¿Cuáles son los beneficios de los becarios y por qué los contratan las empresas?

Muchas empresas de casi todos los sectores ofrecen programas de prácticas. Pueden variar en cuanto a la duración, el nivel de responsabilidad y la remuneración, y existen beneficios tanto para el empleador como para el becario. Participar en unas prácticas puede ayudarte a adquirir experiencia en un campo profesional y a tener oportunidades para futuros empleos. En este artículo definimos qué es un becario, analizamos las razones por las que las empresas ofrecen programas de prácticas y exploramos los beneficios que tienen las prácticas tanto para la empresa como para el becario.

Guía definitiva de las prácticas

¿Qué es un becario?

Un becario es un profesional en desarrollo que trabaja en una empresa durante un corto periodo de tiempo para adquirir experiencia y conocimientos sobre un campo profesional concreto. La mayoría de las veces, los becarios son estudiantes universitarios, aunque también pueden serlo otros adultos, sobre todo si están cambiando de carrera o están cursando estudios superiores. Como becario, aprendes sobre las funciones diarias de una empresa, departamento o puesto para conocer una carrera con menos compromiso.

Los becarios pueden obtener créditos universitarios por un puesto de prácticas o, a menudo, recibir una remuneración por su trabajo. Ser becario es una forma valiosa de adquirir experiencia en el mundo real fuera de las aulas y tener material para añadir a tu currículum. Puedes explorar intereses que te ayuden a orientar tus objetivos profesionales personales y conocer las expectativas de empleo en el campo elegido para saber si es adecuado para ti.

¿Qué ofrece una pasantía típica?

Las prácticas pueden ser a tiempo parcial o completo y ofrecer una experiencia práctica en el campo elegido. Algunas prácticas tienen ligeras responsabilidades administrativas, aunque suelen ser menos de la mitad de sus funciones. Las prácticas suelen tener calificaciones y preferencias, al igual que las solicitudes de empleo. Por ejemplo, un puesto de prácticas puede estar abierto a quienes estén cursando una determinada titulación o a quienes tengan una media de notas mínima.

La mayoría de las prácticas estándar ofrecen:

  • Objetivos de aprendizaje intencionados
  • Supervisión guiada por un profesional con experiencia laboral en el sector
  • Observación, evaluación y retroalimentación continuas para el crecimiento
  • Desarrollo personal, desarrollo de habilidades duras y blandas y avance académico
  • Un equilibrio entre los objetivos de aprendizaje y las necesidades organizativas de la empresa.

Un programa formal de prácticas está estructurado y supervisado, a menudo con orientación y formación para garantizar que los becarios lo hagan bien y adquieran habilidades. Los buenos programas de prácticas se vuelven competitivos, ofreciendo a las empresas candidatos fuertes entre los que elegir, lo que puede fortalecer el programa y conducir a futuras oportunidades de contratación del equipo de prácticas.

Las empresas pueden ampliar su programa de prácticas mediante:

  • Estudiantes de secundaria
  • Estudiantes universitarios
  • Estudiantes graduados
  • Estudiantes internacionales
  • Cambio de carrera profesional

Relacionado: Guía para encontrar unas prácticas durante la universidad

5. ¿Por qué las empresas contratan becarios?

Empresas de todos los tamaños y sectores contratan a becarios para obtener un valioso apoyo para la empresa y sus empleados actuales. Las prácticas permiten a las empresas invertir en su propio éxito futuro y quizás descubrir nuevos talentos y futuros líderes. Los becarios pueden encargarse de tareas de menor nivel, liberando tiempo para que sus colegas se ocupen de otros trabajos, aunque ahora hay más puestos de prácticas que ofrecen responsabilidades que van más allá de las tareas administrativas.

