¿Qué es la prueba del sistema? (y cómo realizar una prueba del sistema)

Los desarrolladores de software pueden ordenar un proceso de prueba del sistema para aumentar la calidad de sus productos y garantizar mejor que los futuros clientes tengan una experiencia positiva al utilizar un programa. Es importante que un probador entienda cómo funciona la prueba de sistemas para que pueda identificar áreas de mejora en un programa y proporcionar informes procesables a las empresas. Al aprender sobre este tema, puede descubrir estrategias que le ayuden a tener éxito en sus esfuerzos de pruebas.

En este artículo, definimos qué es la prueba de sistemas, qué verifica en el código de un programa, los diferentes tipos de prueba de sistemas, cómo decidir cuál utilizar y los pasos para realizar la propia.

¿Qué es la prueba de sistemas?

Las pruebas del sistema son un proceso de desarrollo de software para evaluar si un programa terminado puede funcionar correctamente y cumplir las especificaciones de un cliente. Suele consistir en una serie de evaluaciones para observar cómo se ejecuta el código de un programa en el sistema de hardware de un ordenador y comprobar si las distintas funciones del software son operativas. Para reducir la posibilidad de que los conocimientos de un desarrollador puedan influir en el proceso, los probadores de software designados suelen realizar estas evaluaciones en un entorno independiente.

Estos son algunos términos clave del sector que hay que aprender:

  • Requisitos del sistema: Describe las especificaciones de hardware y software que necesita un programa para funcionar correctamente. Por ejemplo, algunos programas requieren determinadas capacidades de procesamiento informático para funcionar.

  • Características: Se refiere a una herramienta digital en un programa, como un botón en el que hacer clic y que lleva al usuario a una nueva ventana. Los probadores realizan evaluaciones de las características del programa.

  • Función: Detalla los protocolos de funcionamiento de una función, como un método de instalación paso a paso.

  • Lenguaje de codificación: Las palabras y estructuras gramaticales que un desarrollador escribe para un programa de software para crear características. Los probadores de sistemas, sin embargo, sólo ven el programa en sí en un formato utilizable.

  • Prueba el caso: Se refiere a una lista de tareas para evaluar las características o funciones de un programa. Los encargados de las pruebas suelen crear varios casos de prueba para un programa que abordan aspectos individuales, como por ejemplo si un cliente puede iniciar la sesión correctamente.

Relacionado: Comprender las diferentes metodologías de pruebas de software

¿Qué verifica el pensamiento sistémico?

Las pruebas de sistemas verifican que el lenguaje de codificación de un software puede traducirse en un programa utilizable. Es un tipo de evaluación de caja negra, lo que significa que un probador sólo puede ver un programa desde la perspectiva de un cliente en un entorno similar. Pueden verificar si los resultados previstos de un lenguaje de codificación coinciden con lo que observan cuando operan el programa. Los probadores también pueden localizar errores en el rendimiento de un programa que pueden producirse después de que su lenguaje de codificación interactúe con el hardware de un ordenador.

Relacionado: Las fases de las pruebas de software: Explicación y pasos

Tipos de pruebas del sistema

Existen alrededor de 50 tipos de pruebas de sistemas que se pueden seleccionar. Estos son algunos de los tipos más comunes de pruebas de sistemas que puede encargar una empresa:

Pruebas de instalación

Las pruebas de instalación consisten en evaluar si un cliente puede instalar un programa de software en un dispositivo de hardware con éxito. Suele incluir la observación del procedimiento de instalación de un programa, incluida su capacidad para identificar el espacio disponible en el disco duro y proporcionar instrucciones eficaces. Los probadores suelen realizar pruebas de instalación utilizando diferentes escenarios basados en errores para asegurarse de que un programa puede notificar al cliente si requiere un requisito previo adicional. Por ejemplo, si un probador evalúa un software que requiere una unidad de procesamiento gráfico (GPU) avanzada, puede instalarlo en un ordenador que tenga un modelo anticuado con menos capacidades.

Relacionado: 111 tipos de pruebas en el software

Pruebas de funcionalidad

Las pruebas de funcionalidad consisten en revisar si las características de un programa funcionan correctamente. Puede incluir una evaluación exhaustiva de un aspecto, como un botón de inicio de sesión, o una visión más general. Los probadores pueden realizar una serie de tareas predeterminadas en un programa para observar cómo responde. Por ejemplo, si identifican un requisito que falta durante una prueba de funcionalidad, pueden registrar una sugerencia de modificación para que los desarrolladores la aborden en el futuro.

