¿Qué es el coste por clic (CPC)? Y cómo calcularlo

A medida que los negocios se desarrollan más que nunca en Internet, también lo hace la publicidad. Los anunciantes deben estar cada vez más atentos a la hora de crear y ejecutar campañas publicitarias, tomando todas las medidas necesarias para maximizar el impacto de sus presupuestos y llegar a la mayor cantidad de clientes potenciales, y no sólo buscan formas de lograrlo. Están innovando, creando campañas publicitarias más novedosas y cada vez más efectivas con presupuestos que se estiran al máximo.

Este artículo explorará el modelo de publicidad CPC, o coste por clic, cómo sacar el máximo provecho de su CPC, y cómo llegar a un presupuesto CPC.

¿Qué es el CPC?

El CPC es el coste por clic, un modelo publicitario basado en la web que pretende atraer tráfico a un sitio web a través de anuncios que se facturan en función del número de clics que recibe el anuncio. El CPC es utilizado por los anunciantes que tienen un presupuesto diario al que atenerse, que es la cantidad de dólares que el anunciante paga al sitio web por cada clic que recibe el anuncio mientras está en el sitio. Así, si el presupuesto diario es de 10 dólares y el CPC medio es de 0,10 dólares, el máximo de clics diarios que puede recibir el anuncio es de 100. Una vez alcanzado el presupuesto, el anuncio se retira del sitio.

El CPC suele utilizarse erróneamente como sinónimo de CPM, o coste por cada mil impresiones que recibe el anuncio. Muchos sitios web utilizan la publicidad CPC, mostrando un anuncio cuando se consultan una o varias de las palabras clave del anunciante o cuando el contenido del sitio web muestra un contenido igualmente relevante. Estos anuncios se denominan «patrocinados» y aparecen cerca de la parte superior de los resultados de búsqueda orgánica en las páginas de resultados de los motores de búsqueda, o en un lugar asignado en un sitio de contenido.

Relacionado: Aprenda a ser un gerente de publicidad

Cómo calcular el CPC

El importe del CPC suele determinarse siguiendo una fórmula (a tanto alzado) o mediante un proceso basado en las ofertas.

Tarifa plana

Mediante un modelo de tarifa plana, el anunciante y el editor del sitio web negocian una cantidad fija que el anunciante pagará por cada clic. Los editores suelen tener una tarjeta de tarifas con los precios de sus espacios publicitarios, en la que cada espacio de su sitio tiene un coste diferente. Por ejemplo, un banner en el tablón de anuncios (el espacio publicitario que ocupa la parte superior de la página) suele ser más caro que un pequeño anuncio colocado en la parte inferior de la página, y a veces las tarifas difieren en función de la página del sitio en la que el anunciante quiere que se muestre su anuncio. Estas tarifas suelen negociarse a la baja al firmar un contrato a largo plazo. Por ejemplo, si el CPC de un anuncio normal es de 0,10 dólares, pero el anunciante firma un contrato de 12 meses con el editor del sitio web, puede negociar el CPC a 0,08 dólares. Para los editores, la promesa de ingresos constantes suele ser mayor que el descuento que ofrecen a sus anunciantes.

Otras veces, el CPC se determinará mediante una fórmula, la más sencilla y común de las cuales es el presupuesto total/número de clics.

Basado en la oferta

Como su nombre indica, se trata de una especie de subasta en la que los anunciantes compiten por el espacio que desean para su anuncio. Los anunciantes que participan en la subasta fijan su presupuesto máximo de CPC. Los anunciantes pueden optar por gestionar sus ofertas manualmente o utilizar la subasta automatizada, que realizará ofertas en nombre del anunciante dentro de su presupuesto. La subasta está automatizada y se activa cada vez que se hace clic en el anuncio.

Si el anuncio se encuentra en la página de resultados de un motor de búsqueda, la subasta automática se activará cada vez que se realice una búsqueda de la palabra clave por la que se puja. En ese momento, se comparan las ofertas por la palabra clave en función de la ubicación del buscador, el día y la hora de la búsqueda y otros parámetros especificados, y se establece el ganador o los ganadores, en caso de que haya varios espacios disponibles. La cantidad que pagan los anunciantes se basa en el importe de su oferta. Los principales motores de búsqueda también pueden facilitar la colocación de anuncios relevantes en sitios de contenido de terceros asociados. En estos casos, los editores de los sitios aceptan albergar esos anuncios a cambio de una parte de los ingresos publicitarios generados por ellos.

