FAQ: ¿CUÁL ES LA DIFERENCIA ENTRE UN ABOGADO FISCAL Y UN CONTADOR PÚBLICO? ¿Cuál es el orden correcto de los activos?

Enumerar los activos de su empresa en el orden correcto puede ser importante para tener un balance exacto. El orden de los activos ayuda tanto a las empresas como a los inversores a definir la liquidez de los activos, la cobertura del pasivo actual y la estabilidad financiera. Comprender el orden correcto de los activos para su balance puede ayudarle a informar con precisión sobre el estado financiero de su empresa. En este artículo, analizamos el orden de los activos que figuran en un balance, la importancia de la liquidez y la diferencia entre el orden de los activos y la liquidez.

¿Qué son los activos en un balance?

Los activos de un balance son el efectivo u otros elementos que la empresa posee. También pueden incluirse los activos que la empresa convierte en efectivo durante el ciclo empresarial, como las inversiones o los materiales. Por ejemplo, una empresa utiliza el efectivo disponible para comprar materiales, que luego convierte en productos y vende a los clientes. Después de vender los productos, la empresa recibe más efectivo del que utilizó para crear los productos. Este proceso de conversión de efectivo en dinero es el ciclo operativo o curso de la empresa. Las empresas pueden completar de uno a varios ciclos de negocio en un año.

Los activos corrientes que las empresas enumeran en un balance sólo incluyen aquellos que la empresa puede convertir en efectivo durante las actividades comerciales normales. Los activos típicos de un balance incluyen:

Efectivo

El efectivo es el dinero de la empresa, ya sea en circulación o en bancos corporativos. El activo circulante excluye el efectivo guardado para situaciones como la jubilación, los bonos o las inversiones prepagadas. En los balances siempre aparece el efectivo en primer lugar, ya que es el activo más fácilmente disponible.

Relacionado: Cómo encontrar su patrimonio total y qué incluir

Valores negociables

Los valores negociables son inversiones temporales realizadas con los fondos excedentes de una empresa. Dado que las empresas no necesitan el exceso de fondos para llevar a cabo sus operaciones diarias, invierten en valores negociables que producen rendimientos. Algunas de ellas pueden ser la inversión de fondos en el mercado de valores, la expansión del negocio, la creación de campañas de marketing o la colaboración con otras empresas.

Cuentas por cobrar

Las cuentas por cobrar son los pagos que una empresa aún no ha recibido por sus servicios. Suelen comprender pagos de clientes, como créditos o cheques, que figuran en el balance mediante pagarés. Las empresas documentan como activo circulante cualquier importe facturado que sea actualmente cobrable.

Inventarios

Los inventarios son bienes vendibles, productos parcialmente terminados y recursos materiales. Los registros contables acumulan los costes de compra de materiales y fabricación de productos. La categoría de inventarios en un balance también identifica tanto los costes de los bienes vendidos como los inventarios durante todo el periodo fiscal.

Gastos pagados por adelantado

Los gastos anticipados incluyen cualquier pago futuro de la empresa por bienes y servicios. Los balances no los convierten en activos corrientes para evitar penalizar a las empresas que pagan los gastos de explotación por adelantado. Pagos como las primas de seguros y los alquileres existen en esta categoría.

Relacionado: Activos en un balance: Qué son, por qué son importantes y ejemplos

Inversiones

Las inversiones son fondos en efectivo o pagos de seguridad que las empresas conservan para un fin determinado o para un periodo prolongado. Pueden incluir acciones, bonos, bienes inmuebles e hipotecas. Las empresas también pueden utilizar las inversiones como fondos de pensiones.

Activos de la planta

Los activos de planta, o activos fijos, son terrenos, edificios, maquinaria u otros equipos que las empresas utilizan durante sus operaciones diarias. La mayoría de las empresas no venden estos activos para convertirlos en efectivo. Los activos de planta producen ingresos a través de su uso operativo.

Activos intangibles

Los activos intangibles incluyen derechos, ventajas, relaciones y privilegios valiosos. Aunque los activos intangibles carecen de forma física o espacio en la empresa, siguen aportando valor a un negocio. Algunos ejemplos de activos intangibles pueden ser un derecho de acceso a una propiedad, una relación con una empresa hermana o una ventaja en un mercado concreto.

Otros activos

Los otros activos comprenden todos los créditos que no existen en ningún otro grupo de activos. Pueden ser anticipos de efectivo para los empleados de la empresa o pagos de seguros de vida. Los proyectos de construcción y expansión también se consideran otros activos.

