La importancia de la ética en el trabajo: 6 beneficios significativos

Muchas organizaciones crean códigos éticos específicos que guían sus operaciones y la forma en que sus procesos afectan a las partes interesadas en general. Esta ética puede ayudar a las organizaciones a mantener normas específicas de rendición de cuentas, responsabilidad, profesionalismo y más, a medida que navegan por los desafíos y las diferentes circunstancias del día a día. Al mantener estas directrices en su trabajo, las organizaciones a menudo experimentan una variedad de beneficios significativos que pueden mejorar la vida de los empleados, los clientes, los líderes y el público en general. En este artículo, describimos qué es la ética en el trabajo, por qué es importante establecerla y qué beneficios específicos pueden obtener las organizaciones y las partes interesadas al iniciar un código de conducta ética.

12 ejemplos de ética empresarial y por qué son importantes

¿Qué es la ética en el trabajo?

La ética en el lugar de trabajo se refiere a un conjunto específico de directrices morales y legales que las organizaciones pueden cumplir. Estas directrices suelen influir en la forma en que los empleados y los clientes interactúan con una organización— en esencia, la ética en el lugar de trabajo guía la forma en que las organizaciones sirven a sus clientes y cómo tratan a sus empleados.

Por ejemplo, si una empresa ha expresado que está comprometida éticamente con el cumplimiento de las promesas que hace, puede establecer sólidos procesos de apoyo que aborden esta política específica y ayuden a los clientes a sentirse atendidos. A partir de aquí, la misma empresa puede crear programas de incentivos específicos para animar a los empleados a producir un trabajo de alta calidad y asegurarse de que cumplen dichas promesas cuando se alcanzan los objetivos.

Cuando las organizaciones crean códigos éticos explícitos, pueden diseñar sus procesos y procedimientos para apoyar dichas iniciativas. En la mayoría de los casos, las organizaciones emplean la ética en el trabajo para mejorar la vida y la productividad de las partes interesadas específicamente. Sin embargo, en algunas situaciones, las organizaciones pueden crear códigos éticos que beneficien simultáneamente a la percepción que el público tiene de sus operaciones. He aquí algunos ejemplos de ética común que las organizaciones pueden establecer en el lugar de trabajo:

  • Rendición de cuentas
  • Responsabilidad
  • Igualdad
  • Transparencia
  • Confíe en
  • Cumplir las promesas
  • Lealtad
  • Equidad
  • Cooperación
  • Dedicación
  • Disciplina
  • Profesionalidad
  • Sostenibilidad
  • Legalidad

Relacionado: ¿Qué es la ética empresarial? Definición, importancia y consejos

Por qué es importante la ética en el trabajo

La ética en el lugar de trabajo es una parte increíblemente importante para formar una organización de éxito con miembros del equipo satisfechos y leales. Unas normas éticas elevadas pueden ayudar a las partes interesadas, como los empleados, los inversores, los clientes y otras personas implicadas en las operaciones del lugar de trabajo, a sentir que la organización salvaguarda sus intereses. Al incorporar deliberadamente directrices éticas en su estructura, las organizaciones pueden tener en cuenta los intereses de sus empleados y, al mismo tiempo, mantener una influencia positiva en las personas a las que afectan sus procesos.

A su vez, los empleados y otras partes interesadas suelen seguir su ejemplo y mantener los mejores intereses de la organización actuando de forma ética en sus tareas diarias. Por ejemplo, si un empleado recibe un trato justo y entiende el compromiso de una organización con la responsabilidad y la sostenibilidad medioambiental, es menos probable que cometa comportamientos perjudiciales para el medio ambiente que puedan contribuir negativamente a la imagen pública de la organización. Con ello, la ética en el lugar de trabajo ayuda a establecer una relación recíproca que beneficia a las organizaciones en general y a los individuos influenciados por las operaciones de la organización.

Este tipo de iniciativa puede ayudar a las organizaciones y a los empleados por igual a disfrutar de determinados avances, como el aumento de la productividad y la mayor satisfacción de los empleados. Cuando los empleados entienden y perciben el compromiso de su organización con unos estándares éticos elevados, pueden ser más devotos en sus funciones y expresar su orgullo por formar parte de dicha organización. Este tipo de transformación puede ser clave para fomentar la eficacia de la organización. Este modo de conducta suele denominarse ciudadanía organizativa—un fenómeno de comportamiento de los empleados en el que los miembros del equipo se comprometen voluntariamente a actuar de forma positiva, constructiva y con ánimo de crecimiento.

Relacionado: Código ético profesional: Definición y ejemplos

Beneficios del uso de la ética en el lugar de trabajo

El uso de la ética en el lugar de trabajo tiene varios beneficios. Tanto los líderes como las partes interesadas y el público en general pueden experimentar mejoras significativas cuando las organizaciones se atienen a normas éticas elevadas. He aquí algunos de los principales beneficios que se derivan del empleo de la ética en el lugar de trabajo:

Satisfacción de los empleados

Cuando las organizaciones expresan su compromiso de mantener unas normas éticas elevadas, suelen tratar mejor a los empleados y animan al personal a actuar lateralmente bajo las mismas premisas. Estas normas éticas ayudan a establecer una cierta expectativa sobre cómo las operaciones de la organización afectan a las partes interesadas' bienestar e intereses personales. Cuando las organizaciones y las partes interesadas cumplen las normas éticas, pueden crear un entorno laboral en el que los individuos se sienten respetados, escuchados y satisfechos en sus funciones. Con este mayor índice de satisfacción, las organizaciones pueden reducir a menudo la rotación de personal y atraer más fácilmente a nuevos candidatos con talento para que trabajen en ellas.