Pruebas de usabilidad

Las pruebas de usabilidad consisten en examinar las características de un programa para garantizar que el cliente pueda acceder a ellas fácilmente y disfrute de su experiencia. A menudo incluye tanto una evaluación de la funcionalidad de un programa como de su apariencia estética, ya que estos dos elementos pueden influir en la opinión general del cliente. Por ejemplo, un probador puede evaluar las características de navegación de un programa, incluida la función de búsqueda y la disposición de la información en la pantalla. Después, podría evaluar el tiempo de respuesta de un programa registrando el tiempo que tarda en cargar los distintos componentes.

Pruebas de estabilidad

Las pruebas de estabilidad consisten en medir la respuesta de un software ante un aumento de los datos procesados. Los probadores suelen incluir este proceso para determinar si un programa puede seguir siendo operativo cuando varios usuarios acceden a él a través de una red. Por ejemplo, el software de una impresora puede tener que atender las solicitudes de impresión de varias personas en un edificio de oficinas. Un probador puede enviar varias solicitudes al software de una impresora y medir su respuesta para poder ofrecer al desarrollador sus observaciones y sugerencias.

Pruebas de recuperación

Las pruebas de recuperación consisten en investigar cómo responde un programa a las interrupciones de software y hardware. Los probadores suelen incluir este proceso para observar si un programa puede recuperar su funcionalidad tras perder datos o recibir un código incorrecto. Por ejemplo, si un probador planea observar si el código de un software puede restaurarse a sí mismo a un estado anterior, puede provocar deliberadamente que un programa se bloquee durante una tarea. También pueden probar si un programa puede recuperar elementos previamente almacenados, como carpetas de archivos.

Pruebas de seguridad

Las pruebas de seguridad consisten en comprobar si los desarrolladores incluyeron protocolos en un programa para garantizar que sólo algunas personas puedan acceder a determinadas funciones. Los probadores suelen utilizar este proceso para asegurarse de que un programa puede proteger la privacidad de un usuario y evitar que personas ajenas encuentren cierta información. Por ejemplo, si un probador evalúa la eficacia de un procedimiento de autenticación, puede introducir materiales de identificación para evaluar cómo responde el lenguaje de codificación del programa.

Pruebas de compatibilidad

Las pruebas de compatibilidad consisten en observar si un programa informático puede funcionar en entornos cambiantes. Los probadores pueden incluir este proceso para garantizar mejor que un programa pueda funcionar utilizando diferentes dispositivos de hardware o junto a otras aplicaciones. Por ejemplo, un probador puede realizar las mismas tareas del programa en dos sistemas operativos de ordenador diferentes para observar cómo cada sistema integra el lenguaje de codificación. Si un programa tiene un componente en línea, un probador puede observar su operatividad en diferentes navegadores de sitios web.

Pruebas de regresión

Las pruebas de regresión consisten en evaluar un programa después de una actualización para asegurarse de que las nuevas modificaciones del código son satisfactorias. Los probadores suelen incluir esta prueba en distintos momentos del proceso de prueba para controlar si la modificación ha provocado algún error inesperado. Por ejemplo, si un desarrollador altera la entrada de un programa después de un proceso de prueba, un probador puede utilizar una prueba de regresión para determinar si la salida crea algún problema adicional.

Pruebas exploratorias

Las pruebas exploratorias implican la capacidad de un probador de explorar una aplicación según sus preferencias. En lugar de seguir una pauta específica, los probadores pueden utilizar sus habilidades de pensamiento crítico para diseñar casos de prueba. Algunas empresas incluyen las pruebas exploratorias para que los probadores puedan encarnar mejor la perspectiva de un futuro cliente o innovar nuevas ideas para las características que los desarrolladores pueden añadir.

¿Cómo decidir qué tipo de pruebas de sistemas utilizar?

Hay varios factores que pueden contribuir a determinar qué prueba del sistema puede utilizar durante un proceso de evaluación. Considere los siguientes factores:

Tipo de procedimiento

Algunos procesos de prueba de sistemas implican un procedimiento automático, que requiere un programa informático para ejecutar la prueba, o un procedimiento manual, que requiere que un probador realice cada tarea por sí mismo. Si una empresa prefiere un proceso más ágil, puede utilizar pruebas más automáticas, como una evaluación de la funcionalidad. Para que una persona adopte la perspectiva del usuario para encontrar errores, una empresa puede seleccionar una prueba manual como una evaluación exploratoria. Por ejemplo, si una gran empresa tiene previsto lanzar varios programas simultáneamente, puede dar prioridad a los procedimientos automáticos.

