Guía de pruebas funcionales (con tipos y pasos)

Las pruebas funcionales permiten a los desarrolladores de software conocer la velocidad, la facilidad de uso y el rendimiento general de un sistema. Muchos desarrolladores utilizan las pruebas funcionales durante la fase de desarrollo del software, aunque los usuarios también pueden utilizarlas para asegurarse de que sus sistemas funcionan de forma eficiente. Aprender los diferentes pasos y tipos de pruebas funcionales puede permitirle comprender mejor las capacidades de rendimiento de su sistema. En este artículo, discutimos lo que es la prueba funcional, proporcionamos algunos tipos diferentes de pruebas funcionales para un sistema de software y exploramos los pasos que puede tomar para probar la funcionalidad.

¿Qué son las pruebas funcionales?

Las pruebas funcionales son una serie de pruebas de software que garantizan el buen funcionamiento de un sistema operativo. Los profesionales del software, como los desarrolladores e ingenieros, utilizan las pruebas funcionales antes de lanzar el software al mercado tecnológico. Pueden utilizar un sistema de software automatizado que ejecuta pruebas funcionales periódicamente para garantizar que un sistema funciona de forma eficiente. Los usuarios pueden decidir utilizar las pruebas funcionales para encontrar áreas de mejora dentro de sus sistemas, como por ejemplo si tienen un problema que hace que una característica específica del software se ejecute lentamente. Pueden utilizar las pruebas funcionales para identificar la causa del problema, lo que puede ayudarles a determinar una solución.

Relacionado: Comprender las diferentes metodologías de pruebas de software

¿Por qué son importantes las pruebas funcionales?

He aquí varias razones por las que es importante realizar pruebas funcionales en el software:

  • Comprueba las funciones básicas: Cuando los desarrolladores utilizan las pruebas funcionales, pueden comprobar las funciones básicas de un sistema operativo para establecer que tiene las funciones básicas que los usuarios necesitan para realizar las tareas. Pueden comprobar las funciones básicas para sectores específicos, como si un profesional de los seguros debe manejar pólizas de seguros.

  • Aumenta la usabilidad: Las pruebas funcionales pueden aumentar la usabilidad de un software, lo que puede facilitar el funcionamiento de las personas. Si los usuarios tienen dificultades para navegar por un sistema de software, los desarrolladores pueden identificar formas de aumentar la usabilidad.

  • Identifica los problemas a tiempo: Las pruebas funcionales pueden revelar problemas desde el principio, lo que permite a los usuarios y a los desarrolladores resolver el problema antes de que se convierta en un problema más difícil.

  • Garantiza la accesibilidad: Las pruebas funcionales garantizan que los usuarios puedan acceder a las distintas partes de un sistema de software sin enfrentarse a problemas. Por ejemplo, si un usuario necesita acceder a archivos protegidos, las pruebas funcionales le permiten llegar a esos archivos con facilidad garantizando su accesibilidad.

  • Resuelve problemas futuros: Las pruebas funcionales pueden ofrecer una solución para futuros problemas de software. Por ejemplo, si un sistema de software se encuentra con un problema, un desarrollador puede resolver el problema y luego registrar sus pasos para encontrar una solución, lo que le da ideas para resolver futuros problemas de funcionalidad del software.

  • Comprueba los mensajes de error: Cuando un sistema operativo presenta problemas, generalmente muestra un mensaje de error al usuario informándole del problema. Las pruebas funcionales garantizan que el sistema de software muestre el mensaje de error correcto.