Los empresarios pueden beneficiarse de la contratación de becarios o de la creación de un programa de prácticas más amplio. Aquí hay cinco grandes beneficios que se obtienen de los becarios:

Una plantilla más amplia

Los becarios son un valioso apoyo y ayuda para los empleados actuales, incluso si las tareas que se les asignan tienen niveles modestos de responsabilidad. Al asumir tareas como becario, otros compañeros pueden realizar proyectos creativos o más avanzados. Como becario, puedes esperar tareas que te ayuden a aprender una nueva habilidad o más sobre el sector y trabajar con otros empleados en proyectos específicos, investigaciones o campañas. La mayoría de los puestos de prácticas cuentan con supervisión para ofrecerte feedback sobre tu trabajo.

Oportunidades de tutoría

Los programas de prácticas ofrecen a los empleados actuales la oportunidad de servir de mentores a los futuros líderes del sector, y pueden promover una cultura de trabajo saludable y fomentar la moral de la empresa. Ayudar a enseñar y desarrollar a las personas nuevas en la carrera puede motivar a los empleados y revigorizar su pasión o ética de trabajo y aumentar el liderazgo efectivo dentro del equipo.

Una nueva perspectiva

Los becarios ofrecen una nueva visión de la actividad y los procedimientos cotidianos de una empresa y pueden compartir ideas sobre la estrategia, los planes y las políticas, entre otras cosas. Como becario, puedes participar en sesiones y reuniones de brainstorming o hacer aportaciones y sugerencias a los responsables de la empresa o de las prácticas. Puedes ayudar a las organizaciones a aplicar las últimas estrategias y técnicas en el campo profesional que hayas elegido gracias a tu formación y conocimientos. Con la creciente presencia y uso de las redes sociales, por ejemplo, los becarios pueden aplicar sus conocimientos tecnológicos para aportar oportunidades e ideas creativas para el marketing o el compromiso en las redes sociales.

Publicidad positiva

Las comunidades y las industrias suelen elogiar a quienes ofrecen prácticas a la próxima generación de empresarios. Las empresas que ofrecen prácticas pueden establecer o hacer crecer sus conexiones con universidades y colegios, aumentando su visibilidad en los campus y su capacidad para reclutar a otros estudiantes. Las prácticas también pueden promover la implicación y la presencia en la comunidad mediante la enseñanza de la futura mano de obra y su repercusión.

Un grupo de candidatos a empleados

Las empresas pueden seleccionar y desarrollar futuros talentos a través de las prácticas y aumentar sus índices de retención de personal, ya que muchos becarios consiguen ofertas de trabajo una vez finalizadas las prácticas. Como antiguo becario, se asimila al nuevo papel más rápidamente de lo que lo haría un contratado externo. Los empleadores pueden organizar diversas actividades sociales y seminarios de desarrollo profesional para conocer mejor a cada becario y saber cómo puede ser una buena incorporación permanente al equipo.

Relacionado: Cómo pedir unas prácticas: Pasos y consejos

¿Por qué hacer prácticas?

Hay varias razones para convertirse en becario. Se adquieren conocimientos y experiencia empresariales fundamentales, independientemente del campo o el sector en el que se realicen las prácticas, y éstas suelen ser el punto de partida de una carrera profesional de éxito al estimular tus intereses con la experiencia del mundo real. Tanto si eres un estudiante universitario como si buscas entrar en un nuevo campo profesional, las prácticas son una gran opción para obtener los inestimables beneficios asociados a ellas.

Un programa de prácticas significativo y con propósito te proporcionará:

