¿Qué es un cliente interno? (Con ejemplos y consejos)

Los empleados y otras partes interesadas importantes pueden representar a los clientes internos de una empresa. El desarrollo de las relaciones con los clientes internos puede ayudar a una empresa a retener a los empleados a largo plazo y mejorar las interacciones entre los colegas en general. Es importante aprender más información sobre los clientes internos para poder determinar si la creación de mejores prácticas para ellos puede ayudarle a tener éxito. En este artículo, definimos qué es un cliente interno, explicamos en qué se diferencian de los clientes externos, discutimos los beneficios de enfatizar las relaciones con los clientes internos en una empresa, proporcionamos algunos ejemplos de estas relaciones y enumeramos algunos consejos útiles para mejorarlas.

¿Qué es un cliente interno?

Un cliente interno es un individuo de una organización que recibe un servicio específico de un miembro del personal dentro de la misma organización. Suelen ser empleados que realizan una tarea específica que afecta directamente al rendimiento laboral de otro miembro del personal. Por ejemplo, una persona que gestiona el correo electrónico de una empresa es un cliente interno de una persona que escribe y diseña el contenido de todos los mensajes salientes. Los clientes internos también pueden describir un departamento que afecta de forma similar a las operaciones diarias de otro.

Otras partes interesadas clave pueden convertirse en clientes internos en determinadas circunstancias. Por ejemplo, una junta directiva de una organización sin ánimo de lucro supervisa las responsabilidades de un director general o un director en funciones y administra el apoyo financiero crítico a múltiples áreas de la organización. Sin embargo, muchos miembros de la junta directiva suelen tener carreras externas, lo que significa que su relación con una organización puede diferir de la de los empleados habituales.

Relacionado: ¿Qué es la satisfacción del cliente y por qué es importante?

Clientes internos y externos

Los clientes externos son personas que interactúan con una empresa desde fuera de sus operaciones generales. Los clientes internos comparten algunos atributos clave con los clientes externos en cuanto a las expectativas de una empresa. Por ejemplo, ambas clasificaciones pueden preferir protocolos de comunicación claros en relación con elementos importantes, como el precio de un producto para un cliente externo o el estado de la nómina para un cliente interno.

También hay algunas diferencias básicas importantes entre los clientes internos y externos. He aquí algunos ejemplos de diferencias a tener en cuenta:

  • Actividades de la empresa: Una persona se convierte en cliente externo cuando paga por un servicio o producto que ofrece una empresa. Los clientes internos, sin embargo, intercambian información u objetos dentro del flujo de trabajo interno de una empresa.

  • Títulos o clasificaciones: Los clientes externos suelen ser clientes, incluyendo individuos que compran un producto o servicio una vez o una clientela a largo plazo. Dependiendo del contexto, varias personas que actúan dentro de una organización pueden representar un cliente interno.

  • Objetivos de servicio al cliente: Cuando se abordan las necesidades de los clientes externos, el objetivo puede ser aumentar el número de compras, referencias o críticas positivas. Un objetivo de servicio al cliente con respecto a los clientes internos podría ser aumentar la satisfacción de los empleados y la productividad general en el lugar de trabajo.

  • Tipos de interacciones: Las interacciones con los clientes externos suelen ser más directas, mientras que las relaciones con los clientes internos suelen ser recíprocas. Por ejemplo, se podría describir como clientes internos a un asociado de marketing que escribe un texto en un blog y a un gestor de redes sociales que lo publica en una plataforma online.

Relacionado: 7 pasos para crear políticas eficaces de atención al cliente

Beneficios de hacer hincapié en los clientes internos

Estas son las ventajas de hacer hincapié en los clientes internos dentro de la estructura y las mejores prácticas de una organización:

  • Establece un entorno de trabajo constructivo: Cuando los empleados se sienten valorados por sus compañeros, pueden ser más capaces de fomentar relaciones más sólidas y realizar acciones positivas a lo largo de la jornada laboral.

  • Aumenta la productividad general: Si un empleado entiende que puede prestar un servicio esencial que beneficia a un colega, puede estar más motivado para tener éxito, completando un trabajo de alta calidad en un tiempo más corto.

  • Mejora las tácticas de priorización: Percibir a un colega como un cliente valioso puede ayudar a los miembros del personal a equilibrar mejor las tareas internas con las interacciones con los clientes externos. Por ejemplo, los equipos de TI suelen atender a universidades y clientes, por lo que percibir a ambos como tipos de clientes puede ayudarles a programar las tareas con mayor eficacia.

  • Agiliza la comunicación de la empresa: Puede aplicar los mismos protocolos y normas para los colegas de los clientes a sus colegas de su departamento y a otros para transmitir mejor una información más precisa, útil y clara.

  • Crea un efecto positivo en los clientes externos: Cuando los empleados tienen una alta moral y procesos de colaboración, pueden evaluar mejor las necesidades de los clientes externos. Como resultado, una empresa puede retener más clientela a largo plazo.

Relacionado: Cómo redactar políticas y procedimientos

Ejemplos de relaciones con clientes internos

Estos son algunos ejemplos comunes de relaciones con clientes internos en una empresa:

Personal del mismo departamento

Los compañeros que trabajan en el mismo equipo pueden actuar a menudo como clientes internos entre sí, ya que las personas se especializan en diferentes áreas o pasos de un proyecto. Un miembro del personal que actúa como cliente interno también puede confiar en la experiencia de otro empleado para completar su proyecto o tarea mutua con éxito. Por ejemplo, una persona de un equipo de desarrollo de software puede escribir un lenguaje de programación mientras otra lo depura más tarde durante una fase de pruebas para que los usuarios de ese programa puedan recibir un producto funcional y eficaz.

