P&R: ¿Por qué es importante la comunicación?

La comunicación es vital para el éxito tanto del equipo como del individuo en el lugar de trabajo. Una comunicación clara en el trabajo puede ayudarle a evitar malentendidos, a desarrollar relaciones sólidas con sus compañeros y a establecerse como un miembro vital del equipo. Al igual que con cualquier otra habilidad, puede fortalecer sus habilidades de comunicación con la práctica diaria. En este artículo, revisaremos por qué es importante la comunicación eficaz y cómo puede mejorarla en su propio lugar de trabajo.

¿Por qué es importante la comunicación en el trabajo?

Una buena comunicación en el trabajo puede evitar tensiones y ayudar a las personas a trabajar en equipo, lo que es importante en cualquier sector. Una comunicación clara entre los miembros del equipo o entre éste y el cliente es crucial para el éxito de un proyecto. Por ejemplo, una comunicación clara puede ayudarte a negociar un aumento de sueldo o a delegar responsabilidades en las personas adecuadas de tu equipo.

Además de determinar la satisfacción en el trabajo, una comunicación clara también puede determinar tu movilidad ascendente. Un buen líder sabe utilizar las palabras para reforzar a los miembros de su equipo, ayudarles a alcanzar su potencial y definir lo que se espera de los demás.

Los diferentes tipos de comunicación

Existen cuatro tipos de comunicación:

  • Comunicación verbal
  • Comunicación no verbal
  • Comunicación escrita
  • Comunicación visual

Cada tipo de comunicación ofrece sus propias ventajas en el trabajo. A medida que desarrolle sus habilidades comunicativas, aprenderá de forma natural qué tipos de comunicación son mejores para las distintas situaciones.

Comunicación verbal

La comunicación verbal consiste en enviar y recibir información a través de la palabra. Casi todas las interacciones sociales diarias, incluidas las conversaciones, las reuniones y las presentaciones, requieren el uso de la comunicación verbal. Con una buena capacidad de comunicación verbal, puede demostrar que tiene confianza y conocimientos sobre el tema que está tratando.

Comunicación no verbal

La comunicación no verbal, como el lenguaje corporal y las expresiones faciales, puede ser tan importante como la comunicación oral. Independientemente de lo que diga, su lenguaje corporal puede indicar sus verdaderas intenciones y sentimientos. Por ejemplo, si quieres mostrar activamente a alguien que estás interesado en una conversación, mantén un lenguaje corporal amable y abierto. Puedes hacerlo manteniendo los brazos sin cruzar y apuntando con los pies hacia la otra persona.

Relacionado: Habilidades de comunicación no verbal: Definición y Ejemplos

Comunicación escrita

La comunicación escrita es cualquier forma de comunicación que implique la palabra escrita. Muchos tipos de interacciones requieren comunicación escrita, como cartas, correos electrónicos, presentaciones y propuestas. Para mantener unas relaciones sanas con los demás en el trabajo, es probable que tengas que reforzar tus habilidades de comunicación escrita. Un correo electrónico claro y bien escrito, por ejemplo, puede ayudar a garantizar que tus compañeros de trabajo sepan cómo ajustar su carga de trabajo mientras tú estás de vacaciones.

Relacionado: 5 pasos para una buena redacción comercial (con consejos)

7. Comunicación visual

La comunicación visual es el uso de medios visuales para enviar un mensaje. Algunos ejemplos son las fotografías, los vídeos, los archivos MIDI y los gráficos. La comunicación visual puede ser una forma eficaz de transmitir datos, como las estadísticas, que de otro modo podrían ser difíciles de seguir para los demás. Por ejemplo, si presentas los datos que has obtenido tras unas semanas de investigación, podrás comunicarlos con mayor claridad con una presentación de diapositivas.