Relacionado: Las fases de las pruebas de software: Explicación y pasos

Tipos de pruebas funcionales

Los desarrolladores pueden decidir qué prueba realizar en función de las necesidades y preferencias de su cliente. Por ejemplo, si su cliente requiere que un sistema de software tenga un protocolo de seguridad que autentifique a cada usuario, los desarrolladores pueden realizar pruebas funcionales que garanticen que los protocolos de seguridad funcionan eficazmente. Estos son algunos de los tipos de pruebas funcionales más comunes que hay que tener en cuenta:

Pruebas de la unidad

Las pruebas unitarias implican probar cada parte de un sistema de software de forma individual. Al hacerlo, los desarrolladores de software pueden entender cómo funciona cada unidad específica del software, lo que les permite asegurar que las unidades pueden trabajar juntas correctamente. Suele ser la primera prueba funcional que realizan los desarrolladores. Las pruebas unitarias permiten a los desarrolladores aumentar la calidad general de un sistema de software, ya que garantizan que cada parte individual de un sistema de software funcione eficazmente.

También pueden utilizar las pruebas unitarias para probar ciertas partes de un sistema de software que pueden causar problemas, en lugar de probar cada unidad. Por ejemplo, si un usuario tiene problemas con la navegación de un sistema, los desarrolladores pueden probar sólo las unidades relacionadas con la configuración de la navegación, en lugar de probar todas las unidades de software para diagnosticar el problema.

Pruebas de humo

Las pruebas de humo son una comprobación inicial que realizan los desarrolladores para garantizar que las funciones básicas del software funcionan correctamente y que las unidades funcionan bien juntas. Si el software supera la prueba de humo, los desarrolladores pueden proseguir con otras pruebas que comprueban funciones más complejas del sistema. Las pruebas de humo verifican que el software satisface las necesidades del cliente y alcanza los objetivos del equipo de desarrollo. Si el software no pasa la prueba de humo, los desarrolladores pueden volver a la fase de desarrollo para analizar las áreas de mejora.

Por ejemplo, si una empresa de ropa crea un sitio web, los desarrolladores pueden comprobar que el sitio web tiene las funciones básicas necesarias para su funcionamiento, como la navegación por el sitio, las operaciones del punto de venta y los protocolos de seguridad. Antes de lanzar el sitio web, los desarrolladores pueden realizar una prueba de humo que compruebe esas funciones básicas, y luego pueden consultar con la empresa para asegurarse de que el sitio web funciona según sus normas.

Pruebas de sanidad

Las pruebas de sanidad se llevan a cabo cuando los profesionales del software realizan pruebas en versiones actualizadas del software. Estas pruebas muestran las nuevas funciones de un sistema que pueden corregir errores anteriores o aumentar la usabilidad. Las pruebas de sanidad sólo se dirigen a las unidades que tienen una actualización reciente, y comprueban que la actualización funciona bien con el resto del sistema.

Por ejemplo, si una empresa de construcción descubre que tiene problemas con las capacidades de almacenamiento de archivos de su software, los desarrolladores pueden solucionar el problema y, a continuación, probar el almacenamiento del ordenador que han actualizado para asegurarse de que funciona correctamente. También pueden pedir a la empresa que utilice el software con normalidad inmediatamente después de la actualización para asegurarse de que las funciones actualizadas funcionan bien con el resto del sistema.

Relacionado: ¿Qué son los marcos ágiles? (Además de cómo elegir uno)

Pruebas de regresión

Las pruebas de regresión implican la ejecución de pruebas para garantizar que el software terminado siga funcionando con normalidad. Mientras que la mayoría de las pruebas funcionales tienen lugar en software recién desarrollado o actualizado, las pruebas de regresión tienen lugar en software que ha salido de la fase de desarrollo. Este tipo de pruebas garantiza que el software sigue cumpliendo las normas y necesidades del cliente. Normalmente, los desarrolladores automatizan las pruebas de regresión, y los usuarios pueden decidir la frecuencia con la que quieren realizarlas.

Por ejemplo, si un analista financiero guarda datos valiosos de sus clientes en su software, puede realizar una prueba de regresión una vez a la semana para asegurarse de que su sistema es funcional. Esto garantiza que sus datos están seguros e identifica los posibles problemas que pueden hacer que su sistema pierda funcionalidad.

