Proceso de valor añadido: Definición y Valor vs. No Valor

Todo lo que hace una empresa añade o no añade valor al negocio. Las empresas pueden utilizar un proceso de valor añadido para examinar cada paso de sus procesos y determinar si cada actividad está añadiendo valor a sus productos o servicios. Si descubren un proceso o actividad que no está añadiendo valor, entonces su tarea es cambiar o eliminar esa operación. En este artículo, analizamos qué es el proceso de valor añadido, identificamos qué son las actividades de valor frente a las de no valor, analizamos las áreas de valor y examinamos las categorías de despilfarro.

¿Qué es un proceso de valor añadido?

El proceso de valor añadido es la forma en que una empresa define qué actividades y procesos añaden valor a sus productos, servicios o negocio en general. El valor tiene en cuenta lo que un cliente pagará por un producto o servicio, lo que significa que el cliente es en última instancia quien decide si una actividad añade valor al producto o servicio. Para entender mejor este concepto, he aquí un ejemplo:

Su empresa vende calculadoras que cuentan con un servicio gratuito de atención al cliente por teléfono las 24 horas del día. Para poder ofrecer este servicio gratuito, su empresa paga a varios técnicos con conocimientos los siete días de la semana, las 24 horas del día, para que respondan a las llamadas telefónicas de los clientes. Este servicio es un proceso de valor añadido.

Durante mucho tiempo, su calculadora fue el principal producto que los clientes decidían comprar. Luego, un nuevo competidor comenzó a vender la misma calculadora. El competidor ofrece asistencia por correo electrónico con una respuesta garantizada en 72 horas, y la vende por un 7% menos que el precio de su calculadora.

En los próximos meses, su empresa pierde un número importante de clientes a favor de su competidor. Los clientes han dejado claro con su poder adquisitivo que prefieren la calculadora de menor precio a un servicio de atención al cliente de 24 horas.

Aunque el servicio de atención al cliente las 24 horas del día añadía valor al producto en el pasado, ya no lo hace, por lo que se ha convertido en un desperdicio. Tanto el servicio en sí como los salarios que la empresa paga a los técnicos especializados ya no son un valor añadido.

Relacionado: Cómo utilizar los precios de valor añadido

Valor frente a no valor

Todo lo que ya no añade o nunca ha añadido valor a un producto o servicio es un no-valor, también llamado residuo. Un despilfarro es todo aquello que va más allá de los recursos mínimos imprescindibles para crear un producto o servicio. Según las circunstancias, los residuos pueden ser materiales, equipos, dinero, tiempo, personal o piezas. Otra forma de definir el despilfarro es cualquier actividad o proceso que no cambie físicamente el producto ni aumente su rentabilidad al satisfacer los requisitos del cliente.

Relacionado: Cómo Calcular el Valor Añadido (Con Ejemplos)

Áreas de valor

Una empresa suele elaborar su propia definición de lo que añade valor y su propio proceso para descubrir si algo añade valor. Muchas empresas crean directrices sencillas que les ayudan a determinar si las actividades de su negocio añaden valor o son un desperdicio de recursos.

Las directrices comunes sobre las áreas de valor hacen las siguientes preguntas:

  • ¿Está el cliente dispuesto a pagar el coste de esta actividad?
  • ¿La actividad cambia la función o la forma del servicio o producto?
  • ¿Pueden los empleados realizar la actividad correctamente a la primera?
  • ¿La actividad es inútil, desigual o no conforme?
  • ¿Es la actividad demasiado difícil o excesiva?

Si las respuestas indican que la actividad es costosa o desafiante, entonces la actividad en cuestión no es un proceso de valor añadido. Las empresas pueden considerar la posibilidad de eliminar estas actividades.

Relacionado: Ocho formas de añadir valor a su empresa

Categorías de residuos

Las siguientes categorías son algunas de las actividades más grandes y comunes que no añaden valor o se consideran un desperdicio:

Defectos

Esto ocurre cuando los servicios o productos se estropean o dejan de ser aceptables para los clientes. Los servicios que son defectuosos hacen perder tiempo y dinero porque los empleados tienen que repetirlos para que salgan bien. Los productos defectuosos suponen una pérdida de tiempo y dinero, porque hay que repararlos o tirarlos. Las empresas pueden evitar esta categoría de residuos estableciendo métodos eficaces para reducir los defectos.

