduzcan a la consecución del mismo. Asegúrese de que cada objetivo es realista, se puede medir fácilmente y tiene una fecha límite para aumentar la probabilidad de alcanzarlo.

Relacionado: Cómo escribir un objetivo SMART (y cómo funcionan)

Tácticas

Una táctica es una estrategia que se utiliza para alcanzar cada uno de los objetivos que crea en su plan táctico. Por ejemplo, si su objetivo es desarrollar un nuevo envase de producto para los clientes durante el próximo año, las tácticas que apoyarían este objetivo serían encuestar a los clientes sobre los tipos de productos que encuentran más beneficiosos y realizar pruebas A/B para el envase del producto para evaluar qué tipo de envase tiene más éxito.

Las tácticas no suelen tener plazos, sino que simplemente están ahí para apoyar su capacidad de alcanzar cada objetivo. Las tácticas tampoco se consideran pasos, sino que son acciones más generales que se llevarán a cabo para alcanzar el objetivo.

Acciones

Otro elemento clave de un plan táctico son las acciones que se llevarán a cabo para alcanzar cada objetivo. Las acciones son pasos o tareas específicas que deben completarse para acercarse a la consecución de un objetivo. Por ejemplo, utilizando el mismo escenario que en la sección anterior, las acciones para apoyar el objetivo de desarrollar un nuevo paquete de productos podrían incluir la creación de una lista de los productos que se incluirán en el paquete y la decisión sobre el precio del paquete.

Recursos

Otro elemento importante de un plan táctico son los recursos que serán necesarios para completar cada acción del plan. Los recursos son todo lo que se necesita para realizar las tareas del plan y pueden incluir cosas como materiales, equipos, nuevos empleados, finanzas y subcontratación. Por ejemplo, si una de las tareas de tu plan táctico es elaborar una lista de productos que se incluirán en un paquete de productos, los recursos que necesitarás serán el tiempo y la lista de productos.

Línea de tiempo

Un calendario o plazo es otro elemento esencial de un plan táctico. Cada tarea o acción que forme parte de su plan táctico debe tener una fecha límite. Sin un plazo, puede ser difícil determinar qué tarea es prioritaria y debe hacerse primero. Un cronograma le permite colocar las tareas o acciones en el orden en que deben completarse para alcanzar sus objetivos.

Relacionado: Plan Estratégico vs. Plan Táctico: ¿Cuál es la diferencia?

Ventajas de un plan táctico

Los planes tácticos apoyan la ejecución de la planificación estratégica en todos los niveles de una empresa. A continuación se enumeran algunas de las principales ventajas de un plan táctico:

  • Este tipo de plan ayuda a convertir las estrategias en acciones que, en última instancia, ayudan a la empresa o al equipo a alcanzar sus objetivos.
  • Fomenta la mejora del rendimiento, ya que los empleados y los miembros del equipo dispondrán de pasos procesables para alcanzar los objetivos.
  • Permite a los departamentos y equipos priorizar su trabajo y garantiza que cada tarea se vincule a la estrategia general.
  • Este tipo de plan promueve la participación de toda la organización y puede impulsar el compromiso de los empleados.

Desventajas de un plan táctico

He aquí algunas desventajas potenciales de la planificación táctica:

  • Crear un plan táctico lleva tiempo y, en algunos casos, puede hacer que se dedique más tiempo a planificar que a hacer.
  • Puede hacer que las operaciones de una empresa se ralenticen si el plan táctico es extenso.
  • Es necesario que todos pongan de su parte para garantizar que se cumplan los objetivos de un equipo o una empresa. Si un empleado o miembro del equipo no completa su tarea a tiempo, puede ralentizar todo el proceso.