¿Qué es el capital en la empresa?

Los propietarios de empresas, los directivos y los analistas buscan indicadores para decidir si una empresa está sana y bien gestionada. El capital es un elemento fundamental del balance, permite conocer la gestión de la empresa y es esencial para poner en marcha un negocio. Tanto si trabajas en una posición financiera como si quieres crear tu propia empresa, puedes beneficiarte de entender el concepto de capital. En este artículo, definimos el capital y explicamos su importancia en los negocios.

¿Qué es el capital en la empresa?

El capital son los activos y el dinero que las empresas necesitan para financiar sus operaciones habituales y generar ingresos. El capital permite a las empresas cubrir los gastos de nómina y producir sus productos o servicios. Los productos y servicios proporcionan beneficios, que las empresas pueden utilizar como capital.

Aunque el capital puede incluir el dinero, los términos no son lo mismo. El dinero es un instrumento financiero que se puede utilizar para comprar o vender activos que se convierten en capital y aumentan el valor de una empresa, mientras que el capital incluye diferentes cosas que se pueden utilizar para generar ingresos.

Aquí están las tres categorías principales de capital:

  • El capital financiero. El capital financiero comprende todos los tipos de financiación que las empresas utilizan para crear riqueza. Algunos ejemplos de capital financiero son las inversiones, el capital social y la deuda.
  • Por el capital humano. El capital humano incluye principalmente las habilidades y el capital intelectual. El capital intelectual es la inteligencia de las personas que trabajan en la empresa, incluida su capacidad para resolver problemas y crear estrategias. Las habilidades y los talentos también permiten a las personas que trabajan para una empresa operar el negocio y generar ingresos. A diferencia del capital intelectual, las habilidades no implican capacidad mental, como la influencia social o el trabajo manual.
  • El capital natural. Las empresas pueden utilizar el capital natural para aumentar la producción y generar ingresos. Pueden ser o no propietarias de los recursos naturales que les permiten operar. El capital natural incluye animales, viento, agua, luz solar y cultivos.

Otros tipos de capital empresarial

Hay otros tipos de capital que una empresa puede utilizar para generar ingresos:

Capital de trabajo

El capital circulante consiste en los activos líquidos que una empresa puede utilizar para operar y cumplir con sus obligaciones diarias. Mide la capacidad de una empresa para cubrir sus obligaciones a corto plazo, es decir, las que vencen en un año. Se puede calcular con las siguientes fórmulas:

  • Activos actuales – Pasivos actuales
  • Cuentas por cobrar + Inventario – Cuentas por pagar

Relacionado: Cómo calcular el capital circulante

Capital especializado

El capital especializado es un medio que las empresas pueden utilizar para crear capital y hacer crecer sus negocios. Por ejemplo, la financiación de la cadena de suministro consiste en entregar los pagos de las facturas al banco con el acuerdo de pagarle más tarde. Esta técnica permite a las empresas tener más tiempo para centrarse en generar ingresos mientras el banco paga las facturas de la empresa. Otro ejemplo de capital especializado consiste en negociar con los proveedores o vendedores para retrasar la facturación. La empresa puede entonces utilizar ese tiempo extra como capital comercial.

Capital comercial

El capital de negociación es la cantidad de dinero que una empresa o individuo dedica a la compra y venta de valores.

¿Cómo funciona el capital de explotación?

El capital social es esencial para dirigir una empresa y financiar sus activos de capital. En el balance de una empresa se puede encontrar una lista de activos de capital, ya sea en la parte a largo plazo o en la parte corriente. Esos activos pueden ser equipos, efectivo o instalaciones de producción. Las empresas tienen estructuras de capital que incluyen diferentes tipos de capital, y la forma en que lo gestionan influye en el rendimiento de sus inversiones y en su crecimiento.

Las empresas pueden utilizar el capital para comprar el equipo y las herramientas que necesitan para crear sus productos o para comprar plantas de fabricación y oficinas que ayuden a generar ingresos. Los directivos utilizan el capital para aumentar el potencial de beneficios de la empresa o para crear riqueza en el futuro. Tienen que decidir cómo financiar su capital circulante y cómo invertir lo que han ganado.

Importancia del capital social

El capital empresarial es vital para las operaciones de la empresa. Representa la financiación que permite a una empresa comprar los activos necesarios para funcionar y seguir siendo competitiva. La financiación adecuada es uno de los aspectos de una empresa que los analistas financieros estudian para evaluar su eficiencia y la posibilidad de que genere un rendimiento para sus inversores.

El objetivo de un gestor de empresas es mantener la eficiencia de las operaciones y generar el mayor rendimiento posible para los inversores. Los analistas y gestores utilizan los ratios financieros para medir el rendimiento de una empresa. Por ejemplo:

Retorno del capital invertido o ROI

El retorno de la inversión le indica lo bien que una empresa utiliza su capital para generar rendimientos.