Pruebas de API

La prueba de la interfaz de programación de aplicaciones (API) consiste en que los desarrolladores comprueben el funcionamiento conjunto de varias aplicaciones de un sistema. Es habitual que los usuarios ejecuten varias aplicaciones informáticas al mismo tiempo, por lo que es importante que los desarrolladores se aseguren de que las distintas aplicaciones puedan mantener un rendimiento de alta calidad mientras se ejecutan con otras aplicaciones.

Por ejemplo, los desarrolladores pueden abrir una aplicación de finanzas en un ordenador, junto con una aplicación de juegos y otra de audio. Pueden medir el rendimiento de cada una de las aplicaciones cuando se abren al mismo tiempo que las demás, y luego revisar las formas en que pueden mejorar el rendimiento de cada una de ellas.

Pruebas beta

Los desarrolladores utilizan las pruebas beta al final de la fase de desarrollo para ayudarles a identificar posibles errores. Para realizar estas pruebas, dan a un grupo de usuarios, a veces llamados probadores, un nuevo software para que lo utilicen. Les enseñan a los usuarios a utilizar el software con normalidad, realizando tareas que realizan habitualmente, como entrar en una cuenta y consultar su correo electrónico.

Mientras el usuario realiza sus tareas, los desarrolladores analizan el sistema para ver cualquier fallo. También piden a los usuarios que les den su opinión sobre la usabilidad y el rendimiento del sistema. Esto les permite reconocer los errores comunes a los que pueden enfrentarse los usuarios antes de lanzar el software al mercado tecnológico. Por ejemplo, una empresa de videojuegos puede hacer que un grupo de usuarios pruebe un nuevo videojuego antes de lanzarlo al mercado, de modo que pueda obtener comentarios sobre el contenido y la usabilidad del juego, y encontrar cualquier error que pueda interferir con el juego.

Pasos de las pruebas funcionales

Aunque los pasos de cada prueba funcional difieren en función de los requisitos de la prueba y los objetivos del software, estos son los pasos comunes que utilizan los desarrolladores de software cuando prueban la funcionalidad:

1. Determine las necesidades de software

El primer paso en las pruebas funcionales consiste en determinar las necesidades de software del cliente. Una vez que encuentre sus necesidades, puede determinar qué unidades de software requieren pruebas, o puede decidir qué prueba funcional puede darle una idea de sus necesidades funcionales. En este paso, puede determinar si necesita probar una unidad de software específica, la usabilidad del software, las condiciones de error o la funcionalidad básica.

Relacionado: Guía completa de los valores y principios del desarrollo ágil de software

2. Crear datos de entrada

Una vez que haya decidido qué función va a probar, debe crear los datos de entrada, que es la información que procesa un sistema. Cree datos de entrada que indiquen al sistema que debe realizar la prueba correcta. Puede utilizar datos de entrada anteriores de pruebas funcionales más antiguas, o puede crear datos nuevos si el sistema es más nuevo o si todavía no ha realizado la prueba específica en ese software.

3. Ejecutar los casos de prueba

Después de introducir los datos, ejecute varios casos de prueba, que son las pruebas funcionales que revelan los problemas y muestran la funcionalidad del sistema. Es útil ejecutar más de un caso de prueba para tener una visión adecuada del rendimiento y las operaciones del sistema. Asegúrese de registrar los resultados de los casos de prueba para poder consultar sus notas cuando desarrolle soluciones.

4. Comparar los resultados

Al terminar las pruebas funcionales, revise los resultados y compárelos con las pruebas funcionales anteriores. Esto le permitirá ver si el rendimiento del sistema ha aumentado o disminuido desde la última prueba. Es importante guardar los resultados para poder utilizarlos en futuras comparaciones de pruebas funcionales.

Te recomendamos

¿Qué es la ecuación contable fundamental? (con ejemplos)

¿Qué es una hoja de ruta tecnológica?

Cómo escribir un plan de prueba para pruebas de software en 7 pasos

7 Habilidades de los Líderes de Equipo Efectivos

10 proveedores de cuentas de correo electrónico gratuitas y cómo elegir una

Cómo mejorar su discurso de ventas con ejemplos