¿Qué es el flujo de caja operativo?

Los contables utilizan el flujo de caja de explotación para determinar de cuánto dinero dispone una empresa para invertir en operaciones. El flujo de caja operativo es un importante indicador de la salud financiera de una empresa. Cuando hay un flujo de caja operativo positivo, los líderes empresariales y las partes interesadas pueden invertir en infraestructuras y recursos que les permitan crear un entorno en el que los empleados puedan trabajar de forma más eficiente y escalar para el crecimiento futuro.

En este artículo, le hablaremos del flujo de caja operativo y de por qué es importante.

¿Qué es el flujo de caja operativo?

El flujo de caja de explotación es la cantidad de efectivo que una empresa genera a partir de sus operaciones regulares. El flujo de caja operativo indica si una empresa tiene suficiente efectivo para mantener sus operaciones. Si es positivo, la empresa tiene suficiente efectivo para invertir en sí misma. El flujo de caja operativo es crucial para financiar la expansión de la empresa; si no está presente, hay que buscar financiación externa.

A veces llamado «flujo de caja de los gastos de explotación», es un valor que aparece en la parte superior de un balance e indica el efectivo obtenido de las tareas empresariales habituales, como la fabricación o venta de productos, o la prestación de un servicio a los clientes. Este dato sirve como métrica fundamental que indica el éxito financiero y la seguridad de una empresa.

El flujo de caja operativo (OCF) aparece en un documento llamado estado de flujo de caja que muestra las entradas y salidas de todo el efectivo de una empresa. El estado de flujo de caja suele ser una combinación de información tomada de los balances y las cuentas de resultados y puede presentarse de forma directa o indirecta, como se describe con más detalle a continuación. Un estado de flujo de caja es un documento de informe que muestra lo bien que una empresa gestiona el efectivo, basándose en la cantidad de efectivo y equivalentes de efectivo que la empresa tiene entrando y saliendo.

¿Por qué es importante el flujo de caja operativo?

Los analistas financieros utilizan el flujo de caja operativo como medio para determinar la salud financiera real de una empresa. Es una medida sólida porque no suele estar influida por anomalías puntuales. Por ello, es útil para ofrecer una imagen clara de la situación financiera.

Por ejemplo, un gran aumento de los ingresos por una gran reserva podría inflar temporalmente algunas cifras y hacer que la empresa parezca más exitosa. Del mismo modo, un superávit en el flujo de caja operativo sin unos ingresos netos elevados podría indicar otros problemas, como un balance con cálculos de depreciación acelerados y múltiples activos fijos. Se trata de datos financieros que la empresa puede utilizar para tomar decisiones comerciales que cambien su posición en el mercado.

Por último, el uso de esta información puede proporcionar una visión a los líderes empresariales sobre la innovación, la infraestructura y los nuevos recursos que pueden permitirse sin pedir dinero prestado. El flujo de caja operativo ayuda a las empresas a competir mejor al permitirles realizar avances que las impulsen en el mercado.

Relacionado: Gestión estratégica en 5 pasos

Cómo presentar el flujo de caja operativo

Hay dos métodos principales para presentar el flujo de caja operativo en un estado de flujo de caja. Son el directo y el indirecto y se describen en detalle a continuación:

1. Presentación directa

En una presentación directa del flujo de caja de los gastos de explotación, los ingresos se contabilizan cuando se recibe el efectivo. Por lo tanto, la presentación del flujo de caja representa el dinero real recibido y su destino dentro de un período de información contable. Este método de presentación refleja las entradas y salidas de efectivo reales. Los ejemplos de flujo de caja operativo en este contexto incluyen:

  • Todo el dinero pagado a terceros
  • Sueldos de los empleados dispensados durante el periodo
  • El dinero que se cobra a los clientes
  • Los ingresos adicionales recibidos por intereses, inversiones o dividendos
  • El impuesto sobre la renta y los intereses de las inversiones pagadas

Relacionado: Gestión de operaciones: Todo lo que necesita saber

2. Presentación indirecta

Es más común que las empresas utilicen la presentación indirecta. Utilizando esta técnica, los contables miran el flujo de caja operativo en términos de la cantidad ganada frente al dinero real recibido. Este método comienza con los ingresos netos y hace un seguimiento del flujo de caja a partir de esa cifra.

En un estado de flujo de caja de presentación indirecta, la fila superior mostraría los ingresos netos en una columna. Debajo de ella, las filas siguientes muestran los débitos y las ganancias de cosas como los gastos de depreciación, la amortización, los gastos del coste del negocio, los intereses de las inversiones ganados o gastados, la venta de equipos y propiedades y más elementos que componen los ingresos operativos.

En la parte inferior del informe, una cifra indica el total de efectivo de las actividades de explotación después de que se hayan realizado ajustes en los ingresos netos para tener en cuenta todas las entradas y salidas.

Relacionado: 10 preguntas de la entrevista de contabilidad

Presentación indirecta frente a directa: ¿Qué elegir?

Es importante determinar qué método es el adecuado para su empresa.

En la práctica, el método indirecto de declaración del flujo de caja tiene sentido para muchas empresas. Por un lado, muchas empresas utilizan un método de contabilidad de devengo que contabiliza los ingresos a medida que se obtienen, en lugar de cuando se depositan en la cuenta de la empresa. El método indirecto se ajusta a esta práctica contable habitual.

También es un recurso útil porque es más fácil de manejar. Es una simple deducción de los ingresos netos, y todas las partidas pueden encontrarse en una cuenta de resultados y un balance debidamente preparados, lo que significa que rellenar el estado de flujo de caja es sólo cuestión de poner los datos correctos y calcular la respuesta.

Si bien es una práctica más fácil y común utilizar el método indirecto para preparar su próximo estado de flujo de caja para un período contable, no está favorecido por los organismos reguladores que a veces exigen más precisión a las empresas a las que imponen su cumplimiento.

El Consejo de Normas de Contabilidad Financiera (FASB) recomienda a las empresas que utilicen el método directo para crear un estado de flujo de caja. Dicho esto, el FASB también exige a los contables que utilizan el método directo que sigan unos requisitos de información similares a los que habría en el método indirecto, por lo que tienen que completar un paso adicional además del ya complejo método de contabilización del flujo de caja.

El FASB pide a todos los contables que utilizan el método directo que creen un informe de conciliación que garantice la exactitud de los informes de caja. Si usted' está en una industria que está altamente regulada, puede encontrar que el cumplimiento significa reportar el método directo de flujo de efectivo con el estado de conciliación, frente al enfoque indirecto más simple utilizado por varias empresas.