Relacionado: Una guía para las pruebas manuales

Presupuesto disponible

El presupuesto de una empresa para las pruebas de software puede afectar al tipo de evaluación del sistema que puede utilizar un probador. Un presupuesto elevado puede dar cabida a una selección variada de pruebas, incluyendo procedimientos tanto automáticos como manuales. También puede proporcionar más equipo para que un probador lo utilice, como un complejo software de evaluación. Las prácticas presupuestarias también pueden afectar al número de probadores contratados, lo que a menudo determina cuántos tipos de pruebas puede encargar una empresa.

Tiempo asignado

Algunos tipos de pruebas del sistema requieren múltiples pasos y un mayor tiempo para completarlas, especialmente las evaluaciones que pueden repetirse. Por ejemplo, un desarrollador puede incorporar las sugerencias de un probador de las pruebas de funcionalidad o estabilidad, y luego enviar un programa actualizado al probador para una segunda evaluación. Si una empresa tiene plazos más cortos para el lanzamiento de productos, puede dar prioridad a las pruebas del sistema que implican menos pasos o ajustar los protocolos de prueba para satisfacer sus necesidades.

Cómo realizar una prueba del sistema

Estos son los pasos clave para realizar una prueba del sistema:

1. Preparar un plan de pruebas del sistema

Cree un documento completo que describa los objetos generales de un proceso de pruebas. A menudo es importante crear una guía detallada para que los probadores puedan comprender mejor el alcance de un proyecto. Considere la posibilidad de incluir información sobre los tipos de pruebas que piensa utilizar y las estrategias para incorporarlas según el protocolo de la empresa. Después, discute qué equipo puede necesitar un probador para cumplir con los pasos de cada prueba del sistema, incluyendo los dispositivos de hardware.

Estos son algunos elementos adicionales incluidos en un plan de pruebas

  • Pautas de entrada y salida: Las condiciones aprobadas requeridas tanto para iniciar como para finalizar un examen de sistemas
  • Información sobre el software: Los requisitos de sistema del programa y las características que piensa probar durante el proceso
  • Calendarios de evaluación: Cuánto tiempo se puede esperar de cada prueba

2. Escriba sus casos de prueba

Cree una serie de casos de prueba para utilizarlos durante un proceso de evaluación del sistema. Considere la posibilidad de idear casos de prueba separados para cada característica del programa y de utilizar varios tipos de pruebas del sistema, en función de los factores de decisión mencionados. Por ejemplo, si un evaluador planea probar la eficacia del sistema de almacenamiento de copias de seguridad de un programa, puede escribir un escenario detallado para una prueba de recuperación. Para desarrollar un documento procesable que muchas personas puedan utilizar, puede ser útil utilizar un lenguaje claro y organizar la información de forma lógica. Considere la posibilidad de utilizar un sistema de identificación para los casos de prueba, de modo que pueda localizarlos más fácilmente en el futuro.

Estos son algunos elementos adicionales incluidos en un caso de prueba:

  • Descripción: Una declaración de una frase sobre el propósito de un caso de prueba. Tenga en cuenta que sólo debe reflejar la información de los requisitos del sistema.

  • Proceso de prueba: Cada paso de una evaluación del sistema en orden cronológico. Puede ser útil escribir sólo un máximo de 15 pasos para agilizar la experiencia.

  • Resultado deseado: El resultado esperado del caso de prueba. Por ejemplo, puede describir que un programa se instale correctamente en un tiempo determinado.

  • Resultado real: Si el caso de prueba logró el resultado esperado. Para garantizar una mayor claridad, puede ser útil colocar una explicación en una sección separada.

  • Comentarios: Información adicional que un probador puede incluir. Por ejemplo, pueden escribir sugerencias de mejora.

3. Crear un entorno de pruebas

Un entorno de pruebas describe las condiciones físicas exactas necesarias para un proceso de evaluación sistemático, incluyendo una disposición de hardware y software predeterminada. Es importante asegurarse de poder ejecutar cada caso de prueba en el mismo entorno para reducir la posibilidad de influencias externas y proporcionar a la empresa evaluaciones precisas. Para mejorar sus pruebas basadas en el usuario, también es importante simular el entorno de un futuro cliente. Puede ser útil elaborar un documento detallado para que todos los probadores puedan entender las especificaciones.

4. Realizar protocolos de pruebas

Utilice su plan de pruebas y sus casos de prueba para ejecutar cada evaluación de forma sistemática. Tenga en cuenta la revisión de estos documentos para poder entender los pasos necesarios y seguir siendo eficiente. Registre los errores que descubra y, a continuación, escriba sugerencias para que el desarrollador pueda solucionarlos editando el lenguaje de codificación. Para redactar un informe eficaz en el proceso, considere la posibilidad de crear un método de organización que se adapte a sus necesidades y preferencias.