Pasivos corrientes

Los pasivos corrientes son obligaciones que una empresa cumple dentro del ciclo comercial actual o del año siguiente. Cuando las empresas adquieren activos corrientes, como las existencias, crean pagos de pasivo y anotan las cantidades que se deben a los acreedores. Los pasivos pueden incluir los impuestos sobre la renta estimados a pagar, varios sueldos, los salarios de los empleados y el impuesto sobre la propiedad.

Pasivos a largo plazo

Los propietarios de empresas clasifican las deudas con plazos superiores a un año como pasivos a largo plazo. Ejemplos de pasivos a largo plazo son los bonos, pagarés e hipotecas. Si tiene una parte de un préstamo que vence en menos de un año, clasifíquelo como pasivo corriente.

Relacionado: Balance de situación: Plantilla y ejemplo

Ingresos diferidos

Los clientes pueden hacer pagos por adelantado por servicios o bienes. Las obligaciones de los clientes se basan en la entrega del producto más que en el pago en efectivo. Los propietarios de empresas definen los cobros por adelantado con obligaciones de clientes sin terminar como ingresos diferidos en sus balances.

Patrimonio del propietario' s

Los balances dividen el patrimonio de los propietarios en dos partes. Una parte representa las cantidades invertidas, mientras que otra parte muestra las cantidades retenidas en el patrimonio neto. Los balances dividen el patrimonio neto del propietario debido a la participación de la empresa. Normalmente, los accionistas no son responsables de la deuda de la empresa, pero pueden perder sus inversiones. La deuda de la empresa tampoco afecta al patrimonio personal.

Costo

El coste es el acuerdo entre el cliente y el vendedor. Normalmente, los activos representan el acuerdo de precios entre dos partes. En un balance, los propietarios de las empresas controlan los costes pendientes de los bienes y servicios para fijar los costes.

¿Cuál es el orden correcto de los activos en un balance?

En un balance, el orden correcto de los activos es de mayor a menor liquidez. Como los activos líquidos se convierten fácilmente, el efectivo es el primero de la lista. Los activos menos líquidos del balance son las inversiones. El orden correcto de los activos en un balance es:

  • Efectivo
  • Equivalentes de efectivo
  • Cuentas por cobrar
  • Inventarios
  • Notas de cobro
  • Activos a corto y largo plazo
  • Materiales
  • Préstamos por cobrar
  • Activos intangibles
  • Inversiones

Relacionado: Comprender el activo y el pasivo (con ejemplos y ecuaciones)

¿Qué importancia tiene la liquidez?

La liquidez es importante porque ayuda a las empresas a medir su generación media de efectivo. Ayuda a mostrar a los propietarios de las empresas cuánto dinero ganan las partes interesadas en función de los dividendos de la empresa. Medir la liquidez mediante un balance ayuda a las partes interesadas a entender y decidir su relación con la empresa. Los listados de orden de liquidez también pueden mostrar a los grupos de interés las tendencias de la empresa en cuanto a los pasivos, la capacidad de reembolso, el flujo de caja y los plazos de los préstamos.

¿Cuál es la diferencia entre el orden de los activos y el orden de la liquidez?

Las empresas utilizan los ratios de liquidez, o el orden de liquidez, para calcular el orden de los activos en un balance. Como el orden de los activos comienza desde el más líquido hasta el menos, las empresas calculan la liquidez de cada activo. Los ratios de liquidez ayudan a evaluar la salud de una empresa en función de su capacidad para gestionar la deuda. Hay dos formas de calcular la liquidez de un activo, a saber

Tasa actual

El coeficiente de solvencia divide el activo corriente entre el pasivo corriente. Las empresas incluyen ambas cantidades en el balance de la empresa. El activo corriente incluye el efectivo, los valores negociables, las existencias y las cuentas por cobrar. El pasivo corriente incluye los totales de las deudas o intereses del año siguiente. Por ejemplo, si el activo circulante asciende a 800.000 dólares y el pasivo total a 400.000 dólares, el ratio de circulante es de 2:1.

Ratio de rapidez

Un ratio rápido es un ratio corriente menos todos los saldos de inventario. El ratio rápido evalúa a fondo la liquidez al no incluir el inventario. Las empresas suelen tratar de evitar el uso del inventario para pagar la deuda pendiente con el fin de mantener un recuento preciso de sus mercancías.

Te recomendamos

11 razones por las que puede sentirse atascado en su trabajo

12 certificaciones de la cadena de suministro para avanzar en su carrera

Cómo Escribir una Carta de Dimisión con Breve Aviso (Con Ejemplos y Plantilla)

Cómo escribir una metodología (con consejos y preguntas frecuentes)

Tableros Kanban vs. Tableros Scrum: Qué Son y Similitudes y Diferencias

Cómo convertirse en médico: Cómo pedir cartas de recomendación