¿Qué es el principio de proximidad en el diseño y cómo funciona?

Los diseñadores gráficos y otros artistas utilizan muchas teorías y principios de diseño para crear imágenes estéticamente agradables. El principio de proximidad es una idea común en el diseño gráfico que puede utilizarse para guiar la organización de las imágenes en una página u otro diseño. Conocer la idea que hay detrás de este principio de diseño y cómo utilizarlo en tu propio trabajo puede ayudarte a desarrollar imágenes más impactantes que comuniquen las ideas y los mensajes que quieres compartir. En este artículo, describimos la idea de proximidad en el diseño visual y explicamos cómo aplicarla a tus creaciones.

¿Qué es el principio de proximidad en el diseño visual?

El principio de proximidad es la idea de que la colocación de elementos de diseño similares cerca entre sí produce un diseño visual más eficaz. Esto se debe a que la ubicación física de cada elemento en el diseño crea una relación espacial con otros elementos de la página. Al colocar dos elementos de una composición cerca uno del otro, se muestra al espectador una conexión directa en la imagen, que puede contar una historia, indicar una estructura o explicar una idea. Del mismo modo, separar dos partes de un diseño muestra una falta de relación o conexión. Esto puede ayudar al espectador a procesar ideas separadas en el mismo diseño.

Una forma fácil de entender el principio de proximidad es pensar en las imágenes y sus pies de foto. El pie de foto suele estar muy cerca de la imagen, por ejemplo, justo debajo o al lado. Esto facilita a los lectores la comprensión de qué pie de foto corresponde a cada imagen. Además, el maquetador puede colocar una generosa cantidad de espacio en blanco entre una imagen y otra para dar pistas visuales de que se relacionan con temas distintos.

Relacionado: Aprende a ser diseñador gráfico

Ventajas de utilizar el principio de proximidad

El principio de proximidad tiene muchos beneficios para cualquier tipo de diseñador visual o gráfico. Algunas de las principales razones para utilizar esta teoría del diseño son

  • Mejora de la mensajería: El principio de proximidad organiza las ideas en una página, lo que facilita compartir un mensaje y contar una historia a través del diseño.
  • Texto aclaratorio: Al combinar texto e imágenes, el uso del principio de proximidad garantiza que los lectores asocien la imagen con el párrafo o el pie de foto correspondiente.
  • Aumentar la legibilidad: Al utilizar el principio de proximidad en su trabajo, puede facilitar a los espectadores la lectura de su trabajo y el desplazamiento por el diseño. Esto suele dar lugar a un diseño más atractivo y accesible.

Relacionado: 27 maneras de convertirse en un mejor diseñador gráfico

Cómo utilizar el principio de proximidad en el diseño

El concepto del principio de proximidad es sencillo, pero se puede aplicar de diferentes maneras. He aquí algunas pautas generales que puede utilizar para aplicar el principio de proximidad en sus diseños:

1. Entiende tu mensaje

Empieza por decidir el mensaje que quieres transmitir con tu diseño. Para utilizar el principio de proximidad de forma eficaz, es importante tener un propósito que guíe la organización de las imágenes. En primer lugar, piensa en la emoción que quieres transmitir o en lo que quieres que el diseño enseñe al espectador, y luego podrás desarrollar un plan para utilizar la proximidad visual para expresar esa idea.

Por ejemplo, al diseñar una tarjeta de visita, el mensaje se centra en compartir la información de contacto. Al crear un diseño para una revista de moda, el mensaje hace hincapié en publicitar la estética de las prendas. Se puede utilizar el principio de proximidad para ambas situaciones, pero requieren perspectivas diferentes.

Relacionado: ¿Qué es el Design Thinking? Las 5 fases explicadas (definición y ejemplo)

2. Decida un punto de énfasis

Piensa en un elemento de tu diseño que quieras destacar y utiliza esa idea como punto de referencia para construir tu diseño. Empieza con tu idea más importante y luego ve ampliando otros conceptos. A medida que desarrolle su diseño, puede crear múltiples puntos de referencia para compartir más información.

Consideremos el ejemplo de las tarjetas de visita. El énfasis principal de una tarjeta de visita suele ser su nombre. Comienza escribiendo el nombre en texto grande y luego utilízalo como ancla para cualquier elemento de diseño similar, como tu correo electrónico, número de teléfono y sitio web.

3. Desarrollar categorías

A continuación, cree categorías para toda la información visual de su diseño. Piensa qué elementos del diseño tienen más en común y anótalos en un grupo. Crear grupos es una de las estrategias clave para utilizar el principio de proximidad. Desarrolle varios grupos para capturar todos los elementos de su diseño. Anote los elementos de diseño que encajen en varias categorías. A medida que vaya creando su diseño, podrá decidir qué categoría o posición proporciona el mejor efecto visual.

Por ejemplo, quizá un editor de libros esté trabajando en una guía de viajes de vacaciones con varias ilustraciones. Podrían crear categorías de comida y entretenimiento. En la categoría de comida, podrían incluir descripciones de restaurantes e imágenes de las cocinas locales. El grupo de entretenimiento podría incluir gráficos de los principales locales de música, fotos de la vida nocturna local e imágenes de los trajes de moda de esa ciudad.

4. Organizar los detalles

Utilizando sus grupos, organice sus elementos visuales en la página. Desarrolle una jerarquía de los elementos más importantes, empezando por su punto focal. Piensa en qué aspectos del diseño están más relacionados con tu idea principal y coloca esos elementos cerca en la página. Esto guía al espectador a través de la imagen y cuenta una historia utilizando cada aspecto de la imagen. También puedes añadir otras características de diseño como el contraste y el tamaño para mostrar la organización de tus ideas.

5. Utilizar el espacio negativo

Separar las ideas distintas con espacio en blanco en la página, también conocido en diseño como espacio negativo. Siempre que quiera pasar de una categoría a otra, es buena idea incluir al menos un espacio negativo. Esto proporciona al espectador una señal visual de que va a ver una nueva idea. Utiliza el espacio suficiente para mostrar que pasas a un nuevo concepto, sin dejar de ofrecer un diseño cohesivo. Ajusta el espaciado y prueba cómo influyen las distintas cantidades de espacio en el modo en que los ojos se mueven por la página y procesan el mensaje.

Por ejemplo, al crear el diseño de un boletín de noticias por correo electrónico, el diseñador podría empezar con una cabecera colorida. Podrían incluir un pequeño espacio y, a continuación, introducir el cuerpo del correo electrónico. Al final del correo electrónico, podrían colocar otro espacio, y luego proporcionar un cupón. Esto permitiría al lector navegar fácilmente por cada sección del correo electrónico sin perderse ninguna información importante.

Relacionado: 40 términos de diseño que debe conocer

6. Considerar el flujo visual

Al utilizar el principio de proximidad, es importante tener en cuenta el flujo visual general de la distribución. Recuerde que puede hacer pequeños ajustes en los grupos, añadir espacio y desplazar elementos si ello beneficia al diseño general. El principio de proximidad es una herramienta útil, no una regla estricta sobre cómo crear diseños. Pida a otras personas que vean su trabajo y solicite su opinión sobre cómo puede mejorar la organización visual de la página.

Te recomendamos

Actividades de creación de cultura: Definición y ejemplos

Entorno de desarrollo integrado: Definición, beneficios y tipos

Cómo rechazar una oferta de trabajo por teléfono (con ejemplos)

Correos electrónicos empresariales (con plantillas y ejemplos)

Control de costes: Su importancia, retos y funciones

Mentor vs. Patrocinador: Diferencias clave para elegir entre ellos