15 razones por las que los buenos empleados se van

El desarrollo de una empresa de éxito requiere una colaboración e interacción positivas entre los empleados y sus directivos. Sin embargo, a veces un buen empleado se encuentra descontento en su puesto y puede decidir abandonar la empresa por completo. Afortunadamente, hay medidas que puede tomar para atraer a los buenos empleados y mantenerlos en plantilla. En este artículo, examinamos las cualidades que demuestran los buenos empleados, discutimos varias razones por las que los buenos empleados se van y ofrecemos recomendaciones sobre cómo retener a los empleados.

¿Cuáles son las características de los buenos empleados?

Los buenos empleados son vitales para el éxito de una empresa. Algunas características de un buen empleado son:

Fiabilidad

Los buenos empleados son aquellos en los que un supervisor puede confiar cualquier tarea. Son puntuales y constantes, y su trabajo es de alta calidad.

Independencia

Los buenos empleados demuestran una gran atención al detalle, una organización eficaz y una buena gestión del tiempo. Cuando se enfrentan a retos, los empleados independientes utilizan sus habilidades de pensamiento crítico y desarrollan soluciones creativas a los problemas, a menudo sin la participación de un gerente.

Integridad

Los buenos empleados son sinceros sobre sus habilidades, capacidades y carencias. Estos empleados siguen todas las normas éticas y defienden los principios de la empresa.

Trabajo en equipo

Ser un miembro de confianza y valorado de un equipo es otra característica de un buen empleado. La colaboración requiere paciencia, empatía, una gran capacidad de comunicación y adaptabilidad.

Relacionado: 9 Cualidades de un buen empleado

Por qué se van los buenos empleados

Los empleados pueden decidir dejar una empresa por numerosas razones, entre ellas:

5. Insatisfecho con la gestión

Una de las razones más comunes por las que los buenos empleados se marchan es la gestión ineficaz e inexperta. Todos los empleados quieren que los demás escuchen y valoren sus opiniones, y pueden sentirse frustrados si sus supervisores no están abiertos a sus aportaciones.

Es probable que los empleados cumplan y superen las expectativas si se sienten apoyados por otros en su trabajo. Por ejemplo, los supervisores pueden hacer preguntas al empleado sobre cualquier obstáculo y proporcionarle apoyo cuando lo necesite.

3. Pocas oportunidades de crecimiento

Los buenos empleados suelen querer desarrollarse profesionalmente. Si su trabajo actual no les permite ascender a un puesto de mayor nivel, es posible que se marchen y encuentren otra oportunidad en otro lugar.

Para remediarlo, los supervisores pueden reunirse regularmente con los empleados para hablar de sus objetivos profesionales y de las formas en que el supervisor puede apoyarlos. También pueden considerar la posibilidad de ofrecer a los empleados oportunidades de desarrollo profesional como clases y seminarios de formación continua.

Compensación

Los buenos empleados quieren sentir que la organización aprecia su tiempo y sus esfuerzos, y una compensación justa es una forma excelente de hacerlo. Por ejemplo, una empresa puede considerar la posibilidad de añadir bonificaciones por rendimiento tras las evaluaciones ejemplares de los empleados.

Técnicas o productos obsoletos

Es importante mantenerse al día de las últimas tendencias que se aplican a su sector. Si los empleados sienten que su empresa utiliza prácticas o tecnología anticuadas, pueden abandonar la empresa si estas cosas les dificultan la realización de su trabajo. Puede ser útil investigar a los competidores para ver si su tecnología y sus prácticas son similares a las de ellos, y los seminarios empresariales también pueden proporcionar información sobre técnicas y herramientas nuevas y emergentes.

Falta de compromiso

Para ser productivos, los empleados necesitan sentir una conexión significativa con su trabajo. Los empleados desvinculados suelen cumplir sólo los requisitos mínimos de la tarea y no parecen interesados en mejorar.

Para comprometer a los empleados, los directivos pueden ofrecerles nuevas tareas. Además, la empresa puede dar a los empleados la oportunidad de colaborar con otros departamentos en proyectos, sobre todo si esto estimula el interés de los empleados por su trabajo.

Relacionado: Preguntas y respuestas: ¿Qué es el compromiso de los empleados?

7. Trabajar en exceso

Los buenos empleados también pueden dejar una empresa porque se sienten frustrados por el exceso de trabajo. Los empleados con exceso de trabajo pueden beneficiarse de que se deleguen algunas de sus tareas a otros cuando sea posible. Por ejemplo, tal vez un nuevo empleado necesite más práctica en una tarea concreta en la que un empleado con exceso de trabajo tiene experiencia, así que el director delega la tarea del empleado con exceso de trabajo en el nuevo empleado.

No hay controles

El trabajo de un directivo es comprobar regularmente la productividad de los empleados, la cultura de la oficina y los objetivos profesionales. Los equipos de dirección y gestión pueden mostrar su aprecio y apoyo a los empleados comprobando con frecuencia su estado.

Falta de desafíos

Si a los buenos empleados no se les da la oportunidad de utilizar sus habilidades de pensamiento crítico o de trabajar en proyectos desafiantes, es posible que abandonen la empresa para encontrar oportunidades de trabajo que sean más estimulantes intelectualmente. Las empresas deben ofrecer múltiples oportunidades para que los empleados realicen tareas desafiantes y resuelvan problemas difíciles. Además, asignar a un buen empleado el liderazgo de un proyecto de equipo puede demostrarle que los demás confían en él y valoran sus contribuciones.

