Presupuestos de Caja: Qué son y cómo funcionan

El presupuesto de tesorería de una empresa es una medida importante que ayuda a mantener la estabilidad financiera. Los presupuestos de tesorería permiten al personal saber cuánto dinero debe entrar y salir de su empresa en un periodo determinado. A menudo, una empresa calcula los presupuestos de tesorería en una serie de rangos para diversos fines de planificación.

En este artículo, hablaremos de lo que es un presupuesto de tesorería, de cómo se utilizan y de la diferencia entre los presupuestos de tesorería a corto y a largo plazo, además de ofrecer un ejemplo de cómo crear un presupuesto de tesorería.

¿Qué es un presupuesto de tesorería?

Un presupuesto de tesorería es una estimación del flujo de caja de una empresa durante un periodo de tiempo determinado. Los presupuestos pueden calcularse a corto plazo, medido en semanas o meses, o a largo plazo de uno o más años. El presupuesto de tesorería incluye tanto las fuentes de ingresos de la empresa como los gastos que se espera que ésta realice.

Relacionado: Guía del flujo de caja

¿Cuál es el objetivo de los presupuestos de caja?

El objetivo principal de un presupuesto de caja es evaluar la estabilidad financiera de una empresa. Conocer el flujo de caja positivo o negativo de una empresa permite determinar su estabilidad operativa. Aunque en general es preferible un presupuesto de caja positivo, la interpretación concreta del presupuesto de caja de una empresa puede variar en función de las circunstancias de la misma.

Un cálculo positivo en un presupuesto de tesorería significa que la empresa espera ganar más dinero del que gasta en ese periodo. Esto significa que la empresa está obteniendo beneficios, que pueden utilizarse para aumentar las retribuciones, pagar a los accionistas o aumentar las reservas de efectivo de la empresa para futuros proyectos. Los beneficios excesivos también pueden indicar una oportunidad para aumentar con seguridad el gasto en iniciativas de crecimiento mientras se mantiene la estabilidad financiera.

Un cálculo negativo muestra que la empresa proyecta perder dinero durante un periodo determinado. Aunque se trata de una posible señal de advertencia, hay muchas circunstancias en las que una empresa puede prever perder dinero durante un periodo. Por ejemplo, las nuevas empresas suelen necesitar gastar más de lo que ingresan cuando empiezan para encontrar los nuevos clientes necesarios para construir una empresa estable y sostenible. Del mismo modo, una empresa puede asumir pérdidas a corto plazo para ampliar la fabricación o aumentar el marketing con el objetivo de beneficiarse del gasto a largo plazo.

Relacionado: Por qué es importante elaborar un presupuesto (más 7 beneficios de elaborar un presupuesto)

¿Cómo funcionan los presupuestos de tesorería?

Un presupuesto de tesorería es una proyección y, como tal, se basa en otras proyecciones para realizar sus cálculos. Esta dependencia significa que la exactitud de un presupuesto de tesorería viene determinada por la exactitud de la información utilizada para realizar sus proyecciones, ya que unos datos subyacentes más precisos permiten proyectar con mayor exactitud el rendimiento durante el periodo de tiempo establecido.

Al calcular un presupuesto de liquidez, primero hay que identificar las necesidades y oportunidades de flujo de caja de la empresa durante el periodo de tiempo que se está evaluando. Las formas más comunes de necesidad son las obligaciones de préstamo, los pagos a las partes interesadas y los costes operativos. Las oportunidades en un periodo incluyen la inversión, la nueva financiación de los préstamos y los ingresos operativos.

El presupuesto de tesorería se utiliza como una parte importante de la planificación de la empresa, ya que demuestra si una empresa tiene suficiente efectivo disponible para cubrir los costes en el período que se evalúa. Un resultado negativo de la evaluación del presupuesto de tesorería significa que la empresa no puede cubrir los costes de las operaciones si las proyecciones son correctas, y es posible que tenga que pedir préstamos o encontrar opciones de financiación adicionales para realizar los pagos.

Relacionado: Relacionado: 7 pasos del proceso de planificación estratégica

Presupuesto de caja a corto plazo frente a presupuesto de caja a largo plazo

A la hora de clasificar los presupuestos de tesorería, la gente suele dividirlos en dos categorías. Un presupuesto de caja a corto plazo cubre un periodo medido en semanas o meses, mientras que un presupuesto de caja a largo plazo cubre un periodo de años. Un presupuesto de tesorería de un año se denomina ocasionalmente presupuesto de tesorería intermedio.

Los presupuestos de tesorería a corto plazo permiten comprobar la viabilidad a corto plazo de una empresa. Son más beneficiosos cuando se comprueba la sostenibilidad de las obligaciones a las que se enfrenta regularmente una empresa. El presupuesto de tesorería a corto plazo de una empresa permite comprobar que es capaz de hacer frente a demandas como nóminas, facturas, alquileres y costes de fabricación. Suele incluir proyecciones financieras basadas en las ventas y la facturación de cuentas.

Los presupuestos de tesorería a largo plazo proporcionan una mejor visión de la viabilidad de una empresa. En lugar de centrarse en métricas individuales como en un presupuesto de caja a corto plazo, es habitual que un presupuesto de caja a largo plazo haga uso de evaluaciones a nivel macro de la empresa, como los informes trimestrales.

Los presupuestos de caja a largo plazo son herramientas útiles para tareas que incluyen la determinación del valor de una empresa como inversión mediante la realización de proyecciones sobre cómo puede crecer una empresa durante un periodo de varios años. El plazo más largo de un presupuesto de tesorería a largo plazo requiere más proyecciones, lo que puede aumentar la incertidumbre. Sin embargo, también puede proporcionar una valiosa información sobre las posibilidades de éxito de una empresa a largo plazo.

Ejemplo de presupuesto de tesorería

A continuación se muestra un ejemplo de presupuesto de tesorería que podría crear una empresa:

Una empresa realiza una evaluación de sus finanzas y determina que tiene ingresos en los próximos tres meses. Estos ingresos son el resultado de las cuentas por cobrar pendientes, las ventas de efectivo y de activos que se producirán y cerrarán en los tres meses y un saldo de efectivo existente que pueden transferir. Tienen obligaciones en los tres meses que incluyen el pago al personal, el mantenimiento de las operaciones diarias y el pago de las cuentas por pagar y de los préstamos pendientes.

Para realizar un análisis del presupuesto de tesorería para los próximos tres meses, la empresa registra los importes de estos activos y obligaciones:

  • Cuentas por cobrar: $20,000
  • Ventas al contado: $5,000
  • Venta de activos: $2,000
  • Reenvío de efectivo: $4,200
  • Sueldos y beneficios: $10,000
  • 2. Cuentas por pagar: $3,000
  • Costes de explotación: $6,000
  • Compra de activos: $1,500
  • Pagos de préstamos: $2,400

Para completar la evaluación del presupuesto de tesorería, la empresa suma tanto sus activos como sus obligaciones durante el periodo de evaluación:

  • Activos totales: $20,000 + $5,000 + $2,000 + $4,200 = $31,200
  • Obligaciones totales: $10,000 + $3,000 + $6,000 + $1,500 + $2,400 = $22,900
  • Saldo de caja: $31,200 – $22,900 = $8,300

El análisis revela que la empresa espera poder cubrir sus gastos de explotación durante el periodo sin necesidad de inyecciones de efectivo adicionales. Proyectan terminar el trimestre con un nuevo saldo de reserva de efectivo de 8.300 dólares.