Relacionado: ¿Qué es el control de calidad?

Tiempo de espera

Cuando los empleados están esperando algo para poder trabajar, como la finalización del producto o el procesamiento de la información, ese tiempo ocioso se convierte en una pérdida. Una mejor programación de los empleados y llenar este tiempo con otras tareas productivas son algunas formas de hacer mejoras y eliminar el tiempo de espera.

Relacionado: Habilidades de gestión del tiempo: Definición y ejemplos

Sobreproducción de productos

La sobreproducción de productos se produce cuando una empresa produce un artículo demasiado rápido o demasiado pronto, provocando un exceso de inventario. Cuando una empresa produce más producto del que puede vender, el producto se acumula y provoca problemas de almacenamiento de inventario. La mayoría de las veces, la sobreproducción de productos conduce al despilfarro. Una excepción a esto es la creación de un gran suministro antes de aumentar las ventas durante una temporada de vacaciones.

Relacionado: ¿Qué es la gestión de operaciones?

Almacenamiento del inventario

Puede ser un desperdicio cuando una organización no almacena los materiales, los productos acabados o la información de forma eficiente. Por ejemplo, cuando hay un excedente de inventario y no se almacena correctamente, provoca un despilfarro al ocupar espacio de almacenamiento, aumentar los impuestos sobre el inventario, incrementar el riesgo de pérdidas y aumentar los costes de manipulación. Las mejores prácticas para el inventario consisten en mantener sólo la cantidad mínima absoluta de inventario necesaria.

Relacionado: Inventario: Definición y métodos para la gestión

Talento no utilizado

Esto ocurre cuando una organización pasa por alto o ignora los talentos y conocimientos de los empleados, en lugar de utilizarlos para resolver problemas. Los empresarios pueden establecer métodos para descubrir los talentos de sus empleados y asegurarse de que éstos alcanzan todo su potencial.

Relacionado: Guía para la evaluación del talento

Transporte innecesario

Cuando una empresa mueve necesariamente o en exceso materiales, equipos o suministros, puede ser una pérdida de tiempo y recursos. Por ejemplo, el traslado de productos de un almacén a otro dentro de un almacén o el traslado de productos a largas distancias en la planta de fabricación son ejemplos de transporte innecesario. Las formas de eliminar el transporte innecesario pueden incluir la reorganización del almacén para un almacenamiento óptimo o la reorganización de las áreas de la planta de fabricación para agilizar el flujo de trabajo.

Relacionado: ¿Qué es la logística y cómo funciona?

Procesamiento adicional

Puede ser una pérdida de tiempo y recursos cuando los empleados tienen que rehacer parte de un proceso o cuando hay más pasos de los necesarios en un proceso. Este tiempo y esfuerzo del trabajo extra se convierte en una forma de desperdicio. Esto es especialmente cierto si el cliente no necesita, no le interesa o no quiere pagar por esas actividades de procesamiento adicionales.

Relacionado: 6 formas de agilizar los procesos empresariales y los flujos de trabajo

Exceso de movimiento

Se trata de actividades innecesarias, como la manipulación excesiva de productos, equipos o máquinas. Las empresas pueden reducir o eliminar la pérdida de tiempo y esfuerzo racionalizando los procesos mecánicos y estableciendo protocolos claros de uso.

Actividades requeridas

Las categorías de residuos no incluyen las actividades obligatorias, que son actividades que no necesariamente añaden valor pero que la organización debe completar. Por ejemplo, las actividades que implican el cumplimiento de las normas del sector o el cumplimiento de la normativa gubernamental no son categorías de despilfarro. Sin embargo, las empresas pueden examinar las actividades requeridas para optimizarlas y hacerlas más eficientes.

Te recomendamos

Guía completa sobre la gestión de ventas

Cómo convertirse en actriz

Cómo obtener el W-2 de un empleador anterior: Pasos y consejos

Cómo crear una firma de correo electrónico empresarial con 10 ejemplos

¿Qué es la prueba del sistema? (y cómo realizar una prueba del sistema)

7 consejos para empezar a trabajar como asesor financiero