Una guía para las pruebas manuales

Una vez desarrollada una aplicación, los desarrolladores deben comprobar que funciona correctamente y es eficaz. Hay numerosas formas de probar el software, pero las pruebas automatizadas y las manuales son los dos métodos más comunes. Aunque ambos métodos son eficaces por derecho propio, las pruebas manuales son el método más completo para probar el software, que también lleva más tiempo, ya que permite a los desarrolladores evaluar la funcionalidad de cada aspecto de una aplicación.

En este artículo, definimos lo que son las pruebas manuales, enumeramos los diferentes tipos de pruebas manuales y detallamos cómo completar las pruebas de software manualmente.

¿Qué es el control manual?

Comparar el comportamiento y las características de un código construido con su comportamiento y funcionalidad esperados, un proceso que requiere mucho tiempo conocido como pruebas manuales, es necesario pero necesario. Estas pruebas suelen llevarse a cabo en aplicaciones de software y permiten a los probadores desempeñar el papel del usuario final. Las pruebas manuales suelen ser más eficaces en ciertos aspectos, pero las pruebas automatizadas siguen ofreciendo ventajas y beneficios únicos, y generalmente se realizan junto con los protocolos de pruebas manuales. Les permite identificar y solucionar problemas de usabilidad que, de otro modo, podrían haber pasado desapercibidos en las pruebas automatizadas.

Cuando se realizan pruebas manuales, un probador, normalmente un miembro del equipo de desarrollo de software, realiza manualmente evaluaciones del software estableciendo y siguiendo una serie de casos de prueba predeterminados. Estos casos de prueba están diseñados para explorar a fondo todos los aspectos de la aplicación de software. Junto con los casos de prueba, el probador también prepara un plan de pruebas que detalla el enfoque sistemático que se utilizará para realizar las pruebas del software.

A diferencia de las pruebas automatizadas, este tipo de pruebas tiene más posibilidades de localizar y resolver problemas reales que interfieran en la usabilidad. También proporciona más flexibilidad al probador, permitiéndole probar varias cosas de forma espontánea a lo largo del proceso de prueba. Todo esto se hace con la esperanza de que el probador sea capaz de descubrir cualquier error o defecto potencial dentro del programa de software antes de ponerlo a disposición de los consumidores.

Tras las pruebas, los resultados reales se comparan con los deseados. Cualquier diferencia entre ambos se considera un defecto del software. El equipo de desarrollo identifica estos problemas e intenta resolverlos. A partir de ahí, el software se vuelve a probar para asegurarse de que está libre de errores y defectos, permitiendo que funcione correctamente para sus usuarios.

Relacionado: Relacionado: Aprenda a ser un ingeniero de software

Tipos de pruebas manuales

En la mayoría de los casos, se recomienda utilizar tanto herramientas de pruebas manuales como automatizadas para asegurarse de que se han descubierto todos los defectos. Dentro de las pruebas manuales, hay una serie de tipos de pruebas. A continuación se presentan algunas de las opciones más comunes:

  • Pruebas de aceptación
  • Pruebas de integración
  • Pruebas de sistema
  • Pruebas unitarias
  • Pruebas de caja blanca
  • Pruebas de caja negra

Relacionado: Relacionado: Aprenda a ser un desarrollador de software

Cómo realizar pruebas manuales

Siga estos pasos para realizar eficazmente las pruebas manuales de un software desarrollado:

1. Comprender los requisitos del software

Para garantizar que el software esté libre de errores y defectos, primero hay que familiarizarse con las funcionalidades y los requisitos del software. Esta información servirá de base para el proceso, identificará las áreas que deben probarse y le ayudará a averiguar qué se considera un defecto para este software en particular.

2. Escribir casos de prueba

Una vez que comprenda plenamente los requisitos de un software, puede empezar a escribir casos de prueba. Los casos de prueba son un aspecto crucial de las pruebas manuales porque guían al probador a través de una serie de pasos, permitiéndole probar varios escenarios y funciones dentro de una aplicación de software. Los casos de prueba redactados de forma eficaz son imprescindibles para el proceso, ya que garantizan que la prueba tenga una cobertura completa de todos los aspectos de la aplicación de software y que la prueba real se desarrolle de la forma más fluida y eficiente posible. Además, unos buenos casos de prueba deberían poder repetirse, lo que permitiría realizar pruebas en el futuro.

3. Realizar las pruebas

Una vez que haya escrito los casos de prueba y haya preparado el entorno de prueba, puede empezar a probar. Mantenga un registro exhaustivo de si los casos de prueba fallaron, pasaron o se omitieron por completo, así como cualquier otra información pertinente obtenida durante el proceso. Por ejemplo, digamos que una prueba falla. ¿Qué ocurrió exactamente?

Cuanto más detalladas sean las notas, más fácil será identificar la causa del problema y desarrollar una solución.

4. Registrar minuciosamente todos los defectos y fallos

Como hemos mencionado en el paso anterior, mantener notas exhaustivas a lo largo del proceso de pruebas ayudará a abordar los problemas que surjan. A medida que surjan los errores, detalle los detalles y la apariencia del defecto. Estas notas le serán útiles a usted y a su equipo cuando llegue el momento de abordar los problemas.

Hay varios aspectos de un «informe de error» eficaz, como un título sólido, los pasos necesarios para reproducir los defectos (normalmente se trata de los pasos del caso de prueba), el resultado esperado y lo que realmente ha sucedido, así como cualquier otro dato relevante que ayude al equipo de desarrollo de software a comprender plenamente el problema. Esto puede venir en forma de grabaciones de pantalla, capturas de pantalla, archivos exportados, etc.

5. Informar de los resultados

Además de detallar los defectos encontrados al probar el software, también es útil hacer un seguimiento de los resultados generales. Por ejemplo, sus notas deben responder a preguntas como:

  • ¿Cuántas pruebas se realizaron en total?
  • ¿Cuántas pruebas se han saltado? ¿Por qué se saltaron estas pruebas en lugar de realizarlas?
  • ¿Cuántas pruebas fallaron?
  • ¿Cuántas pruebas se han superado?

Toda esta información debe transmitirse al equipo de desarrollo de software y utilizarse para solucionar cualquier problema que se haya descubierto durante las pruebas.

6. Si procede, vuelva a realizar las pruebas

Una vez finalizadas las pruebas y resueltos los errores, hay que volver a probar la aplicación de software para asegurarse de que ha alcanzado su plena funcionalidad. Este es un ejemplo de un momento en el que los casos de prueba exhaustivamente detallados que escribió anteriormente serán beneficiosos. Si la prueba se supera, se sabe que el problema se ha resuelto. Sin embargo, si la prueba falla, tendrá que intentar solucionar el defecto de nuevo y repetir el proceso.