Ventajas y desventajas de utilizar el liderazgo transaccional

Elegir el enfoque de liderazgo adecuado es fundamental para la eficacia de la empresa. Un enfoque de liderazgo transaccional puede ser una opción adecuada para los directivos, al igual que otros estilos de liderazgo. Para decidir si un enfoque de liderazgo transaccional es adecuado para usted, debe sopesar sus propias habilidades, la cultura corporativa y las necesidades de la empresa.

En este artículo, analizamos qué es el liderazgo transaccional y los pros y los contras de aplicarlo en su empresa.

Relacionado: Relacionado: 6 Estilos y teorías de liderazgo para el crecimiento profesional

¿Qué es el liderazgo transaccional?

Una empresa puede aplicar el liderazgo transaccional, que es un enfoque de liderazgo muy estructurado en el que hay expectativas, recompensas y consecuencias claras. El uso del liderazgo transaccional puede ayudar a los empleados a entender sus responsabilidades, así como lo que pueden ganar o perder en función de su rendimiento. Los empleados pueden ser evaluados de manera imparcial, buscando minimizar los sentimientos personales y maximizar la evaluación objetiva.

Relacionado: 6 Teorías de liderazgo para el crecimiento profesional

Pros y contras del liderazgo transaccional

Elegir el mejor estilo de liderazgo para usted y su empresa puede ser una decisión importante que puede tener un impacto significativo en la producción de su personal. Es importante tener en cuenta tanto las ventajas como los inconvenientes de elegir un estilo de liderazgo transaccional para evaluar si es el que mejor se adapta a sus necesidades.

Relacionado: ¿Qué es el liderazgo transaccional?

Pros

El uso del liderazgo transaccional con el personal tiene muchas ventajas. Algunas de las ventajas de un enfoque de liderazgo transaccional son

  • Estructura clara: Un departamento organizado bajo la dirección de un líder transaccional presenta funciones y cadenas de mando definidas, lo que garantiza que el personal sabe a quién debe informar o dirigirse cuando tiene una pregunta o una preocupación. Esto puede ayudar a que los empleados sean más eficientes porque pueden centrarse en seguir la estructura en lugar de determinar cómo proceder.

  • Motivación de los empleados: Como una estructura de liderazgo transaccional elimina los sentimientos personales de las evaluaciones, las recompensas y los castigos, puede crear un entorno de trabajo nivelado para todo el personal. Esto facilita que los empleados se mantengan motivados para dar lo mejor de sí mismos porque saben que ofrecer un trabajo sólido es la mejor manera de avanzar en sus propias carreras.

  • Trato justo: Utilizando un enfoque transaccional, puedes eliminar tus sentimientos personales hacia los empleados de cualquier consideración, como la distribución del trabajo o las vacaciones. Esto hace que sea más fácil tratar a todos los miembros de la plantilla por igual, sin tener en cuenta las amistades personales que existan fuera de tu relación empleado-supervisor.

  • Objetivos claros y alcanzables: Establecer objetivos justos y fácilmente identificables puede ser una forma eficaz de ayudar a su personal a rendir al máximo. Con un enfoque transaccional, usted explica directamente sus expectativas para los empleados en términos específicos, lo que permite a cada miembro del personal saber lo que espera de ellos y establece un objetivo alcanzable al que pueden aspirar.

  • Responsabilidad fiscal: Proporcionar al personal directrices y expectativas claras puede reducir la ineficacia de su plantilla. Si su personal trabaja de forma más eficiente, puede reducir sus costes operativos, lo que le permite minimizar el coste de funcionamiento de su departamento o aumentar la producción a partir de un nivel de presupuesto asignado.

  • Formación más fácil: Una de las principales razones por las que las empresas se centran en la retención de los empleados es porque la contratación de un nuevo empleado puede requerir la inversión de recursos en la formación del nuevo miembro del personal para que esté preparado en su puesto. Con un enfoque transaccional de la gestión, un sistema estructurado puede facilitar que los nuevos miembros se familiaricen con su nueva función porque tienen menos preguntas o malentendidos mientras se aclimatan.

  • Aumento de la productividad a corto plazo: La aplicación de métodos de liderazgo transaccional no tiene por qué ser permanente para que tenga efectos positivos para su empresa. La aplicación de un periodo de liderazgo transaccional, estructura y evaluación puede dar lugar a un aumento de la productividad, ayudando a una empresa o departamento a alcanzar mayores objetivos durante un periodo de gran actividad, o a recuperarse tras un segmento más lento.

Relacionado: Liderazgo transaccional vs. transformacional: ¿Cuál debe elegir?

Cons

Hay razones por las que un enfoque transaccional no siempre es la mejor opción, pero todavía puede ser eficaz. A continuación se presentan algunos contras del uso de un enfoque de liderazgo transaccional con sugerencias sobre cómo puede hacer que siga funcionando:

  • Reducción de la flexibilidad: Trabajar dentro de una estructura definida puede reducir la disposición de la empresa a cambiar cuando sea necesario, ya que el personal puede no estar acostumbrado a desviarse de una estructura asignada. Ofrecer ejemplos de cuándo es apropiado alterar los planes puede ayudar al personal a identificar oportunidades para mejorar el rendimiento y cumplir los objetivos.

  • Expresión creativa devaluada: El personal de un sistema transaccional rara vez tiene que encontrar sus propias soluciones a los problemas, ya que el sistema dicta cómo responder. Esto puede llevar a que el personal se desarrolle menos creativamente, por lo que conseguir que los miembros del equipo participen en la lluvia de ideas y la planificación puede proporcionar oportunidades para que el personal sea creativo y desarrolle nuevas habilidades.

  • Responsabilidad indebida: Un modelo transaccional puede hacer que el personal sea responsable de métodos de trabajo que no son su enfoque preferido, lo que puede provocar descontento si no alcanza las expectativas de rendimiento. A la hora de evaluar los resultados, es importante determinar si el menor rendimiento se ha debido a la actuación de un empleado o a la estructura que usted ha proporcionado para identificar las áreas de mejora.

  • Enfoque impersonal: La gestión transaccional requiere un enfoque desapasionado de las recompensas y los castigos, pero esto puede crear una cultura de trabajo en la que el personal se sienta poco valorado. Es importante seguir intentando conocer al personal y hacer que se sienta apreciado y respetado.

  • Falta de desarrollo: Aunque un enfoque estructurado puede mantener a los empleados informados de sus expectativas y prácticas de trabajo, es posible que no ofrezca oportunidades a los empleados para ampliar su desarrollo profesional. Ofrecer al personal nuevas oportunidades y ser receptivo a las ideas del personal sobre formas más eficaces de trabajar puede fomentar el pensamiento creativo dentro de una estructura transaccional.

  • Responsabilidades laborales rutinarias: El personal que trabaja bajo un líder transaccional puede encontrar que sus actividades diarias se vuelven repetitivas, lo que puede tener un efecto negativo en la moral y la producción. Romper los bucles repetitivos, como permitir que el personal cambie de función o planificar eventos de equipo que saquen al personal de sus funciones habituales durante un día, puede mantener el trabajo fresco y al personal satisfecho.