Inflexibilidad en el lugar de trabajo

Si las políticas de su lugar de trabajo son demasiado firmes, puede resultar difícil retener a los buenos empleados. Para evitarlo, las empresas pueden ofrecer cosas como horarios flexibles y oportunidades de teletrabajo. Otra opción son las políticas de horario flexible, que permiten a los empleados alternar y ajustar sus horarios de entrada y salida. Un lugar de trabajo que se adapte a los horarios de los empleados puede aumentar la moral y la productividad.

Los valores fundamentales no están claros

Cuando los empleados son conscientes de los objetivos y valores de la empresa, es más probable que se comprometan con su trabajo. Un conjunto definido de valores fundamentales permite a los empleados visualizar y comprender claramente el propósito de su trabajo. Un lugar de trabajo que invoque con frecuencia sus valores fundamentales puede recalcar a los empleados por qué su trabajo es importante.

Retener a los empleados tóxicos

Otra forma de perder a los buenos empleados es mantener a los malos. Los malos empleados pueden crear un ambiente de trabajo tóxico, que en última instancia disminuye la productividad.

Para promover un entorno de trabajo positivo, los empleados deben ser respetuosos y honestos entre sí. Los supervisores pueden modelar este comportamiento recibiendo amablemente cualquier comentario y admitiendo cuando han cometido un error o una equivocación.

Poco reconocimiento

Todos los empleados quieren que se les reconozca y elogie por su buen trabajo. Es importante reconocer los esfuerzos positivos del equipo, ya que esto eleva la moral y ayuda a mantener un ambiente de trabajo saludable. Una empresa puede trabajar para retener a sus empleados reconociendo cada logro, aunque parezca pequeño.

Relacionado: 11 ideas de reconocimiento a los empleados que harán que se sientan valorados

Problemas de conciliación de la vida laboral y familiar

Los buenos empleados también pueden dejar una empresa si hay problemas con su equilibrio entre el trabajo y la vida privada. Los equipos de dirección pueden ofrecer sugerencias que ayuden a los empleados a conciliar su vida laboral y familiar, si se les informa periódicamente. Para ayudar a facilitar un buen equilibrio entre la vida laboral y personal de sus empleados, las empresas pueden ofrecer ocasionalmente pausas prolongadas para el almuerzo, de modo que los empleados puedan hacer un recado rápido o aprovechar el tiempo extra para relajarse.

Objetivos desalineados

Para seguir comprometidos con su trabajo, los empleados deben sentir que sus objetivos profesionales se alinean con la cultura y los objetivos de la empresa en general. Durante el proceso de contratación, los responsables de la misma pueden aclarar los valores y la misión de la empresa. De esta manera, los empleados potenciales entienden la visión de la empresa y pueden evaluar si los objetivos de la empresa se alinean con sus propios objetivos profesionales.

Independencia

Los buenos empleados pueden abandonar una empresa si no se les da suficiente independencia. Dar a los empleados la oportunidad de ser independientes les muestra que la empresa confía en sus capacidades, lo que permite al empleado confiar en sí mismo.

Para fomentar la sensación de independencia, los supervisores deben sentirse cómodos delegando responsabilidades a otros. Una vez que han asignado una tarea, pueden identificar y alentar lo que el empleado hace bien y proporcionar retroalimentación de apoyo con respecto a las áreas de mejora.

Cómo retener a los buenos empleados

Aquí hay algunas cosas que puede hacer para retener a los buenos empleados:

1. Ofrecer la oportunidad

Para retener a los buenos empleados, ofrezca oportunidades de crecimiento en su puesto actual. Asigne a los empleados tareas que les supongan un reto y que puedan ayudarles a avanzar en su carrera. Pregunte a los empleados qué recursos o materiales necesitan para ser más productivos en su puesto actual.

Otra forma de fomentar el crecimiento de los empleados es desarrollar un programa de mentores en el que los empleados veteranos se conviertan en mentores de los nuevos. Esto puede ser una experiencia gratificante para los mentores, y les da la oportunidad de desarrollar nuevas habilidades.

Relacionado: 20 estrategias para retener a los empleados

2. Sea honesto

Para mantener a los buenos empleados en plantilla, es importante ser sincero con ellos. Si hay cambios significativos que afectan a la organización, es una buena práctica ponerlo en conocimiento de todos los empleados. Además, esté abierto a recibir los comentarios de los empleados. Escuchar los comentarios es una buena manera de demostrar a los demás que confía en sus opiniones y está abierto a sus ideas.

3. Desafía a los empleados

Los buenos empleados quieren trabajar en tareas atractivas y estimulantes. Puede atraer a estos empleados ofreciéndoles oportunidades para crear nuevos productos o desarrollar nuevos programas. Además, puede complacer a los buenos empleados permitiéndoles que se ofrezcan como voluntarios para proyectos que les interesen y emocionen. También puede desafiar a los buenos empleados estableciendo objetivos individuales para cada mes, trimestre o año.

4. Recompensar el trabajo excepcional

Otra forma de mantener a los buenos empleados en tu equipo es recompensarles por su duro trabajo. Las recompensas pueden consistir en un ascenso, una bonificación por rendimiento, un reconocimiento o una simple nota. Además de las recompensas, su empresa puede considerar la posibilidad de ofrecer beneficios especiales, como opciones sobre acciones.

Te recomendamos

Cómo ser más creativo: Por qué es importante y pasos para impulsar la creatividad

Proceso de producción: Definición y tipos que pueden utilizar las empresas

¿Qué es una cuenta de ahorro para la salud y puede ahorrarle dinero?

#BeKind21: Únete a Indeed + Born This Way Foundation en una campaña por la bondad

Cómo escribir un currículum

Cambio de paradigma en los negocios: Definición y ejemplos