¿Qué es el reposicionamiento?

El reposicionamiento de la marca de un producto o servicio consiste en una impresionante modificación de la misma. La percepción que los clientes tienen de los productos se altera drásticamente cuando se reposiciona una marca. Para conocer las consecuencias del reposicionamiento, primero hay que entender cómo funciona y qué implica.

En este artículo, definiremos el término reposicionamiento, explicaremos en qué consiste el proceso de reposicionamiento y analizaremos cómo puede beneficiarse su marca del reposicionamiento.

Relacionado: El valor de aumentar su vocabulario empresarial

¿Qué es el reposicionamiento?

Los productos o servicios pueden reposicionarse modificando la percepción o la comprensión que el mercado objetivo tiene de ellos. El posicionamiento del producto describe cómo los clientes ven las características de un producto y cómo lo comparan con otros artículos. Para reposicionar un producto correctamente, hay que modificar por completo la perspectiva del mercado objetivo. El reposicionamiento suele ser difícil para las marcas conocidas, sobre todo porque supone un gran reto.

Las empresas deciden reposicionar los productos por diversas razones. Si un producto está funcionando mal o hace que la empresa pierda dinero, puede ser rentable a largo plazo reposicionar el artículo o servicio. Si se ha producido un cambio importante en las tendencias culturales o en la economía, puede ser necesario reposicionar un producto para hacerlo más relevante.

En algunos casos, las empresas consideran más fácil y barato para la marca suspender el producto y lanzar uno nuevo en su lugar. Que el reposicionamiento sea o no la mejor opción estratégica depende de la empresa y de sus circunstancias.

Relacionado: Aprende a ser un director de marketing de productos

1. ¿Qué aspecto tiene el reposicionamiento?

Las campañas de reposicionamiento pueden adoptar diversas formas en función de las necesidades específicas del producto. Algunos esfuerzos de reposicionamiento se centran en mejorar las relaciones de una marca con sus clientes. A medida que las plataformas de medios sociales han ido ganando influencia, muchas marcas han utilizado el reposicionamiento para conectar con los usuarios de Internet aumentando la presencia de la marca en línea. Otras marcas se ven obligadas a reposicionarse debido a fiascos en las relaciones públicas o a la prensa negativa. Cambiar la percepción que el público tiene de un producto es fundamental para superar una mala reputación o responder a las quejas.

El reposicionamiento suele incluir un cambio en el mensaje general de la marca. En los últimos años, muchas empresas han reposicionado sus productos para que sean más ecológicos y muestren su compromiso con la conservación del medio ambiente. Otras han adaptado los mensajes de donación o responsabilidad social y han creado fundaciones benéficas o proyectos de servicio. Las empresas que consiguen cambiar su mensaje pueden crear una identidad actualizada y cohesionada que resuene en el mercado actual.

El reposicionamiento puede implicar el cambio de otros aspectos de una marca o un producto, entre ellos:

  • Precio del producto
  • Estrategia de marketing
  • Público objetivo
  • Compromiso con el cliente
  • Combinación de colores
  • Diseño de logotipos
  • Etiqueta

Relacionado: 4 pasos para construir una marca

Reposicionamiento de la marca frente al rebranding

El concepto de reposicionamiento puede confundirse con la idea de cambio de marca, pero hay varias diferencias clave. Cuando se reposiciona un producto, se cambia la forma en que los clientes perciben una marca conocida. Esto puede implicar el establecimiento de una nueva declaración de misión o mensaje, la introducción de nuevos productos o la modificación de la forma en que su marca se comunica con los clientes. El objetivo de estos cambios es recuperar la confianza de sus clientes más fieles y, al mismo tiempo, atraer al mercado objetivo.

Por el contrario, el rebranding implica cambiar por completo la identidad de su marca. Esto puede incluir el diseño de un nuevo logotipo o la elección de un nuevo nombre para la marca o determinados productos. El rebranding permite a una empresa construir una nueva identidad desde cero. El objetivo del rebranding suele ser distanciar la marca de su reputación anterior y facilitar un nuevo comienzo para la empresa.

Relacionado: 7 formas de comercializar una pequeña empresa

Cómo saber si su marca podría beneficiarse de un reposicionamiento

El reposicionamiento implica una cantidad significativa de compromiso, tiempo y esfuerzo, pero cuando se hace bien, tiene el potencial de revitalizar una marca o un producto en dificultades. Hay varias razones específicas por las que se puede considerar el reposicionamiento. Por ejemplo;

Quiere dirigirse a un público diferente

En algunos casos, una empresa puede dejar de obtener suficientes beneficios dirigiéndose a su público original. Un ejemplo de ello sería que el mercado objetivo fuera un grupo de edad específico que con el tiempo supera el producto. A menudo, las empresas deciden dirigirse a nuevos públicos simplemente para ampliar su atractivo y aumentar sus ingresos. Un reposicionamiento eficaz puede ayudarle a comercializar un producto a un público antes inaccesible.

Ha actualizado su producto o servicio

A medida que las empresas envejecen, sus productos o servicios sufren inevitablemente algunas actualizaciones y cambios. Los avances tecnológicos, las normativas federales y los cambios culturales son algunos de los factores que pueden influir en la evolución de un producto. El reposicionamiento puede ser una táctica eficaz para informar al público de estos cambios y comercializar el producto en consecuencia.

Hay que competir con otras marcas

La competencia es una de las razones más comunes para el reposicionamiento. A medida que sus competidores siguen introduciendo nuevos productos, pueden empezar a ofrecer artículos similares a los suyos a precios más bajos. Para combatir esto, podría reposicionar su producto modificando la calidad, cambiando los precios o revisando su estrategia de marketing.

Sus cifras de ventas están cayendo

Quizás la razón más obvia para reposicionar su marca es si sus productos no están obteniendo los beneficios esperados. Las cifras con tendencia a la baja exigen una acción inmediata. Reposicionar un producto no rentable puede incluir la actualización del envase, el ajuste del público objetivo o la adición de nuevas características.

Estos son sólo algunos de los factores que pueden influir en su decisión de intentar el reposicionamiento. Tendrá que considerar cuidadosamente el conjunto de circunstancias únicas de su empresa para determinar si el reposicionamiento podría ser beneficioso.