¿Qué es un coste fijo? Definición y ejemplos

Coste fijo es un término utilizado en finanzas para describir un coste que no cambia. Se aplica a los costes y gastos de las empresas y se utiliza para describir los costes que deben pagarse, independientemente de los acontecimientos de la empresa. Hay dos tipos de costes que soportan las empresas, los variables y los fijos. En este artículo, le enseñaremos todo lo que hay que saber sobre los costes fijos, incluida la forma de determinarlos.

¿Qué son los costes fijos?

Un coste fijo es aquel que no cambia para una empresa en función de la demanda de un producto. Son gastos que las empresas pagan para hacer negocios. Son uno de los muchos costes en los que incurren las empresas.

En general, los costes pueden clasificarse en una cuenta de resultados de una de estas tres maneras:

  1. Costes indirectos: Costes que no corresponden a un objeto de coste
  2. Los costes directos: Costes que sí se aplican a un objeto de coste
  3. Costes de capital: Gastos fijos, de una sola vez, que suelen ser inversiones en cosas como la arquitectura y la infraestructura.

En el balance de una empresa también se anotan como pasivos a largo o corto plazo. En este formato, los costes fijos y los costes variables conforman la visión completa de los gastos de una empresa.

Los costes fijos, sin embargo, son los que se suelen negociar y, como tales, no dependen de la producción. Incluyen los contratos. Por ejemplo, el alquiler de un equipo necesario para realizar un proyecto durante un año puede ser un coste fijo si la estructura de pagos no es variable. Otro ejemplo de coste fijo para una empresa sería el pago de salarios a los empleados.

Por último, los gastos de capital son siempre fijos porque se trata de acontecimientos únicos sin posibilidad de fluctuación.

Es factible que un coste fijo cambie con el tiempo, pero no durante el periodo contractual. Los costes fijos son fiables, y los contables deberían poder distinguirlos fácilmente de los costes variables por esta razón.

Más información: ¿Qué es el liderazgo transaccional?

¿Por qué es importante el coste fijo?

Los costes fijos ayudan a las empresas a proyectar y predecir sus necesidades actuales y futuras. He aquí algunas formas en que las empresas aplican el coste fijo para comprender mejor sus necesidades de producción y sus intereses monetarios:

  • Estabilidad de los beneficios: Si una empresa tiene unos costes fijos demasiado elevados, un descenso de las ventas puede hacer que su margen de beneficios caiga más rápido que una que tenga más costes variables.
  • Prácticas contables: Los contables utilizan los costes fijos como parte de una serie de cálculos e informes que preparan para las partes interesadas. Sin una comprensión clara de los costes fijos, no podrían realizar estas prácticas contables estándar.
  • Economías de escala: Los costes fijos pueden crear economías de escala en las que el precio por unidad de producción disminuye con el tiempo, a medida que aumenta la producción de unidades, lo que da lugar a una mayor rentabilidad.
  • Informa de las decisiones empresariales: El coste fijo por unidad puede influir en las decisiones empresariales que ayudan a aumentar el margen de beneficios.

Más información: Aprender a ser un contable junior

Cómo determinar el coste fijo

Para determinar los gastos fijos en los que incurre tu organización, sigue estos pasos:

  1. Recoger todos sus gastos
  2. Determinar cuáles son fijos y cuáles son variables
  3. Considere estos costes
  4. Determinar el coste fijo por unidad
  5. Calcular los futuros costes fijos

1. Recoge todos tus costes

El primer paso para determinar los costes fijos es hacer una lista de todos los costes en los que incurre su empresa. Algunos de estos costes serán fijos y otros serán variables, pero un buen primer paso para determinar el coste fijo es comprender el panorama total de los costes en relación con su empresa.

2. Tenga en cuenta estos costes

A veces, cuando la gente empieza a recopilar la información sobre los costes, pasa por alto estos elementos que son fáciles de pasar por alto. Preste especial atención a los siguientes costes fijos:

  • Trabajo: El coste de la mano de obra
  • Permisos y legal: Si se requiere algún tipo de permiso con el Estado, esos costes deben aplicarse aquí.
  • Costes de mantenimiento: Esto es fácil de pasar por alto porque puede ser difícil de predecir, pero asegúrese de tener en cuenta el mantenimiento regular de las herramientas, el equipo y los edificios.

3. Determinar qué gastos son fijos y cuáles son variables

Una vez completado el cuadro de costes, tendrá que determinar qué costes son fijos y cuáles son variables. Esto es bastante fácil si se tiene en cuenta si algo se contrata a una tasa determinada y si la tasa de un coste fluctúa de un mes a otro en función de las variables.

Crea dos columnas en una hoja de cálculo y etiqueta una para los costes fijos y otra para los costes variables. A continuación, separa los costes fijos de los costes variables. En la parte inferior de la columna de costes fijos, puedes crear una función que llegue a la suma de todas las filas de la columna. Este número es tu coste fijo total.

4. Determinar el coste fijo por unidad

Una vez definido el coste fijo total, puede empezar a obtener información adicional. Una de ellas es el coste fijo por unidad. Para llegar a esta cifra, sólo hay que realizar un sencillo cálculo:

Coste fijo por unidad = (suma de costes fijos) / (número total de unidades)

Con este número, se puede empezar a entender cómo se relacionan los costes fijos con la producción individual y qué tipo de producción se necesita para ser rentable.

5. Calcular los costes fijos futuros

También puede utilizar esta información para calcular los costes fijos futuros, lo que es importante para las proyecciones financieras. Si sabe que sus costes fijos van a ser casi los mismos año tras año, puede proyectar cuáles serán sus costes fijos dentro de cinco o diez años. Cuando haga esto, también tendrá que tener en cuenta factores más complejos como la depreciación de un activo.

Relacionado: Definición y ejemplos de habilidades blandas

Ejemplos de costes fijos

Hay una serie de costes fijos en los que pueden incurrir las empresas, entre ellos

  • Costes amortizados: Es el método de imputar un gasto de un activo no tangible, de forma gradual, a lo largo de la vida de un activo. Los costes amortizados se liquidan al final de la vida útil del activo.
  • Costes amortizados : Un coste depreciado es el coste total de un artículo después de que se haya evaluado la depreciación. Se suele cargar a lo largo de la vida útil del artículo.
  • Costes relacionados con los seguros: Se trata de un coste estático y rutinario relacionado con un contrato de seguro.
  • Impuesto sobre bienes inmuebles: Casi todas las empresas con propiedades incurren en impuestos sobre la propiedad que se pagan periódicamente al gobierno local.
  • Renta: Representa un cargo recurrente en el que se incurre cuando se alquila un espacio a un propietario.
  • El coste de los intereses: Muchas empresas utilizan fondos prestados, en cuyo caso, están sujetos a intereses.
  • Servicios públicos: Muchos servicios públicos se interpretan como costes fijos. Algunos tienen un elemento variable basado en el uso.

Te recomendamos

Consejos de autopromoción para triunfar en su carrera

Tráfico peatonal: Definición, beneficios y consejos para mejorarlo

12 preguntas estratégicas que hay que plantearse al elaborar la estrategia de una empresa

Cómo presentar la dimisión (con ejemplos de cartas)

Los 4 tipos principales de segmentos de mercado y cómo utilizarlos

¿Qué es la certificación PRINCE2?