Aquí hay más ejemplos de equipos que suelen tener relaciones con clientes internos:

  • del personal de los restaurantes: Este grupo suele incluir a los empleados que sirven la comida, los cocineros o chefs, los lavavajillas, los gerentes y los propietarios de los restaurantes. Los propietarios dependen de los servicios de los cocineros o chefs para preparar la comida, que requieren de los camareros para llevar la comida a los clientes y de los lavavajillas para mantener la higiene del restaurante.
  • Personal al por menor: Dependiendo de las necesidades de una tienda, estos clientes internos pueden ser los cajeros, el personal de inventario y la dirección. La dirección depende de los servicios de los cajeros para vender los productos y del personal de inventario para abastecer las estanterías.
  • Personal de marketing: Una empresa puede contar con personal de marketing, incluido un gestor de medios sociales, un redactor publicitario y un diseñador gráfico. El gestor de las redes sociales depende de los servicios del redactor y del diseñador gráfico para que le proporcionen el contenido que publican en línea.

Relacionado: Relacionado: 7 consejos para garantizar la satisfacción del cliente

Tecnología de la información

El departamento de tecnología de la información (TI) proporciona servicios informáticos y otros servicios técnicos a otros miembros del personal de una empresa, que se convierten en sus clientes internos. Suelen gestionar un servicio de atención al cliente al que pueden dirigirse otros miembros del personal para solicitar sus servicios, como el soporte de software, la configuración de impresoras y la gestión de la red. Una relación positiva con el cliente entre el personal de TI y los demás empleados permite a una empresa realizar múltiples operaciones diarias utilizando sistemas informáticos, sobre todo si's en una industria relacionada con la tecnología.

Recursos humanos

El departamento de recursos humanos (RH) gestiona las responsabilidades diarias relacionadas con el bienestar de los empleados, que son sus principales clientes internos. Sus servicios pueden incluir la contratación para nuevos puestos de trabajo, la administración de los beneficios de los empleados y la mediación de las interacciones entre el personal y la alta dirección. El personal de RRHH también puede convertirse en cliente interno de otros empleados en algunas situaciones de la empresa, como un proceso de contratación que requiera los servicios de personas de un departamento con puestos vacantes.

Relacionado: Guía completa de las políticas de relaciones laborales

Gestión de las instalaciones

Los empleados de gestión de instalaciones (FM) mantienen el entorno físico de trabajo de una empresa para garantizar que los miembros del personal tengan los recursos que necesitan. A menudo gestionan múltiples servicios, como la seguridad, la limpieza de las instalaciones y el transporte, por lo que el personal que opera en todos los niveles de trabajo puede convertirse en cliente interno de los empleados de FM en función de sus necesidades. Una relación de cliente eficaz entre los empleados de FM y el resto del personal puede garantizar que un lugar de trabajo cuente con los materiales que la empresa necesita para realizar sus actividades diarias y operar con éxito.

Servicios de consultoría

Los servicios de consultoría proporcionan a una empresa estrategias, orientación y soluciones según sus necesidades específicas. Son un ejemplo de actor externo que puede convertirse en cliente interno cuando se le contrata para trabajar en una empresa concreta. Por ejemplo, una empresa puede contratar un servicio de consultoría para que le asesore sobre estrategias de supervisión para retener a más empleados a largo plazo en el futuro. Al trabajar dentro de una organización, la empresa se convierte también en su cliente interno.

Consejos para mejorar las relaciones con los clientes internos

Considere los siguientes consejos para mejorar las relaciones con los clientes internos de una empresa:

  • Obtenga información cuantificable. Ofrezca una encuesta a los empleados que trabajan en diferentes relaciones con los clientes internos para conocer las áreas clave de mejora. Puede utilizar estos datos para determinar nuevas estrategias para proyectos y procesos en el futuro.

  • Cree un protocolo estándar de atención al cliente. Si se extienden las normas de la empresa para las interacciones con los clientes a todas las áreas de la empresa, se pueden tener más oportunidades para identificar áreas de mejora y aumentar la eficiencia general.

  • Ofrecer programas de formación. Programe sesiones de desarrollo para que los empleados aprendan las mejores prácticas de comunicación. Puede ser útil abordar situaciones anteriores en estas sesiones para practicar nuevas estrategias de colaboración.

  • Establezca un foro para que los empleados intercambien ideas. Puede abrir un portal en línea para que los empleados intercambien ideas para la satisfacción del cliente interno, como estrategias para agilizar los proyectos que requieren los esfuerzos de varios departamentos.

  • Aprecie el trabajo de sus colegas. Después de completar la interacción con un cliente interno, puede ser beneficioso expresar la gratitud a ese colega por realizar un servicio esencial que le ayuda a realizar su propia tarea. Esta acción puede hacer que las relaciones con los clientes internos sean más fuertes en general.

Te recomendamos

6 Tipos de Informes de Rendimiento para Proyectos

10 maneras de mejorar su capacidad creativa para resolver problemas

Guía para la evaluación del talento

Beneficios de la recontratación de antiguos empleados (más consejos)

Dimitir durante la baja por maternidad

SEO vs. SEM: Cuándo y cómo utilizarlos