15 ejemplos de cómo aumentar la productividad en el trabajo

Aprender a optimizar su productividad puede aumentar su rendimiento y reputación general en el trabajo, así como su potencial de ingresos, permitiéndole avanzar más rápidamente en su carrera. Estas son algunas estrategias que cualquiera puede utilizar para aumentar su productividad, aunque identificar lo que mejor funciona para usted puede requerir tiempo y esfuerzo.

En este artículo, analizamos los diferentes tipos de productividad y compartimos 15 ejemplos de cómo puede aumentar su propia productividad.

¿Qué es la productividad?

La productividad se refiere a la eficiencia de un individuo, aunque hay varias formas de ella. La productividad del trabajo, en la que se evalúa la eficiencia del trabajador, es uno de los tipos más comunes de productividad. Hacer las cosas en menos tiempo y con menos esfuerzo es lo que significa la productividad. Las empresas pueden ser más rentables si aumenta la productividad nacional, además de mejorar la calidad de vida.

Tipos de productividad

Existen numerosos tipos de productividad, entre ellos:

Productividad parcial

Cuando una medida de productividad utiliza sólo una clase de factores, se denomina «productividad parcial» En otras palabras, la productividad sólo se mide de forma aproximada y no se mide todo. Las medidas típicas de productividad parcial son cosas como los materiales, la energía utilizada por unidad de producción y las horas de trabajo. La productividad de la mano de obra también es una medida de productividad parcial común. La productividad laboral es igual a la relación entre el volumen de producción y el uso de insumos laborales—el número total de horas trabajadas.

Productividad multifactorial

La productividad multifactorial es una medida de rendimiento económico que compara la cantidad de producción con el número de insumos combinados que se utilizan para producir la producción. Este tipo de productividad mide la entrada de múltiples factores, que pueden incluir servicios adquiridos, mano de obra, capital, energía y materiales.

Productividad total

Cuando se miden todos los productos y los insumos, se llama productividad total. Para realizar una medición válida de la productividad total, hay que tener en cuenta todos los insumos de producción.

15 ejemplos de cómo aumentar la productividad en el trabajo

He aquí algunos ejemplos de cómo puede aumentar su propia productividad en el trabajo:

1. Centrarse en las tareas de alta prioridad

Utilice la Matriz de Eisenhower para ayudarle a organizar las tareas y decidir cuáles son las más prioritarias e importantes y qué cosas debe delegar y eliminar. Este es un ejemplo de su aspecto:

Hacer: Realice esta tarea ahora.
Decidir: Programe una hora para hacerlo.
Delegar: ¿Quién puede hacerlo por usted?
Eliminar: Elimínelo.

2. Reserve el 20% de su jornada para las tareas importantes

Reserve un 20% de cada día para centrarse en sus tareas más prioritarias. Incluso si no es capaz de centrarse en esas tareas de alta prioridad durante el resto del día, habrá dedicado 90 minutos a sus principales prioridades.

Relacionado: La regla del 80/20 explicada con ejemplos

3. Limpia tu espacio de trabajo

Un escritorio y un espacio de trabajo limpios y ordenados pueden ayudarle a concentrarse mejor y mejorar su capacidad de ser productivo. De hecho, los estudios demuestran que un escritorio limpio puede ayudarle a concentrarse en una tarea más de una vez y media más.

4. Minimizar las distracciones

Apague el teléfono y cierre el correo electrónico cuando intente concentrarse en tareas de alta prioridad. Los investigadores han descubierto que el sonido de su teléfono zumbando—incluso si no lo mira—puede hacer que su mente divague. Cierra tu bandeja de entrada para no tener correos electrónicos que te distraigan y afecten a tu concentración.

5. Tener un plan de reuniones

Aunque la mayoría de las reuniones no tienen necesariamente un orden del día, es una buena idea escribir por adelantado lo que se quiere tratar en la reunión. Intente limitarlo a tres puntos o menos, y envíe notas después de la reunión para que todos los asistentes sepan de qué son responsables.

Relacionado: Las mejores formas de motivar a su equipo

6. Dormir bien

Un sueño de calidad te permite concentrarte eficazmente y lograr más cosas durante el día. Los estudios también han descubierto que las personas que no descansan adecuadamente son más propensas a necesitar días de enfermedad a lo largo del año, lo que repercute en su productividad general.

7. Aumentar su acceso a la luz solar

Los estudios han descubierto que los trabajadores que se sientan cerca de una ventana completan las tareas más rápidamente y rinden mejor en las tareas que implican la función mental y el recuerdo de la memoria. Considere la posibilidad de hacer una pausa durante el día para exponerse unos minutos a la luz del sol.

8. Haga ejercicio con regularidad

El ejercicio no sólo mejorará su calidad de sueño, sino que los investigadores han descubierto que el ejercicio regular permite a las personas completar las tareas de resolución de problemas más rápidamente.

9. Tenga una rutina matutina

Tenga un ritual matutino que siga al principio de cada día. Puede ser la meditación, la lectura, el ejercicio o cualquier otra cosa. Una rutina matutina te ayuda a ponerte en el estado de ánimo adecuado para tener un día productivo.

10. Preparar la noche anterior

Al final de cada día, escriba de tres a cinco cosas que quiera realizar al día siguiente. Puedes incluso entrar en detalles, como esbozar un artículo que quieres escribir o anotar los puntos principales que quieres tratar en una presentación.

Relacionado: 10 Consejos para estar más orientado a los objetivos en el trabajo

11. Tomar descansos

Tómese un descanso cada 90 minutos o dos horas. Las investigaciones demuestran que ése es el tiempo máximo que su cerebro puede dedicar a una tarea toda su atención de una sola vez. Durante su descanso, levántese de su escritorio, camine, beba agua o salga a tomar el sol.

12. Comprobar el correo electrónico sólo dos veces al día

Los investigadores han descubierto que consultar el correo electrónico produce un subidón de dopamina. Esto, a su vez, le obliga a querer volver a consultar el correo electrónico, interrumpiendo el flujo de su trabajo. Cada día que detienes una tarea para revisar tu correo electrónico, impactas en tus niveles de productividad y también obtienes una descarga de dopamina que impacta en tu energía al final del día. Programe momentos específicos de su día en los que revise y responda a los correos electrónicos antes de volver a otras tareas.

13. Escriba sus pensamientos

Ten a mano un bolígrafo y un papel para anotar las ideas que se te ocurran. Esto te permitirá documentar la idea o la tarea que necesitas recordar sin que ello te suponga un esfuerzo cerebral innecesario y te distraiga de aquello en lo que te estás centrando.

14. Crear sistemas

Sistematiza tu trabajo al máximo para aumentar la eficiencia. Esto elimina la necesidad de dedicar tiempo a la toma de decisiones, lo que puede mejorar tu rendimiento y productividad diarios.

15. Centrarse en una tarea a la vez

Las investigaciones han demostrado que se tarda una media de 25 minutos en retomar una tarea después de haber sido interrumpida. Por eso es importante centrarse en una tarea a la vez y evitar la tentación de la multitarea.

Aunque sólo utilice un puñado de estos pasos, siempre que los convierta en parte de su rutina diaria, es mucho más probable que coseche los beneficios en términos de productividad laboral.