ROI = (ingreso neto – dividendo) / (deuda + capital)

Rendimiento de los fondos propios o ROE

El ROE indica la forma en que la empresa reinvierte la financiación de los fondos propios para hacer crecer el negocio. También muestra cómo la empresa genera valor para los accionistas.

ROE = beneficio neto / fondos propios

Rendimiento de los activos o ROA

El ROA le indica lo bien que la empresa utiliza sus activos para generar ingresos.

ROA = activos totales medios/ingresos netos

Relacionado: EL RETORNO DE LA INVERSIÓN: Definición y cálculo

Capital de inversión frente a capital de deuda

Los fondos propios y la deuda son el capital financiero que se puede utilizar para financiar una empresa, ya que aportan dinero en efectivo a la empresa, lo que le permite comprar activos que generan ingresos. Tanto el capital como la deuda figuran en el balance de la empresa, pero los términos significan cosas diferentes.

La deuda es un préstamo, una línea de crédito o una tarjeta de crédito que hay que devolver en el futuro. Proporciona capital en efectivo y lleva asociado un gasto de intereses, un coste que se paga por pedir dinero prestado. Las condiciones de reembolso suelen ser estrictas.

El capital es una participación en la propiedad de una empresa que los propietarios venden a cambio de dinero en efectivo. Los inversores que compran una acción de capital reciben el dinero correspondiente al valor residual de la empresa cuando el propietario la vende. El capital social no lleva asociados gastos de intereses y no hay que devolverlo en el futuro. Un ejemplo de capital social es el capital riesgo: El propietario de una empresa vende acciones de la misma a inversores y recibe dinero en efectivo para financiar las operaciones de la empresa. El inversor espera que el valor de sus acciones aumente más adelante a medida que la empresa crezca.

Relacionado: El patrimonio neto: Definición y funcionamiento

¿Cómo ayuda el capital al crecimiento de una empresa?

El capital ayuda a una empresa a crecer proporcionándole los activos que necesita para generar más ingresos. Una empresa que se expande físicamente, añade nuevas tecnologías o se deslocaliza puede necesitar efectivo adicional para comprar nuevas instalaciones o contratar nuevo personal. Para aportar ese efectivo a la empresa, los directivos pueden recurrir a la deuda o al capital social y pedir dinero prestado o solicitar a los inversores que inyecten efectivo en la empresa. El dinero que las empresas piden prestado para lograr sus planes de crecimiento también se denomina capital de crecimiento y puede servir para:

  • Compra de equipos. Una empresa puede necesitar aumentar su producción para crecer. Para ello, podría tener que comprar nueva maquinaria.
  • Contrata a nuevos empleados. A medida que la empresa aumenta su producción, podría requerir empleados adicionales para utilizar los últimos equipos y satisfacer la demanda recién creada.
  • Entrar en un nuevo mercado. Una empresa puede crecer prestando servicios en una nueva ubicación geográfica o abriendo una nueva sucursal en una nueva zona.
  • Adquirir una empresa. Una empresa puede crecer comprando otra empresa e incorporando su negocio.

El crecimiento de una empresa también requiere inversiones estratégicas en áreas que fomenten la expansión. Por ejemplo, si una empresa que vende productos invierte en nuevos edificios de venta al por menor, necesita cubrir los gastos de marketing que pueden llevar a los clientes a estos nuevos lugares y generar más ingresos.

¿Cómo gestionan las empresas su capital social?

Las empresas gestionan su capital empresarial manteniéndolo bien equilibrado. Para asegurarse de que siempre hay suficiente liquidez de capital en cada etapa del crecimiento de su empresa, puede utilizar ratios que miden el equilibrio entre el activo y el pasivo o muestran el flujo de caja. También puedes invertir tu efectivo para obtener rendimientos de intereses.

Las empresas aumentan su capital constantemente a medida que su negocio crece. Cuando su empresa crece, suele necesitar más capital porque necesita invertir en más personal, marketing o desarrollo de nuevos productos. Para aumentar su capital, puede asociarse con inversores que puedan tener la experiencia necesaria para aportar a su negocio y dinero adicional. También puedes contratar préstamos u otros tipos de créditos.

Te recomendamos

Cómo convertirse en un abogado de impuestos

Muestreo de bola de nieve: Qué es y cómo utilizarlo en la investigación

3 tipos de objetivos (y consejos para establecerlos y ejecutarlos)

6 pasos para evaluar a los empleados

Cómo convertirse en un historiador

¿Qué significa comercio al por mayor? (Además de cómo funciona, beneficios y ejemplos)