  • Experiencia: Las prácticas proporcionan relevancia en la industria y experiencia en el mundo real fuera de las aulas para incluirlas en el currículum profesional. Facilitan la transición de la universidad al mundo profesional y permiten trabajar con personas inteligentes y motivadas.
  • Exploración: Se puede conocer el campo de interés y varias organizaciones para explorar las posibilidades de carrera y los lugares en los que se quiere trabajar. Puedes confirmar tus objetivos y opciones profesionales o descubrir otros nuevos de los que no eras consciente a través de unas prácticas o incluso explorar una nueva ciudad o zona.
  • Desarrollo de habilidades: A través de la asignación de tareas y la tutoría del programa de prácticas, puedes avanzar en tus habilidades, desarrollar otras nuevas y poner a prueba lo que ya has aprendido. Las habilidades que adquieras a través de unas prácticas pueden ayudarte en el resto de tus estudios o en futuros trabajos.
  • Creación de redes: Con las prácticas puedes crear una red profesional a través de los compañeros de la oficina o de los clientes y proveedores con los que trabajas. Estas conexiones pueden ser útiles a la hora de buscar un trabajo o los contactos que hagas pueden llevarte directamente a una oferta.
  • Ingresos: La mayoría de las prácticas formales son programas remunerados, que te ofrecen una compensación por tu tiempo y una forma de mantenerte. La remuneración varía según la ubicación, el sector y el tamaño de la empresa, aunque los becarios del ámbito técnico suelen ganar más que los de ámbitos no técnicos. Las prácticas no remuneradas tienen criterios específicos establecidos por el Departamento de Trabajo de EE.UU.
  • Un aumento de sueldo: Incluir en el currículum una sólida experiencia en prácticas puede ayudar a conseguir un salario competitivo en la búsqueda de empleo. Muchos empleadores consideran las prácticas como experiencia de entrada, lo que puede influir en tu fuerza como candidato a un puesto de trabajo o durante las negociaciones salariales.

Relacionado: 10 ventajas de hacer prácticas

¿Cuáles son los tipos de prácticas?

Las prácticas varían en función del programa, la empresa, la ubicación o el nivel de estudios. He aquí algunos ejemplos de prácticas:

  • Prácticas de verano: Este es uno de los periodos de prácticas más comunes y puedes hacer prácticas a tiempo completo entre semestres, e incluso realizar un periodo de prácticas diferente cada verano a lo largo de la universidad. Las prácticas de verano varían en duración, aunque suelen ser de dos o tres meses.
  • Prácticas semestrales: En el caso de las prácticas semestrales, lo normal es hacerlas a tiempo parcial mientras se asiste a clases remuneradas o se obtienen créditos escolares.
  • Prácticas: Las prácticas externas suelen ser unas prácticas reducidas que duran sólo unas semanas, también conocidas como job shadowing.
  • Aprendizaje cooperativo: Los programas de cooperativas se diferencian de las prácticas por el tiempo asociado a ellas. La mayoría de las cooperativas duran un año o más y los estudiantes asisten a una mezcla de clases y trabajo. Por ejemplo, una universidad puede ofrecer un programa de licenciatura de cinco años y un año de prácticas para adquirir experiencia.
  • Prácticas de un año: En algunos periodos de prácticas de un año, trabajas la primera mitad sin remuneración para que el empleador pueda explorar tu potencial. Si tienes éxito, sueles cobrar la segunda mitad del año.
  • Prácticas en la universidad: Las prácticas universitarias se realizan a través de la universidad o el campus, y ofrecen trabajos temporales dentro de la escuela y, en la mayoría de los casos, a estudiantes de ciencias, salud, tecnología o investigación que cursan estudios superiores.
  • Prácticas virtuales: Las prácticas virtuales son a distancia y puedes hacerlas desde casa o desde la escuela. Ofrecen flexibilidad y la oportunidad de trabajar para empresas u organizaciones desde más lejos.
  • Aprendizaje de servicio: El aprendizaje de servicio suele requerir una combinación de aprendizaje, prácticas y servicio a la comunidad.

Te recomendamos

Cómo redactar una carta de explicación por llegar tarde al trabajo (con ejemplos)

¿Qué son los 14 puntos de Deming para la gestión?

Cómo tratar de forma productiva a un empleado conflictivo

Cómo crear su código de ética (con ejemplos)

14 maneras de mejorar su estrategia de intimidad con el cliente

10 objetivos que todo jefe de equipo debería tener