Estas subastas, muchas veces gestionadas por agencias de publicidad, se realizan mediante sistemas de puja automatizados para hacerlas escalables y rentables, así como para gestionar el tráfico y el público objetivo.

Independientemente del método, el anunciante debe considerar el valor de cada clic que el anuncio podría recibir. El anunciante calcula este valor en función de su público objetivo y de los ingresos potenciales que puede obtener por cada clic, de forma inmediata o a largo plazo.

Relacionado: Cómo crear una estrategia exitosa de marketing en redes sociales

¿Por qué es importante el CPC?

Toda la publicidad es una inversión. El CPC es importante porque impulsa el tráfico a su sitio web y proporciona varias otras ventajas a sus campañas publicitarias, por ejemplo:

1. Rentabilidad

A diferencia del modelo CPM, en el que se paga por impresiones que podrían suponer un pago nulo, con el CPC sólo se paga por los clics que llegan a su sitio web.

2. Personalización

A medida que su campaña se desarrolla, puede hacer un seguimiento de su éxito y realizar los cambios necesarios. Como es digital, los cambios se reflejan inmediatamente.

3. Flexibilidad

El presupuesto lo determina usted, permitiéndole presupuestar tantos o tan pocos clics como considere oportuno.

4. Medible

Puede medir el rendimiento exacto de la inversión conseguida a través de la campaña, así como realizar un seguimiento de las conversiones mediante la supervisión de las URL.

5. En tiempo real

El impacto de su campaña se percibirá de inmediato, a diferencia del marketing en buscadores, que podría tardar todo un trimestre en tener repercusión.

6. Dirigirse a

Su público objetivo puede ser segmentado por las métricas que son importantes para su negocio. Estos pueden ser amplios, como el género, la edad o la afiliación política, o más granulares, como las amas de casa de 29—34 años que viven en el área del Gran Chicago y utilizan el último smartphone, o cualquier otro dato que su investigación de mercado haya determinado para su público objetivo.

Relacionado: Objetivos SMART: Definición y ejemplos

Cómo reducir el CPC sin dejar de obtener resultados

Determinar el retorno de la inversión de su campaña publicitaria es una ecuación sencilla que implica el CPC y el valor del tráfico de clics. Dado que el coste y el valor son los dos elementos clave del rendimiento de cada campaña, es importante buscar un CPC más bajo que atraiga tráfico de calidad a su sitio. He aquí un par de formas de conseguirlo:

Aumenta su puntuación de calidad

Los motores de búsqueda tienen sistemas automatizados para determinar la puntuación de calidad de su cuenta. Las cuentas con campañas en la mejor posición (puntuaciones de >6) pueden reducir su CPC hasta en un 50%. Por el contrario, las cuentas con puntuaciones bajas (<4) pueden experimentar un aumento de los CPC de hasta el 400%. Para aumentar su puntuación de calidad, siga estos pasos:

  1. Cree anuncios de alta calidad con una CTA convincente para aumentar el porcentaje de clics.
  2. Cree grupos de anuncios relacionados, añadiendo variedad visual pero manteniendo una marca consistente y un mensaje claro.
  3. Asegúrese de que la página de aterrizaje a la que está vinculado su anuncio es relevante para los términos de búsqueda para los que se ha configurado y, de nuevo, sea coherente con su marca.

Experimentar con nuevas palabras clave

Amplíe la intención de búsqueda sustituyendo los términos clave irrelevantes por palabras clave más relevantes para ganar más clics y optimizar el desembolso de su presupuesto.

Conseguir los mejores clics

Asigne palabras clave negativas para filtrar los clics y evitar pagar innecesariamente por clics que probablemente no se conviertan. Estos términos indican a la campaña que no se dirija a ellos. Dirigirse a las palabras clave relevantes con mayor probabilidad de rendimiento para su campaña hace el mejor uso de su presupuesto y filtra los clics sin valor relativo, y también ayudará a mejorar su puntuación de calidad, reduciendo potencialmente su CPC.

Relacionado: Aprende a ser un director de marketing digital

Te recomendamos

Evaluaciones culturales: Qué son, sus principios y cómo realizar la suya propia

¿Qué es el comercio electrónico? Con definiciones y ejemplos

Cómo calcular el capital social (con ejemplos)

¿Qué es un líder del sector? (y cómo convertirse en uno)

Fórmula para el cálculo del coste por unidad (con ejemplos)

Cómo decidir si debe aceptar un ascenso sin aumento de sueldo