¿Qué es el retorno total y por qué es importante?

La rentabilidad total es una métrica para medir la producción de las inversiones. El rendimiento total mide no sólo las ganancias de capital de una inversión, sino también los beneficios financieros adicionales. Esto le permite conocer mejor el rendimiento de sus inversiones y las posibles oportunidades de inversión. En este artículo, analizamos qué es la rentabilidad total y cómo puede utilizarla en su beneficio.

¿Qué es la rentabilidad total?

El rendimiento total de una inversión es la contabilización completa de cualquier cambio de valor durante un tiempo determinado, normalmente un año. La medida se compone de dos fuentes principales de variación de los ingresos: la revalorización del capital y el rendimiento. Combinando las dos, dividiendo luego por su valor inicial y multiplicando por 100, se obtiene el porcentaje de rendimiento total para el periodo que se está midiendo.

Relacionado: Relacionado: Aprenda a ser un asesor financiero

¿Por qué es importante el rendimiento total?

La rentabilidad total es una métrica importante a la hora de evaluar una inversión, ya que no todas las oportunidades obtendrán el mismo porcentaje de su valor de las ganancias de capital o del rendimiento. La rentabilidad total supera estas desigualdades al encontrar las ganancias globales de cada oportunidad en todos los aspectos. Esto facilita la comparación de las oportunidades de inversión o el rendimiento de las inversiones actuales, independientemente de la estructura de sus ganancias y pérdidas financieras. Si sólo se observa el cambio del valor de mercado representado por la revalorización del capital, se pueden estar perdiendo algunas de las mejores oportunidades.

Relacionado: Aprende a ser planificador financiero

¿Qué es la revalorización del capital?

La apreciación del capital es la medida más básica del valor y el crecimiento de una inversión financiera. Independientemente de que su inversión sea una acción o un bien o propiedad valorada, la revalorización o depreciación del capital se produce cuando su valor cambia con respecto a su valor de compra o al valor al inicio del periodo de evaluación. A la hora de medir la revalorización del capital, puede evaluar por porcentaje o por ganancia neta. Si usted' está midiendo la ganancia neta en un elemento del que es dueño de múltiples, como el valor creciente de las acciones de una empresa, es importante recordar que debe multiplicar el aumento por la cantidad que posee.

¿Qué es el rendimiento?

Aunque no es tan evidente como la revalorización del capital, el rendimiento de una inversión es igualmente importante a la hora de determinar la rentabilidad total. El rendimiento de su inversión puede presentarse de diversas formas, por ejemplo:

  • Intereses acumulados: Si su inversión genera intereses que se le pagan como valor en efectivo, estos ingresos se consideran parte del rendimiento de la inversión.
  • Dividendos en efectivo: Cuando una empresa tiene éxito financiero, una opción disponible es convertir parte de ese valor en dividendos en efectivo para los inversores. Esto pone dinero en efectivo en las cuentas de esos inversores, pero también da lugar a la correspondiente caída del valor medido de la empresa o de los precios de las acciones. Esto demuestra la importancia de la rentabilidad total, ya que esta caída en el valor de la empresa rebajaría incorrectamente su valor para los inversores. Al anular la pérdida de capital con la ganancia de rendimiento, se obtiene una mejor representación de la inversión.
  • Dividendos de acciones** Otra opción para una empresa es dar a sus inversores dividendos en acciones. Cuando esto ocurre, el número de acciones de la empresa aumenta, y las acciones adicionales se reparten entre los inversores en función de su porcentaje de propiedad anterior. Si usted es propietario de 40 de 200 acciones de una empresa y ésta le da un 10% de dividendos en acciones, por ejemplo, entonces tendría 44 de 220 acciones. Al igual que ocurre con los dividendos en efectivo, aunque el número de acciones aumenta, el valor de cada una de ellas disminuye para mantener la misma valoración, por lo que es necesario un rendimiento total para reflejar con exactitud el valor añadido.

Algunas inversiones pueden verse afectadas por más de uno de los factores mencionados. Para hallar el rendimiento de la inversión, sume todos los factores para encontrar el cambio total de valor como resultado del rendimiento.