Cómo mejorar sus habilidades de comunicación

Sigue estos pasos para mejorar tus habilidades de comunicación en el trabajo:

  1. Practicar la escucha activa
  2. Paráfrasis
  3. Hacer preguntas abiertas
  4. Mostrar empatía
  5. Recordar conversaciones anteriores
  6. Pedir feedback
  7. Apunte a la claridad

1. Practicar la escucha activa

La escucha activa es la capacidad de concentrarse en un orador, comprender su mensaje y responder adecuadamente. A diferencia de la escucha pasiva, que consiste esencialmente en escuchar sin comprender y responder, la escucha activa implica involucrar a la otra persona en la conversación. La escucha activa es una habilidad muy importante en el lugar de trabajo, ya que puede aportar muchos beneficios, como la mejora de la moral o un cambio positivo en la dirección de la empresa.

Relacionado: Habilidades de escucha activa: Definición y ejemplos

2. Parafrasee

Puedes asegurarte de que te estás comunicando con claridad repitiendo a la otra persona lo que ha dicho y preguntándole si has entendido bien. Esta técnica demuestra que estás escuchando y que quieres entender lo que la otra persona está diciendo, lo que en sí mismo puede crear camaradería. También da a la persona con la que hablas la oportunidad de aclarar lo que está diciendo y ampliar su mensaje. Por ejemplo, si está discutiendo una propuesta con un compañero de trabajo, puede decir: «Lo que he oído es que el diseño actual es difícil de leer. ¿Es eso cierto?

3. Haga preguntas abiertas

Las preguntas abiertas suelen ayudar a obtener mucha más información que la típica pregunta de sí o no. Una pregunta abierta permitirá a la otra persona compartir los conocimientos que usted no tiene, especialmente si le pide que amplíe lo que ya le ha dicho. Por ejemplo, si un compañero de trabajo menciona que cree que vuestras reuniones semanales podrían ser más productivas, puedes preguntarle qué podría hacer tu equipo para aumentarlas.

4. Mostrar empatía

Póngase en el lugar de la otra persona e intente comprender por qué responde a una situación de la forma en que lo hace. Conecta con la otra persona y muestra empatía. Si demuestras que te importa su situación, generarás confianza con ella, lo que facilitará la colaboración en equipo en el futuro. Puede decir algo como: «Lamento que tenga este problema. ¿Cómo puedo ayudarle?»; o «Eso parece difícil. ¿Hay algo que pueda hacer?

5. Recordar conversaciones anteriores

Recuerda los puntos clave y la información que un miembro del equipo ha compartido en otras conversaciones. Si lo hace, demostrará que tiene un interés a largo plazo en ellos, lo que puede animarles a compartir más información. También demuestra que puede recordar detalles, lo que puede fomentar la confianza de la otra persona en sus capacidades como miembro del equipo.

6. Pedir feedback

Los comentarios sinceros son una excelente manera de mejorar. Pide a tus compañeros de trabajo su opinión sobre tus habilidades comunicativas e integra sus consejos en tu estilo de comunicación. Algunas cosas pueden ser difíciles de ver por ti mismo, pero un compañero de trabajo puede señalarlas fácilmente y ayudarte a mejorarlas. Solicitar comentarios sólo puede ayudarte a descubrir dónde están tus puntos fuertes y débiles.

7. Apuntar a la claridad

Concéntrese en lo que quiere que la otra persona escuche en lugar de lo que usted quiere decir. Asegúrese de que su lenguaje corporal coincide con su lenguaje hablado. Concéntrese en las reacciones de la otra persona y ajuste su discurso y conducta en consecuencia.

Te recomendamos

Las diferencias entre metas y objetivos (con ejemplos)

¿Qué es el Design Thinking? Las 5 fases explicadas (definición y ejemplo)

Cómo ofertar en trabajos de hormigón para conseguir el contrato

Cómo elegir una especialidad en la universidad

FAQ: ¿CUÁL ES LA DIFERENCIA ENTRE LA EVALUACIÓN DEL RENDIMIENTO Y LA SEGURIDAD EN EL TRABAJO? ¿Cuál es la diferencia entre la evaluación y la gestión del rendimiento?

Afirmaciones positivas en el lugar de trabajo: Impacto, Consejos y Ejemplos