Cómo gestionar el hecho de ser arrojado bajo el autobús en el trabajo

La frase «tirar a alguien debajo del autobús» no significa literalmente ponerlo en peligro delante de un vehículo en movimiento. La gente utiliza esta expresión para hablar de situaciones desagradables. Aunque puede aplicarse en cualquier lugar, es posible que escuches esta frase en el trabajo. En este artículo, hablamos de lo que significa el término, de dónde se originó y damos los pasos para ayudarle a sortear este tipo de situaciones en el lugar de trabajo.

¿Qué significa ser arrojado bajo el autobús?

Relacionado: Las mejores ideas para organizar la oficina en casa

El término "tirado bajo el autobús" significa que alguien te culpa por su propio beneficio. Esta frase es un modismo, o una expresión que significa algo diferente en sentido literal y figurado. Los modismos pueden no traducirse bien o ser fáciles de entender en otros idiomas. También puede ser una metáfora, o una figura retórica que utiliza una idea u objeto en lugar de otro para dar un punto o ejemplo.

Relacionado: Tipos de lenguaje figurado (con ejemplos)

¿Dónde se originó esta frase?

El origen exacto de la frase es desconocido. Los investigadores del diccionario Merriam-Webster creen que surgió en Gran Bretaña en los años 70 u 80 en relación con la política. El diccionario también señala un repunte en su uso generalizado a finales de la década de 2000.

Relacionado: Cómo aprender de los errores

¿Cómo se producen estas situaciones en el lugar de trabajo?

Este tipo de situación puede ser común en campos, oficinas y entornos de trabajo altamente competitivos. Cualquier empleado de cualquier nivel de la empresa puede participar en ellas. Son comunes entre compañeros de trabajo del mismo nivel de la jerarquía de la empresa. Suelen implicar al menos a tres personas:

  • Acusador: Es la persona que hace afirmaciones o suposiciones infundadas sobre un compañero o equipo de la empresa.
  • Chivo expiatorio: Es la persona que recibe la culpa sin fundamento de un suceso desagradable o una deficiencia.
  • Supervisor: Es el gerente o líder de uno o ambos acusadores y chivos expiatorios que puede tomar decisiones disciplinarias en la situación.

No es habitual que los altos cargos de una empresa tengan este comportamiento con sus compañeros de trabajo. Sin embargo, pueden utilizar esta táctica para aumentar las relaciones públicas en general o reparar su propia imagen ante el público. Las etapas de estos incidentes pueden incluir pasos como:

  1. Un error o equivocación surge dentro de un equipo o una empresa.
  2. El acusador se reúne con el supervisor para culpar al chivo expiatorio. Esto puede deberse a un malentendido o a un intento de salvarse de los problemas.
  3. El chivo expiatorio se reúne con el supervisor y se entera de la situación. Puede enfrentarse a medidas disciplinarias, dependiendo de la acusación.

Es posible que este tipo de situaciones se produzcan por accidente. Esto puede ocurrir si un empleado plantea una cuestión que involuntariamente mete en problemas a otra persona y le reporta elogios o beneficios personales.

Cómo gestionar estas situaciones en el trabajo

Si se encuentra en una de estas situaciones en el trabajo, hay pasos que puede seguir para mantener la calma y arreglar las cosas lo mejor posible. Utilice estos pasos para saber cómo puede gestionar una situación desagradable en el trabajo:

1. Tómese un momento para usted

Después de conocer la situación, es posible que sienta diferentes emociones como tristeza, enfado o confusión. Date tiempo para procesar esos sentimientos saliendo a la calle, sentándote en tu coche o alejándote de la oficina durante un tiempo. Ve a un lugar donde puedas sentarte y estar solo para procesar y relajarte. Considera la posibilidad de respirar profundamente, contar hasta 10 o utilizar otras estrategias de calma para recuperar la concentración y la compostura antes de volver al trabajo.

Relacionado: Cómo reaccionar ante los errores en el trabajo

2. Reflexionar sobre la situación

Una vez que haya calmado sus emociones, piense más profundamente en la situación. Intenta recordar los detalles y comprender lo que ha sucedido. Revisa diferentes escenarios y las perspectivas de otras personas para ver si la situación puede ser un malentendido. Considera otras explicaciones probables para el suceso o que alguien te culpe por ello.

3. Proponer una solución

Si la situación tiene un problema que puedes resolver, haz una lluvia de ideas para encontrar soluciones. Aunque no puedes cambiar los acontecimientos del pasado, es posible que puedas arreglar, reparar o mejorar la situación en el futuro. Crear un plan puede ayudarte a sentirte más seguro y preparado para entrar en una discusión con tus compañeros de trabajo y tu supervisor.

4. Hablar con el acusador

Si sabes qué miembro del equipo o compañero de trabajo te ha acusado, pídeles que mantengan una conversación privada para discutirlo más a fondo. Durante esta reunión, puedes preguntarles por qué hicieron lo que hicieron. Esto puede ayudarte a determinar si toda la situación es un error de comunicación. También puede mostrarte si ese acusador no tenía todos los hechos o información antes de concluir sobre su implicación. Reunirse a solas puede ayudarle a entender mejor los motivos de la otra persona. También puede evitar que hagan algo similar a ti o a otra persona en el futuro.

5. Defiéndase

Si es necesario, puedes defenderte ante tu supervisor o la parte correspondiente. Cuente su versión de la historia y presente cualquier solución que haya desarrollado para arreglar el resultado de la situación. Puede ser útil tener datos, pruebas o evidencias de lo que hiciste o no hiciste. Esto puede incluir documentación escrita, vídeos, grabaciones de sonido o información con fecha y hora. Cuando te defiendas, intenta no incluir a otros compañeros en la situación, por razones positivas o negativas.

6. Seguir adelante

Finalmente, una vez que hayas dado cuenta del problema y lo hayas resuelto, puedes dejar de lado tus sentimientos sobre la situación y seguir adelante. Recuérdate que se trata de un caso en toda tu carrera y que no define tu trabajo ni tu carácter. Afronta el siguiente proyecto o fase con una buena actitud y haz todo lo posible para evitar que este tipo de situaciones se repitan.

Consejos para evitar malentendidos en el trabajo

Hay formas de prevenir este tipo de situaciones en el trabajo. Considérelo:

Ser honesto

Cuando dices constantemente la verdad, es más fácil que tus compañeros y supervisores te crean. En situaciones desagradables, sea sincero sobre los hechos que conoce y los que desconoce. Intenta abstenerte de hacer acusaciones o sugerencias sobre temas delicados hasta que tengas todos los datos.

Relacionado: Cómo disculparse con su jefe por un error en el trabajo

Recopilación de datos

Tenga datos o pruebas que respalden cualquier afirmación o acusación que haga en su empresa. Preste atención a las fuentes de información y aprenda a distinguir los chismes de los hechos. Intente ser transparente en su comunicación con los demás para facilitar este proceso.

Mantener la responsabilidad

Admita cuando se equivoque. Además de ser honesto, esto demuestra que eres un miembro del equipo fiable y respetable. Pide perdón cuando puedas y asume la responsabilidad cuando sea necesario. Si estás dispuesto a hablar cuando hay un problema, nadie más tiene que hacerlo por ti.

Te recomendamos

18 tipos de evaluaciones de liderazgo

Cómo implementar un proceso de planificación de ventas y operaciones en 5 pasos

¿Qué es la cultura empresarial? (con ejemplos)

10 Consejos para escribir una llamada a la acción en un correo electrónico

8 Cosas clave para incluir en su carta de solicitud

21 Lugares para donar material de oficina