Relacionado: Guía completa de liderazgo ético (con ejemplos)

Mejora la cultura del lugar de trabajo

Como ya se ha dicho, cuando las organizaciones actúan de forma responsable y ética, los líderes y empleadores suelen seguir su ejemplo. Esto puede ayudar a mejorar significativamente la cultura del lugar de trabajo en general. Por ejemplo, si una organización expresa su compromiso ético con la diversidad, la inclusión y la igualdad, las partes interesadas pueden sentirse responsables de mantener la misma norma ética. Pueden empezar a responsabilizar a los líderes de la organización de las acciones éticamente discrepantes o empezar a examinar sus propios comportamientos más de cerca. Este tipo de interacción puede ayudar a las organizaciones a reforzar sus iniciativas en general y a crear una sólida cultura ética para su plantilla en la que las partes interesadas se sientan seguras, protegidas y comprometidas.

4. Mantener el cumplimiento legal

A menudo, las normas éticas que las organizaciones establecen para sí mismas se corresponden directamente con las directrices legales. Por ejemplo, una empresa manufacturera que exprese un fuerte compromiso con la sostenibilidad de las prácticas ecológicas puede estar también sujeta a cumplir las directrices legales sobre procedimientos sostenibles de eliminación de residuos para evitar la contaminación ambiental. Por lo tanto, cuando las organizaciones establecen fuertes códigos de conducta ética, a menudo se alinean con las normas legales establecidas para ellos por los organismos oficiales de gobierno y reciben el doble beneficio de cumplir con sus obligaciones legales.

Relacionado: Ética empresarial: Tipos y ejemplos

Mejora la reputación pública

Cuando las organizaciones establecen normas éticas claras para su lugar de trabajo, suelen disfrutar de una mejor imagen pública. En los últimos años, los consumidores y la sociedad en general se han preocupado cada vez más por la forma en que las organizaciones tratan a sus empleados y actúan de forma responsable ante el público.

Por ejemplo, a medida que los consumidores se han ido interesando por comprar productos ecológicos que garanticen un menor daño para el entorno natural, han empezado a examinar las formas en que las empresas fabrican y comercializan los productos. Este movimiento ha dado lugar a la creación de un nuevo mercado de consumo de productos y servicios ecológicos en el que las empresas sostenibles son consideradas más favorables. Por lo tanto, actuar de forma ética puede mejorar significativamente la imagen pública de una organización y evitar las posibles críticas que surgirían por un comportamiento poco ético.

Relacionado: Responsabilidades sociales y ética: 8 buenas prácticas empresariales

Compromiso y fidelización de clientes

Si una organización está orientada al cliente, inculcar normas éticas específicas en el lugar de trabajo puede ayudar a fomentar un mayor compromiso y lealtad de los clientes. A menudo, los clientes estarán más dispuestos a comprometerse con empresas explícitamente éticas que con las que tienen menos iniciativas éticas. Como se mencionó anteriormente, cuando las empresas sirven a sus empleados y a las partes interesadas con responsabilidad y responsabilidad, pueden obtener un cierto nivel de respeto en su reputación pública.

Con esto, los clientes pueden sentirse más cómodos promocionando una organización o gastando su dinero con dichas empresas. Con el tiempo, a medida que una organización mantiene un sólido sistema de ética laboral, su reputación puede solidificarse. Esto puede dar lugar a una mayor lealtad de los clientes—cuando los clientes confían en una organización, volverán a ella repetidamente y se comprometerán a un nivel más profundo.

Agilizar los procesos de toma de decisiones

Cuando las organizaciones establecen códigos éticos de conducta en el lugar de trabajo, fomentan una cultura diseñada para mantener dichas normas. Estas directrices pueden ayudar a los líderes de la organización a tomar decisiones ágiles y a resolver los problemas de manera eficiente cuando surgen desafíos. Cuando los líderes tienen expectativas éticas específicas establecidas para ellos, pueden utilizar estas expectativas para dirigir sus elecciones y gestionar los conflictos con sencillez. Estos procesos de toma de decisiones racionalizados pueden conducir a un alto nivel de coherencia organizativa a largo plazo.

Te recomendamos

Sugerencias de Mejora en una Empresa: 20 formas de mejorar

8 Consejos de tutoría de empleados para desarrollar su equipo

Cómo convertirse en un despachador de policía

Cómo hallar los ingresos

Valores de la Gestión de Proyectos: Qué son y cómo implementarlos

Cómo el coste de oportunidad puede ayudarle a tomar mejores decisiones (con ejemplos)