Cómo utilizar el rendimiento total medio anual

La inversión de retorno total le permite obtener una comprensión más completa de sus oportunidades de inversión. Asignar correctamente un valor a las inversiones que han generado un valor que no está totalmente representado en el crecimiento anual del capital le permite tomar decisiones más informadas. Cuanta más información tenga y comprenda al invertir, más capaz será de obtener resultados positivos con su cartera.

Otra ventaja de la inversión de rentabilidad total es la posibilidad de diversificar las opciones. Para realizar un análisis de rentabilidad total de las oportunidades, es necesario cuantificar todas las fuentes de generación de valor de todas las opciones consideradas. Esto le da la oportunidad de buscar una mezcla de inversiones que incorporen tanto opciones con fuerte revalorización del capital como otras con fuerte rendimiento. Esto permite una mayor flexibilidad en su perfil en caso de que sienta la necesidad de reorganizar o realizar ventas para adquirir efectivo.

Comprender la inversión de rendimiento total también es útil cuando se considera una oferta de un posible empleador. Si está comparando dos o más ofertas y al menos una de ellas incluye un paquete de beneficios, necesita saber cómo tener en cuenta los beneficios en sus comparaciones laborales. El análisis de rentabilidad total es útil en esta situación, ya que le permite comparar las prestaciones económicas que se ofrecen y evaluar las formas en que se espera que crezcan para obtener una estimación del rendimiento financiero de cada una.

Relacionado: El salario base y su paquete de beneficios

Ejemplo de rentabilidad total anual

Para entender mejor cómo se calcula la rentabilidad total y en qué se diferencia de las plusvalías, consideremos el ejemplo de dos inversores que invierten 1.000 dólares cada uno en la compra de una sola acción y la mantienen durante un año.

El primer inversor compra 100 acciones de una empresa que cotiza a 10 dólares por acción. Las acciones no proporcionan ningún dividendo, pero el inversor sí cobra 50 dólares en concepto de intereses. Además, las acciones suben de valor hasta los 11,50 dólares por acción. Al final del año, el inversor posee ahora 100 acciones a 11,50 $ por acción, con un valor de 1.150 $ y unas ganancias de capital de 150 $. También ha cobrado 50 dólares de rendimiento como resultado de los intereses. Esto hace que el rendimiento total del año sea de 200 dólares sobre la inversión inicial, lo que supone un rendimiento total del 20% sobre la inversión.

El segundo inversor pone su dinero en una empresa que cotiza a 8 dólares por acción para un total de 125 acciones. Además de cobrar también 50 dólares en concepto de intereses, el inversor se beneficia de desinversiones que suponen 10 acciones más. Al final del año, el precio de las acciones ha subido 1 dólar hasta los 9 dólares por acción. El inversor posee ahora 135 acciones valoradas en 9 $ por acción, además de los intereses pagados, por un valor total de 1.265 $. Su inversión ha crecido un 26,4% a lo largo del año.

Este ejemplo demuestra la importancia de utilizar la rentabilidad total al evaluar las oportunidades de inversión. Si las dos carteras se midieran sólo por las ganancias de capital, el primer inversor parecería haber tenido un mejor año. Ganó 150 dólares como resultado del aumento del valor de sus compras iniciales de acciones debido a que cada una de las 100 acciones valía 1,50 dólares más. El segundo inversor, en comparación, ganó 1 dólar por cada una de sus 125 acciones, lo que supone 125 dólares de ganancias.

Sin embargo, cuando se tiene en cuenta el rendimiento, queda claro que el segundo inversor tuvo un mejor año. Aunque ambas partes se beneficiaron de los intereses, el valor de las acciones adicionales del segundo inversor obtenidas mediante la desinversión se traduce en 90 dólares adicionales de valor añadido a su cartera. Al utilizar el rendimiento total para contabilizar todas las ganancias obtenidas por los inversores, descubrimos que la segunda opción era la mejor oportunidad de inversión.

Te recomendamos

Conceptos básicos de marketing para utilizar en planes de marketing exitosos

10 Ejemplos de retroalimentación sobre habilidades de comunicación

¿Qué es el razonamiento inductivo? (Más ejemplos de cómo utilizarlo)

Cómo estimar las horas de un proyecto en 8 pasos (con consejos y ejemplos)

Qué incluir en un plan estratégico de negocios (con plantilla)

Explicación de los mercados empresariales verticales y horizontales