Una guía sobre la motivación del poder

Comprender lo que motiva a los miembros de su equipo puede garantizar que los coloque en las funciones adecuadas para sus puntos fuertes específicos. Si aprovecha los factores que los motivan, podrá aumentar la productividad y la capacidad del equipo para realizar tareas difíciles.

Las personas motivadas por el poder se ven impulsadas por la necesidad de tener un impacto, de ser fuertes y de motivar a los demás. En este artículo, exploraremos qué es la motivación de poder, los elementos clave de esta teoría de la motivación y algunas estrategias que puede utilizar para aplicarla en su propio lugar de trabajo.

¿Qué es la motivación de poder?

La motivación de poder es la teoría de que algunas personas están motivadas por un deseo de prestigio y reputación o por la capacidad de influir en los demás y estar en una posición de poder. Las personas expresan su deseo de poder de diferentes maneras. Pueden sentirse atraídas por carreras en las que pueden dirigir el comportamiento de otras personas mediante acciones positivas. Los ejecutivos de empresas, los profesores, los periodistas y los políticos son personas que ocupan posiciones de poder. Pueden asumir riesgos y utilizar el prestigio para motivar a los demás;

Las personas en el lugar de trabajo que están interesadas en construir el poder a través de la influencia en lugar de los logros suelen ser las más eficaces para motivar a los equipos. Sus equipos ven los objetivos de la organización, muestran un mayor sentido de la responsabilidad y tienen más espíritu de equipo.

Relacionado: Cómo responder a "Lo que te motiva” (con ejemplos)

Elementos clave de la motivación de poder

Hay algunos elementos clave que son característicos de las personas que están motivadas por el poder:

  1. Con mucha confianza: Estos individuos trabajan duro para ganar prestigio, ser admirados y alcanzar objetivos ambiciosos. Los miembros del equipo que les apoyan satisfacen su necesidad de admiración, aumentando su confianza y creencia en sus objetivos. Este aumento de la confianza puede hacer que tengan más éxito;
  2. Derivar la satisfacción de la consecución de objetivos:  Algo que hace que las personas motivadas por el poder sean especialmente buenas líderes es que encuentran satisfacción en motivar a un grupo para que logre sus objetivos. Entienden que el mejor enfoque para lograr los objetivos es motivar a un grupo de personas para que realicen las tareas en lugar de hacer todo el trabajo ellos mismos. Por lo tanto, hacen de la influencia y la inspiración de los demás su principal objetivo. Al influir en los demás, pueden lograr el resultado deseado gastando menos energía propia.
  3. Madurez y un fuerte sentido de la responsabilidad:  Las personas motivadas por el poder demuestran madurez y un estilo de dirección democrático. Se sienten responsables del éxito de su equipo o departamento y creen en la importancia de unirse para alcanzar el objetivo final.
  4. La necesidad de poder es mayor que la de caer bien: Para las personas motivadas por el poder, la necesidad de poder e influencia supera su necesidad de caer bien. Esto les hace idóneos para los puestos de liderazgo, ya que pueden decidir en función de lo que es mejor para la organización. Sin embargo, es importante tener en cuenta que aún pueden ser empáticos y tener otras características que conforman su personalidad, lo que los convierte en líderes compasivos.

Relacionado: Motivación Intrínseca vs. Extrínseca

Cómo aplicar la motivación por el poder en el lugar de trabajo

El poder de la motivación puede ayudarle a comprender los diferentes factores que influyen en los niveles de motivación de su equipo. Si quiere aplicar esta teoría, tenga en cuenta los siguientes consejos: 

  1. Identifique lo que motiva a los miembros del equipo.
  2. Celebre las victorias, grandes y pequeñas.
  3. Establezca objetivos desafiantes y alcanzables.
  4. Dar crédito cuando se debe.

1. Identificar lo que motiva a los miembros del equipo

Al identificar los factores que motivan a los miembros de tu equipo, puedes asegurarte de que ocupan puestos en los que utilizan sus puntos fuertes naturales y su impulso interno. Los miembros del equipo motivados por el poder, por ejemplo, suelen ser los más adecuados para desempeñar funciones de liderazgo, ya que pueden influir en los demás para perseguir una tarea o un objetivo lo mejor posible y aumentar el espíritu de equipo en general. Por el contrario, las personas motivadas por la necesidad de logro suelen querer realizar las tareas por sí mismas en lugar de depender del equipo y suelen ser idóneas para puestos de ventas u otras funciones en las que trabajan principalmente de forma independiente;

Relacionado: Cómo demostrar habilidades de liderazgo en el trabajo

2. Celebrar las victorias, grandes y pequeñas

Las personas motivadas por el poder se mueven en parte por el deseo de reconocimiento y prestigio. Reconozca y recompense públicamente todas las victorias, tanto grandes como pequeñas, para mantener a todos motivados. Estos reconocimientos probablemente motivarán a todo el equipo, haciendo que las tareas sean más agradables;

Por ejemplo, si su equipo alcanza un pequeño hito, podría darles tiempo libre extra en el trabajo, una fiesta o incluso un simple desayuno en la oficina. Esto permitirá a los empleados ver que sus objetivos—por difíciles que sean—son realistas y que usted reconoce el esfuerzo. Las demostraciones públicas de aprecio, en lugar de las meras bonificaciones económicas, son especialmente gratificantes para los empleados motivados por el poder que quieren el reconocimiento de una victoria. También ayuda a consolidar la mentalidad de equipo cuando el esfuerzo de todos contribuye a la consecución de un objetivo.

3. Establecer objetivos desafiantes y alcanzables

Los miembros de su equipo motivados por el poder son naturalmente confiados y tienen una fuerte creencia en sus propias habilidades. A través de su propio sentido de autoestima, aumentarán la confianza del equipo en general y harán que el grupo sea más capaz de alcanzar objetivos desafiantes. La asignación de tareas difíciles pero alcanzables puede inspirar a los miembros del equipo motivados por la fuerza, que animarán al resto del equipo a estar a la altura de las circunstancias. Asignar tareas desafiantes también da a los empleados la oportunidad de adquirir habilidades y desarrollar sus carreras. Esto también es importante para los miembros del equipo motivados por el poder, que disfrutan del prestigio y la admiración que acompañan a los nuevos logros.

4. Dar crédito cuando se debe

Cuando alguien tenga una buena idea, o si motiva al equipo, atribúyale la idea o el éxito públicamente. Esto les hará sentirse valorados y les motivará. Esto es especialmente poderoso para los miembros de su equipo motivados por el poder, que prosperan con el reconocimiento.

Por ejemplo, si un empleado se acerca a ti con una idea que tu equipo decide utilizar, reconoce públicamente que se le ocurrió, incluso si la idea cambia un poco durante la fase de planificación o implementación. Siga atribuyendo la responsabilidad a ese miembro del equipo hasta la consecución del objetivo.

Te recomendamos

Consejos para comunicarse con los ejecutivos

10 pasos para facilitar una lluvia de ideas

Tipos de cursos de trabajo en el sector bancario y consejos para seguir una carrera bancaria

Cómo elaborar una propuesta de valor

Habilidades de Autogestión: Definición y Ejemplos

P&R: Controlador vs. Contable